Romero y Nazaré, a hombros en la Corrida Pinzoniana de Palos de la Frontera

La faena del escaceño Andrés Romero, jaleado toda la tarde por numerosos aficionados de su pueblo que se dieron cita en Palos, fue de menos a más.
La faena del escaceño Andrés Romero, jaleado toda la tarde por numerosos aficionados de su pueblo que se dieron cita en Palos, fue de menos a más.
La Corrida Pinzoniana se ha celebrado este sábado 12 de octubre en Palos.
La Corrida Pinzoniana se ha celebrado este sábado 12 de octubre en Palos.

Carlos Arroyo. Plaza de toros de Palos de la Frontera, con tres cuartos largos de entrada, se lidiaron toros de Bohórquez para rejones, 1º y 4º de buen juego, siendo premiado con el vuelta al ruedo en el arrastre el 4º y cuatro toros de Zalduendo, correctos de presentación, encastados y de buen juego en general, para Andrés Romero, rejoneador, cuatro pinchazos, estocada y cinco descabellos, ovación con saludos; estocada, dos orejas y rabo.

José Doblado, dos pinchazos, estocada casi entera y cuatro descabellos, silencio; pinchazo y estocada casi entera, vuelta tras petición.

Antonio Nazaré, pinchazo y media estocada, oreja; pinchazo y estocada, oreja.

El rejoneador Andrés Romero.
El rejoneador Andrés Romero.

Entretenido espectáculo en la cuarta edición de la corrida Pinzoniana de Palos de la Frontera. Y fue entretenido, sobretodo, por el buen juego de los astados de Zalduendo y Bohórquez, algo exagerada la vuelta al ruedo al cuarto toro, que mantuvieron siempre el nivel de exigencia de la tarde en un punto álgido. Además, esta corrida Pinzoniana tiene matices añadidos que en otras tardes no están permitidos, pero que en este ámbito festivo de la localidad no demeritan en absoluto, y ante todo, que el toro en la Plaza está presente con seriedad, por encima quizás la presentación para una plaza de tercera categoría.


Puerto de Huelva

José Doblado.
José Doblado.

El que abrió plaza de Bohórquez fue un toro noble pero le faltó algo de celo. La faena del escaceño Andrés Romero, jaleado toda la tarde por numerosos aficionados de su pueblo que se dieron cita en Palos, fue de menos a más. Lo mejor de su actuación llegó con Guajiro en sendos pares de banderillas al quiebro, aunque el toro no llegaba con emoción a los tendidos. Actuaron también los forcados portugueses de Coimbra, que se demoraron en demasía, ya que intentaron hasta en cuatro ocasiones la cogida del toro, lo que enfrío mucho a un público que estaba caliente con la actuación del rejoneador.

La faena del escaceño Andrés Romero, jaleado toda la tarde por numerosos aficionados de su pueblo que se dieron cita en Palos, fue de menos a más.
La faena del escaceño Andrés Romero, jaleado toda la tarde por numerosos aficionados de su pueblo que se dieron cita en Palos, fue de menos a más.

Parece que también Andrés se enfrío un poco, que falló mucho en la suerte suprema, tanto con el rejón de muerte como cuando echó pie a tierra con el descabello. A pesar de todo saludó la ovación. Nada sería igual en el cuarto de la tarde. Gran toro y gran faena del escaceño. Lo recibió a porta gayola y no bajó la intensidad de la faena en ningún momento. Perseo, Cantú, Guajiro, Guitarra y Bambú fueron los caballos toreros que utilizó Andrés para cuajar una faena de alto valor artístico.

Doblado volvió a torear en su tierra.
Doblado volvió a torear en su tierra.

Fue con Guajiro donde llegaron los momentos más espectaculares, con pares al quiebro y adornos, con un toro que seguía incansable la grupa del caballero, pero con mucho temple. No hubo ninguna duda en la suerte suprema, y el jinete cobró una magnífica estocada, concediéndole la presidencia las dos orejas y rabo ante el delirio de paisanos y aficionados.

No estuvo nunca a gusto el torero local José Doblado. La falta de experiencia se le notó mucho ante astados encastados y que tenían mucho que torear. A pesar de ello se mostró voluntarioso, aunque no obtuviera lucimiento.  En su primer oponente, comenzó por el pitón derecho con series aseadas. El toro humilla poco y se va agriando, y más cuando el torero intenta el toreo al natural. Parece que es la mano donde el torero se encuentra más confiado y porfia con el toro, que es menos claro por ese pitón. Se suceden demasiado los enganchones de la franela, y termina el toro viniéndose arriba, y estando por encima del torero.

Antonio Nazaré, en la Pinzoniana.
Antonio Nazaré, en la Pinzoniana.

No está bien con la espada, y se silencia su actuación. Prácticamente la misma historia ocurrió en el quinto de la tarde. Toro de embestidas descompuestas, soltaba la cara, punteando los engaños. Faena más pausada del torero onubense, pero sin llegar a redondear. Mejor con la espada que en su anterior oponente, lo mató al segundo intento, dando la vuelta al ruedo tras petición.

Antonio Nazaré demostró una vez más las condiciones que tiene. Muy buena la tarde del sevillano, con pasajes de alto valor artístico, sobre todo en el que cerró plaza.

El sevillano tuvo una buena tarde.
El sevillano tuvo una buena tarde.

El tercero de la tarde fue un toro noble, con ritmo, que se dejó aunque no permitió un toreo muy ligado porque le faltaba entregarse hasta el final. El torero estuvo muy templado con él desde que se abrió de capa, lanceando a la verónica y en el quite por chicuelinas. En la muleta, toreó con ritmo por ambos pitones, al noble toro de Zalduendo. Consiguió cortar una oreja. Lo mejor de su actuación y de la tarde llegó con el que cerró plaza.

pinzoniana palos
Obtuvo el torero una oreja, después de matar al segundo intento, saliendo a hombros junto a Andrés Romero.

El toro más ofensivo de cara de la corrida, fue también el más bravo, yendo a más en la muleta, incluso con un punto de fiereza que hizo que llegara con fuerza a los tendidos. Fundamentó la faena el sevillano por el pitón derecho, ya que por el izquierdo casi ni lo intentó después de una colada.

pinzoniana palos
Otra de las faenas de Nazaré.

Se sucedieron las series templadas, ligadas, de mano muy baja, con el toro entregándose en cada muletazo. La faena fue de más a menos, porque como bravo, cuando tocaba los engaños, se descomponía. Obtuvo el torero una oreja, después de matar al segundo intento, saliendo a hombros junto a Andrés Romero. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hospital Quirón
Mercedes
matsa
residencia clece
Cocehu
Simposión caballos
Aguas de Huelva
Las cosas del toro
Atlantic Copper
Ayuntamiento de palos de la frontera
Caja Rural hipoteca joven
Csif
cepsa
Diputación de Huelva