Instituciones y colegios se alían en Bollullos para superar las dificultades de los adolescentes

0
302
Comparte esta noticia

Redacción. Las Concejalías de Educación, Juventud, y Servicios Sociales y Participación Ciudadana del Ayuntamiento de Bollullos par del Condado, junto con el  Instituto de Educación Secundaria ‘Delgado Hernández’ y el Instituto de Educación Secundaria ‘San Antonio’, acordaron el pasado 6 de febrero la firma de un convenio para poner en marcha un programa de actuaciones dirigidas a adolescentes de entre 12 y 16 años con el objetivo  de ayudarles a superar las dificultades que, a nivel educativo, personal, familiar y psicosocial, presentan o puedan presentar, favoreciendo así su desarrollo integral y normalizado.

A raíz de este acuerdo, ha nacido un equipo técnico educativo, que será el encargado de la coordinación y gestión directa del programa, y que está formado por los orientadores de los IES y por parte del Ayuntamiento, psicólogas y trabajador social del Área Social. Las actuaciones que se contemplan, se realizan también paralelamente con las familias de los implicados, para conseguir así dotarlas de los mecanismos de apoyo necesarios a la vez que se garantiza una mayor efectividad de las intervenciones con los adolescentes.

Dentro de las medidas a adoptar con los menores, el equipo técnico educativo consideró la posibilidad de llegar a un acuerdo, tanto con el Ayuntamiento como con las diferentes asociaciones de carácter social del municipio, para aquellos casos en que los menores, por la comisión de faltas de carácter grave en el centro, sean sancionados con la expulsión temporal del mismo y que puedan cumplir dicha sanción realizando trabajos en beneficio de la comunidad. Ésta es  una medida alternativa que comporta una función reeducativa a la vez que permite al sancionado hacer algo útil y provechoso para la sociedad y que tiene unas características determinadas.

Las actividades, tareas o labores a llevar a cabo por las personas sometidas a esta medida, conllevan una serie de características como que deben ser actividades laborales constructivas, útiles y prácticas, siendo una actividad complementaria, no remunerada, y que no sustituye puestos de trabajo ni compite con el mercado laboral. Además, debe compaginarse con las obligaciones educativas de quien cumple la medida, siendo un trabajo voluntario, una obligación positiva, con duración determinada.

Se trata de una medida que pretende reparar los daños causados por la conducta sancionada, de forma genérica colaborando en el interés general, sin perjuicio de que la misma revierta también en beneficio del menor que la realiza, pues no solo su finalidad es restitutiva, sino que cumple también una finalidad ejemplarizante e integradora. Entre las muchas ventajas que aporta este tipo de sanción se encuentra  la de ser una medida  que evita que la expulsión del menor infractor del centro educativo sea percibida por él como una recompensa, además de promocionar valores como la solidaridad, la responsabilidad y el bien común.

La Comunidad de esta forma da respuesta a un problema social,  permitiendo que las personas que deben realizar estos trabajos tengan acogida en las organizaciones vinculadas al proyecto. El cumplimiento de los trabajos por parte de los menores, tanto en las asociaciones participantes como en servicios del Ayuntamiento, debe regirse mediante el establecimiento de acuerdos entre dichas entidades, los padres del menor y el IES donde se encuentre matriculado, de forma que queden contemplados todos los aspectos así como el papel de los distintos agentes implicados.

Tras los primeros informes de comisión de faltas, los alumnos han sido derivados por el equipo técnico educativo, al Centro de día de Alzheimer ‘Caminar’ y a la Asociación de Pro-disminuidos María Auxiliadora, donde realizarán los trabajos pertinentes en beneficio de la comunidad.



Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here