Mini

Alonso Sánchez de Huelva y el eterno enigma de su papel en el Descubrimiento

Huelva le tiene dedicadas una estatua, una calle, un parque, un instituto de Enseñanza Secundaria y hasta un barco de Salvamento que lleva su nombre. Pero la historia y leyenda de la existencia del prenauta y sus revelaciones a Colón son todavía hoy una de las grandes incógnitas de la gesta colombina.

Muelle de las Carabelas.
Muelle de las Carabelas.

P.C.G. El protagonismo de la provincia de Huelva a en el Descubrimiento de América es incuestionable. Si lo fue en mayor medida de lo que la Historia atestigua a día de hoy depende de la aceptación o no de la existencia de Alonso Sánchez de Huelva. Este marino y comerciante, “un piloto natural de la villa de Huelva”, según Garcilaso de la Vega, pudo haber facilitado a Colón en sus últimos días de vida información y documentación privilegiada y muy útil en el Descubrimiento del Nuevo Mundo.

La tradición oral habría transmitido la historia de que en 1484 un marino al que  se le dio el nombre de Alonso Sánchez de Huelva y que realizaba rutas comerciales entre España, Canarias y Madeira, sufrió en uno de esos viajes un temporal que tuvo su embarcación a la deriva unos 29 días, arrastrándolo hasta las cercanías de una isla que era lo que hoy conocemos como Santo Domingo.

Estatua de Alonso Sánchez en Huelva / FOTO: www.es.wikipedia.org
Estatua de Alonso Sánchez en Huelva / FOTO: www.es.wikipedia.org

Allí él y la veintena de marineros que le acompañaba como tripulación se encontraron con una tribu indígena que les agasajó como si fueran dioses y contrajeron sífilis. Después de dos semanas, y tras hacer unos cálculos aproximados de la ruta que les había marcado la tormenta, deciden emprender el regreso a España.




Después de otro mes de travesía llegan a Porto Santo, junto a Madeira, tan solo cinco supervivientes entre los que se encuentra el propio Alonso Sánchez de Huelva. Allí conocería a Cristóbal Colón, llegándose a alojar en su propia casa, y le transmitiría toda la información recabada en los dos meses de travesía.

Alonso Sánchez murió junto a los otros cuatro supervivientes y Colón se quedó con la información en la que el prenauta detallaba la ruta que habían seguido hasta la isla que habían descubierto.

Página del libro de Martín Fernández de Navarrete.
Página del libro de Martín Fernández de Navarrete.

Esta es la leyenda o la teoría que en 1533 Gonzalo Fernández de Oviedo da como falsa y atribuye su transmisión a la tradición hablada. Por su parte el Inca Garcilaso de la Vega en sus Comentarios reales de 1609 no solo dio credibilidad a la historia del marino Alonso Sánchez de Huelva, sino que fue el primero en ponerle nombre al anónimo piloto argumentando que de no haber sido por la información con la que contaba de mano de el prenauta no podría haber prometido todo lo que prometió a los Reyes Católicos, ni llegar a Guanatianico en solo 68 días. De acuerdo con Martín Fernández de Navarrete, el Inca se la oyó contar a su padre, que sirvió “a los Reyes Católicos y a los contemporáneos de los primeros descubridores y conquistadores” (Colección de los viages y descubrimientos que hicieron por mar los españoles desde fines del siglo XV1828-1835). 

También el padre Bartolomé de Las Casas, con anterioridad, había hecho referencia al prenauta en Historias de las Indias donde mencionaba el contacto de Colón con un marino onubense. Le siguieron otros como Francisco López de Gomara y Bernardo de Alderete. 

El debate sobre si esta historia es fidedigna se ha mantenido a lo largo de la historia. De hecho, a finales del siglo XIX hay una proliferación de publicaciones en torno a la autoría del Descubrimiento de América. Según explica Cesáreo Fernández-Duro (1830-1908) en su estudio La tradición de Alonso Sánchez de Huelva, descubridor de tierras incógnitas, surgieron a finales del siglo XIX dos estudios contemporáneos, que con igual fervor y argumentos defendían o defenestraban esta teoría.

Estatua de Colón en la Plaza de las monjas de Huelva.
Estatua de Colón en la Plaza de las monjas de Huelva.

El primero de ellos fue Juan Pérez de Guzmán, quien en su libro de marzo de 1892, Precursores fabulosos de Colón. Alonso Sánchez de Huelva. (La Ilustración Española y Americana), advierte del error de Gonzalo Fernández de Oviedo de “reproducir hablillas del mundo especulativo y de acarreo”  y afirma que se trata de una fábula que pretende restarle méritos a Colón: “Pues no existía documento donde el nombre del navegante se encuentre; no habiendo la menor huella de la existencia de ese piloto ú hombre de mar, ni de los detalles que se dan sobre su pretendida y forzosa arribada á un país desconocido, debió estimarse fábula de pura fantasía, patraña inventada por la imaginación del pueblo para disminuir la gloria de Colón”.

Al mismo tiempo, Pérez de Guzmán acusa a los historiadores que se fueron haciendo eco de esta historia, como el mencionado Garcilaso de la Vega o Bernardo de Alderete, de añadir “intencionalmente alguna particularidad para hacerla más verosímil”.

En defensa de la veracidad de esta teoría de la existencia y los viajes de Alonso Sánchez de Huelva salió Baldomero de Lorenzo y Leal con su libro, también de 1892, Cristóbal Colón y Alonso Sánchez, ó el primer descubrimiento del Nuevo Mundo. Sus reflexiones parten también de Gonzalo Fernández de Oviedo “salvo que, entendiendo ser la tradición hablada anterior á la historia, halla natural que la memoria del piloto caminara de abajo á arriba, abriéndose paso desde el vulgo hasta los hombres de letras, por relacionarse con hechos de aquellos que el pueblo presencia y conserva hasta que el historiador los aprende y perpetúa”.

Para Cesáreo Fernández-Duro “la autoridad de los escritores que la apadrinaron, encuentra razones que abonan, como personaje real y figura histórica, al piloto, nombrándolo Alonso Sánchez y colocando al acto por él realizado fuera de toda duda; más claro, más evidente que muchas de las acciones de la vida del Almirante, que sin prueba documental se admiten”.

Portada del libro de Juan Mandano y Manzano Colón y su Secreto / FOTO: http://www.librosalcana.com/
Portada del libro de Juan Mandano y Manzano Colón y su Secreto / FOTO: www.librosalcana.com

Hubo otro historiador importante, especializado en la figura de Colón y la historia del Descubrimiento de América, fue el historiador madrileño Juan Manzano y Manzano (1911-2004), conocido y polémico colombinista, que en 1972 comenzó a elaborar una tesis sobre el predescubrimiento de américa en la que nombraba específicamente a Alonso Sánchez de Huelva como el informante de Colón.

La idea evidentemente no era novedosa, pero era la primera vez que se trataba el tema de manera monográfica. Así, Manzano expuso esta tesis en Colón y su secreto (1976) donde puso de manifiesto el conocimiento por parte de Colón de ciertos datos que le permitieron elaborar su proyecto de viaje por Occidente y de la existencia segura de islas a 750 leguas por esa misma ruta.

Portada del libro de Mariano Fernández Urresti.
Portada del libro de Mariano Fernández Urresti.

Más recientemente, en 2006, Mariano Fernández de Urresti publicaba Colón, el almirante sin rostro: Una biografía heterodoxa, en la que plantea los múltiples enigmas que existen alrededor de la figura de Cristóbal Colón y menciona que pudo conocer “la ruta de América de labios de un piloto llamado Alonso Sánchez que expiró en sus brazos confiándole esa información”.

Fernández de Urresti, se plantea además que “en las Capitulaciones de Santa Fe, documento firmado con los Reyes Católicos en abril de 1492 (medio año antes de iniciar esa travesía) se habla de “lo que ha descubierto en las mares oceanas”. ¿Qué podía haber descubierto si aún no había ido a ninguna parte? Se ha tratado de responder a esa pregunta diciendo que Colón se había hecho con algún mapa o carta de navegar de los antiguos templarios, quienes, se afirma, pudieron haber llegado a América mucho antes que Colón. Pero también se habla de una leyenda desde los tiempos del propio Almirante: la leyenda de un piloto desconocido”.

La figura de Alonso Sánchez de Huelva y su posible autoría del Descubrimiento de América continúa suscitando un gran interés, tanto que hay quien incluso ha pensado hasta en llevarla al cine.




3 Responses to "Alonso Sánchez de Huelva y el eterno enigma de su papel en el Descubrimiento"

  1. Paco Romeu   3 abril 2014 at 10:26 am

    Muy interesante el artículo. La Huelva descubridora tiene en Alonso Sánchez un referente en la historia, como protagonista indudable del proyecto apasionante del descubrimiento de America. Un homenaje a, como señala Fernández de Urresti …….”la leyenda de un piloto desconocido”.

    Responder
  2. Adolfo   3 abril 2014 at 2:50 pm

    Excelente el trabajo de HUELVA BUENAS NOTICIAS en este artículo y tantos otros. Personalmente he sido un curioso de este personaje y de esos enigmas que lo declaran con el adjetivo de PRENAUTA. Muy interesante la historia, lastima que la ciudadanía de Huelva sea tan esquiva a su gran historia. Enhorabuena.

    Responder
  3. Leonardo   6 mayo 2016 at 12:12 pm

    Alonso s Sanchez. fue el verdadero descubridor de América …y fue envenenado por Cristóbal Colón ,, después que se lo contó todo….haber si se hace una gran película, que la pueda ver todo el mundo…

    Responder

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.