Juan Luis Carriazo: «Ojalá algún día se pueda excavar el castillo de Huelva»

El profesor de Historia Medieval de la Universidad de Huelva, Juan Luis Carriazo, nos habla de la fortificación de la capital onubense, que "solo conocemos por documentos y planos antiguos", al tiempo que nos avanza el trabajo de investigación que está realizando sobre las antiguas fortificaciones del condado de Niebla, junto al también profesor de la Onubense Juan Aurelio Pérez Macías. Un estudio necesario sobre la que está considerada como "la fortaleza señorial de referencia en nuestra provincia".

0
842
Plano del castillo de Huelva en 1768, conservado en el Archivo Ducal de Medina Sidonia. / Imagen cedida por Juan Luis Carriazo.
Recreación del castillo de Huelva en la ‘Huelva ilustrada’ de Juan Agustín de Mora Nego y Garrocho. Imagen cedida por Juan Luis Carriazo.

M. P. D. Huelva es tierra de castillos. Esta afirmación ha quedado reflejada en numerosos artículos publicados en Huelva Buenas Noticias, así como en otros muchos estudios históricos y patrimoniales. Sin embargo, no todas las fortificaciones se conservan igual, tanto que, en algunos casos, prácticamente han sido olvidadas por la población en general. Entre los recintos mejor conservados hoy en día se encuentran el Castillo de Cortegana, el de Aroche, el de Aracena, el de Santa Olalla, el de Cumbres Mayores, el Castillo de San Marcos de Sanlúcar de Guadiana, el de Cartaya o el de Niebla, una de las fortalezas más relevantes de Andalucía.

El Castillo se encontraba, aproximadamente, en el lugar en el que se ubica la iglesia de San Pedro en Huelva.

No ocurre lo mismo con una edificación tan llamativa para Huelva capital como es el Castillo de San Pedro, un recinto medieval que se construyó sobre restos árabes, perteneciente a los Duques de Medina Sidonia. Un espacio que, a pesar de atesorar una enorme historia, apenas se conservan algunos restos de esta construcción que siglos atrás presidió el cabezo de San Pedro, desde donde se controlaba el paso por el río Odiel. Se encontraba, por tanto, en el centro antiguo de la ciudad de Huelva y, más concretamente, en el Yacimiento Arqueológico del Cabezo de San Pedro Cerro de San Pedro, inscrito en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz.

Vista parcial de Huelva, tomada desde el cabezo de San Pedro, en la segunda década del siglo XX. En la imagen se puede comprobar la vista del río Odiel desde el cabezo.

Sobre la tipología arquitectónica del edificio, el Instituto de Patrimonio Histórico de Andalucía (IAPH) afirma que «se sabe que en el siglo XVII el recinto fortificado junto con la barbacana poligonal se extendía por 4.200 metros cuadrados, el castillo propiamente dicho ocuparía unos 1.800 metros cuadrados. Estaba conformado por cinco torres, de las cuales cuatro eran de planta cuadrada y la quinta, ubicada en la esquina oriental era octogonal. Cada una de estas se ubicaba en un ángulo del recinto y otra en el lienzo del lado sur, por la que se accedería al interior del edificio». De la misma forma, el IAPH recoge cómo en la planta baja del edificio habría diferentes dependencias, como la sala del monumento, el horno o la cocina, mientras que en el primer piso estarían las habitaciones de los condes, como las alcobas, sala de chimenea o capilla, necesarias para el desarrollo de sus actividades diarias.

El profesor de Historia Medieval de la Universidad de Huelva, Juan Luis Carriazo.

Un lugar que, a pesar de haber desaparecido, permanece en el imaginario de los onubenses, que se sienten atraídos por conocer todos los detalles de un recinto que siglos atrás dominó la ciudad. Lo sabe bien el profesor Titular de Historia Medieval de la Universidad de Huelva, Juan Luis Carriazo, que acaba de lanzar como editor la publicación ‘Fortificaciones señoriales del suroeste ibérico. La huella documental’, una publicación que es fruto de un proyecto de investigación y que cuenta con las aportaciones de cerca de una veintena de expertos en el tema.

Portada de la obra.

A raíz de este trabajo, conversamos con el profesor Carriazo, que es consciente de que todavía queda mucho por conocer de las fortificaciones de la provincia onubense, tanto que, de cara al futuro, le gustaría mucho que pudiera llegar a investigarse el Castillo de San Pedro de Huelva. Y es que nos dice que «ojalá algún día se pueda excavar el castillo de Huelva, que solo conocemos por documentos y planos antiguos».

El profesor Juan Aurelio Pérez Macías, en el centro de la imagen, recibiendo un reconocimiento de la Asociación Herrerías de Huelva. De izquierda a derecha: Noemí Raposo, Juan Aurelio Pérez Macías y Pepe Suárez.

Por el momento, se trata de un deseo que no parece que se vaya a realidad a corto plazo, pero sí se encuentra trabajando en otro proyecto de gran interés, puesto que nos adelanta que «actualmente estoy desarrollando, con mi compañero, el profesor Juan Aurelio Pérez Macías, una investigación sobre las fortificaciones del condado de Niebla. Más allá de la ciudad había otras fortificaciones que debemos identificar y documentar. Se trata por lo general de construcciones menores y prácticamente desaparecidas, pero que desempeñaron una importante función a la hora de estructurar y consolidar el poblamiento de este amplísimo señorío».

El alcázar de Niebla es la gran fortificación señorial de la provincia y una de las más importantes de Andalucía. Un edificio que pronto contará con una publicación propia. / Foto: Diputación de Huelva.

Este nuevo proyecto es una prueba más del  vacío historiográfico que existe todavía a la hora de hablar de los castillos onubenses. «El alcázar de Niebla, por ejemplo, es la gran fortificación señorial de la provincia, y una de las más importantes de Andalucía y, sin embargo, no tenemos prácticamente estudios publicados sobre la fortaleza», explica Juan Luis Carriazo, que señala que «este vacío tan significativo se va a cubrir pronto gracias a los estudios derivados del proyecto FORTours, en los que he tenido la suerte de participar con un equipo de jóvenes historiadores y junto a otros coordinados por especialistas de primer nivel, nacional e internacional, en el ámbito de la arquitectura defensiva y de la Arqueología de la Arquitectura, como Fernando Cobos o Miguel Ángel Tabales». Para este investigador de la UHU, «resulta sorprendente que una fortaleza como la de Niebla no disponga aún del libro que merece, aunque pronto lo tendrá. Algo parecido ocurre con el resto de fortificaciones del antiguo condado de Niebla, sobre las que también estamos trabajando en la actualidad».



Castillo de Niebla, una visita siempre recomendable.

No en vano, para Carriazo, «el alcázar de Niebla es la fortaleza señorial de referencia en nuestra provincia. Los estudios históricos, arquitectónicos y arqueológicos que se vienen desarrollando desde hace pocos años nos van a permitir conocerla mucho mejor, y verla como nunca antes la habíamos visto. El visitante que se acerque actualmente puede acceder a información actualizada en el centro de interpretación que se ha inaugurado hace pocos meses, por iniciativa de la Delegación de Cultura y Patrimonio Histórico».

Zona de la calzada que unió el Puerto de Palos con el Castillo.

Sin embargo, no es el único recinto que merece una mención en la provincia. «Junto con Niebla hay otras dos fortificaciones señoriales muy significativas por la entidad de los trabajos arqueológicos desarrollados en ellas: Sanlúcar de Guadiana y Palos de la Frontera», como recuerda este docente universitario, que continúa trabajando para que la historia onubense salga a la luz, al tiempo que nos permite valorar y conocer mejor nuestro valioso patrimonio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here