Walter Browning ‘El Rey de Huelva’, un controvertido alto mando de la Mina de Riotinto que dejó huella

Gracias a Juan Carlos Domínguez conocemos más en profundidad a este controvertido personaje, en el segundo y último capítulo sobre su historia.

3
1182
Residencia de Los Frailes 2020.

Juan Carlos Domínguez. En 1907 se inició el proyecto de Corta Atalaya que se convirtió en la mayor mina a cielo abierto de Europa y una de las mayores del mundo. Las palas de vapor que trabajaron en ella se compraron de segunda mano a los constructores del Canal de Panamá. En 1910 la cuenca minera tenía una población de 50.449 habitantes. Hasta el año 1913 fue la etapa de mayor capacidad extractiva y transformadora y mayor rentabilidad del negocio.

Entre 1909-1912 el número de trabajadores alcanza casi los 20.000, esto significó multitud de huelgas de los empleados para las mejoras de los trabajos, de los sistemas de salud y de los salarios, entre otros. En ese periodo hubo muchas huelgas, siendo una de las más importantes la de 1919. Un año después, en 1920, escribiría Concha Espina ‘El Metal de los Muertos’. Varios de los sindicalistas fueron conocidos como Félix Lunar (‘A cielo abierto’ 1956) y Eladio Fernández Egocheaga.



Bajo su mandato se llevaron a cabo grandes obras industriales y civiles, como:

  • La construcción de la Central Eléctrica en Huerta Romana en 1909.
  • Central eléctrica. 1909
  • Explotación de mineral de hierro en el Alto de la Mesa en 1911
  • Construcción de la actual iglesia de Riotinto en 1914
  • Caída de la torre 15-9-16 – 5 1/4 de la tarde Rio-Tinto
  • Tendido férreo del túnel de Naya en 1918, con más de 7,6 km de longitud, en la planta 16; al lado occidental el túnel 5.
  • O algo tan importante como para cambiar la fisionomía de la cuenca minera en 1916. A través del danés Kay Hase, se hizo la plantación de 9.000 hectáreas de pinos realizadas por decenas de niños, en edad escolar, que con su trabajo hicieron posible que hoy contemplemos un paisaje de pinares, diferente a la esterilidad que vemos en fotografías más antiguas.

También hubo el drama, cuando el 3 de noviembre de 1913, según escribía Browning a Londres “…la catástrofe más espantosa… que jamás ocurriera en la historia de las minas”.



En el curso de una enconada y violenta huelga de los trabajadores, se desencadenó un gran incendio en el Pozo Alicia, en la masa de San Dionisio. En este incendio murieron 7 personas: 5 ingleses y dos españoles.

Como reconocimiento de ello, las 35 personas que participaron en el rescate (entre ingleses y españoles), recibieron una imposición de medallas de oro grabadas con su nombre y en el reverso el sello de la Rio-Tinto Company Limited. Entre los españoles que recibieron la medalla por el rescate se encontraba el contratista Sabas Domínguez.

Medallas de la RTCL:

“Para conmemorar la valiente hazaña. Mina San Dionisio 3 Nov 1913”

Staff de la RTCL en 1919.

Walter Browning se supo rodear de gente leal y de confianza. En esta fotografía notamos la ausencia de dos personas: una de ellas es el Presidente de la compañía Charles Fielding, el cual tenía su despacho en Londres en la calle Lombard, y viajaba ocasionalmente a las minas. La otra persona en Wynter Grey, uno de los dos Directores Ayudantes que acompañaba a Browning todo el tiempo de día y de noche; por la mina y por el pueblo.

La identificación de los personajes está realizada por Pedro Real Valdés y añado algunas reseñas sobre ellos.

Comenzando por la izquierda y por abajo

1ª Fila:

1.- F.J.Bodenham; 4.- J.J.Borrie; 5.- Robert Wilson; 6.- C.G.Thomas; 8.- Frank Timmy; 10.- Dr. Reginald Priestley; 11.- J.H.Howell

7.- Kay Hase, llegado de la Universidad de Copenhague como técnico forestal, este danés decidió plantar en 1916, 9.000 hectáreas de tierra estéril de pinos, muchos de ellos aún se pueden contemplar hoy día repartidos por toda la cuenca.

2ª Fila:

5.- J. Black;

6.- Gordon Douglas, Director Ayudante de Browning hasta 1927

7.- W.J.Browning, Director General de 1908 a 1927

8.- Dr. R.Russell Ross, Jefe médico de 1889 a 1927, muy apreciado por los obreros

12.- Rvdo. J.Jameson, Reverendo para atender las necesidades espirituales de los empleados británicos, desde 1901 hasta 1921.

Echamos en falta a Wynter Gray, el otro Director Ayudante de Browning, el cual dimitió en 1921

3ª Fila:

2.- Daniel McMillan Young; 3.- James Baird; 4.- Richard S. Low;

5.- William G.Nash, Jefe del Departamento de Terrenos en 1898. Escribió el libro ‘The Rio Tinto mine, Its history and romance’ en 1904

4ª Fila.-

1.- Herbet Potts; 2.- William Pert; 3.- Albert Shutt; 5.- John Targett 9.- Edwin Row

8.- P.S.Couldrey, sustituyó a Browning como Director General en 1927

5ª Fila:

6.- William Wateston; 7.- Edwin Hayes

6ª Fila:

4.- Dr. Canillas;

5.- Lawrence C. Hill, Director Suplente de Asuntos Técnicos en 1936

Mrs Lucy.

Browning se casó con Millicent Lucy, fundadora del Taller de Bordados en el Alto de la Mesa en mayo de 1915, el cual funcionaría hasta los años 60. Tal como publicaría el diario LA UNION el 25/07/1925 sobre Mrs. Lucy “Dama de altas virtudes, pródiga con los necesitados, amable, activa, cultísima, de viva mirada y prontas resoluciones, en poco tiempo consiguió elevar la situación del taller a lucida altura…

Rio Tinto, Año 1920. Personal del Taller de Bordados bajo la supervisión de sus Maestras. Al fondo, sobre la pared, fotografía-recuerdo de la Fundadora, Lucy Browning.

En 1918 camino hacia Inglaterra murió Mrs Lucy y un año más tarde sufrió la pérdida de su único hijo Frank, que estaba en edad de estudiar.

Browning encontraría consuelo contrayendo en 1924 matrimonio en segundas nupcias con una joven anglo-india  que le daría una hija en el año 1925. Conoció a esta joven de gran belleza en unas vacaciones en Eastbourne. Se llamaba Eleonore Beatrice, tenía 24 años de edad y como regalo de boda le ofreció la Casa de los Frailes, situada en el cerro cercano a la estación de ferrocarril del mismo nombre. Decorada y amueblada de forma exquisita, estaba construida bajo un edificio monástico, gozaba de espléndidas vistas, para que ella pudiera venir cuando se cansase del ajetreo de las minas de Riotinto.

La casa tenía en su sótano una especie de frigorífico de la época para conservar alimentos. Al lado estaba la vivienda del capataz que la cuidaba con una bonitas vistas del río Tinto, y una pequeña fila de viviendas para el servicio, lavadero, horno para pan y algunas zahúrdas.

Con E. Beatrice tuvo, al menos, dos hijos más. Su nieta Alison (de su segundo hijo Cristopher, 1930) estuvo en 2016 visitando Riotinto; su padre le contó todo lo que sabe de la historia de su abuelo en Minas de Riotinto.

En 1925 se nombró a otro presidente de la sociedad, a Sir Auckland Geddes (anteriormente, en 1922 se había destituido como presidente a su amigo Charles W. Fielding). El nuevo presidente era un hombre frío y no congenió con Browning, tuvieron varios altercados entre ellos, de tal forma que cada cosa que hacía Browning parecía la desaprobación del presidente Geddes. En agosto de 1927, estando de vacaciones en Inglaterra, en el condado de Cornualles, al sur de Inglaterra, recibió una carta del consejo de administración de la compañía aceptando su dimisión inmediata como director general, advirtiéndole que no debía de volver a las minas bajo ningún concepto. También anunciaba en la carta que la compañía tomaba posesión de la casa de Los Frailes.

La Casa de los Frailes en 1930.

La Casa de los Frailes pasó a estar habitada en algunas ocasiones por el grupo de Exploradores, al menos hasta 1930. Poco más tarde, el presidente Sir Auckland Geddes, para mayor perplejidad, tanto del personal británico como español, ordenó destruir la casa, derribando el tejado y las paredes y levantando todas las losas del suelo. Hoy podemos observar los restos de la que fue una de las mejores casas de campo de la época, en lo alto de la colina cercana a la estación de ferrocarril de Los Frailes, en el término de El Campillo.

Al año siguiente, en 1928, Browningy su mujer volvieron a España, comprando una casa en Sevilla, donde mantenían el contacto con sus amistades. Invirtió su dinero en la creación de una empresa para cultivar arroz. Aunque Browning no volvió jamás a las minas después de su marcha, ni los británicos ni los españoles le olvidaron y en la cuenca se habla de él con admiración y respeto. Walter James Browning ‘El Rey de Huelva’ murió en Inglaterra en 1943, a los 77 años de edad.

En 1970, los propietarios que compraron su casa de Sevilla, observaron un viejo baúl que había pasado desapercibido durante todos esos años. A un lado del baúl estaban grabadas las iniciales WJB; al abrirlo descubrieron, puesto encima de las ropas, el rifle de repetición Winchester que Browning había traído desde México; tenía una bala metida en la recámara y estaba montado listo para disparar.

BIBLIOGRAFÍA

https://dialogosenlacallesanz.blogspot.com/

http://garrat-patrimoniominero-industrial.blogspot.com/2010/04/walter-browning-rey-de-huelva.html

http://cronocracia.blogspot.com/2010/05/sobre-rio-tinto.html

http://recuerdosderiotinto.blogspot.com/2019

https://revistalacomuna.com/cultura-y-memoria/movimiento-obrero-cuenca

Avery, David.- NUNCA EN EL CUMPLEAÑOS DE LA REINA VICTORIA – Labor-1985

3 Comentarios

  1. Pena y vergüenza como Española de que nuestros gobernantes han vendido siempre, a los masonazos extranjeros, todas Nuestras riquezas, hasta el día de hoy en que todas nuestras empresas turísticas están siendo regaladas a los Fondos de inversión con el cuento de mierda virus. Malditos sean Ellos y sus castas de traidores

  2. Se echa en falta, por parte del cronista Juan Carlos Domínguez, alguna alusión a la obra de Julián Granado “La ley del cobre”, Editorial Pábilo, de reciente aparición y precisamente dedicada al personaje histórico que encarna Walter Browning.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here