Honda, el gigante de las motos en competiciones y ventas

La marca nipona es una de las más destacadas en estos apartados.

0
463

HBN. Aunque es también fabricante de automóviles, si por algo es conocida la marca Honda es por su vinculación al mundo de la motocicleta. De hecho, el origen de la marca es precisamente ese, así como la fuente de numerosos títulos deportivos y, también, del liderazgo del mercado español. La marca nipona bien merece un análisis de estos tres puntos.

La historia de Honda.

La empresa Honda Motor es un gigante industrial japonés cuya producción se encamina, principalmente, a automóviles y motocicletas. Estas últimas constituyen el origen de la marca, nacida en 1949 como fabricante de motores para bicicletas. Estos vehículos motorizados son el origen de las motocicletas actuales.



La marca llegó a España como importadora de motocicletas fabricadas en Europa y Japón en el año 1979. En la medida que fue creciendo el mercado español, las ventas de Honda quedaron limitadas por los cupos que se establecían desde el gobierno para la importación, de manera que, para poder seguir creciendo en nuestro país, la marca decidió buscar un socio español.

Así, en 1982, Honda firma un acuerdo con el emblemático fabricante español Montesa, que recibió una licencia para la fabricación de los modelos de cilindradas más bajas. Uno de los modelos que se fabricaron bajo esta licencia fue un modelo que aún continúa en el catálogo: la SH Scoopy, que se lanzó al mercado poco después de que Honda se convirtiera en el socio mayoritario de la marca española.



Honda y el deporte

Mucho antes de su entrada en el mercado español, la marca ya cosechaba títulos en numerosas competiciones. Se dice que el origen de la vinculación de la marca nipona con la competición nace en 1954, cuando el fundador de la empresa, Soichiro Honda acudió al Tourist Trophy de la Isla de Man. Honda quedó fascinado por el mundo de la competición y decidió desarrollar sus propios modelos.

Tras un minucioso desarrollo, tan propio de esta marca, Honda debutó en la competición del Tourist Trophy con un modelo de 125 centímetros cúbicos en 1959, alcanzando la sexta posición y, gracias a la participación de cinco pilotos, su primer título de constructores.

Poco a poco, la marca se fue consolidando en la competición y empezó a ganar títulos también con sus pilotos. En 1966 logró un éxito sin precedentes y que no ha sido superado: logró la victoria en todas las categorías. Desde el inicio, hasta la fecha, Honda ha ganado más de 800 carreras de velocidad.

La marca también compite en otras modalidades, destacando sus participaciones en el mundial de Motocross o también en las competiciones rally o raid. En esta categoría, la marca inició su participación en 1981 con un sonado fiasco, del que se resarció inmediatamente en 1982 para convertirse, a partir de entonces, en el líder del palmarés del mítico rally París – Dakar.

Líder en ventas

Pero la marca no sólo es líder en el mundo del deporte, sino también es un líder de ventas. Y en España, no podría ser de otra manera: Honda encabeza el ranking de ventas nacionales por marcas de motocicletas de más de 50 cc desde 1989.

El dato clave de este liderazgo es el millón de motocicletas vendidas que la marca alcanzó el pasado año. Actualmente, Honda España es la segunda sucursal europea de la marca en volumen de matriculaciones, sólo superada por Italia y justo por delante de mercados tan importantes como Francia o Alemania. No cabe la menor duda de que España sigue siendo un mercado importantísimo en el mundo de la moto.

Amplia oferta

Los éxitos deportivos y comerciales de las motos Honda van completamente de la mano. El esfuerzo inversor de la marca en la competición permite ofrecer un producto con un alto nivel tecnológico y de gran calidad. Una característica esencial de la marca es ese nivel tecnológico, pero también la capacidad de crear nuevos conceptos de motocicleta.

El caso más paradigmático es el del Scooter. A Honda se le considera el creador del concepto de moto urbana automática que nació en 1984 de la mano del modelo SH Scoopy, que sigue disponible en el mercado con diseños actualizados y motores de inyección de bajo consumo.

El éxito de la marca no puede tampoco entenderse con una filosofía de producto muy interesante, en donde los modelos tradicionales se van actualizando año a año. Este es el caso de la rutera GoldWing, de las CB de carretera o de las deportivas CBR, sin olvidar el modelo Rebel de estética custom o la Africa Twin para los amantes de la estética rally.

Lo interesante de esta manera de presentar sus productos es que el usuario sabe perfectamente qué concepto se esconde detrás de cada nombre, un concepto, pero también una filosofía inspirada, de manera completamente directa con la competición y los rotundos éxitos de la marca alada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here