Los farmacéuticos onubenses garantizan el abastecimiento de mascarillas a la población ante su inminente uso obligatorio

Los farmacéuticos recuerdan la importancia de una correcta utilización de las mascarillas para evitar la pérdida de eficacia y un posible aumento del riesgo de transmisión del virus, y que su uso sólo es efectivo en combinación con el resto de medidas de higiene y seguridad (lavado de manos y distancia interpersonal).

0
203
Mascarilla quirúrgica.

Redacción. El Colegio de Farmacéuticos de Huelva ha señalado que las farmacias onubenses se encuentran preparadas para garantizar el suministro de mascarillas como medida de higiene y prevención del COVID-19, ante la inminente entrada en vigor de la nueva Orden del Gobierno andaluz por la que se establece el uso obligatorio de mascarillas tanto en espacios cerrados como abiertos, para una mayor protección ante posibles nuevos brotes del coronavirus en la región.

“A día de hoy, el abastecimiento de mascarillas es completamente normal en las farmacias comunitarias onubenses y está garantizada su dispensación. No va a haber ningún problema en el suministro a la sociedad a través de nuestras boticas”, ha manifestado Jorge Juan García Maestre, presidente del Colegio de Farmacéuticos de Huelva.



Asimismo, ha recordado que el uso de las mascarillas es una de las medidas de seguridad y protección fundamentales para evitar nuevos contagios por COVID-19, y que los farmacéuticos ya iniciaron hace algunos meses una campaña para dar a conocer a los ciudadanos cómo deben utilizarse y hacer un uso adecuado y seguro ante la pandemia de COVID-19, siguiendo los consejos e indicaciones de las autoridades sanitarias. Esta campaña se viene desarrollando, siguiendo la vocación de servicio público de la profesión farmacéutica y la labor sanitaria esencial que los farmacéuticos han realizado y continúan haciendo en los diferentes ámbitos profesionales en los que trabajan, tanto en la red de farmacias comunitarias, como en los hospitales, en los laboratorios clínicos, en la Salud Pública, en la investigación, en la industria y la distribución farmacéutica, etc.

En este sentido, los farmacéuticos han recordado que la utilización de mascarillas sólo es efectiva en combinación con las medidas de higiene (lavado de manos y distancia interpersonal), y que es fundamental utilizar correctamente la mascarilla para evitar pérdida de eficacia y posible aumento del riesgo de transmisión del virus. “Debemos seguir insistiendo en no bajar la guardia para que las medidas de protección y prevención evitan que puedan surgir nuevos brotes de COVID-19”, ha añadido García Maestre.



El presidente de los farmacéuticos onubenses también ha destacado el papel que las farmacias y los farmacéuticos vienen llevando a cabo desde el inicio de la crisis sanitaria por el coronavirus, colaborando con las administraciones públicas para garantizar el acceso a la medicación de todas las personas, y en otras iniciativas para intentar llevarles un mensaje de tranquilidad y de confianza en los profesionales de la farmacia, como los más cercanos, y que pueden encontrar en cada barrio o en cada pueblo para pedir consulta o ayuda para la mejora de su salud.

En concreto, con iniciativas como la entrega a domicilio de los medicamentos a los ancianos, pacientes frágiles o con problemas de movilidad que no puedan acudir a recogerlos a su botica, asegurando en todo momento la continuidad de sus tratamientos y evitando así desplazamientos y riesgo de contagio de la población más vulnerable.



Asimismo, la Farmacia onubense ha venido trabajando en otras iniciativas con la Guardia Civil para activar una alerta en los casos de personas mayores que dejan de acudir a la farmacia a retirar su tratamiento, en especial en las zonas rurales. Y con el Instituto Andaluz de la Mujer y el Servicio de Emergencias 112 para ofrecer protección a las mujeres víctimas de la violencia de género, a través de la iniciativa “Mascarilla 19”, de manera que cuando una mujer maltratada solicite la Mascarilla 19 en la farmacia, el farmacéutico pueda atenderla y llamar para alertar de la situación, lo que permite activar el protocolo de atención de estas personas.