La andevaleña María Pérez ayuda a reconstruir y poner en marcha un huerto de mujeres en Gambia

Cristina Morales. La andevaleña María Pérez, dentro de su proyecto La Comunidad de Mara, sigue muy concienciada en la lucha por la igualdad de oportunidades a nivel operacional en sectores masculinizados, realizando talleres de coeducacion en centros educativos y proyectos en esta línea, donde predomina el mensaje  que «realizar cualquier profesión no depende del género, si no de capacidades y aptitudes».  Dentro de este afán por proteger a las mujeres y dotarlas de la libertad de decidir qué quieren ser, visitó el verano de 2022 Gambia, unos de los países Africanos de menor renta per cápita. Allí. la mujer se encuentra en una situación vulnerable, ya que un porcentaje muy elevado de ellas tiene practicada la mutilación genital, se lleva a cabo la poligamia, la mayoría de los matrimonios son concertados, no tienen derecho a casarse por segunda vez y y solo pueden divorciarse si tienen la capacidad de mantener económicamente solas a sus hijos e hijas. Por ello, en países subdesarrollados como Gambia el ser mujer se encuentra con muchas dificultades para salir adelante de manera independiente.

María  Pérez, en su viaje al país africano conoció el Huerto Kabocoor, creado en el 2017 por una asociación mallorquina llamada Asbafi, donde pudo explicarles a las mujeres de qué se trata La Comunidad de Mara, intercambiando de este modo conocimientos y costumbres estereotipadas por la sociedad y en el mundo laboral. Este huerto comunitario, llevado a cabo por unas 200-300 mujeres de los poblados cercanos a la zona, da sustento alimenticio a sus familias y a algún colegio cercano. De ahí la importancia de seguir con la consecución del mismo, aunque las mujeres le trasladaron la preocupación de que el huerto se estaba quedando sin sustento, necesitaban financiación  para poder cubrir las necesidades básicas, ya que necesitaban comprar semillas de hortalizas y árboles frutales para próxima campaña, además de reparar la estructura que se había ido dañando con el paso del tiempo.

A su vuelta a España, la andevaleña no dejo de pensar en cómo podía ayudar a estas familias y el desarrollo profesional de estas mujeres, para lo que se puso en contacto con asociación mallorquina y empezaron a trabajar en un proyecto no solo para buscar financiación para la compra de semillas y mejora de estructura, sino para poner en marcha talleres en los que se enseñara a dar una segunda vida a dichos productos, como la fabricación de mermeladas o conocimientos de higiene y nutrición.

Después de meses de duro trabajo tocaba realizar la parte más importante, buscar financiación, con lo que María Pérez, en nombre de La Comunidad de Mara como promotora del proyecto, visitó la cooperativa bartolina Fresaflor y les mostró tanto el proyecto como un vídeo de la cruda situación en la que se encontraba el huerto gambiano.  Tanto el gerente con sus cooperativistas sintieron empatía por la dura realidad y la gran necesidad  que sufren las mujeres y sus familias. Por lo que, se llevó una grata sorpresa cuando Fresaflor, perteneciente al Grupo San Luca contestó con un rotundo sí a su propuesta de aportar financiación al proyecto africano. De esta forma, gracias a dicha colaboración de la cooperativa, el huerto podrá seguir con sus plantaciones y mejoras necesarias durante al menos 2 años.


Puerto de Huelva

Un proyecto que ayuda a las mujeres a seguir adelante con un trabajo digno y que sacan por ellas mismas. Una forma de empoderamiento femenina vista desde otro lugar del mundo, con toda la brecha cultural que eso conlleva. Pero lo cierto es que María Pérez se siente: «Muy orgullosa de que una cooperativa andevaleña haya financiado el proyecto ya que, a veces, lo que para nosotros es básico, para otras personas es su sustento de vida, no puedo sentirme más agradecida de poder ayudar a estas mujeres gambianas para que sigan sintiéndose desarrolladas laboralmente produciendo alimentos necesarios para sus familias».

Pero no queda todo ahí ni mucho menos, ya que su objetivo es seguir ayudando a las mujeres del país y, para ello, ya tiene en mente para este año llevar a cabo dos nuevos proyectos en la zona, como son la búsqueda de financiación para la creación de un pozo de agua potable y realizar una colaboración con la fundación FANDEMA, asociación catalana ubicada en Gambia que da formación a chicas en energía renovable para dar electricidad a sus poblados.

 



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mercedes

Junta de Andalucía, día de Andalucía

 holea música cofrade


Estilo dental


Aguas de Huelva


Las cosas del toro





Atlantic Copper

Ayuntamiento de palos de la frontera



Caja Rural hipoteca joven

Csif

Hospital Quirón

cepsa

Diputación de Huelva