Central de Electricidad ‘San José y San Antonio’

0
449
Espléndida vivienda de don Antonio, limítrofe con la Central Eléctrica.
Espléndida vivienda de don Antonio, limítrofe con la Central Eléctrica.
Comparte esta noticia
Fábrica de electricidad 'San José y San Antonio'.
Fábrica de electricidad ‘San José y San Antonio’.

Antonio José Martínez Navarro. No obstante, en distintos establecimientos ya disponían de luz eléctrica. Pues bien, en esta capital existía un hombre, dechado de honestidad y amor hacia su patria chica, Huelva, que todo lo que tocaba lo convertía, cuan un rey Midas, en oro y que estaba dispuesto a que la promoción de su ciudad fuese una realidad: Antonio de Mora y Claros.

En los años de desenfrenada, febril actividad, en las que todas las horas del día no eran suficientes para desarrollar sus numerosas ocupaciones laborales, políticas y sociales, en el período comprendido entre 1905 a 1911 desarrolló todas sus aportaciones. Una de ellas, la creación de la Fábrica de Electricidad ‘San José y San Antonio’, se encargaría de proporcionar el fluido eléctrico a todos los locales y casas particulares de la ciudad a lo largo de más de dos épocas.

A mediados de agosto de 1917, la Compañía “The Gas and Electricity Company Limited” acusaba una crisis superlativa. Indirectamente, de estas flaquezas salió beneficiada la Central Eléctrica “San José y San Antonio”, liderada por don Antonio de Mora Claros.

Fábrica de Electricidad de don Antonio de Mora.
Fábrica de Electricidad de don Antonio de Mora.

El Gobernador civil en la citada fecha, don Eusebio Salas, mandó insertar en las páginas de “La Provincia”, a partir del día 18, el siguiente Edicto avisador:

<<…Hago saber: Que habiendo sido notificado verbalmente por el representante oficial de la Compañía The Gas And Electricity Company Limited, toda imposibilidad en que se encuentra su representada para continuar suministrando energía eléctrica con destino a fuerza motriz y al alumbrado público y privado de esta ciudad; teniendo en cuenta que tal determinación dará lugar a que la concesión administrativa que ostenta la Compañía, quedase incursa en caducidad y ello obligaría a incoar el expediente de caducidad respectivo, quedando, por tanto, en suspenso toda clase de suministro eléctrico, este Gobierno civil se cree en el deber de llamar la atención de todos los abonados con la anticipación suficiente, para que en evitación de los perjuicios que puedan irrogarles, tomen las medidas que estimen más acertadas y convenientes para sus intereses. A tal efecto, los particulares que deseen continuar con el alumbrado eléctrico podrán dirigir sus peticiones a la Central Eléctrica “San José”, que les atenderá a la brevedad posible y por el orden correlativo en que se hayan presentado. Lo que se hace público para el general conocimiento y efectos procedentes. Huelva, 18 de agosto…>>.

En la sesión municipal del 19 de agosto de ese mismo año (1917), se lee “Escrito de don Emilio Cano Rincón, en representación de la Compañía The Gas And Electricity Company Limited, haciendo saber de un crédito a favor de don Fernando Suárez…”.

Espléndida vivienda de don Antonio, limítrofe con la Central Eléctrica.
Espléndida vivienda de don Antonio, limítrofe con la Central Eléctrica.

En la sesión municipal del 31 de mayo de 1918, se trataba de la deuda que tenía el Ayuntamiento con la Central Eléctrica de don Antonio de Mora:



<<…Dada cuenta de oficio del Sr. Gobernador civil trasladando escrito de don Domingo Franco Tello como administrador de la Central Eléctrica de San José y San Antonio e interesando se le comunique la resolución que adopte el Ayuntamiento al escrito presentado por el mismo referente a las cantidades que se le adeudan por suministro de fluido eléctrico para el alumbrado público, se acordó manifestar al Sr. Gobernador que el pago incumbe a la Alcaldía y debe gestionarse de la Central que desista de cortar el fluido caso de no ser satisfecha por completo la cantidad que se le adeuda en el plazo que ha señalado. El Sr. Vázquez de la Corte insistió en la necesidad de municipalizar el alumbrado público…>>.

En la misma sesión, en otro apartado, se añadía:

<<…Dada cuenta de escrito de don Domingo Franco Tello, administrador de la Central Eléctrica “San José y San Antonio” reclamando el pago de veinte y tres mil doscientas setenta y seis pesetas, ochenta y seis céntimos que se le adeudan por suministro de energía eléctrica para alumbrado público y dependencias municipales durante los meses de Octubre, Noviembre y Diciembre del año anterior y lo que va del corriente, y anunciando que si para el día veintiséis del próximo mes de Junio no se ha hecho efectiva la expresada cantidad, cortará el suministro de fluido, se acordó estar a lo acordado con este fecha con motivo de oficio del Sr. Gobernador civil con el mismo asunto…>>.

Los pesares de esta Central Eléctrica debieron ser continuos dada la pesadez del Ayuntamiento de Huelva, por tener sus arcas vacías, en solicitar ahorros y pagar las facturas devengadas. Así, en la sesión municipal del 16 de junio leemos:

<<…Se acordó unir a la cuenta del alumbrado de varias dependencias correspondientes al mes de febrero último que se encuentran sobre la mesa pendiente de aprobación, el acuerdo municipal relativo al abono del canon de acometida y contador que incluía en su factura la Compañía de “Huelva Gas” y demás antecedentes de fluido que hace la Central “San José y San Antonio”.

El Sr. Presidente dio cuenta de sus gestiones cerca de dicha Central para obtener la rebaja de dicha partida y del fluido, habiendo logrado sólo el ofrecimiento de la misma de dar fluido a cuarenta o cincuenta lámparas más sin cobrar por ello cantidad alguna…>>.

En la sesión municipal del 2 de agosto de 1918, los munícipes sacaban a colación ciertas irregularidades de la Central:

<<…El mismo Sr. Concejal hizo constar que las instalaciones de la Central Eléctrica de “San José y San Antonio” son ilegales debiendo exigirse a la misma el estricto cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento municipal de instalaciones eléctricas; y que durante varios días próximos pasados no ha habido luz en las Casas Capitulares por haber sido cortada la acometida por empleados de dicha Central…>>.

En la sesión del día 16 de agosto de ese año, los munícipes discutían sobre la recaudación del recargo sobre el impuesto que gravaba sobre el consumo de gas, electricidad y carburo de calcio:

<<…El Sr. Silván interesó se depuren las denuncias relativas a la recaudación del recargo sobre el impuesto que grava el consumo de gas, electricidad y carburo de calcio y se reclame a la Hacienda relación de lo ingresado en dicho concepto en el presente año por lo satisfecho por el Ayuntamiento y los particulares.

El Sr. Vázquez de la Corte preguntó si se había cumplido el acuerdo referente a la recaudación directa de dicho recargo, y refiriéndose a la contestación dada por la Central Eléctrica “San José y San Antonio” al oficio que se le dirigió ordenándole que presente los recibos acompañados de declaración jurada en las oficinas municipales para su intervención, manifestó que debía insistirse en cumpliese lo ordenado en lugar de hacerse la intervención en la Central como pretende el fabricante.

El Sr. Crespo manifestó que el fabricante ha eliminado de los recibos de julio último la partida de recargo municipal, y que debía hacerse en este caso.

El Sr. Vázquez de la Corte, afirmó ser reglamentario que el productor del fluido eléctrico está obligado a recaudar del consumidor el recargo por lo que es el único responsable de no haber cobrado lo correspondiente a julio anterior…>>.

<<…Leído oficio del Sr. Inspector del alumbrado público sobre adquisición de un motor con destino a dicho servicio, el Sr. Presidente manifestó que el dueño de dicho motor, don Manuel Monís García, está dispuesto a ceder gratuitamente del mismo, cuyo ofrecimiento debe aceptarse, dando las gracias al Sr. Monís.

El Sr. Vázquez de la Corte manifestó que lo principal para el establecimiento de alumbrado público es tener la red conductora, de la cual se carece, por lo que no puede en modo alguno utilizarse el ofrecimiento  del Sr. Monís, aparte que en su opinión no debe el Ayuntamiento someter un servicio público a la voluntad de un particular, por mucho que sea de agradecer y estimar el agradecimiento del Sr. Monís…>>.

En la “Guía de Industria y Comercio”, que vio la luz en 1917, quedan citadas como únicas Fábricas de Electricidad existentes en tal fecha la de “The Huelva Gas and Electricity Compañía Limited”, que limitrofeaba con la Plaza de Toros de la Merced y que, en 1920, ya había cesado en su actividad; y la que historiamos, que se situaba en las proximidades de Peguerillas y que disponía de un magnífico y espacioso edificio.

En 1919, estando las arcas municipales vacías, la Fábrica “San José y San Antonio” suministró fluido eléctrico a la ciudad de Huelva sin que le cobrase la menor cantidad. Ese mismo año, Antonio de Mora y Claros cambió el alumbrado de gas por el de electricidad, y dotó a la ciudad, sufragado de su peculio particular, de un eficaz servicio de Bomberos.

En las actas municipales del 18 de junio de 1920, podemos apreciar el generoso impulso del ilustre patricio hacia su ciudad natal:

<<…El Sr. Silván expuso que ha observado el cambio del alumbrado eléctrico por gas, sin que el Ayuntamiento haya adoptado acuerdo alguno sobre el particular. El Sr. Presidente -se refiere al Sr. Mora y Claros- dijo que había ocupado la presidencia previamente para das las explicaciones que había de requerir el Sr. Silván, que el que habla es el propietario de la Central Eléctrica “San José y San Antonio” de la Fábrica del Gas, por lo cual ha creído conveniente hacer ensayos para el alumbrado público por gas a fin de que el Ayuntamiento pueda adaptar el que crea más conveniente y en tal concepto de ensayo se ha cambiado el alumbrado por el de gas en varias calles y en la plaza de las Monjas, que reitera lo que tiene ya manifestado y consta en acta; respecto al cobro del alumbrado en tiempo en el que el orador  desempeñaba la Alcaldía añadiendo que para poder transferir lo que hubiera de gastarse el alumbrado  y expresarse al final de año hace desde ahora solemne y expresa renuncia del importe de dicho alumbrado durante todo el presente año, fuese o no alcalde el que habla, comprometiéndose por último a no estudiar contrato con el Ayuntamiento para el citado alumbrado al que continuaría suministrando como si se tratase de un nuevo abonado y todo esto ejerciendo la Alcaldía como cuando abandonó dicho cargo…>>.

En mayo de 1920, la Fábrica de Electricidad de don Antonio va ampliando su número de clientes y, por ese motivo, solicita al Ayuntamiento la ampliación de sus instalaciones. En las Actas del 2 de junio de 1921, podemos leer la concesión del permiso solicitado:

<<…Dar permiso a don Antonio de Mora y Claros para ampliar su Fábrica de Electricidad sita en la carretera de Gibraleón con arreglo al plano que acompaña y autorizar a la Alcaldía para expedir la oportuna licencia para instalar en la Fábrica dos motores  de 365 H. P. y un motor “Diésel” de 265, una vez transcurrido el plazo de agravios, sin que se formule reclamación alguna…>>.

Días después, 17 del mismo mes y año, el Ayuntamiento solicitaba a la Fábrica de Electricidad el coste del fluido que necesitaba para la iluminación de las escasas calles que ya disponían de este avance tecnológico:

<<…Se dio lectura a un informe de la Comisión Especial de Alumbrado, exponiendo que ha pedido a la Central Eléctrica “San José y San Antonio”, única existente en nuestra ciudad, nota de precio para el suministro de fluido eléctrico y de gas.

El precio señalado por dicha Central es de 35 céntimos de peseta por el metro cúbico de gas y 80 céntimos de peseta por el Kilovatio de electricidad cuya disminución a 60 en toma de peseta será posible cuando terminen de instalar los tres motores que en la actualidad se ha instalado en dicha Fábrica…>>.

  La muerte de Antonio de Mora, acaecida en 1922, no significó  el fin de la Fábrica de Electricidad. Así, en el diario “La Provincia” del 1 de septiembre de 1923, ante la demanda de electricidad por la Feria y Velada de Nuestra Señora de la Cinta, la Fábrica que nos ocupa hizo poner un anuncio que textualmente decía:

<<Central Eléctrica San José y San Antonio. Se hace saber a los  señores abonados que con motivo de hacer el acoplamiento a un cuadro para el alumbrado de Feria, mañana 2 se cortará la corriente desde las diez a las diecisiete horas. Huelva, 1 de septiembre de 1923, el Administrador, E. Fernández>>.

Apenas un mes más tarde, la Fábrica había cambiado de Administrador, tal como observamos en el Legajo, número 897 del Archivo Municipal de Huelva, en el que podemos leer un trámite llevado a cabo, en octubre de 1923, por Francisco Hernández Espleguero, en calidad de nuevo Administrador de la Central Eléctrica “San José y San Antonio”, sita en la carretera de Gibraleón, número 150.

Esta Compañía fue absorbida por la prestigiosa Compañía Sevillana de Electricidad el día 1 de julio de 1924. El aviso público del cambio de entidad se daba muy tardíamente en la prensa local del día 30 de julio del citado año:

<<Compañía Sevillana de Electricidad. Habiendo esta sociedad adquirido a la Excma. Sra. viuda de don Antonio de Mora Claros el negocio de suministro de fluido eléctrico de esta ciudad y los pueblos de Gibraleón, Trigueros y San Juan del Puerto, participa a sus abonados, que desde el día primero de julio actual ha asumido todos los derechos y obligaciones inherentes al negocio. Compañía Sevillana de Electricidad, departamento de Huelva, El director, F. Lérida>>.

 

Feria de la gamba de punta umbría
Feria de la gamba de punta umbría

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Semana Santa de Huelva
Semana Santa de Huelva