Cruz Roja Huelva ha ayudado a cerca de 600 personas en el primer año de conflicto en Ucrania

conflicto en Ucrania

Redacción. Al cumplirse un año desde que escalara el conflicto entre Rusia y Ucrania, Cruz Roja Huelva sigue contribuyendo a la labor internacional de la Organización para continuar atendiendo a la población afectada en todo el mundo, ya que la situación humanitaria en Ucrania continúa deteriorándose drástica y rápidamente cada día, y no se vislumbra el final de las hostilidades a corto plazo. Los graves enfrentamientos continúan y siguen provocando víctimas civiles, destrucción de infraestructuras civiles y públicas y continuos desplazamientos de población.

Huyendo de este escenario de devastación y sufrimiento, miles de personas han llegado a España. En estos 12 meses, Cruz Roja ha atendido a 125.000 personas, 577 de ellas en Huelva, provincia donde la movilización ciudadana ha sido masiva desde el inicio. Para canalizar toda esa fuerza solidaria y que la ayuda fuera efectiva, Cruz Roja Huelva se integró en la Mesa de la Subdelegación del Gobierno y la Mesa de Apoyo Humanitario de Cooperación Internacional de la Diputación de Huelva, que se crearon de forma inmediata con el fin de establecer cauces de ayuda efectivos y controlados sobre el terreno y en la dolorosa huida que miles de personas se vieron obligadas a iniciar.

En el marco de estas Mesas, Cruz Roja Huelva se ha encargado en este tiempo de la acogida y asistencia a las personas que llegan desde este país, para lo que están movilizados los equipos de todas sus áreas, desde Intervención Social a Cruz Roja Juventud, pasando por Empleo, Salud, Socorros y Emergencias, Servicios Jurídicos y Voluntariado, que ha sumado y activado a casi 70 personas voluntarias, muchas de ellas ucranianas ya residentes e incluso recién llegadas de su país.

Un año después, el peligro del conflicto bélico, la dureza del invierno y la crisis económica nos recuerdan que las necesidades humanitarias provocadas son cada vez mayores. Los 12 meses de conflicto han dejado 17,6 millones de personas que necesitarán ayuda humanitaria en 2023 en Ucrania. Millones de ucranianos han soportado 12 meses de intensas hostilidades y los habitantes de las regiones de Luhanska y Donetska llevan ya casi nueve años de conflicto sin acceso adecuado a alimentos, agua, atención sanitaria y mental, educación, protección y otros servicios esenciales.


Puerto de Huelva

Todas estas circunstancias, dan lugar a una situación humanitaria de extrema gravedad, en la que más de 1’2 millones de hogares han sido dañados o destruidos; se calcula que 14’5 millones de personas han necesitado ayuda sanitaria humanitaria durante este periodo, y unos 16 millones de personas necesitaron asistencia en agua, saneamiento e higiene. Una de cada 10 escuelas ha sido dañada, o destruida, y las temperaturas en invierno (que oscilan entre los 0 y los -25 grados) son una gran preocupación actual.

Más del 90% de las personas refugiadas que han salido de Ucrania son mujeres, niños, niñas, personas mayores, personas con discapacidad y otros colectivos vulnerables, y se estima que hay más de 7 millones de desplazados internos, y 8 millones de personas refugiadas en países europeos. Hasta España han llegado miles de personas, de las cuales, 125.023 han sido atendidas por Cruz Roja, un 64% de ellas, mujeres. En total, son 46 los proyectos que forman la cartera de actividad que Cruz Roja Española ofrece de ayuda tanto a nivel nacional, como internacional. En estos momentos se encuentran en recursos de acogida 9.200 personas ucranianas, mientras que más de 2.600 están en la fase de preparación para la autonomía.

Tras todas estas cifras está la solidaridad. Cruz Roja, como la entidad acreditada en Huelva para realizar la primera acogida dentro del sistema de Acogida y Protección Internacional del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, tiene una amplia trayectoria en la acogida y acompañamiento de personas solicitantes de protección internacional, una experiencia que está sirviendo en estos dos últimos meses para ayudar a las personas que llegadas de Ucrania, una tarea que, además de canalizarse a través del Programa de Acogida, se ha reforzado con un programa de ‘mentorización’ mediante el que las personas voluntarias acompañan a las personas refugiadas, atendiendo sus necesidades de forma individualizada y ayudándoles, sobre todo, con el idioma, el conocimiento de la ciudad que les acoge y la búsqueda de vivienda, las situaciones más dificultosas para las personas refugiadas.

En primer lugar, en el momento de la acogida, Cruz Roja se encarga de facilitar información y canalizar toda la documentación necesaria para garantizar la protección y seguridad de las personas recién llegadas, así como de poner en marcha el proceso de alojamiento, en hoteles o el Centro de la Organización, donde han estado alojadas 200 personas, al tiempo se realiza un registro que evite que las personas queden ilocalizables entre los millones de desplazados de este conflicto.

La lengua es la primera gran barrera a la que se enfrentan las personas desplazadas, de ahí que desde el primer momento Cruz Roja Huelva se haya volcado en la organización de un completo programa de aprendizaje del idioma, para el que cuenta con la colaboración vital de voluntarios y voluntarias de origen ucraniano y con la cooperación de la Academia Kedaro, que ha cedido el uso de tres de sus aulas y ha formado al voluntariado para que puedan enseñar el idioma con la mayor rapidez y eficacia.

En este tiempo, el dispositivo de Cruz Roja ha comprobado que una parte de las personas procedentes de Ucrania tienen familiares o red de contactos en España con la que alojarse, por lo que se les presta una primera atención, apoyo en el traslado (si lo necesitan) y asesoría legal para acogerse a la protección temporal de acuerdo a la directiva de la Unión Europea. En esos casos, no suelen requerir de más atención adicional, que sí se presta a las personas que no tienen a nadie, a quienes se ayuda desde todos los frentes en un proceso en el que el papel los voluntarios y voluntarias de origen ucraniano, que están realizando labores de traducción, está resultando muy importante para poder atender a todas estas personas en su lengua materna.

Antes incluso del alojamiento, Cruz Roja Huelva ha trabajado en coordinación con el 112 y con Adif para organizar dispositivos especiales de acogida y acudir a las estaciones de tren de Huelva para llevar a cabo la primera acogida en el momento mismo de su llegada y, desde ese instante, acompañar ya en todo el proceso integral a quienes se queden y canalizar la continuación de su ruta migratoria a las personas que continúan camino hacia otros lugares, es decir el equipo se encarga de ofrecer una primera asistencia a las personas refugiadas, traslado a otras ubicaciones, acogida en recursos de Cruz Roja, derivación a otras organizaciones y orientación y transporte para quienes siguen viaje.

Otro eje fundamental de trabajo es la asistencia sanitaria, para lo que Cruz Roja Huelva permanece en contacto con la Delegación Provincial de Salud de la Junta de Andalucía y en coordinación se despliegan dos dispositivos, uno para un primer reconocimiento médico, analíticas generales, primeros auxilios y derivaciones hospitalarias si fueran necesarias, y un segundo dispositivo pala tramitación de tarjetas sanitarias que, tras la primera acogida, permitan a estas personas acceder al sistema sanitario andaluz.

Paralelamente, el Plan de Empleo de Cruz Roja Huelva se está volcando en la búsqueda de oportunidades laborales para las personas desplazadas de Ucrania y, además de orientación y formación en competencias personales, está trabajando a pleno rendimiento con el sector empresarial, fundamentalmente del sector agroalimentario, que está en temporada alta, para que estas personas puedan acceder a un trabajo y empezar una vida autosuficiente.

Asimismo, Cruz Roja Huelva ha organizado un dispositivo de traducción, también sustentado en el voluntariado ucraniano, para facilitar todo el proceso, muy especialmente la atención de los servicios de atención psicológica destinados a aliviar el trauma emocional que afecta a las personas desplazadas; así como los servicios de apoyo social y los servicios de orientación y atención jurídica, esenciales para que estas personas, una vez superados los momentos de emergencia de la primera acogida, puedan iniciar una vida cercana a la normalidad.

Otro espacio importante se centra en la atención a niños, niñas y jóvenes. Los equipos de voluntariado de Cruz Roja Juventud se están encargando de realizar una primera atención en los puntos de llegada y acogida de nuestro país realizando actividades dirigidas de ocio y tiempo libre a niños, niñas y jóvenes, acompañando y atendiendo sus necesidades, ofreciendo información sencilla y accesible sobre lo que está pasando para su comprensión y generando espacios de entretenimiento.

Y finalmente, para que la atención llegue a todos los rincones de la provincia, las Asambleas Locales de Cruz Roja Huelva han recibido formación especializada y son imprescindibles para desarrollar todo el proceso de primera atención básica, aprendizaje del idioma y acompañamiento a estas personas en toda la geografía onubense.

Todas estas acciones están siendo posibles gracias a las personas voluntarias que se han movilizado en toda la provincia, muchas de ellas de procedencia ucraniana, que están entregando su tiempo y su solidaridad para mejorar las vidas de las personas que llegan desde el horror de la guerra.

La ayuda de Cruz Roja en España

Al igual que Cruz Roja Española envía ayuda a los países afectados por la crisis, en el país se sigue atendiendo a las personas desplazadas procedentes de Ucrania (125.023) gracias a las 9.426 personas voluntarias formadas y preparadas específicamente para atender este tipo de situaciones, que han proporcionado su ayuda desde que escalara el conflicto con tareas que van desde la orientación, la enseñanza del idioma, la traducción, la ayuda directa… hasta su inserción social y laboral. Esto ha conseguido, precisamente que cerca de 7.500 personas hayan conseguido mejorar su empleabilidad, como uno de los grandes hitos en su atención, 3.091 han recibido apoyo psicosocial, y 22.371 han podido contar con Cruz Roja para los desplazamientos hacia sus lugares de acogida. Encajar los datos de Huelva.

En el marco del sistema de acogida e integración de la Secretaría de Estado de Migraciones, Cruz Roja ha acogido en recursos de alojamiento a 48.389 personas, y han sido más de 88.987 las que han sido atendidas socialmente y hasta 7.072 las que han recibido ayudas económicas en efectivo para cubrir sus necesidades más urgentes y básicas.

Del mismo modo, gracias a Cruz Roja Juventud, más de 10.350 niños y niñas han podido compartir espacio con otros menores afectados por el conflicto en actividades de ocio que les evade temporalmente de las circunstancias que le rodean, y les sirve como alivio emocional.

En febrero de 2022, Cruz Roja desplegó dispositivos de atención en Asturias, Cantabria, Cataluña, Comunidad Valenciana, Extremadura y Madrid en primera instancia, que más tarde se irían ampliando casi a la totalidad de provincias. Se desplegaron dispositivos especiales de acogida en los aeropuertos de Barajas (Madrid), El Prat (Barcelona) y Tenerife Sur (Islas Canarias), y en las estaciones de tren de Sants, Figueres y Girona (Cataluña), Atocha y Chamartín (Madrid), Montijo (Extremadura) y Castellón, Valencia y Alicante (Comunidad Valenciana) para la primera asistencia a las personas refugiadas, traslado a otras ubicaciones, o acogida en recursos de Cruz Roja. En la primera acogida y asistencia a las personas que llegaban de las zonas afectadas, se prestó especial atención a las atenciones de primeros auxilios, alojamiento temporal, entrega de alimentos, agua, artículos de primera necesidad, asistencia sanitaria urgente, apoyo psicosocial, así como tarjetas SIM de teléfono para que las personas puedan mantener el contacto con sus familiares. Del mismo modo, y de manera paralela, Cruz Roja activó sus sistemas de detección de situaciones de trata.

Ayuda desde España en el plano internacional

En Ucrania y en el resto de Europa, la Cruz Roja está apoyando a las personas afectadas por el conflicto desde el primer momento, incrementando sus actividades tanto en número como en diversidad de respuestas.

Más de 11,79 millones de personas han recibido asistencia de la Cruz Roja Ucraniana a través de la distribución de ayuda humanitaria, incluyendo alimentos, agua, ropa, mantas, tiendas de campaña, artículos de higiene y otros bienes de primera necesidad. Desde España, Cruz Roja envió en los primeros meses desde los distintos almacenes de su red territorial 5.183 kits de cocina que se repartieron entre la población afectada, 9.900 mantas, 13.500 esterillas, 16.000 toldos plásticos, 2.500 kits de sueño (cama, almohada y manta), 10.000 paquetes de comida familiar y 6.000 kits de higiene (incluye 2.000 para bebés). De manera paralela, Cruz Roja envió 18 vehículos de logística, atención sociosanitaria, rescate y telecomunicaciones a las sociedades nacionales de la Cruz Roja en Ucrania, Hungría y Polonia, y se contribuyó a la compra de 111 generadores eléctricos distribuidos para la llegada del invierno en las regiones de Kiev, Lviv y Luhansk, que permiten que 4.450 personas puedan tener puntos de calefacción temporales, así como 23 centros de salud y centros sociales, y algunos servicios de emergencia de Luhansk.

Además, desde España un total de 36 personas han sido desplegadas como personal de apoyo en tareas como la gestión del voluntariado, la logística, las distribuciones, el agua y saneamiento, el albergue, la salud, la protección de género e inclusión, o la ayuda de coordinación y medios de vida, sin olvidar el soporte remoto para la gestión de la información con el desarrollo e implantación de un software de gestión de voluntariado ajeno a Cruz Roja para poder coordinar toda la ayuda que ofrece la población a las diferentes Sociedades Nacionales.

En Ucrania, Cruz Roja Española desplegó en los meses de julio y agosto, una especialista en el país para realizar un estudio de necesidades de medios de vida para desplazados internos y familias de acogida; con ello, se ha apoyado al departamento a diseñar una estrategia a medio y largo plazo para la recuperación, y en el primer semestre de 2023 comenzarán acciones piloto en varias localidades del país.

En Polonia, a finales de 2022 se inició una intervención para mejorar la empleabilidad y el acceso al mercado laboral local de las personas que han huido del conflicto.

En colaboración con la Cruz Roja Danesa, Cruz Roja Española apoya la respuesta a las personas afectadas por el conflicto, con distribuciones de artículos básicos de primera necesidad, información en protección y atención psicosocial, teniendo como centro la ciudad de Chernivtsi; allí se han atendido a 7.900 personas con paquetes de comida, se ha dado cobijo a 300 personas, se han entregado 1.900 kits de higiene y se ha dado apoyo psicosocial a 1.070 personas.

En Hungría, en coordinación con la Federación Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, se desplegaron unidades móviles de salud para apoyar la asistencia sanitaria (con puntos de alerta y primeros auxilios, provisión de equipamiento clínico e insumos y personal sanitario), pero también para formar a personal de la Cruz Roja Húngara, promover la higiene entre la población refugiada, crear espacios amigables para menores, intervenir en el plano psicosocial con personas en estaciones de tren y albergues, o elaborar carteles y guías para la identificación y prevención de la trata de personas, entre otras actividades.

Doce meses de conflicto

La devastación de los últimos 12 meses ha afectado todos los aspectos de la vida de millones de personas. Muchos no pueden regresar a sus hogares y los que aún se encuentran en el país enfrentan condiciones terribles con acceso limitado a agua, calefacción, atención médica y otros servicios esenciales. Las caídas de temperatura están agravando sus desafíos diarios. La Cruz Roja de Ucrania y sus socios están al lado de las comunidades, brindando ayuda crucial, desde servicios de búsqueda y rescate y atención médica hasta alojamiento y apoyo en efectivo.

A medida que esta extenuante escalada del conflicto entra en su segundo año, el impacto en la salud mental de las personas afectadas dentro y fuera de Ucrania es cada vez mayor. La red de la Federación Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC) en Europa está ejecutando su mayor respuesta de salud mental en la historia, mientras millones de personas luchan para hacer frente a la angustia y el estrés de esta crisis.

La respuesta a esta emergencia ha sido global: con más de 50 Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja trabajando rápidamente para apoyar a las personas afectadas por el conflicto en Ucrania. Millones de personas seguirán necesitando asistencia, incluido alojamiento, dinero en efectivo, atención médica y apoyo para establecerse en la vida en un nuevo país o dentro de Ucrania. La red de la IFRC seguirá dando apoyo, gracias también a los donantes, que han permitido llegar a millones de personas con ayuda vital en Ucrania y en todo el continente, pero esta es una crisis a largo plazo con necesidades crecientes y cambiantes, por lo que se sigue necesitando apoyo continuo para sostener y expandir la respuesta internacional de Cruz Roja.

Ha habido docenas de ataques contra instalaciones de salud, trabajadores humanitarios y civiles desde febrero de 2022. Estos ataques van en contra del derecho internacional humanitario y, trágicamente, continúan, poniendo en grave peligro a los trabajadores humanitarios y sanitarios. Son un recordatorio brutal de los riesgos que el voluntariado toma todos los días para servir a las comunidades, y desde Cruz Roja se condenan estos ataques continuos en los términos más enérgicos.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mercedes
Cash Fresh
Ayuntamiento de Punta Umbría, feria de la gamba
Cocehu
Simposión caballos
Aguas de Huelva
Las cosas del toro
Atlantic Copper
Ayuntamiento de palos de la frontera
Caja Rural hipoteca joven
Csif
Hospital Quirón
cepsa
Diputación de Huelva