Martina Domínguez, de Bonares a estudiar Filología Hispánica en Irlanda

Un lunes más traemos la sección Onubense por el mundo esta ves con Martina, que nos cuenta su experiencia estudiando en Dublín (Irlanda).

0
511
Martina
Esta 'Onubense por el mundo' es una enamorada de la literatura.
Comparte esta noticia

HBN. Martina Domínguez Martín nació en 2002 y se ha criado en Bonares. Desde pequeña le apasiona la literatura y gracias al consejo de un profesor de la ESO y a seguir sus instintos decidió elegir la rama de Humanidades y comenzar la carrera de Filología Hispánica.

Hace dos años que Martina, empezó esta carrera en Sevilla sin imaginar que podría cursar el tercer año de estos estudios en Irlanda.

Ahora mismo Martina se encuentra en Dublín ha respondido a unas preguntas para Huelva Buenas Noticias sobre esta experiencia única.

Martina
Un año para estudiar y madurar.

-¿Por qué decidiste irte fuera?
En efecto, el Trinity College es la mejor universidad de Dublín, con lo cual, me pareció una buena opción.

En la US, nos ofrecieron una amplia gama de destinos para elegir. En mi caso, el irme de Erasmus era algo que quería hacer sí o sí mientras estudiaba la carrera.

Para mí, no es solo cursar un año del grado en el extranjero, no se basa solo en la suerte de poder estudiar distintos puntos de vista de la literatura y el arte de la lengua española, sino también en una experiencia que te hace crecer a nivel personal. Tienes la oportunidad de conocer culturas diferentes, tanto la del país anfitrión como de los miles de estudiantes extranjeros que deciden ir al mismo destino que tú. Dublín es una ciudad con mucho ambiente estudiantil.

Además, te ayuda a madurar en muchos aspectos, a volverte más independiente. Creo que el hecho de coger tu vida y tener que empezar de cero en un país nuevo, es una de las cosas más valientes que uno puede hacer, te hace recapacitar y mejorar en muchos aspectos.



Su destino cuenta con paisajes increíbles.

-¿Cuánto tiempo llevas fuera de España?
Comenzaba el curso sobre mediados de septiembre, así que cogí el vuelo a
Irlanda el 9 de septiembre. Llevo un mes y 16 días en Dublín.

-¿Qué haces en este país?
Había visitado anteriormente Inglaterra, pero nunca había estado en Irlanda. Además el inglés también ha sido un idioma que me ha gustado desde siempre y que se me ha dado bien desde pequeña, así que pensé en un destino donde fuese esta la lengua oficial para mejorar mi nivel.

-¿Es tu primera estancia en el extranjero?
En 2019 estuve dos semanas en Bournemouth con dos amigas en una host family, también para mejorar nuestro nivel de inglés y conocer gente nueva. Pero solo fueron 15 días, en esta ocasión la beca es para 9 meses, así que podría decirse que es la primera vez que paso tanto tiempo fuera de casa en un país extranjero.

Martina
Martina vive en una residencia de estudiantes.

-¿Cuál es tu lugar de residencia?
Actualmente estoy viviendo en Dublín, en una residencia de estudiantes, en Mill
Street, cerca de la catedral de San Patricio.

-¿Cuál es tu balance de la experiencia por ahora?
Al principio fueron días algo duros, siempre estaba ese miedo de no conocer a nadie y encontrarte solo ante la experiencia en un sitio desconocido. Pero al final siempre es cuestión de tiempo hacer amigos nuevos y empezar a disfrutar de tu nueva ciudad. Por el momento, estoy bastante contenta con lo que estoy viviendo.

Su vida ahora es muy diferente a España.

-¿Cómo es vivir ahí? ¿Es muy diferente a España?
De cierta forma, los irlandeses son muy distintos a los españoles. Sobre todo con los horarios, ya sabía que comían a horas diferentes a nosotros. Los primeros días fueron mas estresantes a la hora de comprar cosas para mi nuevo hogar, con lo que tenía que comer en algún bar y a veces se me hacía un poco tarde, si llegaba a algún restaurante a las cuatro, ya casi estaban cerrando.

También es verdad que anochece muy pronto y que el tiempo es muy distinto, es invierno prácticamente todo el año y debes llevar un paraguas siempre contigo. No obstante, hay días que también están bastante soleados y son muy agradables para ir a pasear o de excursiones a pueblos cercanos.

Con respecto a la dieta, pensaba que tendría más problema para encontrar los alimentos, y sí es cierto que algunos no los hay, pero por lo general tienen de todo. Además, algunos supermercados como el Lidl, traen productos españoles algunas veces al mes, y hay también hay tiendas donde se venden. La más famosa es A taste of Spain.

Lo que sí es muy diferente, es el nivel de vida. En Irlanda, es mucho más alto comparado con España. Esto también afecta al alojamiento, es muy difícil encontrar algo sin dejarte mucho dinero. A los estudiantes, nos recomendaron que fuésemos a una residencia (por eso yo escogí esta opción), porque era la más barata y la que a la larga nos venía mejor con el tema de los gastos (al menos en ellas tienes habitación y baño propios, solo compartes el salón y la cocina).

Buscando apartamento, era casi imposible dar con alguno en el que también hubiese estudiantes alojándose y sobre todo que no sobrepasara los 1000 euros mensuales por persona en una casa donde ni siquiera tienes habitación propia. Además, no me permitían pagar a plazos, necesitaba a un garante irlandés que llevase allí ya viviendo unos años.

Esta bonariega vive en Dublín.

-¿Dónde vives? ¿Cómo es esta ciudad?
Pensaba que Dublín sería una ciudad gris y algo triste, sobre todo por su meteorología, pero es una ciudad muy abierta, con lo cual no resulta agobiante ni deprimente. Esta repleta de referencias célticas y consta de muchísimos monumentos y patrimonio autóctono muy interesantes de ver. Se nota que se sienten orgullosos de su cultura.

-¿Te has marcado algún nuevo objetivo o reto?
El más importante es poder volver a España sin ninguna asignatura suspensa y
a ser posible, que este año me ayude a mejorar la media de la carrera. También
me he propuesto disfrutar la experiencia al máximo y cuidar mucho de mi salud
mental, los cambios requieren calma y tiempo de adaptación.

-¿Qué piensa tu familia y amigos de tu aventura?
Todos están muy felices de verme aquí en la distancia. Algo de lo que estoy muy agradecida a la vida es de poder contar con gente muy auténtica y que me quieran tanto. Les echo mucho de menos.

Ahora toca disfrutar de esta experiencia.

-¿Cuáles son tus planes futuros?
Siempre he sido de pensar en mis metas a corto plazo. Pero también es cierto que en el instituto nos machacaban mucho con el futuro. Se vuelve algo muy presente cuando llega selectividad o la hora de elegir lo que quieres estudiar, ya sea una carrera, un grado medio, un superior, etc.

A día de hoy, mi principal objetivo es ir poco a poco, cuatrimestre a cuatrimestre intentado sacar mis mejores resultados (si a veces no los consigo, entender que no es siempre posible y que no pasa nada ni valgo menos por ello), hasta terminar la carrera de la mejor manera posible.

Una vez la acabe, me gustaría hacer algún máster, me plantearé el doctorado y trataré de sacarme las oposiciones. Mi primera opción de momento es dedicarme a la enseñanza, aunque ya sabemos, la vida nos puede sorprender.

De momento, me centro en este año y en poder sacar bien tercero aquí en Dublín y que no haya problemas a la vuelta.

-¿Piensas volver a España, a Huelva, en breve?
Sí, pienso ir en Navidad. Realmente era algo de lo que tenía dudas, ya que no creo que vuelva a tener la oportunidad de vivir una Navidad en Irlanda, pero me tira más el reencontrarme con los míos. Otra vez será.

Anima a todos a disfrutar de Huelva.

-¿Qué es lo que más echas de menos de tu tierra?
Sobre todo el clima y la gastronomía. Mis amigos y mi familia también, obviamente.

-Para terminar: un mensaje a tus paisanos.
Mi mensaje para ellos es que disfruten mucho de Huelva, que es una gran provincia a pesar de que muchas veces se nos infravalore. Que estimen Andalucía como la comunidad tan preciosa que es, pero sobre todo que no olviden que hay mucho que descubrir más allá de España y que si tienen la oportunidad de viajar, que nunca la desaprovechen. Y a los estudiantes, que si tienen la duda de irse de Erasmus, que no se lo piensen y se atrevan, que nunca sabemos las aventuras que nos esperan al otro lado.

Muchas gracias, Martina.
A vosotros, un placer contar mi experiencia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here