Man O Matic: “Sé que he podido transgredir, pero eso me lo ha marcado mi filosofía de trabajo”

2
103
Visión 3D, también en el antiguo mercado.
Visión 3D, también en el antiguo mercado.
La muestra SelfieL ha batido récord de asistencia en su inauguración.
La muestra SelfieL ha batido récord de asistencia en su inauguración.

LC. Su primera exposición en el Museo de Huelva le está reportando grandes satisfacciones, cifras que se traducen en récords, una experiencia de la que extrae valiosos tesoros como el aprendizaje o el trabajo en equipo, pero Adrián Pérez (Huelva, 1982) conocido como Man O Matic, lo tiene claro: “estoy deseando volver a lo mío, la calle”.

-¿Cómo se gesta SelfieL?
– Yo jamás había pensado en exponer de esta manera, es cierto que había mostrado mi trabajo en Plocc (Plataforma Onubense de Cultura Contemporánea), pero recibí una llamada de la Diputación de Huelva con la propuesta y no lo dudé, me pareció una gran oportunidad.



-¿Qué quieres expresar en esta muestra?

El grafitero 'Man o Matic'.
El artista realizando una de las obras expuestas.

-SelfieL es un juego de palabras. Es un guiño a ese modo en que la gente hoy día se retrata en las redes sociales, los selfies, y la última ‘L’ completa el mensaje, fiel, con lo que quiero decir que hay que ser fiel a uno mismo. Cuando nos retratamos en la era digital, podemos perdernos en quiénes somos. Internet es el sitio donde la gente se maquilla para salir guapa, pero la imagen que se muestra, la inmediatez con la que se hace, puede ofrecer un mensaje desvirtuado, por no hablar de que normalmente se elimina lo negativo, lo que no nos da una imagen favorecedora, cuando puede que ésa sea nuestra mejor parte.



-¿Cómo has llegado a plasmar ese mensaje?
-Para empezar, los retratos son de gente conocida, familiares incluso, a los que llevé al estudio para que se hicieran un autorretrato sin intermediarios. A partir de ellos jugué con los colores, por ejemplo, los oscuros representan esa parte desconocida de uno mismo, o el azul, que en la obra Honestidad es sinónimo de la parte sincera de un autoretrato.

 

La muestra permanecerá en la sala Silgo XXI hasta el próximo
La muestra permanecerá abierta hasta el próximo 3 de mayo.

-¿Man o Matic está en las redes sociales?
-Por supuesto, estoy en ellas porque es prácticamente una necesidad, si hoy día no apareces en las redes sociales, parece que no existes. No estoy en contra de los selfies, ni mucho menos, pero me planteo hasta qué punto somos conscientes de lo que suponen porque la gratuidad de la que presumen estas plataformas es una falacia, estamos ofreciendo nuestra información más íntima a cambio de qué. En el plano estético además se da la homogeneización, que para nuestra autenticidad, para ser fiel a nosotros mismos, es el peor enemigo. Yo hago uso de Instagram a mi manera, no cuelgo mi proceso creativo, sino el resultado final y no sé si le saco el máximo partido, pero al menos intento ser fiel a mi filosofía de trabajo, lo utilizo en la medida que lo necesito.



-¿Con qué te quedas de esta primera experiencia de exponer en una sala como la del Museo?
-Con el trabajo en equipo. Llevamos preparando SelfieL alrededor de 6 meses y sin todo el trabajo en común que ha habido no se hubiera podido hacer. Desde Bárbara Yáñez, la museóloga, pasando por la empresa Foturistas, el realizador David Pedro, que se ha encargado de la proyección audiovisual que se puede ver en la muestra, y el grupo Hoggar, que le ha dado música, hasta la empresa que me ha dejado el estudio para hacer estas obras de tan grandes dimensiones. Yo, acostumbrado al aislamiento en el trabajo, les agradezco muchísimo que me hayan ayudado a darle trascendencia a la exposición.

 

El joven Adrián Pérez es un experto graffitero.
A sus 33 años, Adrián Pérez ha conseguido hacerse un hueco en el panorama artístico onubense.

-¿Te consideras transgresor?
-Sí y no. Lo que pasa es que mi trabajo en la calle es mi cotidianidad, mi día a día y yo no me doy cuenta de la repercusión. A veces alguien me lo dice desde fuera o esta propia experiencia de exponer en el Museo, que ha batido récords, me lo hace ver. Es increíble que desde la inauguración ya se han pasado unas 4.000 personas por la exposición. En fin, soy consciente de que he podido transgredir, pero eso me lo ha marcado mi filosofía de trabajo, para mí son cosas que han de hacerse.

-¿Por qué crees que ha calado tu mensaje en los onubenses?
-He sido siempre muy consecuente con este modo de actuar y he respetado que el espacio es de todos. Por eso al principio sesgué mucho lo que pintaba. Elegí personajes y me decanté por el hiperrealismo para conquistar a la gente, porque sabía que el arte urbano, casi inexistente en Huelva, era difícil de asumir y entender.

Visión 3D, también en el antiguo mercado.
Gran parte de su obra urbana se asienta en el Mercado Antiguo.

-¿Has tenido problemas por pintar en el Mercado Antiguo?
-Si he tenido algún problema lo veo como algo anecdótico porque le he puesto, como digo, mucha cabeza a todo el trabajo. Ahora tengo más aliento que nunca, aunque la inversión económica de los proyectos urbanos corre totalmente a mi cargo. Sueño con poder remunerar algún día a todos esos amigos y colaboradores que me ofrecen su apoyo mientras realizo los graffitis.

-¿Cuáles son tus proyectos más inmediatos?
-Volver a pintar en la calle, eso lo primero. El Mercado Antiguo todavía puede dar mucho de sí, hay obras que restaurar y huecos en los que poder seguir trabajando. Por otro lado, también queremos hacer que esta muestra sea itinerante y no descarto esta forma de trabajo a medio o largo plazo. Aunque he de confesar que estoy deseando volver a lo mío, la calle.