Congreso de frutos rojos huelva
La vida en positivo

¡Quejas! doctores en ‘Quejicología’

Por hábito o por consideración, posiblemente, se les presta más atención a estas personas, siendo para ellas un reforzador positivo que hace mantengan las quejas, con toda su tipología de expresiones.

doctores quejicología seccion vida en positivo Manuel Acosta

Prof. Dr. Manuel Acosta ContrerasManuel Acosta Contreras. Iniciamos hoy esta sección, con el objetivo de desarrollar un diálogo interactivo para descubrir cómo convertir cada día en una oportunidad para aprender, valorar, agradecer, respetar y brillar. En este cobijo del pensamiento de nuestro periódico, exploraremos las maravillas de la existencia desde una perspectiva de sabiduría. Aquí pretendemos que encuentres inspiración, herramientas prácticas y reflexiones que te ayudarán a cultivar una vida plena y significativa. Acompáñanos en este viaje hacia el bienestar, la inteligencia emocional y el crecimiento personal.

¿Listo para sumergirte en un océano de positividad? ¡Adelante, querido lector! La vida en positivo te espera con los brazos abiertos para que lo cotidiano se llene de sentido, motivos, logros y competencias para afrontar las bondades y las adversidades.

Congreso de frutos rojos huelva

 

Quejas y los doctores en ‘Quejicología’

En la vida cotidiana de la familia, relaciones sociales, laborales o festivas y espirituales, las quejas son una forma de expresión que pueden surgir cuando las personas se sienten insatisfechas o descontentas con una situación y desean poner a salvo su autoestima, imagen personal o sentirse con cierta superioridad con respecto a otros.

A veces, se convierten en una costumbre, que dura años, convirtiéndose las personas en doctores en la ciencia de la Quejicología, es decir, siempre hay algo por el qué quejarse, aunque sea una fiesta, una comida familiar, un juego o un regalo. Las costumbres se convierten en leyes.


Puerto de Huelva

Por hábito o por consideración, posiblemente, se les presta más atención a estas personas, siendo para ellas un reforzador positivo que hace mantengan las quejas, con toda su tipología de expresiones, en el tiempo y por consiguiente tenga más probabilidad de repetirse y generalizarse a varios ámbitos de la vida.

La importancia de las palabras

Las quejas son expresiones que están llenas de emociones, ideas y pensamientos y estos condicionan o determinan el comportamiento, las acciones y las vivencias.

Las expresiones: “lo malo es”, “lo peor es”, “no puede ser”, “todo es un desastre”, “nada más hay problemas”, “de fracaso en fracaso” dan un sentido catastrofista a la comunicación interpersonal, creando un ambiente de negatividad, y si hay algo positivo o valioso, que sin duda los hay, lo aniquilan tras esas expresiones, dando un poder incalculable a la desilusión, a la descalificación y a la desconfianza en la vida.

Magníficos momentos, a veces, se convierten en situaciones ásperas o poco soportables y otras veces con consecuencias inesperadas, destempladas o de trascendencia desmedidas.

Cómo abordarlas de manera útil y positiva:

Quejas:
Definición: Las quejas son expresiones verbales o escritas de insatisfacción o molestia hacia algo, alguien o hacia sí mismo. Pueden ser sobre situaciones pequeñas o más significativas. Llenan la vida de molestias, disgustos o preocupaciones que arruinan muchos buenos momentos.
Dimensiones Psicológicas:
Emocionales: Las quejas a menudo están cargadas de emociones negativas como irritación o enojo, con sentimientos de desgracias, infortunios o fracasos.
Cognitivas: Las personas que se quejan pueden centrarse en lo que está mal, en lo que les falta, en los que no se tiene. Hacen atribuciones externas, con falta de control propio y sitúan la probabilidad de repetición futura en sus límites más altos.
Las soluciones la mayoría de las veces son fáciles y sencillas. Con una poca de imaginación, disposición y acción que se pongan en juego pueden ser suficiente.

Ejemplo:
Situación: Un empleado se queja de que su compañero de trabajo siempre llega tarde a las reuniones donde se distribuyen los quehaceres de la mañana.

Acción Positiva: En lugar de simplemente quejarse, podría hablar con el compañero de trabajo directamente para encontrar una solución o sugerir una mejor gestión del tiempo en la distribución de los trabajos.

Resolución Constructiva: En lugar de solo quejarse, buscar soluciones prácticas. Ante las preocupaciones, ocupaciones.

Ser sincero, autocrítico, autoexigente, amigo de la verdad y de la claridad, no autoriza para ser impertinente, desconsiderado o mal educado, ni con uno mismo ni con nadie.

Quejas frecuentes en la Vida Cotidiana

El Clima: quejas por el frío, del calor, de la lluvia o del viento.
Tráfico y Transporte Público: Las colas de tráfico, retrasos en el transporte público y atascos son fuentes comunes de quejas.
Servicio al Cliente: Quejas sobre la atención en tiendas, restaurantes o servicios telefónicos.
Problemas Domésticos: Envases difíciles de abrir, cables enredados, pérdida de llaves, etc.
Obligaciones Financieras: Quejas sobre gastos, impuestos o facturas.
Salud y Bienestar: Dolores físicos, malestar o enfermedades.
Relaciones Interpersonales: Quejas sobre amigos, familiares o compañeros de trabajo.
Quejas habituales en la Pareja:

Tareas Domésticas: Discusiones sobre la distribución de responsabilidades en el hogar.
Diferencias en la Educación de los Hijos: Opiniones distintas sobre la crianza.
Familias Políticas: Problemas con los suegros u otros familiares.
Infidelidad: Sentimientos de traición y desconfianza.
Relaciones Sexuales: Quejas sobre la frecuencia o calidad de la intimidad.
Celos: Inseguridades y desconfianza en la pareja.
Adicciones: Quejas relacionadas con el consumo de sustancias o comportamientos adictivos.
La comunicación abierta y la empatía son clave para resolver estas quejas y mantener una relación saludable.

Si no se tiene algo bueno que decirse a sí mismo o expresar de alguien, ¡mejor callarse! Stop al habla interna.

Las personas que se quejan a menudo (expertos en Quejicología) reciben mucha atención por varias razones psico-biosociales:

Empatía y Compasión: Los seres humanos son criaturas sociales y empáticas. Cuando alguien se queja, es natural querer ayudar o aliviar su malestar. Por ejemplo, si un compañero de trabajo se queja de tener demasiado trabajo, es posible que otros miembros del equipo ofrezcan ayuda para aliviar la carga.
Solución de Problemas: Las quejas a menudo destacan problemas que necesitan ser abordados. En un entorno de trabajo, por ejemplo, las quejas sobre un proceso ineficiente pueden llevar a cambios que mejoran la productividad.
Reacción Biológica: Desde una perspectiva biológica, nuestro cerebro está cableado para prestar atención a las posibles amenazas en nuestro entorno. Las quejas pueden ser percibidas como señales de amenaza o conflicto, lo que puede hacer que prestemos más atención a ellas.
Dinámica Social: En algunos contextos, las personas pueden prestar atención a las quejas porque afectan la dinámica del grupo o las relaciones sociales. Por ejemplo, si un amigo se queja constantemente de otro amigo en común, esto podría afectar la forma en que ves a esa persona.
Aprendizaje y Crecimiento: Las quejas también pueden ser una fuente de aprendizaje y crecimiento. Al escuchar las quejas de los demás, podemos obtener una nueva perspectiva o aprender sobre problemas que no habíamos considerado antes.
Patrón constante de negatividad.

Es importante recordar que las quejas pueden ser útiles en ciertos contextos, aunque también pueden tener un impactante efecto negativo en diversas áreas de la vida cotidiana si es mantenida larga y abundantemente. En estos casos, puede ser útil establecer límites o buscar maneras constructivas de abordar las quejas.

Posiblemente, las personas que se quejan las fundamentan con razones y argumentos certeros, que justifican sobradamente las mismas y su percepción de veracidad y autenticidad sea más que razonable: “se queja con razón”.

Sin embargo, llevar razón sea un apartado del currículum saturado cualitativa y cuantitativamente a lo largo de la vida personal, social, laboral o incluso espiritual, es decir, ya es imposible puntuar más, podría ser que el cupo de llevar razón esté más que cubierto. Quizás, habría que rellenar otros apartados del CV que no tienen límites de saturación, como la gentileza, el agradecimiento, la armonía, la bondad, la indulgencia, la transigencia o el bienestar personal.

 

El Dr. Manuel Acosta Contreras es profesor de Desarrollo y Educación en la Universidad de Huelva.

 

«doctores en Quejicología»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mercedes
matsa
Hospital Quirón
Giahsa
Cocehu
Aguas de Huelva
Las cosas del toro
Atlantic Copper
Ayuntamiento de palos de la frontera
Caja Rural hipoteca joven
cepsa
Diputación de Huelva