Julián Huelva Duque, pionero en Huelva en mantrailing

Julián Huelva Duque

HBN. Con 35 años de servicio como policía local y una devoción inquebrantable por los perros, la historia de Julián Huelva Duque relata la fascinante travesía de un experimentado oficial que se ha adentrado en el emocionante mundo del rastreo y la detección, un viaje que ha dejado una huella imborrable tanto en su vida como en la de sus fieles compañeros de cuatro patas, y que recientemente ha relatado a Adopta K9.

«Soy policía local desde hace 35 años y siempre he mantenido una relación estrecha con el mundo del perro, primero para el ejercicio de la caza menor y, posteriormente, disciplinas de trabajo. Actualmente, Julián Huelva Duque es el presidente de la Asociación Andaluza de Perros de Rastro y Detección (ASANPERADE) y vocal de la Federación Española de Grupos de Mantrailing (FEGMA)», cuenta el onubense.

Sus inicios en el mundo del trabajo con perros se remontan 10 años atrás, cuando comenzó a adiestrar en obediencia y detección de sustancias estupefacientes. En el año 2014, creó la Unidad Canina Detectora de Drogas y Estupefacientes en la Policía Local de Almonte (Huelva). Dos años más tarde, y tras un desplazamiento profesional, hizo lo mismo en la localidad de Bollullos de la Mitación (Sevilla). Además, asesoró a promotores de diferentes unidades caninas policiales en las provincias de Huelva y Sevilla.

No fue hasta unos años después que Julián Huelva Duque comenzó su andadura de rastro humano por olor de referencia, más conocido como mantrailing. «Esta actividad me tiene completamente enganchado y enamorado, representa un gran reto tanto para mí como para mis perros. Todo empezó tras recibir una formación de iniciación de la mano del instructor Louis Philip Baglietto. Rápidamente, quise hacer llegar esta modalidad a más personas para poder crear un grupo de entrenamiento, por lo que fundé la primera asociación dedicada al rastro humano por olor de referencia en la provincia de Huelva (HuelvaK9 Mantrailing). Esto fue en 2020, apenas unos meses después del confinamiento por la pandemia de COVID-19. En Huelva nadie más practicaba rastro, por lo que introduje a los nuevos compañeros de la Asociación ante de los posteriores seminarios en los que adquirirían los conocimientos del propio Louis. Más adelante, también estuve al frente de la organización de hasta cuatro pruebas de nivel bajo el reglamento de FEGMA y de varias jornadas de puertas abiertas con las que dar a conocer esta hermosa disciplina», cuenta el profesional.


Puerto de Huelva

A finales del 2022, por asuntos personales, renunció a su cargo en la Asociación y en enero de 2023 comenzó una nueva andadura con ASANPERADE, en la que se recibiría con los brazos abiertos a todas las disciplinas olfativas del perro: mantrailing, IGP, rastro de sangre, detección de estupefacientes, búsqueda de objetos, etc. Cuentan con socios en Madrid, Valladolid, Mérida y Huelva. Entre ellos, compañeros con gran reputación en el mundo del perro como Diego Lorenzo, presidente de la Asociación Española de Rastro Deportivo con Perros (AERDEP), y Ernesto Álvarez, presidente de la Asociación Española de Rastreadores Cinegéticos (ASERCIN).

«Algo bonito que compartimos es la afición por conocer cada vez más a nuestros amigos de cuatro patas. Entre los socios de ASANPERADE compartimos puntos de vista de nuestros entrenamientos y hablamos profundamente de las capacidades que tienen los canes para el trabajo. El gran potencial del perro es el olfato, por lo que realizar un ejercicio que involucre este sentido le hace sentirse realizado. Nuestros perros no necesitan tener un estado físico excepcional ni estar preparado para realizar largas distancias, el mantrailing puede ser lúdico, deportivo u operativo, por lo que el entrenamiento se puede adaptar fácilmente al objetivo de cada uno. A la hora de trabajar con ellos ocurre igual que con el taekwondo, el tenis o cualquier deporte, muchos lo practican por diversión o por sentirse mejor consigo mismos, por lo que tienen un nivel de exigencia mucho menor. Pero también hay quien lo practica para ser operativo, en cuyo caso dependerá de sus capacidades y limitaciones — tanto del perro como del guía— para conseguirlo», afirma Julián Huelva Duque.

El mantrailing o, en español, rastreo de personas, es la adaptación lúdica y deportiva del clásico trabajo con perros de rastro o de búsqueda y rescate de personas desaparecidas por olor de referencia. Este olor es obtenido de un objeto personal, el cual deberá estar impregnado de partículas del desaparecido. Estas servirán al perro como referencia y serán las que tenga que identificar y seguir en la superficie hasta encontrar al desaparecido. La iniciación de un perro en esta disciplina ha de ser en terreno natural y con vegetación, dado que retiene mejor las partículas de olor y no se encuentra tan contaminado como el entorno urbano, donde, además, el animal está expuesto a muchas más distracciones.

Llegado el momento, y para poder progresar, entrenar en entorno urbano no es el único paso que hay que dar, sino que también será clave la alternancia de suelos, de horas —incluso entrenamientos nocturnos—, de estados meteorológicos, de lugar, de figurante… Por supuesto, la clave es la constancia, lo que supone entrenar en distintas estaciones del año. Conseguir que el perro se adapte a todo ello evitará conflictos en el animal cuando las partículas de olor se vean influenciadas por el terreno, la temperatura, la presión atmosférica, la humedad, la contaminación, entre otros factores.

«En mi experiencia, en la mayoría de ocasiones, por no decir en todas, es el perro quien acaba exigiendo un esfuerzo al guía para poder seguirle el ritmo. Por eso pienso que el rastro es una buena vía para los perros jubilados de Adopta K9. Se trata de animales que han estado acostumbrados a trabajar y, aunque demandan un ritmo más bajo, siguen motivados con los trabajos olfativos. Debidamente adaptadas, disciplinas como el mantrailing son capaces de hacer disfrutar mucho a perros de edad más avanzada y, cómo no, a uno mismo, teniendo el campo como lugar favorito para fortalecer el vínculo con ellos. Al final, los perros se sobreponen a las adversidades y hacen lo imposible por conseguir realizar el ejercicio lo mejor posible. Recuerdo el vídeo que me compartió mi amigo Diego de un perro ciego realizando un rastro de IGP. Fue emocionante ver la actitud del perro y la satisfacción de su dueño por poder realizar una actividad de este tipo con su mascota2», opina el profesional.

Y, para terminar, un mensaje final: «Como no podría ser de otra forma, animo a todo el mundo a adoptar perros y a realizar alguna actividad con ellos, porque van a estar infinitamente agradecidos, desestresados y más tranquilos en casa. También me gustaría invitar a quienes hayan sentido curiosidad a visitar las páginas de Facebook de ASANPERADE y de FEGMA para conocer cómo trabajamos y promocionamos el mantrailing».



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mercedes

Junta de Andalucía, día de Andalucía


Estilo dental


Aguas de Huelva


Las cosas del toro





Atlantic Copper

Ayuntamiento de palos de la frontera



Caja Rural hipoteca joven

Csif

Hospital Quirón

cepsa

Diputación de Huelva