El arte de la cetrería, Bien de Interés Cultural

Cetrería

HBN. La Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico, a través de la Dirección General de Patrimonio Histórico y Documental, ha incoado el procedimiento para inscribir como Bien de Interés Cultural (BIC), con la tipología de Actividad de Interés Etnológico, la cetrería en Andalucía, que ostenta unos valores específicos y propios en esta región, tanto históricos, etnológicos, artísticos, sociales y de protección del medio natural.

La cetrería o «el arte tradicional y la práctica para mantener, adiestrar y volar aves de presa para obtener piezas (caza) en su estado silvestre y que se ha practicado durante más de 4.000 años» -como la definió la Unesco tras su inclusión en la Lista Representativa de Patrimonio Cultural de la Humanidad en el año 2010-, guarda una estrecha vinculación con la región andaluza, siendo un territorio clave para su desarrollo histórico. Se difunde en la Península a través de las cortes medievales andalusíes, cuyos monarcas practicaban esta actividad. Posteriormente, es adoptada por los reyes cristianos de Castilla y Aragón, que también la toman como hábito recreativo, extendiéndose al resto de Europa.

La primera cita referida a la cetrería que existe en la Península se encuentra en la obra ‘Etimologías’ de San Isidoro de Sevilla (570-636 d. C.), donde al hacer una clasificación de las aves se recoge textualmente «unas se posan en la mano del hombre, como el halcón». Asimismo, existen abundantes pruebas documentales, artísticas, arqueológicas e incluso aportaciones cetreras andalusíes a la lengua castellana con términos como lonja, copla, gerifalte, prima o neblí.

Este arte de caza, que entrará a formar parte del Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz (CGPHA), con la figura de máxima protección, está vinculado a diversas artesanías en Andalucía, como la del cuero, el metal, en especial del latón y la alpaca, materiales con los que se fabrican los cascabeles cetreros -denominados prima y bordón-, siendo esta región el único lugar donde se fabrican a día de hoy. La artesanía de la madera o la construcción de posaderos para las distintas especies utilizadas en esta actividad, también están relacionadas con esta forma de caza natural, la más natural de todas las modalidades cinegéticas.


Puerto de Huelva

Desde el punto de vista sociológico y social, destaca el alto número de cotos sociales y privados en territorio andaluz donde se practica el arte de la cetrería, lo que promueve a su vez la participación de clubes y asociaciones sin ánimo de lucro, la transmisión de las técnicas de adiestramiento de las aves de cetrería, que han pasado de forma oral y escrita durante miles de años, o la labor social de la cetrería en los aeropuertos, donde las aves dirigidas por cetreros velan por la seguridad de los vuelos, limpiando el aire de otras aves en los aterrizajes y despegues.

En este sentido, es necesario subrayar la importancia que tiene la subsistencia de estas aves (halcones, águilas y azores) en los cielos andaluces, ya sea de forma salvaje o domesticada, estando muchas las subespecies protegidas por la Ley de Medio Ambiente y poblando las reservas naturales, lo que facilita el equilibrio de los distintos ecosistemas. A ello se añade la cría en cautividad de las aves de cetrería, actividad también implícita en esta práctica, lo cual supone un revulsivo genético de indudable valor ecológico.

Con la protección de la cetrería como Bien de Interés Cultural se garantiza la perdurabilidad en el tiempo de esta actividad ancestral, que goza de unas singularidades específicas en la comunidad andaluza, y que, en la actualidad, es una actividad recreativa que aglutina tradición, conocimientos sobre biología animal, veterinaria, orfebrería o guarnicionería, así como valores educativos y medioambientales.

Cetrería en Huelva

En Huelva, la cetrería tiene muchos especialistas y no es difícil ver volar halcones y águilas en lugares relativamente extraños. Uno de esos sitios es el Polo Químico de Huelva.

Además hay algunos nombres propios onubenses que destacan en este arte tradicional. Es el caso del ayamontino Miguel Ángel Concepción, que ha conseguido varios años el título de Campeón de España en Cetrería, en la modalidad de ‘bajo vuelo a faisán’.

Otro nombre destacado es el del prestigioso cetrero Manuel Diego Pareja-Obregón de los Reyes, que lleva más de 30 años practicando cetrería y posee una amplia experiencia en la cría en cautividad de aves de presa.

Es profesor de la Escuela Española de Caza, habiendo impartido los cursos de jueces de cetrería y formado a los mismos. Ha realizado numerosos estudios, así como espectáculos de cetrería y de educación medioambiental por toda la geografía española y colaborado en eventos de la talla de la Feria Internacional de la Caza y las Armas (FITAC) o en la Feria Internacional del Caballo (FICA), etc.

Manuel Diego ha publicado un centenar de artículos en diferentes revistas y prensa especializadas, así como ofrecido medio centenar de conferencias en colegios y universidades. Es autor de los libros sobre cetrería como Azor Dios lo hizo eterno (1985); Cetrería y Aves de presa (1997); La Leyenda del Águila de Harris (2003) y Cincuenta años de cetrería. Historias y anécdotas (2013) y además edita desde el 2002 un anuario de cetrería a nivel nacional de gran interés.

En 1988, creó el primer centro privado de cría en cautividad de aves de presa, habiendo reproduciendo hasta el momento 10 especies y en 1991 introdujo en España las competiciones deportivas, desarrollando la normativa del Sky Trial Campeonato de España de Altanería, la prueba de cetrería más prestigiosa de Europa, y colaborando en 1994 y 1995 en las normativas de la Real Federación Española de Caza, sobre Bajo Vuelo y Altanería a perdiz con perro de muestra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mercedes
matsa
Hospital Quirón
residencia clece
Cocehu
Simposión caballos
Aguas de Huelva
Las cosas del toro
Atlantic Copper
Ayuntamiento de palos de la frontera
Caja Rural hipoteca joven
Csif
cepsa
Diputación de Huelva