Mini

Huelva rotula la calle Virgen del Amor en el marco del 75 aniversario de la Hermandad de las Tres Caídas

En esta ocasión, en vez de la clásica placa, se ha optado por un azulejo cerámico que además de la nomenclatura, incluye el escudo de la ciudad junto al de la Hermandad, realizado por el ceramista sevillano Ángel Lora.

Presentación Calle Virgen del amor y azulejo en su honor.

Redacción. El alcalde de Huelva, Gabriel Cruz, presidió en la tarde de ayer un emotivo acto, en el que la ciudad, a través de su Ayuntamiento, ha rendido homenaje a la Virgen del Amor, rotulando con su nombre un tramo de la calle Francisco Niño. Un reconocimiento que Cruz ha hecho extensivo a la Hermandad de Las Tres Caídas, inmersa en las celebraciones del 75 aniversario de su fundación, para poner de relieve “su condición e identidad de hermandad de barrio, pegada a su gente, que desde el Polvorín y su parroquia del Sagrado Corazón ha conquistado a toda Huelva”.

De esta forma, más de la mitad de la actual calle Francisco Niño, pasa a llamarse calle Virgen del Amor en honor a la titular de una hermandad referente para la Huerta Mena. Se trata de una calle emblemática, un lugar estratégico del Lunes Santo en Huelva, por el que lleva pasando la Hermandad de Las Tres Caídas casi 60 años (desde 1960). Además, en distintos portales de esta calle, vivían la mayoría de los costaleros que integraron la primera cuadrilla del paso de la Virgen y todavía hoy día, muchos vecinos, tanto de la propia calle, como de los alrededores, son hermanos de Las Tres Caídas.

Una calle emblemática del Lunes Santo en la capital.

En esta ocasión, para la rotulación, en vez de la clásica placa, se ha optado por un azulejo cerámico que además de la nomenclatura, incluye el escudo de la ciudad junto al de la Hermandad, realizado por el ceramista sevillano Ángel Lora.




El acto se ha hecho coincidir con la bendición, a cargo del sacerdote Feliciano Fernández Sousa, de un retablo cerámico conmemorativo, encargado también por la Hermandad a Ángel Lora, como ha explicado su Hermano Mayor, Fabián Tello, en homenaje a los titulares de Las Tres Caídas. Se trata de un imponente azulejo, de 2,30 x 1,80 metros, situado sobre el lateral exterior de la fachada de la Parroquia del Sagrado Corazón de Jesús, sede canónica de la Hermandad, por la calle Puebla de Guzmán que, como ha señalado el alcalde “se convertirá en un nuevo símbolo de unidad, afecto y solidaridad para hermanos, devotos y vecinos”.

Se trata de un retablo realizado en la técnica a la grasa, que caracteriza al artista, en contraposición a la técnica al agua más habitual para el tratamiento de azulejos; con una ornamentación plateresca, donde destacan motivos clásicos inspirados en la decoración ‘Candelieri’ que deriva del renacimiento italiano con reminiscencias del arte antiguo; utilizando además detalles para resaltar la vinculación con la hermandad, como sus escudos, los de la Milagrosa o el Sagrado Corazón, además de las conchas marineras que pueden apreciarse en los capiteles de las pilastras y como colofón de la hornacina.




Es la segunda obra en la ciudad de este reconocido ceramista, nacido en Sevilla en 1975, graduado en las especialidades de Diseño Publicitario y Cerámica en la Escuela de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos del Pabellón de Chile y formado a continuación en la Escuela de Artesanos de Gelves “Della Robbia”. Su faceta como ceramista se inicia en 1987 y su obra más emblemática es el retablo de Nuestro Padre Jesús de las Penas que se colocó en 2006 en la fachada del Convento de las Mínimas de la calle Pagés del Corro.

Nombrada en el marco de la celebración por los 75 años de la Hermandad de las Tres Caídas.

Gabriel Cruz ha puesto hoy de manifiesto que “en los nombres de las calles escribimos nuestra historia y también nuestras devociones, reflejando la tradición local y con la concesión de una calle a la Virgen del Amor, no sólo pretendemos trasladar al callejero un emblema de la religiosidad popular onubense sino, además, reconocer a una hermandad comprometida con su barrio y su ciudad”.

En esta línea, Cruz ha dicho que “esta Semana Santa, por primera vez podremos disfrutar del Paso de la Virgen del Amor procesionando por la calle que lleva su nombre y así seguiremos haciendo camino, mientras la historia que queda en el callejero es la de una hermandad que en las celebraciones de su 75 aniversario está regalando a la ciudad un completo programa de actividades patrimoniales, culturales y de culto para unir al pueblo cofrade y a todos los onubenses” agradeciendo a la hermandad “una programación a la altura del significado de Tres Caídas en Huelva”.








Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.