Javier Vázquez: “En ARO no solo aprendí a dejar el alcohol, sino a ser persona, a ser libre y vivir sin miedos”

Durante sus 41 años de vida, esta Asociación ha conseguido ayudar a miles de personas como Javier, quien confiesa en esta entrevista que su paso por Aro le ha cambiado por completo la vida y le ha enseñado a ser persona, enfrentarse a las situaciones y valorar las cosas, algo que repercute a la vez sobre el bienestar de su familia, como nos explica su mujer, Jeromi.

ARO lleva a cabo multitud de actividades con los socios y sus familiares, como esta del senderismo.
ARO lleva a cabo multitud de actividades con los socios y sus familiares, como esta del senderismo.

Elisabeth Méndez. Cualquier adicción tiene una solución y una salida. Este es el mensaje principal que desde hace 41 años viene difundiendo en la sociedad onubense ‘ARO Asociación Doctor Cristóbal Gangoso’, un colectivo en el que actualmente trabajan unas 95 personas de forma altruista, ofreciendo su ayuda a unos 800 onubenses que a día de hoy reciben atención en la Asociación por algún tipo de adicción.

“Las personas cuando llegan aquí lo primero que dicen es ‘necesito ayuda’. Vienen sin ánimos de nada, con la autoestima por los suelos, y con multitud de etiquetas colgadas. Nosotros lo que hacemos es eliminar esas etiquetas, quitarles de encima la idea de que son alcohólicos, por ejemplo, y hacerles ver que son personas iguales al resto y que lo demás son añadidos que pueden cambiar si ellos quieren”, nos explica el presidente de ARO, Manuel Darriba, quien lleva 20 años trabajando para esta Asociación que fue de las pioneras en Andalucía en la rehabilitación de personas alcohólicas, y que con el tiempo ha pasado a diversificar su acción sobre cualquier tipo de adicción, y gracias a la cual él consiguió superar sus problemas con la bebida.

El presidente de la Aro , Manuel Darriba
El presidente de la Aro-Asociación Cristóbal Gangoso, Manuel Darriba

Según nos explica Darriba, las adicciones no entienden de edad, de género ni clase social. “Cada vez son más las jóvenes de 18 años, e incluso menores, que acuden a la Asociación, aunque la edad media  sigue estando en los 32 años”, añadiendo que además de la heterogeneidad en la edad, “aquí atendemos a personas de todas las clases sociales, desde parados a médicos, enfermeros, veterinarios, maestros, abogados,…”, presentándonos a uno de los onubenses que ha recibido rehabilitación en la Asociación: Javier Vázquez, un veterinario onubense que tras llevar tres años en ARO, ha pasado a formar parte del equipo de guardia, que es el que mantiene el primer contacto con las personas que llegan pidiendo ayuda.




Me encanta ayudar porque siento de alguna forma que estoy pagando a la asociación el bien que han hecho conmigo de forma gratuita”, confiesa Javier, explicándonos que “el hecho de haber pasado por esa situación, te ayuda a que haya un mayor entendimiento con la persona que llega solicitando ayuda, y te hace sentir como si le conocieras. Es lo mismo que me sucede con las terapias de mi grupo, donde cuento cosas, que entre mis amigos me da vergüenza contar, porque me siento entre personas que me entienden”.

Javier Vázquez se encuentra rehabilitado de su adicción gracias a ARO.
Javier Vázquez se encuentra rehabilitado de su adicción gracias a ARO.

Javier, quien confiesa que tenía sus miedos antes de entrar en la asociación “por el qué dirán”, considera su paso por la misma como un aprendizaje, “en ARO no solo te enseñan a dejar tus adicciones, sino también a ser persona, a ser libre, a hablar en público y explicar con pocas palabras la idea principal,…Te ofrecen, en definitiva, las claves necesarias para enfrentarte a la sociedad”, concluyendo en este sentido que “es una experiencia maravillosa, y puedo presumir de que aquí he aprendido mucho más que en la Universidad”.

Y es que ARO es una Escuela de Salud Integral, en la que además de enseñarte las claves para vivir bien, prestan atención no solo a las personas con problemas de adicciones, sino también a su entorno familiar que se haya visto agravado. Este es el caso de Jeromi Domínguez, la mujer de Javier Vázquez, a quien los problemas de su marido habían llegado a afectarle en su día a día, encontrando en ARO la fuerza que necesitaba para seguir adelante con su familia.

Javier y Jeromi es un matrimonio que tras recibir terapia en la Asociación han decidido prestar su ayuda en la misma.
Javier y Jeromi es un matrimonio que tras recibir terapia en la Asociación han decidido prestar su ayuda en la misma.

Para ella, la ventaja de Aro es “que no aísla a la persona y la aparta de la sociedad, sino que la rehabilita en su contexto. Aquí no están internas, sino que pueden hacer su vida normal acudiendo a las terapias. Esto es fundamental para no recaer, porque te vas rehabilitando enfrentándote al mismo escenario que te ha llevado a esa situación”, objetivo con el que la puso en marcha hace 41 años su fundador, el médico y psicólogo Cristóbal Gangoso -quien en la actualidad lleva a cabo la preparación de los 95 monitores que prestan servicio a la Asociación-, y objetivo gracias al cual se ha conseguido rehabilitar a miles de onubenses, incidiendo de esta forma no solo en la vida de estos, sino en la de su entorno familiar y amigos, “dando como resultado un bien incalculable hacia la sociedad onubense”, manifiesta Jeromi.

En este sentido, el presidente de la Asociación resalta el hecho de que, una vez que las personas han recibido las terapias o se encuentran en proceso, “los familiares y amigos nos solicitan entrar en las mismas porque tienen curiosidad por saber cómo conseguimos cambiar la vida de las personas en todos los sentidos”. Y es que en esta asociación no solo reciben terapias grupales en diferentes fases, “siendo el periodo medio de rehabilitación de una persona cuatro años”, sino que cuentan con actividades alternativas como clases de baile, yoga, senderismo, convivencias, etc., que permiten a estas personas distraerse, relacionarse, desenvolverse en público y encontrar de este modo algo en lo que invertir su tiempo.

Una de las actividades organizadas por ARO.
Una de las actividades organizadas por ARO.

Según los datos aportados por Manuel Darriba, de las personas que acuden solicitando ayuda, un 50 por ciento continúan en las diferentes fases de rehabilitación, y de estas, casi un 90 por ciento consigue rehabilitarse y no volver a caer. Su eficacia es tal que, según declara Javier, “ya ni siquiera me planteo si volveré a caer porque lo veo como algo ajeno a mi vida y que no merece la pena”.

Este onubense, para quien el problema de la sociedad actual es el “policonsumo”, es decir, la mezcla de sustancias adictivas, explica a este periódico que “siempre hay una causa que lleva a las personas a buscar el tóxico, y en ARO te enseñan a descubrirla y hacerle frente”. En su caso, según nos esclarece, fue la presión familiar. “Siempre me ha importado el qué dirán porque soy el mayor de mis hermanos y eso me hacía sentirme obligado a ser siempre el mejor, el que nunca falla, el que siempre está ahí. Y mantener ese estatus de persona fuerte me resultaba complicado, y me refugiaba en el alcohol para conseguir esa fuerza, para perder la cobardía. En ARO te hacen ver que hay otros caminos para conseguirlo”.

ARO es una de las asociaciones pioneras en Andalucía en la rehabilitación de personas alcohólicas.
ARO es una de las asociaciones pioneras en Andalucía en la rehabilitación de personas alcohólicas.

En este punto, Javier siente la necesidad de aclarar un aspecto que, según él, confunde la sociedad, “alcohólico no es solo el que consume todos los días, sino que lo es también el que consume una vez cada tres meses, por ejemplo, pues si ese consumo le hace cambiar como persona, le aparta de su entorno, se va a encontrar con los mismos problemas”.

Esto su mujer lo ejemplifica con el caso del botellón entre los jóvenes, “es la forma más económica de beber, pasárselo bien y sentirte mayor, pero muchos ya están pagando sus consecuencias. No saben salir sin beber, y aunque lo hagan solo determinados fines de semana, eso es una adicción que con el tiempo les acarreará problemas y una realidad que ya se está reflejando en la Asociación”. Para Jeromi, el entorno familiar influye mucho en esta situación, “la mayoría de los padres lo ven como algo normal que hacen todos los jóvenes, pero no se dan cuenta de la adicción que crece junto con su hijo”.

En este sentido, la Asociación está fomentando mucho en los últimos años programas de prevención en colegios e institutos onubenses y medios de comunicación, y a través de los cuales el equipo de guardia –personas rehabilitadas gracias a ARO- ofrecen charlas informativas para concienciar a los alumnos de estos centros y a la sociedad en general del peligro que corren si caen en la adicción y hacerles ver que si se encuentran inmersos en este problema, en ARO siempre encontrarán una salida.

El fundador de la ARO, Cristóbal Gangoso.
El fundador de la ARO, Cristóbal Gangoso.

Además de estos programas de prevención, su fundador Cristóbal Gangoso trabaja actualmente en la formación de una Escuela de Salud, habiendo firmado un convenio con la Universidad de Huelva a través del  cual “30 estudiantes de psicología podrán trabajar durante un tiempo con nosotros para conocer nuestro funcionamiento”, según nos explica Darriba.

Esta  Asociación, que cuenta con sede en Huelva capital, donde atiende en la actualidad a unas 500 personas, y en Riotinto, Valverde, Cortegana, Punta Umbría y Bonares, ofreciendo servicios en la provincia a un total de 300 onubenses hoy día, ofrece a todos ellos diferentes fases de rehabilitación, siendo la primera de ellas el grupo de pre-inicio, al que pasan una vez han sido recibidos por el equipo de guardia, y donde se trabaja durante cuatro meses en la desintoxicación de la persona, la eliminación de su abstinencia y el levantamiento del ánimo, y donde se les aconseja no probar las sustancias adictivas.

Tras esto, comienza un periodo dividido en tres partes y donde se otorga a la persona mayor libertad de decisión tras haber pasado por la fase de desintoxicación. En la primera de esas etapas, que dura un año y medio, se refuerza la personalidad y se muestra los problemas que en su vida ha causado el tóxico; tras esto, la persona pasa a una segunda fase en la que se tratan problemas más complejos como el entorno, y en la que reciben terapias durante otro año y medio; y por último, una vez superadas todas estas etapas, la persona se encontraría ya en la fase final o grupo de proyección, donde está el tiempo que necesite hasta tener total seguridad de que no va a volver a recaer en el tóxico. En esta última fase, el trabajo como equipo de guardia es esencial, pues le hace ver en la situación en la que se encontraba al inicio, comprobando su evolución y convenciéndole a sí mismo de esta forma del porqué no quiere volver a recaer.

La asociación cuenta con 95 monitores que trabajan de manera altruista para la sociedad onubense.
La asociación cuenta con 95 monitores que trabajan de manera altruista para la sociedad onubense.

“Lo que más suele extrañar a las personas que acuden pidiendo ayuda es que le atendemos de forma gratuita. Cuando terminas de hablar con ellos siempre te preguntan ‘¿Cuánto le debo?’, porque sienten que han acudido a una consulta privada, pero la ventaja de nuestros servicios, además de que son libres, es que son gratuitos”, explica Manuel Darriba, añadiendo que las personas que reciben atención “solo empiezan a abonar cinco euros al mes para gastos de mantenimiento cuando llevan más de cinco meses con nosotros”, una labor envidiable con resultados muy favorables, y que cuenta además con los servicios de una psicóloga profesional que se encarga de los casos más complicados de rehabilitar, y cuyo trabajo también realiza de forma altruista.

De esta forma, Huelva Buenas Noticias se ha acercado a la interesante labor que realiza ARO Doctor Cristóbal Gangoso Aragón en Huelva, asociación pionera en Andalucía en la rehabilitación de alcohólicos de manera altruista y sin aislarlo de su contexto, y que ha conseguido en sus cuatro décadas de existencia ayudar a miles de familias onubenses a superar sus problemas de adicción, labor que merece nuestra felicitación y apoyo para que su ayuda no decaiga y sigan siendo muchas más las personas que consigan salir de las adicciones.

Tras cuatro décadas, Alcohólicos Rehabilitados Onubenses pasa a llamarse ARO-Doctor Cristóbal Gangoso Aragón.




10 Responses to "Javier Vázquez: “En ARO no solo aprendí a dejar el alcohol, sino a ser persona, a ser libre y vivir sin miedos”"

  1. Adolfo   1 diciembre 2013 at 4:45 pm

    Conozco a ARO de cerca y en el reportaje se refleja muy bien toda su labor, aunque esta sea mucho más que palabras. Personas increibles las que trabajan por los demás, como bien se dice, un bien descomunal para la socciedad onubense. Ánimo a todo aquel que tenga un problema con el alcohol a que acuda sin miedos, que aquí todo lo que encontrará será cariño. Saludos a todo el equipo.

    Responder
  2. diego lopa   1 diciembre 2013 at 6:48 pm

    Una asociación ejemplar con un impagable actividad. La conozco periodisticamente y puedo dar fe de ello. Felicitaciones a Manolo Darriba su Presidente y mucho ánimo en una tarea tan difícil.

    Responder
  3. josé suárez   2 diciembre 2013 at 12:02 am

    Javier y Jeromi: Mi enhorabuena por ser valientes en hablar de esa forma. Un abrazo de vuestro amigo Pepe

    Responder
  4. pepe cárdenas   2 diciembre 2013 at 8:31 am

    Gracias, mil gracias a todos y cada uno de los que estuvieron, están y estarán en ARO, por todos y cada uno de los minutos que nos dedicaron en nuestra rehabilitación. A los que lean estas líneas os digo que no podéis ni imaginar cuanto bien se nos da en ARO, toda una esperanza de poder volver a VIVIR el día a día. Reitero, GRACIAS…MIL GRACIAS.

    Responder
  5. Manuel Darriba Álvarez   2 diciembre 2013 at 11:14 am

    Desde la asociación ARO deseamos expresar nuestro agradecimiento al periódico Huelva Buenas Noticias y en particular a la reportera Elisabeth por hacer y transmitir de una manera tan sencilla y a la vez elegante el día a día de nuestra asociación .
    Manuel Darriba Álvarez

    Responder
  6. Ascension   2 diciembre 2013 at 8:49 pm

    Gran labor la de ARO. Mi marido y yo hicimos terapias durante cuatro años y allí conocí personas que no olvidaré nunca. Me alegro saber que hay actividades como senderismo, yoga etc señal que sigue avanzando.
    Felicidades ARO por vuestra labor. Tenéis mi agradecimiento eterno

    Responder
  7. Eva   5 diciembre 2013 at 10:42 pm

    Me ha encantado. Es totalmente lo que sentimos todos los que conocemos ARO, resumiendo: te hace ser PERSONA!!! inexplicable todo lo que se aprende con la gente tan estupenda que está ahí.

    Responder
  8. juan antonio   6 diciembre 2013 at 10:29 am

    Este comentario va dirigido a todos los onubenses que a diario( como yo hace un par de años atras )despertaba sin ilusion , cada dia sin mas objetivo que el consumo , con las posteriores e inmediatas consecuencias , realmente os digo que si sentiis que habeis perdido el timon de vuestras vidas , por suerte en huelva existe un lugar donde ( y esto es importante ) de manera grauita y sin farmaco alguno os ayudaran a retomar vuestras vidas y como mis compañeros javier y jeromi dicen a ser personas libres , nunca es un mal momento para nacer de nuevo

    Responder
  9. javier nevado lazo   10 diciembre 2015 at 3:49 pm

    Necesito ponerme en contacto con vosotros es urgente y creo k vodotros me podriais ayudar…os necesito…llamarme

    Responder
    • Alberto   17 noviembre 2016 at 10:13 pm

      Hola!!, Javier, sigues en Aro???

      Responder

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.