Victoria Prieto, auténtico Amor y Amor por lo auténtico

Victoria Prieto./Foto: Edith-HBN.

RFB. Hablas con una mujer tan entrañable como Victoria Prieto Escaso y cuando te despides eres consciente que por tu gusto te quedarías sin duda charlando mucho más tiempo con ella. Su autenticidad, su energía acompañada de dulzura, nos sitúa en el más atractivo paisaje humano onubense. Lo de cantar, su pasión por el flamenco, su predisposición a defenderlo y defender a sus peñas, siendo importante… es lo de menos. Lo mejor es que lo que hace lleva el sello de una buena gente de Huelva.

Por eso es nominada a los premios que, con tanta satisfacción, desarrollamos la Fundación Cajasol y este periódico. Victoria Prieto lleva muchos años, desde siempre, mostrándose tal cual es.

Junta de Andalucía Rocío

Pocos espacios tan castizos de la huelvanía como el barrio del Matadero para nacer. Allí, en la calle Moguer nº3 vio por primera vez la luz nuestra protagonista. Su padre, Santiago Prieto Hidalgo, era pintor rotulaste y artista de la pintura. Y su madre, Edelmira Escaso Rodríguez, regentó un despacho de pan en la calle Cervantes durante varios años.

Un territorio, en aquellos tiempos del Matadero, ideal para la felicidad en la crianza de un niño o de una niña. Libertad, entonces horizonte inmenso y despejado hacia el sur, tan solo intermediado por las vías del tren, divertido artilugio animado, siempre llamativo para los más pequeños.


Puerto de Huelva

Rememora Victoria esos lugares de la infancia y adolescencia «salía del Colegio y me sumergía en esas maravillosas marismas, donde había de todo. Hasta podías ver pasar los trenes muy cerca, unas veces de mercancías, y otras de pasajeros. Recuerdo su olor… y el embarcadero de Palos….y los animales. Pero lo que más me enamoraba era, los domingos, ver a los jóvenes ir para Huelva con sus mejores trajes. Luego, la visita al Perú, a comer chocos y perdigones«.

Asistió al colegio de las Teresianas, y con 15 años se puso a trabajar en Nuevas Galerías como cajera y administrativa. «Mis amigos de la infancia -nos cuenta- eran todos mayores que yo, además de mis primas hermanas. De ellas aprendí muchísimo, y fui muy feliz en mi infancia«.

Victoria se casó joven, y su proyecto de vida estaba enmarcado en sus hijos. «Tengo tres, Virginia, Pablo y Santiago. Ellos son lo más importante y con lo que me siento más realizada ¡gran objetivo! como madre junto a mi marido Juan José Gómez Ramírez, con quien ya he celebrado 51 años casados. Fue mi motor principal en el objetivo de que mis tres hijos fueran buenos hijos, honrados y respetuosos con los demás«.

Una meta que sin duda ha alcanzado Victoria, «siempre -como destaca- con la ayuda de mi marido Juan José«. Una vez encauzado ese propósito maternal y familiar, Victoria comienza a interesarse por cosas en la vida que le hacían ilusión, como el flamenco. Es algo que ha llevado muy dentro desde pequeña. «En mi familia siempre hemos celebrado ocasiones especiales con flamenco, no podía faltar. En Semana Santa yo le cantaba a mi Virgen de la Victoria saetas con sólo 16 años. Viví en una calle muy cofrade, en la Calle la Paz nº 22, desde los 15 años hasta que me casé. Elegí ser flamenca y alternar mi vida y mi trabajo con llevar por bandera nuestro flamenco con la Peña Femenina, y sigo en ello«.

Cuando le preguntamos a Victoria Prieto por esas personas, buenas personas, que han influido en ella a lo largo de su vida, nos dice que «sin duda mi prima Paquita Carrasco desde que nací y viví con ella mis primeros años, fue la persona a quien yo quería parecerme; valiente, generosa, inteligente, desprendida, todo el mundo la quería. Ayudó a medio barrio de Pérez Cubillas, a la familia, a los amigos, con su negocio como ditera. Le solucionó la vida a muchísimas personas. Ella, mi prima Paquita Carrasco, sería para mí la persona “buena gente” en primer lugar.

Luego -continúa- he conocido a otra persona que fue la 1º Presidenta de la Peña Flamenca Femenina de Huelva, Aurora García, también muy buena gente, y sobre todo conmigo. Me enseñó a ser fuerte y a relacionarme con los demás.

Otra maravillosa persona es don Cristóbal Gangoso. Me enseñó a ver la vida de otra manera, con confianza en mi misma. Aprendí de él, de su gran humanidad y generosidad con el ser humano. Me hizo comprender que son valores fundamentales para ser feliz, y que había que entender esta filosofía vital. Buena gente, y que ha salvado cientos de vidas y de familias«.

Hablamos un poco de flamenco, y de su importancia en Huelva. Dice Victoria que «Yo no concibo la vida en mi Huelva sin las Peñas Flamencas. Para Huelva considero que el Flamenco es una seña de identidad del onubense, y que está marcada por el Fandango, de la tierra, único en el mundo. El que lo canta, como el que oye cantarlo, vibra con su aire y compás, y las voces. Como yo suelo decir, ‘se para el tiempo para disfrutarlo’.

Pienso que el Flamenco en esta ciudad es identitario totalmente, Huelva no sería Huelva
sin su Fandango. Ya ha quedado demostrado que esta tierra es flamenca, y así se puede comprobar por la cantidad de artistas y aficionados, y niños que desarrollan este cante como nadie en el panorama flamenco a nivel mundial. Las Peñas Flamencas de Huelva y provincia son las que custodian la salvaguarda de este maravilloso palo«.

Refuerza Victoria Prieto esta consideración de la relevancia del fandango al comentarnos que los grandes del flamenco que son de fuera no se atreven a cantar este cante nuestro. En esa línea, «en 1989 la Peña Femenina recorrió Córdoba y su provincia entera cantando Fandangos. Sólo querían oír este palo en las voces de las mujeres, y así hasta recorrer luego toda Andalucía«.

Los valores que más considera como persona Victoria son «la empatía, el respeto, la generosidad, la comprensión por todo lo bueno y lo malo que te rodea, y el Amor por todo lo auténtico. El amor mueve montañas, y amando todo puede resultar más fácil y agradable para uno mismo. El amor y el entendimiento entre tus seres más cercanos.

Habiendo desarrollado un dilatada labor en el mundo del flamenco, en particular en el femenino, Victoria mantiene la ilusión de continuar como presidenta de la Federación Onubense de Peñas Flamencas, y seguir apoyando a esas peñas. «Defendiendo nuestra posición en el mundo del flamenco, ya que considero -apostilla- que las peñas son los templos donde se custodia la auténtica esencia de los cantes y su historia«.

En ese sentido pretende seguir defendiendo y protegiendo a los socios y socias de la peñas como su principal baluarte, «ya que -indica- atesoran la experiencia, la sabiduría y el coraje de mantenerlas como un gran patrimonio«. Acepta el reto asumiendo que es siempre con grandes dificultades.
Pero su principal ilusión es «seguir siendo abuela de mis cinco nietos y hacer que me quieran tanto como yo a ellos«.

 

 

Reportaje gráfico: Edith-HBN.

Victoria Prieto, nominada Buena Gente de Huelva. Fundación Cajasol y Huelva Buenas Noticias.

3 comentarios en «Victoria Prieto, auténtico Amor y Amor por lo auténtico»

  1. Única, generosa como ella sola, merecedora de todo respeto y admiración.
    Su postulado es con todo merecimiento un acierto.
    Mucha gente siente el cariño y bondad que emite con su sola presencia.

  2. Yo he tenido el gusto de vivir todo lo que se relata en este gran reportaje pues yo me creé en el matadero y mi padre y su padre eran como hermanos y yo un gran amigo de su hermano David y de ella me acuerdo de todo lo que cerrada y precisamente aprovecho esta ocasión para felicitarla y reconocer todo lo que se dice eres una gran persona victoria y te lo mereces muchos besos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hospital Quirón
Mercedes
matsa
residencia clece
Cocehu
Simposión caballos
Aguas de Huelva
Las cosas del toro
Atlantic Copper
Ayuntamiento de palos de la frontera
Caja Rural hipoteca joven
Csif
cepsa
Diputación de Huelva