Bmw

¿Cómo es la casa típica de Huelva? Quince viviendas que marcan la arquitectura doméstica de la capital

¿Te has preguntado alguna vez cómo es la casa típica de Huelva? Se trata de un edificio con elementos de forja y los balcones acristalados, sin olvidar el uso del ladrillo o el azulejo. Un tipo de vivienda realizada a inicios del siglo XX, del que todavía se conservan dignos ejemplos en la ciudad, como el Palacio Mora Claros, la Casa del Millón, de las Conchas o la antigua clínica de Sanz de Frutos, entre otros muchos. Hoy paseamos admirando sus fachadas.

El centro de Huelva cuenta con verdaderas joyas arquitectónicas que pasan desapercibidas a nuestros ojos. / Foto: verpueblos.com

Mari Paz Díaz. Tras conocer la belleza y singularidad de las viviendas del Condado de Huelva (Las doce viviendas que marcan la singular arquitectura doméstica del Condado de Huelva), esta semana os proponemos un paseo por las calles de Huelva capital, donde, a pesar de que haber sido tildada en muchas ocasiones de contar con un casco histórico con pocos hitos arquitectónicos, encontramos auténticas joyas de la arquitectura doméstica. Por este motivo, a través de este artículo, os proponemos desmontar muchos mitos sobre el patrimonio onubense, mostrando varios paradigmas de la tipología típica de las viviendas de la capital onubense.

Imagen de Gran Vía en Huelva.
La configuración de la Gran Vía de Huelva no se produjo hasta el último tercio del siglo XIX, uniendo la Plaza de las Monjas con El Punto.

En este aspecto, para comprender la arquitectura doméstica de Huelva, hay que tener en cuenta que la ciudad comienza a diseñarse en el siglo XIII con los ejes de la Avenida Italia y Alemania hasta llegar a la Plaza de Toros, siendo el núcleo central el Cabezo de San Pedro. Sin embargo, su configuración tal y como hoy la conocemos se produce en el último tercio del siglo XIX, hacia 1870, cuando tiene lugar un crecimiento significativo del entorno urbano, marcado por la orografía del terreno, con los cabezos y las marismas como principales elementos característicos, y por la llegada de los ingleses a la provincia, lo que impidió un crecimiento de la ciudad hacia la ría, al ser utilizada para el transporte del mineral. Fue así cómo se fueron incorporando nuevas zonas, que, por ejemplo, permitió la unión de la actual avenida de Martín Alonso Pinzón con El Punto y la Plaza de las Monjas. A partir de aquí, otro punto de inflexión se produce a partir de 1964 con la llegada del Polo de Promoción Industrial, que provocó un crecimiento de habitantes sin precedentes, que dio lugar a un desarrollo de la ciudad, en muchos casos anárquico, creándose nuevas barriadas, como La Orden, Santa Marta, El Torrejón, La Hispanidad, Pérez Cubillas o Los Rosales, entre otras.

La calle Rábida es una zona con protección de enorme interés para el urbanismo de la ciudad. / Foto: pinterest.

En este aspecto, aunque este crecimiento de la ciudad trajo consigo también una renovación importante del caserío existente, para conocer la arquitectura más propia de Huelva tan sólo hay que recorrer las principales calles del centro onubense, especialmente la calle Concepción, Berdigón, Pérez Carasa, Rábida, Puerto o Rascón, entre otras. Es cierto que muchas de estas viviendas han ido desapareciendo o se han ido transformando, por lo que, en la actualidad, a veces, es complicado hacerse a la idea de cómo era la Huelva de inicios y mediados del siglo XX. Sin embargo, a pesar de esas transformaciones y de los muchos casos en los que no se ha sabido valorar ese rico patrimonio histórico, todavía podemos presumir de contar con algunos ejemplos de la arquitectura doméstica que merece la pena destacar y recordar, tal y como hacemos en este recorrido, que, sin duda, podría ampliarse con otros muchos casos. Por el momento, nos quedamos con los 15 casos más significativos, como son: 




La actual sede de UGT es conocida como Casa Antonio Checa. / Foto: IAPH.

1. Casa Antonio Checa Núñez (actual sede de UGT). De estilo ecléctico-neoclásico, este edificio fue realizado a principios del siglo XX (1904) por el arquitecto Francisco Monís Morales, siendo posteriormente rehabilitado por José Álvarez Checa, dejando entonces de ser una residencia particular. Tal y como explica el Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico (IAPH), esta vivienda de dos plantas tiene una fachada con una composición simétrica, enmarcada por dos balcones con cierres acristalados. En su imagen destaca el juego cromático del ladrillo rojo y los tonos claros de los enfoscados. También llama la atención la utilización de capiteles corintios y barandas de geometría circular decoradas con motivos florales en los balcones. Está situada en la calle Puerto y, anteriormente, fue la Clínica 18 de Julio. 

La actual sede del IAJ fue la Casa de Antonio Mojarro. / Foto: IAPH.

2. Casa Antonio Mojarro o antigua Clínica Sanz de Frutos (actual sede del IAJ y, anteriormente, Conservatorio de Música). Construido en estilo modernista en 1910 por Francisco Hernández Rubio y rehabilitado en 1985 por José Álvarez Checa. Se trata de un edificio de dos plantas y cubierta abuhardillada, que se organiza alrededor de un patio central cubierto por una montera de tres crujías.




Portada principal de la antigua clínica.

Su fachada, como apunta el IAPH, es simétrica, realizada en piedra y con ornamentación de tipo floral y detalles geométricos, muy del gusto francés. Está en la calle Rico. Un bello edificio en el que destaca su cristalera y su portada principal, muestra de que se trataba de una vivienda señorial de la Huelva de inicios de siglo.

Casa Mora Claros, vista desde la calle Puerto. / Foto: IAPH.

3. Casa Mora Claros (actual sede del Centro de Día para Personas Mayores). Esta vivienda palacio comenzó a gestarse en el año 1912 por Moisés Serrano para la familia de Antonio Mora Claros, siendo reformada como hoy la conocemos en 1919 por José María Pérez Carasa. Un claro ejemplo del desarrollo de la burguesía onubense a inicios del siglo XX. Un conjunto situado en la esquina de la calle Mora Claros, con la calle Puerto, de carácter historicista, rematado con un torreón. 

Bella imagen del interior de la casa, donde se aprecia su cristalera y gusto modernista.

En su interior llama la atención su escalera, que se abre al patio, así como las bellas vidrieras de corte modernistas de la primera planta y la montera sobre el patio. Desde 1998, la casa acoge el Centro de Día ‘Mora Claros’, tras ser rehabilitada por el arquitecto Carlos Barranco Fernández de la Maza.

Sede del Colegio de Arquitectos de Huelva, situada en la Plaza Mora Claros.
Sede del Colegio de Arquitectos de Huelva, conocida como ‘la Casa del Millón’.

4. Casa del Millón o de Quintero Báez (actual sede del Colegio de Arquitectos de Huelva). Muy cerca de Mora Claros se encuentra la conocida en Huelva como Casa del Millón, -al hacerse referencia a lo que costó la vivienda-, construida en 1916 como vivienda de Juan Quintero Báez, quien fuera alcalde de Huelva en dos periodos, entre 1924 y 1931. Su diseño corrió a cargo de los arquitectos Gonzalo Aguado y José María Pérez Carasa. Está ubicada en un lugar privilegiado de la calle Puerto, epicentro a inicios de siglo de la vida social de la ciudad, aunque su fachada da a dos calles, presidiendo una placita, con tres plantas de altura y dos torreones en cubierta. Su interior se organiza en torno a una escalera que divide en dos espacios el recinto.

Detalle del edificio. / Foto: Visit Huelva.

En su fachada destacan los balcones de forja y soluciones acristaladas, seña de identidad de la arquitectura onubense de esta época. En definitiva, un edificio monumental, de estilo ecléctico, con elementos modernistas y un toque clasicista y de Art Nouveau. Tras la reforma realizada para alojar las oficinas del Colegio de Arquitectos, el edificio cuenta con cuatro plantas y una entreplanta, una reforma que recuperó un bello edificio que, en su momento, incluso, llegó a pensarse en su derribo por su mal estado.

Fachada de la anterior sede del Colegio de Aparejadores, en la calle Vázquez López.
Fachada de la antigua sede del Colegio de Aparejadores, en la calle Vázquez López.
Detalle del interior de este edificio de Francisco Monís.

5. Antigua sede del Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Huelva. Realizado por Francisco Monís Morales en estilo modernista con forjados de Thomas Morrison en 1907, fue restaurado un siglo después, en 2007. Casa señorial realizada en un soberbio estilo regionalista, que cuenta con un gran mirador de gran belleza. Es un edificio emblemático de la arquitectura civil onubense que fue recuperado para el patrimonio de Huelva. Fue sede del Colegio de Aparejadores de Huelva y, en la actualidad, es sede judicial. Está situado en la calle Vázquez López.

Fachada de la Casa Muñoz.

6. Casa y Papelería Muñoz. Realizada en el año 1909 en estilo modernista por el arquitecto Francisco Hernández Rubio, se encuentra situada en pleno centro comercial de Huelva. Un inmueble de tres plantas de altura, con un local comercial en planta baja y dos viviendas en las plantas superiores, marcado por su verticalidad armónica en el que se utiliza el ladrillo y el ladrillo vidriado.

Fachada primitiva de ‘La Papelería Inglesa’, ya desaparecida. / Foto: Ramón Fernández Beviá.

Entre sus elementos más característicos se encuentra su balcón sobre piedra con arco túmido y reja modernista. En este aspecto, el IAPH afirma que “es de lamentar la desaparición de la fachada primitiva del local comercial y la marquesina de vidrio sobre el referido hueco de la planta primera”.

Imagen del Antiguo Comercial.

7. El Antiguo Comercial. Este emblemático edificio es obra de José María Pérez Carasa, realizado entre 1921-1923 en estilo neomudéjar regionalista. Fue planteado, en su proyecto inicial, con dos plantas y un torreón. En su fachada ecléctica se combinan a la perfección los elementos mudéjares y los barrocos, donde sobresale la balconada de la primera planta con cinco columnas y  cuatro arcos de medio punto, dando paso a una pequeña terraza. En la actualidad, el edificio ha mantenido la fachada original a partir de la cual se integra un edificio de seis plantas, destinándose la planta baja y primera a zona hostelera y el resto, a viviendas. Fue rehabilitado por Jesús Clavería Muniesa. Está en la calle Jesús Nazareno, muy cerca de La Placeta. 

Casa Clínica Vázquez Limón.

8. Antigua Clínica Vázquez Limón. Un edificio de la calle La Fuente en estilo modernista de principios del siglo XX. Una construcción que formaba parte de una calle en la que se encontraban numerosos edificios históricos, propios de la Huelva antigua, como la tristemente desaparecida Casa-Palacio de los Garrocho. Un detalle que aportar aún más valor a esta vivienda.

Casa de las Conchas.

9. Casa de las Conchas. Un inmueble de inicios del siglo XX, realizado por José María Pérez Carasa en estilo neorrenacentista, con influencias de otras manifestaciones arquitectónicas, como el regionalismo. Una vivienda armónica, que ha sabido conservar su belleza original en pleno centro de Huelva. Su ubicación se encuentra frente al Gran Teatro de Huelva.

Casa de la Bola, situada en la Plaza de las Monjas de Huelva. / Foto: Triadvisor.
Casa de la Bola, situada en la Plaza de las Monjas de Huelva. / Foto: Triadvisor.

10. Casa de la Bola (Antiguo Hotel París). Situado en la Plaza de las Monjas, es un edificio de inspiración modernista y regionalista que conjuga el ladrillo visto de la época con azulejos típicos y forjados de Thomas Morrison. Destaca su cúpula dorada, motivo por el cual ha sido denominado también Casa de la bola, siendo un encargo de Antonio García Ramos al arquitecto Francisco Monís y Morales, que finalizó el proyecto en el año 1907, tal y como recoge Díaz Zamorano en su obra ‘La construcción de una ciudad’. Con la tipología de casa de pisos propia de la época, Monís diseñó un edificio dividido en dos sectores independiente, una fisonomía que ha ido perdiendo con el tiempo, puesto que de su estado original prácticamente sólo conserva la fachada, como puede comprobarse en la Plaza de las Monjas de Huelva. 

Antiguo Palacio de los Duques de Medina Sidonia.

11. Antiguo Palacio de los Duques de Medina Sidonia. Un edificio del siglo XVII, -aunque, en la actualidad, conserva la estructura que tuvo en el siglo XVIII-, que ocupaba toda la manzana, contando con caballerizas que daban a la Plaza de las Monjas, espacio en el que, posteriormente, se construyó el antiguo Hotel París, mientras que otra parte del palacio se destinó a la ampliación de la misma Plaza de las Monjas. Es de estilo neoclásico, conservando su fachada original. A lo largo de su vida ha pasado por varios usos, habiendo sido sede de la Diputación de Huelva, del Gobierno Civil e, incluso, del Ayuntamiento de la ciudad, mientras que, hoy en día, está destinado a acoger diferentes locales comerciales. Se encuentra, precisamente, en la calle Palacios, dando nombre a la vía. 

Fachada de Berdigón 14.
Fachada de Berdigón 14.

12. Casa más antigua de Huelva, en la calle Berdigón (actual Bar Berdigón, 14). Y si hablamos de viviendas antiguas conservadas, es de obligada cita en este reportaje la pequeña casa en la calle Berdigón, nº 14, que data del siglo XV aproximadamente, siendo, incluso, anterior a la Iglesia de la Concepción. Se trata de una casa típica marinera que en su época se encontraba en primera línea de la marisma. En su interior destaca su singular escalera, desgastada por el paso de los años, que lleva hasta el doblado. Su restauración comenzó en el año 2003, a cargo de Francisco Suarez Vaz. 

Foto del antiguo Mercado del Carmen, donde puede apreciarse la Casa de la Chanca (de color amarillo).

13. Casa de la Chanca. Situado entre las esquinas conformadas por la calle Bocas con calle Duque de la Victoria y la de esta última con la calle Barcelona, este edificio ha tenido varios usos a lo largo de su vida. Al parecer, su origen fue el de ser una lonja, donde se subastaban el atún de almadraba, de ahí su ubicación en el antiguo Barrio de El Carmen de Huelva, para pasar a ser después el Hotel Extremadura, siendo conocido también por ser el lugar en el que nació el actor José Luis Gómez. Fue construido por los Guzmanes, mostrando una fachada típica de las viviendas del litoral onubense de finales del siglo XVII y principios del XVIII, datos recogidos por Juan José García del Hoyo. 

Fachada del edificio ubicado en el número 4 de la calle Palacio.
Fachada del edificio ubicado en el número 4 de la calle Palacio. / Foto: Moisés Núñez.
Vivienda de la calle Espronceda de Huelva, que muestra los típicos arcos de herradura del regionalismo. / Foto: Paula Crespo.
Vivienda de la calle Espronceda de Huelva, que muestra los típicos arcos de herradura del regionalismo. / Foto: Moisés Núñez.

14. Casas de las calles Palacio y Espronceda (Huelva). A Francisco Monís se le atribuye también una vivienda situada en la calle Palacios, que, como apuntaba Paula Crespo en un reportaje anterior, destaca por la utilización del arco de herradura con columnas utilizada en las ventanas, los azulejos y la puerta principal. Aunque su fecha exacta de construcción y autoría del mismo se desconocen exactamente. Del mismo modo, otro edificio singular se encuentra en la calle Espronceda, donde está la Casa Claudio Saavedra, un espectacular edificio neomudéjar realizado por Francisco Monís en 1906. Destaca por su gran cierre central y sus ventanas con columnas.

Casa Cristóbal Yuste, en Huelva capital. / Foto: Blog Huelva al Descubierto.
Casa Cristóbal Yuste, en Huelva capital. / Foto: Blog Huelva al Descubierto (Hugo Ferrera).

15Casa Cristóbal Yuste (1907). De estilo modernista, esta vivienda se encuentra situada en la calle Berdigón, en pleno centro de Huelva. Fue realizado por el arquitecto Aníbal González, destacando, de nuevo, el uso de la forja en sus balcones, que crean una bella ornamentación floral y geométrica. Su fachada destaca por su equilibrio y elegancia. 

Junto a todos estos casos, no podemos olvidar que el centro de Huelva continúa plagado de casas que, en muchas ocasiones, pasan desapercibidas a nuestros ojos, pero que merecen la pena recuperarse y poner en valor, como sucede con el edificio de la librería Welba, el de la Heladería La Ibense o el edificio de la antigua tienda Juguetón, entre otros muchos. Edificios que, en la mayoría de los casos, cuentan con elementos característicos propios de Huelva.

Casa Arquitecto Pérez Carasa.

A partir de aquí, si avanzamos en el siglo XX, en Huelva podemos destacar otras construcciones catalogadas por el Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico por su valor y singularidad, entre las que podemos citar, a modo de ejemplo de las muchas existentes, la Casa Arquitecto Pérez Carasa, una vivienda entre medianeras y con bajos comerciales, situada dentro del casco histórico de Huelva, que presenta una división tripartita y simétrica de la fachada a partir de un torreón central que destaca claramente. Un ejemplo prototípico de parte de la obra de este arquitecto, que reprodujo esta silueta en otras viviendas unifamiliares realizadas en la calle Berdigón o la avenida de Italia de la capital onubense.

Casa Palacio del Cine.

En esta línea también se encuentran las Viviendas y el Palacio del Cine, realizado en el año 1960 por Juan Miguel Rodríguez Cordero, siendo muy representativo de la Huelva de los años cincuenta y sesenta. Un edificio que ocupa una esquina de una manzana urbana compuesta por bloques entre medianeras. Originalmente era un bloque de viviendas con patio interior, que también acogía al cine ‘Palacio del Cine’, aunque una remodelación posterior lo transformaba en un edificio de oficinas de uso institucional. 

Chalet Clauss. / Foto: IAPH.

En esta misma línea se encuentra el Chalet Clauss o Casa Clauss Kindt, realizada en 1937 por el arquitecto Francisco Sédano Arce, siendo una vivienda unifamiliar racionalista, de dos plantas de altura y acceso a la cubierta, caracterizada por una revisión del modelo clásico de paños blancos lisos, sustituidos por un enfoscado de tirolesa coloreada. Este tratamiento texturizado da una apariencia muy particular al edificio que lo hace fácilmente reconocible.

La Casa del Diablo estaba situado donde hoy se encuentra el Colegio de Farmacéuticos de Huelva.
La Casa del Diablo estaba situada donde hoy se encuentra el Colegio de Farmacéuticos de Huelva.

Por último, para cerrar este reportaje, era casi obligado referirnos a una casa que, aunque desaparecida, continúa formando parte de la memoria de muchos onubenses, como fue la Casa del Diablo, que estuvo situada en la calle Palos, designada así por las figuras, carátulas o mascarones en relieve que contenía en las dos pilastras y el piso por debajo de la cornisa. Hoy acoge la sede del Colegio de Farmacéuticos de Huelva. Igual o más triste fue el derribo de la antigua Casa Palacio de los Garrocho, una bella edificación que pertenecía a los descendientes de marinos onubenses de los siglos XVI y XVII, que llegaron a enfrentarse a los corsarios berberiscos, como recogió en sus artículos Diego Díaz Hierro.

La Casa de los Garrocho fue sustituida por un bloque de viviendas, en cuyos bajos se encuentra hoy la sede de RNE en Huelva. / Foto: Universidad de Huelva.
Situada en la calle La Fuente, la casa palacio de Los Garrocho tenía un escudo nobiliario en su fachada, arriba de su puerta principal de entrada. / Foto: Universidad de Huelva.

Y, a partir de aquí, como nos recordaba en un artículo anterior Juan José García del Hoyo, la lista es amplia, al constatarse, por ejemplo, el derribo y desaparición del mapa de las calles onubenses de la Casa de los Trianes, propiedad de un hermano de Diego de Guzmán y Quesada, que estuvo ubicada en la calle Puerto, llegando a ser sede de la Comandancia de la Guardia Civil; la Casa de los Quintero, familia onubense descendiente de descubridores que habitó la mansión hasta finales del XIX, cuando fue adquirida por la Diputación Provincial y cedida como Palacio de la Audiencia hasta su derribo; el Caserón de los White, la casa señorial de la calle del Hospital, las casas de los González Valiente en la calle Botica…, etcétera. Una lista demasiado extensa que nos ha hecho perder un patrimonio de valor incalculable. Esperemos que esa lista acabe aquí. 




Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.