El arocheno Mario Marín pone el foco en la salud mental en su novela ‘Morir es un color’

Una historia sobre enfermedades mentales, sobre la vida cuando viene torcida, pero también sobre la amistad verdadera.

0
590
Comparte esta noticia

C.M. El arocheno Mario Marín, un artista plástico transgresor, vuelve al mundo de la literatura con ‘Morir es un color’, una novela sobre enfermedades mentales, sobre la vida cuando viene torcida, sobre la amistad. Después de títulos como ‘El color de las pulgas’, ‘Go, go, go, good morning, to school’ y ‘Mañana es el día siguiente’; vuelve con una obra que refleja un problema de gran actualidad: la salud mental y la necesidad de su cuidado.

‘Morir es un color’ es una historia de por qué se pierden los motivos para vivir. Qué queda después del aplastamiento de los monstruos. Cómo se rearman los andamiajes cuando han sido derribados y retorcidos. Santi, trabajador de Amazon, vive en un barrio de Huelva. Tiene cuarenta y siete años y dos hermanos, uno normal y el otro chino. El chino es hijo de la china del chino de enfrente de la casa de sus padres. Un día Santi, se tira llorando en el suelo toda la mañana y lo tienen que ingresar en una planta de salud mental del Hospital Vázquez Díaz. Allí conoce a Carmen, que lleva ya un tiempo en tratamiento. Ambos inician una relación de amistad ante la tristeza.

‘Morir es un color’ es una crónica de un desconsuelo. Es batallar contra el drama. Es a dónde llevar la ilusión si el porvenir se disfraza de pasado. Dónde guardar la depravación para que resulte acostumbrada. Qué queda después de la desaparición del interés. Morirse sin ganas es arrostrar sin morirse. Sufrir es un verbo adaptativo. Adolecer uno generalista. Padecer el que nos iguala. Con extrema delicadeza y una escritura desprovista de toda retórica, desnuda, callejera, Mario Marín va contando una historia terrible y amable, que va dosificando al lector con ternura infinita.

Para abrir boca, os dejamos con el primer capítulo:

En el dos mil dieciocho mi hermanastro chino ya no estaba y yo me desperté una mañana con ganas de morirme. Estaba teniendo una inundación cromática de azul negro humo. Parece empalagoso y hortera de la aurora, pero me pasó. Morir mientras te mueres no es lo suyo. Morir tampoco es un color, ni un tránsito a nada ni un descanso. Tampoco es un apagón general de la consciencia ni ningún viaje ni ningún cese de lo que sea. A mí no me da miedo morirme, lo que me da es coraje.

Lo peor de morirse es que te mueres para siempre. No existe lo otro. Te pueden contar cualquier cosa; elige un culto, el que quieras, elige cualquier texto de cualquier época, breve o largo, elígelo de la zona del mundo que te parezca más pop o más seria y que te lo cuente el más tonto o el más leído, porque dará igual, será mentira. Te mueres y te mueres. Por eso me da grima, porque es para siempre.

Un rato antes estás cogiendo unos Papadelta y dos cervezas de litro del lineal de frío para luego el partido, o dejando a tu hija en la guardería, o llegando tarde a tu primera entrevista de trabajo, y una hora después uno que pasa está llamando al 112 porque hay un hombre tirado en la calle no sé cuál es, señorita, creo que Vasco Núñez de Balboa, pero a la altura de la del Juan José. Y primero llega la Policía Local porque venía de Santa Marta de un aviso y después el 061 pero ya tarde porque te has muerto en la calle sin hacer ruido.



Las ganas de morirte no tienen nada que ver con tu sueldo ni con tu vida ni con tu salud. Tampoco la mucha o la poca edad. No tienen que ver tu familia ni tus amigos ni tu trabajo. No se puede contar ni encontrar en ningún portal de consejos médicos. Es que te quieres morir. Te despiertas y lo ves claro. No hace falta que te levantes a mear ni a preparar café. Te puedes quedar en la cama. Nunca antes has tenido una escena tan transparente delante de ti.

Es un páramo limpio y silencioso. También sordo. No huele a cereal segado. Ningún otero. Ninguna hilera de chopos. Ninguna montonera de piedras. Ninguna cerca. Un cielo azul de ocho de la mañana de julio. Un suelo dorado viejo normal de páramo. Alguna tagarnina espigada. Algún camino antiguo de rebaño. Miras de reojo a los lados y no encuentras los límites del vacío. Se te ha olvidado la palabra interés.

Sobre el autor

Mario Marín González, Aroche, Huelva, 1971. Es Licenciado en Bellas Artes por la Universidad de Sevilla. Actualmente su desarrollo artístico lo desplaza de la literatura a la creación plástica en un ida y vuelta continuado y a veces paralelo. Artista por actitud. Devoto de la Virgen de la Ataraxia. Invencionista por credo. Activista performer.

PREMIOS LITERARIOS

Premio de Relatos Cosecha Eñe 2012, Madrid, 2012.

Finalista V Certamen Literario Internacional Ángel Ganivet, Helsinki, Finlandia, 2011.

Finalista Premio de Relatos Cosecha Eñe 2011, Madrid, 2011.

Premio II Premio de Relato Villa de Fuente de Cantos, Fuente de Cantos, 2007.

Premio II Certamen Literario de Otoño Ciudad de Gibraleón, Gibraleón, Huelva, 2007.

Premio Microrrelatos Ciutat d’Elx, Elche, Alicante, 2007.

Finalista Certamen Arte Joven Latina, Madrid, 2006.

Premio VII Certamen de Relatos Cortos Ciudad de Isla Cristina, Isla Cristina, 2005.

M. Especial VI Certamen Literario Internacional Villa de Montánchez, 2005.

Premio Valbón de Relato, Valencia de Alcántara, Badajoz, 2003.

Premio II Certamen Marqués de la Encomienda de Relato, Almendralejo, 2003.

Premio V Certamen Nacional de Relatos Canaleta, Punta Umbría, Huelva, 2003.

Mención Especial Art Nalón Letras, Langreo, Asturias, 2003.

Premio I Certamen Marqués de la Encomienda de Relato, Almendralejo,

Premio Creación Joven de Narrativa, Huelva, 1998.

Premio Creación Joven de Narrativa, Huelva, 1999.

Premio Creación Joven de Poesía, Huelva, 1999.

Premio Ciudad de Lepe de Poesía, Lepe, Huelva, 1999.

PUBLICACIONES, PRESENTACIONES, ENCUENTROS

Morir es un color, Ediciones del Viento, A Coruña, 2021.

Mañana es el día siguiente, Ediciones del Viento, A Coruña, 2018.

Go, go, go, good morning, to school, Editorial Niebla, Huelva, 2017.

Manantial, Revista Azahar Literario, 2016.

El color de las pulgas, Ediciones del Viento, A Coruña, 2015.

Herodes Fungairiño de Silva. Eñe. Revista para Leer, 2013.

Foz do Guadiana. Poetas do Guadiana. Editorial Wanceulen, Sevilla, 2012.

Aguas que no cubren. Alquimia del Agua, Antología de Poesía, Universidad de Huelva, Huelva, 2012.

STRANGERS. V Encuentro de Verdes Escritores y Creadores. Fundación Zenobia y Juan Ramón Jiménez. Moguer, Huelva, 2012.

Manuela Melguizo. Eñe. Revista para Leer, 2012.

Buzos que se ahogan en el mar, del poemario El suelo de las paredes, Fundación Zenobia y Juan Ramón Jiménez. Moguer, Huelva, 2010.

Buzos que se ahogan en el mar, del poemario El suelo de las paredes. V Chilango Andaluz, Edición Digital, PLACA, 2010.

Lo que cayó del Conquero. Antología de Narradores Onubenses, 2008.

El sastre idiota. Revista Literaria Chichimeca, 2007.

Textiles Ruicano. Excmo. Ayto de Fuente de Cantos, 2007

El mono verdeoliva. Publica Excmo. Ayto. de Isla Cristina, 2006.

Literatur. Antología. I Encuentro Narrativa Breve. Universidad de Huelva, 2006.

En cuarentena. Cinco narradores en Huelva. Colección Autores Andaluces, 2006.

El taller / El pago. Publica Excmo. Ayto. de Elche, Alicante, 2005.

Le Petit Bubon. Editorial Essan, 2003.

Todos Odiamos a Marifé. Art Nalón, 2003.

El excitante pájaro perdiz. Revista de Creación Literaria Tranvía, 2003.

Mis lástimas preferidas. Editorial Cacúa, 2002.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here