Mini

Las 15 viviendas que marcan la tradición y personalidad marinera de la Costa de Huelva

La Casa Grande (Ayamonte), Gildita y Roselló (Isla Cristina) o la Casa del Guarda y la Casa Blanca (Punta Umbría) son sólo una muestra de que la arquitectura de nuestros municipios revela la historia de nuestros antepasados. Inmuebles que delatan el poder económico de la burguesía pesquera y comercial de las primeras décadas del siglo XX en Ayamonte e Isla Cristina o la presencia británica en Punta Umbría.

Plaza de la Laguna de Ayamonte, una imagen muy conocida de la Costa de Huelva.

Mari Paz Díaz. Como hemos puesto de manifiesto en las últimas semanas en esta serie que estamos realizando de las casas más llamativas que forman parte del patrimonio arquitectónico de la provincia de Huelva, el diseño de las diferentes viviendas responde a la historia y personalidad de cada uno de los municipios en los que se encuentran, reflejo de la forma de vida de sus habitantes. Así lo hemos podido comprobar en el Condado de Huelva o en la propia capital onubense, donde conocimos muchas de las viviendas que construyó la burguesía onubense a inicios del siglo XX. Pues lo mismo sucede en la Costa de Huelva, donde hay verdaderos ejemplos dignos de mención. Municipios que siempre merecen una visita, dado que cuentan con viviendas con una gran personalidad, características de la zona del litoral onubense, que rara vez encontraremos fuera de esta comarca de Huelva. 

Molino Mareal de Pozo del Camino. / Foto: Junta de Andalucía.

Por lo general, las casas más llamativas de los municipios costeros responden a las viviendas que habitaron los representantes de una oligarquía local, que se dedicaba a la industria conservera, armadores y otros trabajadores industriales, aunque también cuenten con mucha singularidad las viviendas de los pescadores, como podremos encontrar, por ejemplo, en Pozo del Camino, El Terrón o Punta del Caimán. 

La Plaza de las Flores de Isla Cristina es otro ejemplo del rico patrimonio arquitectónico de la Costa de Huelva. / Foto: Ayuntamiento de Isla Cristina.

Un patrimonio rico que imprime a las localidades de la Costa de Huelva un enorme atractivo, no solo para los habitantes del lugar, sino también para los visitantes y turistas, que sentirán un verdadero placer al pasear por sus calles. En cualquier caso, en este reportaje, nos centraremos en la comarca de la Costa Occidental, puesto que los municipios costeros de la zona oriental de la provincia de Huelva fueron tratados, en la mayoría de los casos, al analizar las viviendas del Condado de Huelva. Un recorrido virtual que realizamos a continuación por las 15 casas que marcan la tradición y personalidad marinera del litoral onubense, si bien es un listado que podría incrementarse con muchos ejemplos más: 




Fachada de la Casa Grande de Ayamonte, un edificio del siglo XVIII. / Foto: andalucia.org

1. Casa Grande (Ayamonte). Este edificio del siglo XVIII (1744) fue mandado a construir por Manuel Rivero en La Ribera, una zona del municipio en expansión, siguiendo los cánones de la típica casa colonial burguesa de los llamados indianos, un tipo de vivienda muy habitual entre los hacendados de Sevilla y Cádiz. De hecho, encargó el proyecto al arquitecto gaditano Pedro Luis Afanador, autor de obras como el Hospital de Mujeres de Cádiz. Así, la casa servía como centro de operaciones comerciales y, a su vez, como vivienda familiar, con múltiples instancias y habitaciones e, incluso, con caballeriza. Todo el interior se sitúa alrededor de un patio que sirve de eje central del complejo. En concreto, las tres plantas de la Casa Grande rodean este patio, de decoración típicamente andaluza, formando cuatro galerías o pórticos, aderezados con arcos y bellas columnas de mármol. Del mismo modo, una de las estancias que más llama la atención de la vivienda es la Sala de las Tinajas, originariamente utilizadas para almacenar grano, aceite, salazones, etcétera. La sala, efectivamente, toma el nombre de una serie de tinajas de 2,5 metras de altura que se encuentran embutidas bajo tierra, muy propias de la época.

La Sala de las Tinajas es uno de los espacios más característicos de la vivienda. / Foto: andalucia.org

Por su parte, la fachada nos muestra una imagen muy atractiva, realizada en sillería de piedra ostionera de Puerto Real y con una exquisita cerrajería en ventanas y balcones. Es más, la construcción de la vivienda se utilizó también ladrillo de Sevilla, piedra de Tavira y mármol de Génova. El inmueble estuvo habitado desde 1745 hasta 1977, cuando fue enajenada, tal y como recoge el Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico (IAPH). El Ayuntamiento la adquirió en 1996 y, tras su rehabilitación, la destinó a Casa de la Cultura, albergando la Biblioteca Municipal ‘Jiménez Barbieri’, varias salas de exposiciones, así como un pequeño auditorio. En la sala de exposiciones permanentes, en la segunda planta, se encuentran expuestas las Tablas Flamencas de Jan Sanders Van Hemessen (1500-1556), considerada como una de las mejores colecciones de pintura flamenca de Andalucía. Una vivienda que merece la pena conocer, tanto de día como de noche, porque también es muy llamativa la iluminación de su fachada.




Palacio del Marqués de Ayamonte.

2. Palacio del Marqués de Ayamonte (Ayamonte). Ubicado entre La villa y La Ribera, este inmueble fue levantado a principios del siglo XVII, siendo, históricamente, uno de los de mayor relevancia de la provincia de Huelva, pues fue la residencia a los Marqueses de Ayamonte, que colaboraron en la construcción del Convento Franciscano y la propia iglesia del municipio. Adosado al mismo se encuentra el Patio de la Jabonería, clásico patio andaluz. Completamente restaurado, en la actualidad, es el estudio del pintor ayamontino Francisco Aguilera, actual propietario del edificio. Solo es posible visitarse con cita previa, aunque es gratuita.

La antigua Casa Marchena acoge desde los años veinte al Ayuntamiento de Ayamonte, mostrando también las características de las viviendas indianas.

3. Antigua Casa Marchena (Ayamonte). Conocida de este modo por haber pertenecido a la familia Marchena, siendo una típica construcción de las casas de indianos o habaneros, con un patio central con fuente y jardín y con habitaciones con vistas al este, a las que se accede a través de una escalinata central y pasillo abierto al patio. Sus azulejos, tanto los de la solería como los que decoran las paredes, son los típicos de la zona. El edificio es del siglo XVIII, siendo construido también por Manuel Rivero, aunque, en esta ocasión, para regalársela a su hijo. Sus elementos más característicos son los azulejos del patio, su cancela de hierro forjado y la solería de mármol del patio, zaguán y escalera, procedentes de la Casa Martínez y Rodríguez de Sevilla. Situado en la céntrica Plaza de la Laguna, fue adquirido en 1928 por Rafael Pérez Feu, entonces alcalde de Ayamonte, para convertirlo en el Ayuntamiento ayamontino, uso que mantiene en la actualidad. 

En cualquier caso, antes de dar paso a otro municipio, si hablamos de viviendas en la zona, no podemos obviar las casas del núcleo urbano de Ayamonte, conocidas como ‘Los Brasiles’ o indianas, muestra de la historia del municipio.

La calle de la Plaza muestra la estructura de las casas propias de Cartaya.

4. Casas solariegas, de los siglos XVI al XVIII (Cartaya). Si nos quedamos en Cartaya, es obligado invitar también a pasear por sus calles, donde llaman la atención sus casas solariegas situadas entre los siglos XVI y XVIII, propias de la arquitectura andaluza. 

Calle típica de El Rompido, donde se puede comprobar su tipo de arquitectura. / Foto: HomeAway.

5. Un tipismo que se mantiene en el núcleo de El Rompido, donde encontramos sus casas Barrocas (Cartaya), habitadas básicamente por marineros del lugar, lo que pone de manifiesto que El Rompido es un asentamiento pesquero tradicional, que mantuvo durante muchos siglos la pesca artesanal como su principal sustento y que sigue conservando la arquitectura de sus primeros pobladores, con casas bajas de un blanco inmaculado.

Detalle de la fachada de la Casa Román Pérez de Isla Cristina.

6. Casa de Román Pérez (Isla Cristina). Construida en 1917 en estilo modernista, con influencias de art nouveau (en la carpintería), así como de otros estilos, como el regionalismo, el neoclasicismo o el Tudor, esta vivienda es una casa típica de la burguesía del siglo XX. Perteneció a uno de los personajes más ilustres de la localidad: Román Pérez, antiguo alcalde de Isla Cristina y fundador de la primera biblioteca isleña, que contribuyó al crecimiento socio-cultural del municipio, siendo nombrado Alcalde Honorario Perpetuo e Hijo Predilecto de la Ciudad. Una vivienda en la que, actualmente, se encuentra la biblioteca. Está situada en la antigua calle Real, hoy calle Diego Pérez Pascual.

Detalle del interior de la Casa Román, donde destaca su bella escalera hacia la segunda planta. / Foto: Ayuntamiento de Isla.

De gran extensión, la casa cuenta con dos plantas. En la primera hay un gran salón entarimado con zócalos de madera tallada, chimenea en el mismo material y artesanado, todo en estilo renacentista y una elegante escalera con balaustrada, todo en nogal, que da acceso a la segunda planta, sin olvidar una galería con una gran vidriera emplomada que da al patio, cocinas, servicios, etcétera. La segunda planta alberga los dormitorios, baños, vestidores, terraza sobre el patio y una escalera para la terraza-azotea con una claraboya, que protege una gran vidriera emplomada de gran belleza que proporciona luz natural al hueco de escalera principal. Recientemente, el Ayuntamiento isleño ha conmemorado el centenario de esta Casa Román Pérez con un amplio programa de actividades al tratarse de uno de los edificios más singulares del paisaje urbano para todos los isleños. La casa fue donada al pueblo de Isla Cristina por Román Pérez a su muerte para que se destinara a fines culturales. En la actualidad, el edificio ha sido reconstruido debido a que, por el deterioro de la vivienda por el paso de los años, tuvo que ser rehabilitada. 

Fachada de la Casa Patio San Francisco. / Foto: Ayuntamiento de Isla.

7. Casa Patio San Francisco (Isla Cristina). Ubicada en la calle San Francisco, en el corazón del casco antiguo de la ciudad, se trata de un típico patio de vecinos a modo de corrala de principios del siglo XIX, donde destacan dos blasones masónicos en su fachada, lo que demuestra que fue una antigua logia masónica. En la actualidad, acoge el Museo del Carnaval y la Oficina de Turismo de Isla.

Casa Gildita. / Foto: Ayuntamiento Isla Cristina.

8. Casa Gildita (Isla Cristina). Ubicado en el Paseo de las Flores, hoy de nueva construcción, el original dató de 1931, demolido en 1989, y reconstruido imitando a la original estructura, estilo y su especial arquitectura modernista. El interior está muy cuidado, con bella carpintería, lámparas y objetos de adorno que proporcionan un encanto especial al espacio conformado. Edificio noble de tres plantas y torreón-mirador, que está situado en una de las plazas más importantes de la ciudad, haciendo fachada a tres calles.

Otra imagen de la Casa Gildita, donde se aprecia el contraste de sus fachadas.

La zona que hace esquina a la plaza presenta un zócalo y paramento blanco avitolado con pilastras que enmarcan huecos con carpintería art noveau, siguiendo las directrices marcadas por la casa Tassel de Víctor Horta, construida en Bruselas. En cambio, la fachada a calle la General Mola cambia de textura y aparece realizada con ladrillo visto, presentando un ritmo de huecos mucho más vivo. Fue el Antiguo Círculo Mercantil y Comercial de Isla Cristina.

Casa Blas Infante de Isla Cristina. / Foto: IAPH:
Casa Blas Infante de Isla Cristina. / Foto: IAPH:

9. Casa de Blas Infante (Isla Cristina). Vivienda situada en la calle Diego Pérez Pascual, número 7, donde se encuentran las casas de las familias más ilustres de Isla Cristina. Un edificio conocido porque en esta casa residió y trabajó en su encargo de notario desde 1923 a 1931 el padre de la patria andaluza, Blas Infante, y aquí nació una de sus hijas.

Casa Roselló o Don Justo, en el Paseo de las Flores de Isla Cristina. / Foto: Serafín Gómez.
Casa Roselló o Don Justo, en el Paseo de las Flores de Isla Cristina, un diseño de Aníbal González. / Foto: Serafín Gómez.

10. Casa Roselló o Casa de Don Justo (Isla Cristina), mandada a construir en el Paseo de las Flores por Manuela Zarandieta Roselló, viuda de Roselló Ferrera, con diseño de Aníbal González. De estilo regionalista sevillano, esta vivienda de 1927 cuenta con una fachada de ladrillos y elementos decorativos a base de azulejos. El constructor de dichas obras fue el maestro albañil Saturio Santiago.

Casa Diego Pascual. / Foto: Ayuntamiento de Isla Cristina.

11.Casa de Diego Pérez Pascual (Isla Cristina). Situada en la calle del mismo nombre, es la típica casa burguesa de finales del siglo XIX.

Plaza de España de Lepe, donde puede conocerse su arquitectura más típica. / Foto: Ayuntamiento de Lepe.

12. Viviendas entorno a la Plaza de España (Lepe). Situada en el Centro de Lepe, la Plaza de España es el lugar en el que convergen las principales calles leperas. Alrededor de ella se encuentran los dos edificios más importantes de Lepe: el Ayuntamiento y la Iglesia Parroquial Santo Domingo de Guzmán, así como casas con el sabor típico de la arquitectura andaluza. Es en este espacio y sus alrededores donde podemos encontrar las casas más características del municipio.

Casa del Capitán (Lepe). / Foto: IAPH.

En este punto, merece una mención especial la Casa del Capitán de Lepe, que, aunque no responda a las características propias de lo que entendemos como vivienda, sí llama la atención puesto que era la casa del capitán de la Real de la Almadraba de Nueva Umbría, siendo uno de los edificios más nobles del conjunto, que albergaba a su vez la vivienda del capitán -arráez- y su familia. Esta vivienda ocupaba el lado occidental del inmueble, mientras que la oficina del administrador de tierra estaba en el lado oriental del mismo. Según recoge el IAPH, “la casa del capitán se sitúa en el vértice noroeste del conjunto, a orillas de la ría del Piedras, en una posición estratégica que permitía el control visual sobre ésta, el resto del real e incluso sobre la propia almadraba, calada frente a la costa oceánica. Para ello, el inmueble cuenta, en su lado oriental, con una torre vigía de planta cuadrangular de cinco metros de lado, así como una terraza de 23 metros de longitud que avanza paralela a la ribera”.

Casa de los Ingleses de Punta Umbría.

13. Casa de los Ingleses (Punta Umbría). Un edificio que refleja en su fisonomía exterior un típico bungalow colonial que los británicos implantaron en Punta Umbría, inspirándose en construcciones que proliferaban por otras localizaciones de su imperio. El edificio se articula en torno a dos salas; una donde se explica el hecho histórico en sí, mediante paneles informativos y un audiovisual, y otra donde se recrea el interior de una vivienda de veraneo típica de la época. Desde sus inicios, la Casa de los Ingleses ha pretendido reflejar el interior de una vivienda con objetos y mobiliario de la época, con el fin de asemejar lo más fielmente posible las formas de vida y costumbre de los británicos en Punta.

La Casa del Guarda de la Riotinto Tinto Company Limited. / Foto: Pablo Fernández Rebollo

14. Casa del Guardia (Punta Umbría). Situada en la calle Lepanto, en los jardines de la iglesia de Lourdes, frente a la Torre Almenara, es el último vestigio del legado inglés que se mantiene en pie en Punta Umbría, al serla única muestra conservada de las míticas Casas de los Ingleses. Construida en el año 1884, la casa tiene el número 14, siendo la obra civil más antigua del municipio.

Imagen antigua de las Casas de los Ingleses de Punta, ya desaparecidas.

Además, esta construcción cuenta con el aliciente de estar junto a la Ría, una ubicación que le aporta una gran peculiaridad, puesto que refleja cómo eran realmente las casas de verano de los británicos en la provincia, a diferencia del Museo de los Ingleses, que se encuentra mucho más alejado, al ser una imitación o reproducción de aquellas viviendas. Un edificio que fue salvado gracias a una campaña popular llevada a cabo a través de las redes sociales.

casa-blanca-discoteca_4471319
La casa blanca de Punta Umbría /Foto: www.quetiempo.es

15. Casa Blanca (Punta Umbría). Calificada por Paula Crespo en un reportaje anterior como uno de los emblemas arquitectónicos del municipio costero onubense, es una vivienda de mediados del siglo XX que, aunque actualmente sigue siendo una propiedad privada, se encuentra en situación de protección. Fue construida por uno de los padres del Tren Articulado Ligero Goicoechea Oriol (Talgo), Alejandro Goicoechea, según el topógrafo y escritor afincado en el municipio costero, Fernando Barranco. Su edificación se produjo sobre un importante patrimonio arqueológico e histórico del municipio, al asentarse sobre restos de la población de origen romano.

Sorolla inmortalizó la pesca del atún en Ayamonte, una prueba de la tradición marinera onubense.

Con todo, tras este recorrido, para terminar, podemos comentar claramente que el patrimonio pesquero que atesora Huelva es una fuente de riqueza para los municipios costeros de la provincia de Huelva, aunque, a veces, haya sido poco valorado, si bien, en los últimos años, se ha trabajado mucho para su puesta en valor. Y es que, durante siglos, la vida de miles de onubenses ha ido ligada al mar. Una huella cultural, eminentemente de carácter artesanal, que merece la pena conocer. Un legado que ha sobrevivido al paso de los años y que estamos seguros que tiene mucho camino por recorrer.







Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.