La desconocida escritora onubense María Fernanda Cano, ‘Mary Francis Colt’, considerada la ‘Agatha Christie española’

0
133
Nacida en Huelva, Mary Francis Colt fue una exitosa escritora. / Foto: Archivo Municipal de Huelva, cedida por Lola Lazo.
Aunque no es onubense, Concha Espina ha marcado gran parte de las letras onubenses. / Foto: www.frasescelebres.com

Mari Paz Díaz. Hoy en día, nadie duda de que la mujer ocupa un lugar muy destacado en el ámbito de las letras. Sin embargo, no siempre fue así. Tradicionalmente, fueron pocas las que se atrevieron a mostrar sus creaciones, ya fueran literarias, periodísticas o ensayísticas, de forma abierta. Mujeres que, en muchos casos, han quedado olvidadas, fuera de los libros de texto y demás estudios. Una cuestión especialmente llamativa cuando se trata de provincias como sucede con Huelva, incluso si nos referimos a una fecha tan reciente como los años cincuenta y sesenta del pasado siglo XX. Y es que nos puede sorprender el número de mujeres que encontraron en la literatura una forma de expresarse, sumando su arte a la impronta que habían dejado otras personalidades relacionadas con Huelva, como Concha Espina, Zenobia Camprubí, María Luisa Muñoz de Vargas o, incluso, Elena Whishaw.

Las mujeres han dejado su huella en la literatura de Huelva.

Así sucede, por ejemplo, con la calañesa Esperanza Tejero o con la onubense María Fernanda Cano Caparros, una escritora de éxito de la España de su época, que firmaba sus obras con el seudónimo de ‘Mary Francis Colt’. Una autora de tanta relevancia que está considerada como la ‘Agatha Christie española‘, dado que existieron muchos rasgos que recordaban a la maestra de las novelas de intriga. Eso, a pesar de que su vida y su obra son prácticamente desconocidas en Huelva, su tierra natal. ¿Habían oído hablar de ella?



Nacida en Huelva, Mary Francis Colt fue una exitosa escritora. / Foto: Archivo Municipal de Huelva, cedida por Lola Lazo.

Ahora, gracias a la investigación sobre las mujeres que han hecho historia en las letras onubenses, que está llevando a cabo el Archivo Municipal de Huelva, con su directora, Lola Lazo, al frente, se ha podido recuperar esta figura -junto al de otras mujeres escritoras pioneras de la provincia-. Una tarea de gran interés que queremos difundir a través de este artículo en el que descubrimos la obra de esta autora de Huelva.

En concreto, María Fernanda Cano Caparros (Huelva, 1925) publicó la mayor parte de sus novelas como presuntas traducciones del inglés y bajo el seudónimo de ‘Mary Francis Colt’, algo habitual en la época, por lo que se llegó a pensar que, realmente, era inglesa. Esta onubense fue una autora muy prolífica, con numerosas obras editadas.



Foto de la novela ‘El novio de Vera Golding’ (1960). / Foto: Iberlibro.

Aunque escribió novelas románticas, como El novio de Vera Golding (1960), la mayoría de sus publicaciones –y las más conocidas- fueron de género policíaco y de intriga, muy demandadas por los lectores en los años sesenta. Un dato que hay que entenderlo en el contexto de la época, pues, en este momento, se produce un auge de la novela negra. Entre sus creaciones más conocidas, además, se encuentran las obras de teatro La mano y la garra (1972) y La extraña señora Vernon (1975), que, por su gran difusión, pueden encontrarse disponibles todavía en plataformas digitales como Amazon.

Sus obras, de hecho, han sido recuperadas por el Archivo Municipal de Huelva, que tiene registradas diversas publicaciones de Mary Francis, como son Pista en la oscuridad (1955), Hilario y la desconocida (1964), El payaso ciego (1966), La cinta roja (1967) y las comedias dramáticas La mano y la garra (1972) La extraña señora Vernon (1975).



La Compañía de Teatro Estable de Leganés representó la obra ‘El secreto de Peter Ashby’ de la autora onubense. / Foto: Teatro de Leganés.

La vigencia de estas creaciones se pone de manifiesto en el hecho de que sus obras de teatro siguen representándose, como ha sucedido recientemente con la Compañía de Teatro Estable de Leganés, que preparaba la obra El secreto de Peter Ashby. Un montaje dirigido por Concha Gómez, que narra la historia de la familia Ashby, reflejo de una sociedad que vive encorsetada en el mundo de las apariencias. La presión que los habitantes de un pequeño pueblo ejercen sobre los protagonistas desencadena la tragedia. Interpretada por Mª Carmen Adán, Amadeo, Ramiro Cobo, Benito Carrascosa, Juan Muñoz y Silvia Camacho, la obra fue interpretada en la IV Muestra de Teatro Amateur de Leganés en 2017. 

Se pensaba que era una autora británica. / Foto: amazon.es

Es más, la figura de María Fernanda ha sido objeto de estudio por parte del investigador de la Universidad de Valencia Antonio César Besó Portalés, en la tesis titulada ‘El teatro policíaco en la Posguerra española (1939 – 1975). Análisis de “Madrugada”, editada por el Servicio de Publicaciones de esta institución universitaria en 2009. En este trabajo, Besó Portalés asegura que “Fernanda Cano seguía escribiendo novelas de enigma y llegó a publicar hasta trece títulos, todos ellos de perfecto corte británico, con personajes y ambientes de ese país, hasta el punto de que, durante mucho tiempo, se pensó que Mary Francis Colt era una escritora de esa nacionalidad”. Este hecho se debía a que, entre el público, la literatura anglosajona traducida tenía más prestigio social que la española cuando se trataba de novelas negras o de misterio. Un hecho que ha podido ser la causa de que, hoy en día, no conozcamos en Huelva a María Fernanda.

Sus obras de teatro fueron editadas, pero no representadas durante la posguerra. / Foto: amazon.es

Sobre sus obras de teatro, esta investigación pone de manifiesto que “aunque sí que fueron editadas, no tenemos constancia de la representación en el período de la posguerra (1939-1975) de las dos obras que mencionamos de Mary Francis Colt (…), pero La extraña señora Vernon sí que ha conocido diversas funciones en distintas provincias, estos últimos años. Una de las más recientes se produjo el 2 de junio del 2007, en el Centro Asturiano de Madrid, a cargo del Grupo de Teatro Buero Vallejo de la Casa de Guadalajara”.

Todo ello convierte a esta escritora onubense en un miembro destacado de “una generación de nuevos autores que empiezan a ver representadas sus obras a partir de 1965 y que se hacen más conocidos en la transición“, apunta este investigador de la Universidad de Valencia.

Carmen Laforet, ganadora del Premio Nadal en 1944 con su novela ‘Nada’ representa a la generación de escritoras de la posguerra. / Foto: carmenlaforet.com

Un éxito de la autora que llama aún más la atención si tenemos en cuenta que, durante esta época en España, la mujer permanecía relegada a un segundo plano, puesto que, en el Franquismo, el Estado diseñó una sociedad patriarcal marcada por “el matrimonio, la maternidad y el mantenimiento de las mujeres en el ámbito doméstico”, si bien, esto provocó que las mujeres con inquietudes intelectuales en este periodo encontraran en la literatura su aliado perfecto, como sucede con Carmen Laforet o Ana María Matute.

Otra de las obras publicadas por esta escritora de Huelva. / Foto: todocoleccio.net

Por todo ello, aunque la onubense María Fernanda Cano Caparrós se dedicara a escribir novelas para colecciones populares, de misterio, policíacas o novela rosa, -géneros que nunca han estado muy bien considerados por la crítica, pero sí por el público-, no cabe duda de que forma parte de esa generación de autoras españolas que marcaron una época literaria en España. Quizás sus obras no lograron el respaldo de ningún premio literario, pero sí alcanzaron el favor de los lectores, como lo demuestra el hecho de que sus novelas aún hoy son recordadas.

Una literatura ceñida a los gustos de aquella España, lo que no debe mermar la importancia de esta figura de las letras de Huelva, a la que la ciudad onubense debe hacer justicia recordando su trayectoria y poniendo en valor su memoria. Una escritora de enorme relevancia que, hasta ahora, la historia nos había negado. Estamos a tiempo de recuperarla.