Damas

Federico Soubrier, un escritor que tiene en Huelva y Mazagón sus fuentes de inspiración

Natural de Madrid, aunque afincado en Mazagón desde los once años, este autor ha conseguido situar sus publicaciones en las librerías, contando historias donde la provincia onubense tiene un gran protagonismo. Lo conocemos un poco mejor en esta entrevista, donde nos habla de sus libros y nos adelanta su nuevo proyecto, que se desarrolla en la Casa del Vigía.

Federico Soubrier, ante la Casa del Vigía.
Federico Soubrier, ante la Casa del Vigía.

M. P. D. Federico Soubrier García es un escritor onubense de adopción, enamorado de Mazagón, lugar donde vive y que le sirve de inspiración para algunas de sus novelas, con las que ha conseguido llegar al público con historias que se desarrollan en este enclave costero y que han conquistado a miles de lectores.

Este libro le ha abierto muchas puertas.
Este libro le ha abierto muchas puertas.

Un logro que tiene un punto de inflexión: cuando en el año 2010 consiguió que la editorial Abecededario le hiciera el primer contrato por diez años de la novela Rumbo Alzheimer. La Gran Aventura, que se distribuye a nivel nacional, además de que se encuentra en las bibliotecas de Pekín, Londres y Tánger a través del Instituto Cervantes.

Este éxito le otorgó un reconocimiento a nivel onubense, por lo que comenzó a ser teniendo en cuenta por el Centro Andaluz de las Letras. Y, progresivamente, fue presentando obras en la Biblioteca Pública de Huelva, la Casa Colón y por escenarios de toda la provincia, además de firmar ejemplares en Ferias del Libro, como las de Madrid o Huelva. Al mismo tiempo, durante ese periodo se licenció en Sociología.

Por el momento, Federico ya cuenta con cuatro publicaciones en el mercado, incluida la obra Crónicas del Poblado Forestal de Mazagón, que la ha donado a sus habitantes y aparece como descarga gratuita en internet. Con todo, hemos querido conocer un poco mejor a este escritor que poco a poco ha conseguido convertirse en un nombre habitual en las librerías, llamando la atención sobre un rincón de Huelva que todavía tiene muchas historias que descubrir.

Federico es de Madrid, pero vive en Mazagón desde los 11 años.
Federico es de Madrid, pero vive en Mazagón desde los 11 años.

-Federico, ¿cómo surge la idea de realizar una novela ambientada en Mazagón?
-Por mi relación con la localidad, al haber llegado a ella a los once años procedente de Madrid. Trabajé veintiún años en el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA), ubicado en la zona que pertenece a Moguer. He veraneado prácticamente toda mi vida en un chalet en la Avenida de los Conquistadores perteneciente al término de Palos de la Frontera y en la actualidad vivo en Mazagón.
La primera novela la ambienté en El Rompido, lugar donde tenía atracado un velero y es normal que quieras dar a conocer a la gente las bonanzas y excelencias de los lugares donde resides o te mueves.




Portada de 'Muerte en Rompeculos'.
Portada de ‘Muerte en Rompeculos’.

-Pero si es cierto que su último trabajo se desarrolla en un lugar muy emblemático de esta zona de la Costa de Huelva…
-Sí. La última que presentamos y  que lleva unos meses en el mercado se llama Muerte en Rompeculos, donde se hace una descripción muy detallada de Mazagón y de Huelva en general. Contiene un centenar de ilustraciones a modo de láminas confeccionadas por el fotógrafo Ricardo Leiva, que dan una perfecta visión del entorno. Lo mismo sucedió con Crónicas del Poblado Forestal de Mazagón, de la que se agotaron inmediatamente las dos ediciones que se imprimieron; describe la vida de José Manuel Gómez, cómo se vivía en las chozas y está ilustrada con fotografías de aquellos tiempos, dando lugar posteriormente a la grabación de un programa de televisión y varias presentaciones en ese mismo medio

Se siente satisfecho con la repercusión de sus obras.
Se siente satisfecho con la repercusión de sus obras.

-¿Qué repercusión está teniendo su última novela ‘Muerte en Rompeculos’?
-Su presentación en el Edificio Multifuncional de la Mancomunidad de Mazagón consiguió un lleno absoluto en aforo y una inesperada respuesta en ventas, que viene a demostrar el interés de la población por su zona. A nivel nacional también ha tenido una magnífica aceptación. De hecho, quedan pocos ejemplares en las librerías. En ella plasmo la realidad del devenir de la población y los problemas de competencias políticas de la Mancomunidad de Mazagón, bajo una interesante trama de género negro. Resulta importante que Mazagón se conozca en el exterior mediante el relato de sus posibilidades de ocio y gastronomía además de su representación fotográfica y pueda propiciar de alguna manera que se potencie el turismo, el cual constituye la principal fuente de ingresos para su población.

Mazagón y Huelva son sus fuentes de inspiración.
Mazagón y Huelva son sus fuentes de inspiración.

-¿Por qué en Rompeculos? ¿Y una novela negra?
-Realmente, aunque quería ambientar una obra en una zona que conocía al dedillo por haber trabajado y veraneado en ella unos treinta años, fue la lectura de una noticia sobre la incautación de un alijo de unos dos mil kilos de droga por parte de la Guardia Civil en la playa de ese nombre lo que me inspiró. Tras haber escrito un libro sobre la violencia de género, tenía ganas de pasarlo bien con  una trama de acción, policías, buenos, malos, sexo, drogas, náutica…, en definitiva, de todo un poco. Era algo así como jugar a indios y vaqueros pero sin muñecos.

-¿Cuáles son sus fuentes de inspiración?
-La fuente al final siempre es la mente, de la que deriva la imaginación que se adereza con sucesos y entornos conocidos, cuyos impactos o belleza van dejando huella poco a poco en tu interior. Después solo tienes que exteriorizarlo a modo de historias. A la postre, Mazagón y Huelva forman parte importante de esa inspiración.

-¿En qué proyecto está trabajando ahora?
-Actualmente trabajo en la novela de acción La Noche de los Cascabeles Mudos. Y, al igual que en el resto de mis obras, planteo varios temas sociales, siendo aquí el principal el relativo a las rupturas en la conducta psíquica, aquello que los psiquiatras denominan Cortocircuito y que pueden sufrir algunas personas que, por motivos de la coyuntura social, llegan a un límite vital en su existencia, aquel que si se cruza puede dar lugar a una respuesta violenta contra nuestro sistema y contra todos los que formamos parte de él.  Me  pregunto dónde se establecen nuestras fronteras psicológicas con la incesante presión social que se ejerce sobre nuestras vidas y en el que, a veces, después de ciertas determinaciones, no hay marcha atrás. De nuevo, aprovecho para dar a conocer las excelencias del entorno onubense en una obra que se distribuirá a nivel nacional.

Casa del Vigía en Mazagón.
Su próximo proyecto tiene a la Casa del Vigía en Mazagón como protagonista.

Os adelanto su sinopsis: Un caluroso catorce de agosto, Nicolás Pérez Braganza, vigilante de seguridad en la capital onubense, es despedido; lo cual conlleva a una inmediata ruptura con  su pareja. Para eliminar sus tensiones decide ir a pescar esa noche al Muelle del Vigía, ubicado en Mazagón, con su hermano Raúl, deficiente psíquico. Lo encuentran abarrotado de pescadores y allí se produce un altercado del que ambos salen mal parados, siendo éste el detonante de una conducta violenta que no tendrá precedentes en la comunidad. Los dos vuelven armados y la plataforma de pesca se convierte en una trampa mortal, en la que se producirá un asesinato masivo con toma de rehenes que hará preciso el desplazamiento de la Unidad Especial de Intervención de la Guardia Civil, la cual instalará su cuartel general en la antigua Casa del Vigía. La obra narra el desarrollo de una noche larga y desgarradora, en la que violencia y estrategia llevarán al lector a un inesperado final.

El libro sobre el Poblado de Mazagón ha sido un éxito.
El libro sobre el Poblado de Mazagón ha sido un éxito.

-¿Tiene algún nuevo acto previsto?
-De momento,  la presentación de la Asociación ‘Despertares’ el próximo 18 de septiembre en el Restaurante Las Dunas y espero que en unos meses la de la última novela que estoy escribiendo.

-Junto a las novelas también se ha dedicado a otro tipo de trabajos.
-He sido colaborador con una columna semanal en el Periódico de Huelva y en muchos medios digitales. Ahora participo en un nuevo proyecto que es la Asociación Cultural ‘Despertares’ en Mazagón, cuya pretensión es potenciar, dinamizar e incentivar la cultura en la localidad. Hemos conseguido reunir una buena junta directiva y pronto comenzarán a verse los resultados.

Federico Sobrier invita a los onubenses a leer.
Federico Soubrier invita a los onubenses a leer.

-¿Le gustaría invitar a los onubenses a conocer sus trabajos?
-Por supuesto. Puedo presumir de escribir para ellos y para dar a conocer nuestro entorno tanto dentro como más allá de nuestras fronteras. Cualquiera de mis obras hará reflexionar al lector y le proporcionará un agradable rato de lectura. La editorial Abecedario es muy exigente con eso, lo cual supone un sello de calidad que me da pie a invitar a su lectura a cualquier persona interesada, con total seguridad de que quedará satisfecha.

-¿Alguna reflexión final?
-Vivimos en un tiempo en el que no interesa que la cultura se extienda a la población y sí que se establezca una clara división de clases, permitiendo únicamente que los privilegiados y sus hijos tengan acceso a educaciones superiores. Los libros son caros y sus impuestos altos. Siempre he intentado que mis libros estén en las bibliotecas públicas y que además sus precios estén al alcance de cualquier tipo de economía. Sobre todo me he preocupado de que en ellos vayan incluidos mensajes sociales que cualquiera pueda llegar a entender y compartir. Mi primera obra Rumbo Alzheimer. La Gran Aventura contribuyó a que las asociaciones de Alzhéimer repartidas por todo el territorio nacional obtuviesen unos ingresos superiores al millón de las antiguas pesetas. Ahora, el director cinematográfico Manuel Estudillo está intentando llevarla a televisión. No sé si lo conseguirá pero que la haya seleccionado es una cuestión tan gratificante que me anima a seguir escribiendo.








Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.