Carmen Palanco: «‘Anatomía invisible’ habla de aquello que somos que no tiene materia, habla del alma»

Carmen Palanco publica 'Anatomía invisible'. / Foto: Rocío Escudero.
‘Anatomía invisible’, nueva publicación de Carmen Palanco.

M. P. D. Carmen Palanco es un nombre propio que se ha convertido en sinónimo de literatura en sus diversas formas y manifestaciones. Y es que después de darse a conocer como escritora con su primera novela, El camino de los sauces, y presentarnos una preciosa antología poética, bajo el título de El cénit invertido, esta onubense natural de Rociana del Condado acaba de publicar con la editorial Niebla la obra Anatomía Invisible. Se trata de un ensayo compuesto por una serie de textos en los que, según cuenta la autora, ha plasmado las experiencias vitales que la han llevado a profundizar en la vida y en las emociones.

Como su nombre indica, Anatomía Invisible habla de la red inmaterial de lo que somos como seres de alma, donde los sentimientos trazan cada texto en favor del crecimiento interior, donde el cuerpo es relegado por la materia sentimental. Una nueva publicación que Palanco ha presentado en diversos foros en la provincia de Huelva, teniendo una magnífica acogida. Un libro del que ha querido hablarnos en esta entrevista.

Carmen Palanco nos explica cómo es su nuevo libro. / Foto: Manolo Pérez.

-Carmen, acabas de sacar un nuevo libro titulado Anatomía invisible. ¿Por qué este título? ¿A qué responde?
Responde al alma, que en ella tiene su porqué. Anatomía invisible habla de aquello que somos que no tiene materia. De aquello que nos mueve, y nos hace ser, lejos del cuerpo y de todo aquello palpable. Habla de las emociones, de las sensibilidades, de los pensamientos, de los mensajes que heredamos que nos hacen ser mejores personas, en definitiva, de esa anatomía que nos compone y que constituye nuestras profundidades.

Imagen de la presentación de la publicación en la Feria del Libro de Huelva.

-¿Qué destacarías de la publicación?
-Que es una obra de carácter universal, es decir, quien lea uno de sus textos, se sentirá parte de ella, se encontrará entre sus páginas, pensará: esto me lo ha escrito a mí. Y no porque haya creado proeza alguna, sí, porque afortunadamente somos seres sensibles, aparentemente diferentes, cada vida y persona contiene un universo; un universo en el que confluimos y por el que aprendemos y nos alimentamos. Es una obra escrita desde el corazón para el alma, y ese es un camino igualitario y tremendamente empático. Quién no ha sufrido por amor, quién no ha tenido miedo, quién no se ha sentido especial, quién no atesora pasajes de su infancia. De ahí su universalidad.


Puerto de Huelva

El prólogo ha sido realizado por Paco Huelva.

-Vemos diferentes formas literarias en el libro. ¿Por qué?
-Realmente, la obra es una serie de textos cortos de carácter ensayista, agrupados en cuatro partes. Es verdad que, en según qué partes, el ensayo vira hacia la poesía, hacia la crónica, hacia el cuento… No ha sido estrictamente escogido así, cada tema ha requerido una forma de expresión. Por ejemplo, en la parte más definitoria del amor, la poesía ha ido marcando espacio, y en la parte donde cuento algunas experiencias vitales, la crónica es quien marca el estilo. En general, me gusta cambiar, esa ha sido la secuencia de mis obras; he publicado novela, poesía y ahora ensayo. Es una forma de evolucionar en lo literario.

Manuel Garrido Palacios, autor de la reseña.

-Editado por Editorial Niebla, cuenta con el prólogo de Paco Huelva…
-Lo de Rafa Pérez en Huelva es una gesta hermosísima. Como editor tiene mucho mérito, y como ser humano, lo tiene más. Él me abrió las puertas desde el primer momento que nos conocimos, fíjate que, hasta que no he publicado por tercera vez, no ha sido posible; tenía que ser con este libro. Estoy muy contenta de trabajar con él.
Prólogo de Paco Huelva; no te imaginas lo que supuso para mí leerlo por primera vez. A Paco lo conozco desde hace muchos años. Lo vengo admirando desde entonces, como escritor y crítico es un gigante. Como persona es una fuente de inspiración, a Paco también le debo que me decantase por el ensayo, él me lo sugirió y por eso el libro tomó ese estilo. Ha sido una luz de faro muy necesaria para la obra. Añado que el libro lo reseña nuestro Manuel Garrido Palacios, y digo nuestro, porque es historia viva de Huelva, académico, escritor y cineasta de talla impresionante. Manuel Garrido está en todos mis libros y estará siempre. Lo que ha dejado en mí, me lleva a escribir a diario.

De izquierda a derecha, Patricia Chapela, Estela Rengel y Mónica Ferrera.
De izquierda a derecha, Patricia Chapela, Estela Rengel y Mónica Ferrera.

-En la obra aparecen textos de escritoras onubenses tan conocidas como Patricia Chapela, Estela Rengel y Mónica Ferrera. ¿Cómo han sido estas aportaciones?
-Bueno, en el caso de Mónica Ferrera, decir que, su especialidad y a lo que se dedica en exclusiva, es a la Psicología, aunque es verdad que ha escrito artículos que han tenido que ver con su profesión, extraordinariamente ejecutados. Patricia y Estela, sí que tienen una carrera literaria más marcada, en sus casos, por la poesía, todos sabemos de sus talentos y de la magistral poética que las define, aunque también tienen sus especialidades, Estela es enfermera y Patricia, historiadora. Fíjate que tándem de Humanidades, qué diversidad de luces han confluido en Anatomía invisible. El libro está dedicado a ellas. Yo las llamo, mis musas, ya que han inspirado muchos de los textos que la componen. Cada una con sus profundidades, sensibilidades y emociones, han ejercido la luz suficiente como para que yo afinase y consiguiese terminar textos que estaban inconclusos. Aprovechando el buen hacer de cada una con las letras, quise que los lectores conocieran a quienes dedicaba el libro, así que elegí cinco temas igualitarios para cada una, les pedí que escribiesen sobre: la vida, el amor, el miedo, la muerte y la luz, creándose una comparativa muy interesante. Desde luego, ha sido una colaboración que ha venido a completar la obra, una suma necesaria y de gran belleza.

Presentación del libro en Punta Umbría.

Anatomía invisible ha sido presentado en varios foros, como Punta Umbría o Rociana. ¿Cómo te has sentido en estos actos que han tenido tan buena acogida?
-Sí. Mira que yo suelo presentar mis obras una vez, dos a lo sumo, exceptuando los recitales en los que nos damos cita. Pero este libro está siendo diferente también en eso. Arrancamos en la Feria del Libro el pasado 30 de abril, luego pasamos por el ‘Patio de la Letras’ de mi querido Uberto Stabile, y hace unos días estuvimos en Rociana, mi pueblo. La acogida en todas ellas ha sido increíble. Una se queda sin argumentos ante tanto cariño, después de seis años de ausencia literaria. Yo siento una enorme gratitud. Cuando estoy frente a las personas que han llenado los aforos, cierro los ojos y pienso en la importancia del esfuerzo, en que hice bien en estudiar tan duro, en que hice bien en hacer todo lo posible por ofrecer lo mejor que sé hacer hasta día de hoy, porque, quien te elige como lectura, o elige dedicar su tiempo en venir a sentarse a escuchar, merece la total y absoluta honestidad por mi parte. Yo siempre digo en todas mis presentaciones que, si no lo desean, que no compren el libro, pero que no se marchen sin darme un abrazo, en ese afán por agradecerles tanto bueno.

En Rociana, su localidad natal.

-¿Qué supone para ti presentarlo en tu localidad natal?
-Rociana es un pueblo muy especial, lleno de creadores, de gente dada a la literatura, de escritores que han dejado y dejan una huella importantísima: Odón Betanzos Palacios, Antonio Ramírez, Juan Drago… Yo tengo amigos que tienen un hacer impresionante, a los que les insisto para que publiquen. Es un pueblo con una creatividad desbordante, en su mayor parte encubierta. Es un pueblo de gente buena, trabajadora, de gente a la que amo profundamente. Cuando presenté la novela, allá por el 2014, mi pueblo abarrotó la presentación y allí se vendió la primera edición de las tres que alcanzamos. Rociana ha sido mi empuje, a Rociana le debo la tinta de todas mis letras. Hoy, después de casi una década, siguen al pie, abarrotando las presentaciones de todos mis libros, con una entrega que me sobrecoge. Me faltan brazos, y manos, para abarcar tanto amor. Yo les procuro lo que soy, me ofrezco… con la firme creencia de partir desde allí hacia todo lo que haga. Haber nacido en Rociana me hace afortunada.

La presentación de su novela en Rociana en 2014 fue uno de los días más felices de su vida.

-¿Tienes previsto algún otro acto?
-Esperaremos a que pase el verano, y veremos cómo acontece su recorrido. Es muy posible que hagamos algo, aún por definir. Quizás no sea una presentación y sí un acto que pueda ayudarnos a configurar otra manera de ofrecernos.

-¿Cómo surge tu interés por la literatura? ¿Es para ti una necesidad?
-Es algo natural en mí. Motivada por mi hermana, eso sí, que de pequeña le gustaba escribir cuentos, llegó a ganar algunos concursos, nos los leía en casa. Mi hermana dio forma a lo que crecía en mí. Recuerdo que, de pequeña, sin saber leer con fluidez, me pasaba horas con sus libros tratando de descifrarlos.
No me gusta llamarlo necesidad, pero desde luego, es un deseo constante, muy regular en mis días. Escribir es eso, un deseo absoluto.

Carmen ya piensa en nuevos proyectos, en nuevos retos.

-¿Tienes algún otro proyecto en marcha?
-Sí, y cambiar de estilo será necesario. He comenzado a estudiar dramaturgia, ahí lo dejo.

-¿Con qué palabras te gustaría finalizar?
-GRACIAS, a las personas que me leen, a quienes me inspiraran. Gracias a los que me dais corazón y vida. Por el aprendizaje, la conexión tan viva y vital de estos días de encuentros, desde los medios de comunicación y entidades, hasta la silla de un aforo con un alma encima. Está siendo un camino precioso, no posible sin el cariño, la espera y la acogida. Gracias a ti, admirada y querida Mari Paz, siempre te digo que lates cultura para esta Huelva nuestra, tan llena y tan de luz, gracias a personas como tú.

Trayectoria de la autora. Carmen Palanco nace en Rociana del Condado en octubre de 1980. Ha trabajado en el mundo de la cultura, con el que mantiene una estrecha relación. Como ella misma recuerda, «tuve la suerte de trabajar como gerente de la Fundación Odón Betanzos Palacios durante unos años. Allí viví el movimiento editorial, cultural y literario de la provincia. Eso me llevó a conocer a mi primer editor, Manuel Ortega, que, por una serie de azares, acabó publicando mi primer libro, la novela, El camino de los sauces».

Carmen Palanco presenta 'El Camino de los Sauces' en Puntan Umbría.
Portada de la novela ‘El Camino de los Sauces’.

Efectivamente, con una amplia obra inédita a sus espaldas, en 2014 decide publicar por primera vez y se da a conocer con el título El camino de los sauces, una novela que cosecha las mejores críticas, con la que consigue alcanzar tres ediciones.

«Desde muy jovencita tenía escritos y proyectos abiertos, no ideados para la publicación. El académico y escritor Odón Betanzos Palacios decía que cada libro tiene su voluntad y su camino, que emite una llamada inevitable. Así fue, la novela se consolidó, gracias en gran medida a las enseñanzas de mi querido amigo, el académico y escritor Manuel Garrido Palacios, y comencé a publicar, considerando la escritura como la vocación a la que pertenezco», recuerda Palanco.

Imagen de otra de sus obras.

Después de participar en numerosos recitales y de publicar algunos de sus poemas en revistas y en varias antologías, donde compartió espacio con poetas onubenses, la autora, ya con cierto bagaje, decidió dar de nuevo el salto. Para ello, Carmen pulió en una antología su obra poética —tras casi las dos décadas en las que ha venido escribiendo en verso— que veía la luz por primera vez en 2018 con El cénit invertido.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mercedes

Junta de Andalucía, día de Andalucía

 holea música cofrade


Estilo dental


Aguas de Huelva


Las cosas del toro





Atlantic Copper

Ayuntamiento de palos de la frontera



Caja Rural hipoteca joven

Csif

Hospital Quirón

cepsa

Diputación de Huelva