Lecturas casineras 43. Juan Antonio Cebrián: Pasajes de la Historia I y II

Los Casinos de Huelva son el referente de aquellas situaciones en las que cada libro fue protagonista de una lectura sabrosa o de un coloquio interesante. Cada libro, en su casino.

0
339
sdr

Salomé de Miguel.

Aunque esta serie pretende recomendar libros sin desperdicio, hay que hacer una excepción y dar el protagonismo a un autor: Juan Antonio Cebrián Zúñiga.

Manchego de Albacete (que los hay de otros lugares) desde 1965 y conocedor del mundo y de la Historia, desde Madrid, hasta que un infarto nos privó de disfrutar de sus trabajos radiofónicos, que algunas escuchábamos en directo y hoy en eso que se llama “pod-cast”, que es una forma magnífica de oír lo bueno cuando nos plazca.



Cebrián es uno de esos que se escuchan tras los años, con el mismo interés que cuando lo poníamos en directo, en ese programa añorado de “La rosa de los vientos” (Onda Cero), que fue avanzadilla motivadora del libro que hoy recomendamos encarecidamente en esta serie de “Lecturas casineras”.

También en Onda Cero, el sugerente “Turno de noche”, que forma el par de programas estrella de este periodista, que hace buena la profesión de investigador histórico. 

Porque la Historia, ahí donde la ven, no es un compendio de libros escritos por los coetáneos de los hechos, que siempre son parte interesada, sino por los investigadores rigurosos y libres, en años posteriores, cuanto mas alejados en el tiempo, mejor.

Hoy hay muchos y buenos de esta estirpe de sabios, que lo son. Pero también hay muchos “cantamañanas” que se ponen al “rebufo” de los que saben y hablan o escriben con aires pedantes de falsos expertos. Ojo con ellos. 

Bueno, pues Cebrián, es hijo de la lealtad a la Historia, apasionado del rigor y militante de la amenidad. Si no me creen, escuchen sus programas o lean sus libros. 

La Historia era su motivo de comunicador ameno. La Historia, sus personajes y hechos que todos conocemos, pero que él los recrea de forma que podamos conocerlos mejor y bajo un prisma que tal vez nos descubra aspectos que no nos dijeron en los libros de texto y en las biografías al uso.

Cebrián nos introduce en mundos conocidos, pero de la mano del rigor y la curiosidad. Cleopatra, Hernan Cortés, Van Gogh, ….. De la batalla de las Termópilas al Barón Rojo …

Premio a Mejor locutor 1994, Mejor Divulgador en 1998, … y más, que se puede ver en internet, sin que sea necesario que lo repitamos nosotros.

Pasajes de la Historia (I y II) es una buena forma de dejarse enganchar por la prosa atractiva de Cebrián, para seguir por sus rutas. O también La “Aventura de los godos”, “La cruzada del sur”, … todos.

Sus problemas de visión y la pérdida en uno de sus ojos, no son obstáculo para aplicar su entusiasmo a la investigación y la literatura, escrita y radiada. Que también la literatura tiene su vida en las ondas, además de en el papel. Y si no que se lo pregunten a periodistas como Iñaqui Gabilondo, Fernando Ónega, Alex Grijelmo, Pilar García Mouton, Jesús Hermida, … y más, muchos más, aunque otros se arriman al “rebufo” (como decía antes) de nombres valiosos. Ojo con estos aprovechados de la estela de otros.

Volvamos a Cebrián, que es uno de los que hay que poner en la estantería de los que valen. Y saben. Y gustan. Cualquiera de sus libros es antesala excelente para entrar en su atractiva propuesta de ver la Historia mas allá de los libros que hablan de ella. Con la perspectiva del tiempo y el saber del investigador fiable. Rigor y amenidad, no se olvide este binomio, que es garantía de placer, en éste y otros autores. Pocos, pero los hay. De momento, todos los que se han propuesto en esta serie de “Lecturas casineras”.

En Cebrián hay otro motivo de admiración, menos “lujoso”, pero no por eso menos admirable: Tuvo que trabajar en la carnicería de un familiar, en un mercado de Madrid, para ganarse el sustento, al tiempo que se forjaba en la vida intelectual siguiendo con sus estudios.

Desde la ONCE (había perdido ya la visión en los dos ojos) construye su futuro en el periodismo radiofónico y de Historia, su gran amor.

Sus programas radiofónicos La red, Azul y verde y Turno de Noche, La rosa de los vientos, …  Podemos sugerir varios de sus libros, pero nos tenemos que limitar, por coherencia con la serie, a uno, que realmente son dos volúmenes: Pasajes de la Historia, I y II.

Por su atractivo indiscutible y por ser la respuesta al éxito de su programa en Onda Cero. Es libro que se lee en cualquier sitio y  durante todos el tiempo que dispongamos (sus capítulos son pequeñas lecturas independientes). 

Es libro a tener cerca, en la mesa de “al retortero”, porque cualquier momento es bueno para echarle un vistazo. 

Pero, sobre todo, es libro que abre la puerta a la adicción por la lectura de Juan Antonio Cebrián, si es que ya no lo éramos a sus programa de radio.

Se puede elegir: La cruzada del sur, La aventura de los romanos en Hispania, Enemigos íntimos de la historia, De las Pirámides de Egipto al asesinato de Kennedy, La verdadera historia de Barba Azul, …

Cebrián, un ejemplo de vida y cultura. Sus libros, un ejemplo de buen hacer.

Grupo Azoteas

azoteas.g@gmail.com

casinosdehuelva@gmail.com

www.casinosdehuelva.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here