Saldremos de esta

0
734
El chef Ángel Rivas.

Ángel Rivas. Dar la visión de un tema en el que eres experto puede a veces verse sesgada por los sentimientos que tienes hacia dicho tema. Mi opinión, en este caso, sobre la hostelería, como gastrónomo, como cocinero, como director técnico, puede estar marcada por la ilusión de que todo termine en la antigua normalidad, en los bares, restaurantes y hoteles llenos, en trabajo y prosperidad.

Como hijo de un difunto empresario de la construcción que atravesó grandes crisis y como cuñado de autónomo, no puedo negar algo que es obvio: la cosa está muy fea. Partiendo de esta realidad, se ha creado un temor hacia nuestro sector que la verdad nos ha hecho flaco favor, pero la gente solo tiene que recordar algo: ¿acaso antes de todo esto al sentarnos en una terraza no venía el camarero y pasaba una bayeta (normalmente agua con algún producto tipo lejía)? ¿no se lavaban las copas, vasos, etc. a altas temperaturas antes?

Solo piensen esto, cierto es que hay que tener precaución, que hay que cumplir las normas, pero el sector de la hostelería es quizás uno de los más preparados para esto. Todos los profesionales del sector con formación hemos recibido asignaturas tales como seguridad e higiene en la manipulación de alimentos. Ni yo ni mis colegas necesitábamos que viniera una pandemia mundial para saber que nos tenemos que lavar las manos cientos de veces, que si hablas sobre alimentos se pueden contaminar, y así un largo etcétera.

Somos uno de los sectores más preparados para hacer frente a estas medidas, muchas de las cuales yo ya tenía interiorizadas desde hace años. La hostelería y el turismo son pilares fundamentales en nuestra forma de vivir los andaluces. ¿Dónde dejaremos esas cervecitas en una tarde de verano en la terraza con amigos? ¿Dónde dejaremos nuestros choquitos fritos? Yo estoy dispuesto a aparcarlos por la situación sanitaria, claro está, pero a renunciar a ellos… eso es harina de otro costal. La risa, el sol, el mar, la sierra, los chocos, la cerveza, el vino, el jamón, las gambas, son parte de nuestro patrimonio y nuestra cultura como andaluces.

Sé que por desgracia muchos negocios cerrarán, pero una buena parte resistirá, a trancas y barrancas. Confiemos en una profesión que lleva años haciendo las cosas bien, generando felicidad. Respetemos las normas, como profesionales y como clientes, tengamos precaución siempre, pero, compañeros, amigos y colegas, saldremos de esta. Sed fuertes que arrecia la tormenta.



Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here