Caligramas (I)

0
1929
Versos de A. Machado. Dibujo de Josa Ángel Martínez Rodríguez.
Comparte esta noticia

Antonio José Martínez Navarro. El caligrama reaparece en el siglo XX como una nueva modalidad de la escritura, pero su origen es remoto, cuenta con varias centurias y está impregnado de magia. Cuando el cubismo metió palabras en la pintura el poeta vio aquello de color de rosa y decidió aprovecharse de la pintura. De esta manera Arturo del Villar, por ejemplo, nos indica que Filippo Marinetti realizó en 1919 un cuadro titulado “Las palabras en libertad futurista, valiéndose de palabras de diversos tamaños de letras para lograr un ritmo variable que imitase las tonalidades del lenguaje, del aullido al susurro. De cualquier forma, aquí se da una tesis y una antítesis para aceptar la síntesis de que los primeros caligramas los realizó el pueblo hebreo. Expliquemos un tanto este pequeño lío: Los hebreos tenían prohibidos escribir el nombre de la divinidad, precisamente porque es inasible; de manera que no se escribiese directamente el nombre de Dios, sino a través de fórmulas mágicas; en los textos sagrado fue representado con el tetragrama YHWH, que, con poca fortuna, lo hemos convertido en Jehová, debido a que su pronunciación verdadera se había perdido por no poderla decir.

Desgraciadamente, no podemos detenernos en explicar que Egipto contaba con una escritura jeroglífica de carácter sagrado, y con otra que utilizaba el pueblo, “En China, en la ápoca Yim (hacia el siglo XVIII de nuestra era) se grababan signos caligráficos en hueso de animales y se coloreaban; después se aproximaban al fuego para que se modificasen, y los nuevos signos eran interpretados como oráculos. Por su parte, los pueblos árabes sabían que las bendiciones celestes recaen sobre aquel que escribe bellamente la basmala”:

<<…En el nombre de Alá misericordioso, el compasivo…>>.

poniendo todo lo posible en embellecer toda clase de escrituras.

La escritura hebrea le da a las letras un valor numérico que tiene gran valor en sus textos sagrados. Este es el motivo por el que los copistas de la Biblia antes de escribir deben purificarse, ayunar, rezar oraciones y abluciones rituales, porque la labor que deben realizar es santa.

Como primer ejemplo de estas dos historias dedicadas a caligramas vamos a exponer, por ejemplo, algunos versos del gran poeta Antonio Machado donde nos hace recordar la pesca milagrosa de Jesùs:

Versos de A. Machado. Dibujo de Josa Ángel Martínez Rodríguez.

Seguimos con el segundo caligrama  (pido perdón por la mayor o menor calidad de la poesía). En el segundo caligrama con las letras del cuarteto se forma una copa:



EL EPITAFIO DE

MI TUMBA LO

DICTÉ DE

CORAZÓN:

AQUÍ

YACE UN

ADICTO DE LAS

MIELES DEL AMOR.

Poesía y dibujo de Antonio José Martínez Navarro.

En el tercer caligrama el enamorado se ha bajado de un animal silvestre llamado Amor y ya, sin ataduras amorosas, su ánimo se muestra con la fogosidad de un cuadrúpedo silvestre que ha tomado la fogosidad de un brioso alazán:

 

DES-                                                          CÓRCEL.

CA-                                                      BRE

BAL-                                               LI-

GO                                              Y

DE                                        SO

TU                               BRIO-

  • EN

MOR                  RÁ

ASI               TI-

MI          VER-

ES-      CON-

PI-   SE-

TU

 

(Continuará)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here