Añoranza del Club Voley Huelva, el primer onubense en poner una pica… en Europa

0
1588
Formación del equipo onubense en la histórica temporada 1998-99.
Formación del equipo onubense en la histórica temporada 1998-99.
Formación del equipo onubense en la histórica temporada 1998-99.
Formación del equipo onubense en la histórica temporada 1998-99.

P. Gamero. “Fue un partido especial, ver lleno el pabellón Andrés Estrada es algo que no se me olvidará”. Lo tiene aún presente ‘May’ Benabat. Se trata del partido que enfrentó al que entonces era su equipo, el Club Voley Huelva, al Lube Banca Macerata, potente equipo de la Liga italiana, en la vuelta de los cuartos de final de la Copa CEV, la Copa de la Uefa en voleibol.

“Eran mejores y lo demostraron, pero me quedo con las ganas que pusimos, la ilusión que tuvimos siempre, y que ese día se hizo historia”, resaltó José María Benabat Arroyo (19 de septiembre de 1956, La Felguera, Asturias), y que tiene a gala de “haber nacido en el norte y ser criado en el sur”.

Hablar de Benabat es hablar del voleibol en Huelva. Porque con él en el banquillo se logró el hito de disputar competición europea, y es que el CV Huelva -entonces Aguas de Huelva- fue el primer equipo onubense en poner una pica no en Flandes, sino en Europa. Luego el camino lo han recorrido, además, el CD Sordos Huelva -curioso, también con Benabat como alma mater-, y el IES La Orden.

Y eso que a quien le pudo caber el honor de inaugurar ese casillero fue al Veracruz, con Benabat como jugador. “Fuimos terceros, por detrás de las dos potencias del voleibol de entonces, el Real Madrid y el Son Amar, pero no se jugó por temas económicos; ese fue el principio del fin del Veracruz en la elite, y el primer paso para el nacimiento de un nuevo equipo, el CV Huelva”, recordó May.

El Andrés Estrada se llenó para el duelo CV Huelva-Lube Banca Macerata. / Foto: Huelva Información.
El Andrés Estrada se llenó para el duelo CV Huelva-Lube Banca Macerata. / Foto: Huelva Información.

Benabat mira al pasado y tiene muy presente “los grandes momentos del voleibol en Huelva”, pero tiene palabras especiales para “una persona, puede que no muy reconocida, que yo entiendo que fue clave en la transformación del voleibol en Huelva, Paquita Conde”. “Fue la primera entrenadora que empezó a hacer cambios en este deporte en Huelva, la que primero aplicó métodos de trabajo específicos del voleibol. Estuvo estudiando en Madrid y aplicó esos nuevos conceptos. En cierta manera fue la artífice de que se pasara de jugar al balón volea al voleibol”, remarcó.



Luego llegó Pepe Tierra, “que siguió esa metodología y, además, innovó con la captación de jugadores de fuera de Huelva, que indudablemente mejoraron”. Hasta que apareció como técnico el que él mismo se cataloga como “loco”: “Puede que sea un loco, no creo que sea el mejor en nada, pero en cuanto a trabajo y en constancia no me gana nadie”, indicó.

Benabat también tiene marcado en rojo en sus recuerdos, “el ascenso a la División de Honor en la Ciudad Deportiva ante el Universidad de Huelva… fue posterior al fallecimiento de Diego Lobato, aquello fue muy emotivo”. Pero el día ‘D’ fue el 4 de diciembre de 1998, cuando se produjo el debut en Europa del CV Aguas de Huelva. Ocurrió ante el Innsbrucker austriaco en una fase de grupos que se disputó en Huelva, pero que quedó reducida a un mano a mano entre ambos equipos por la retirada de los representantes de Eslovenia y Croacia. “Fue un rival asequible para nosotros, pero llegamos a los partidos con cierto respeto, porque nunca se había jugado en Europa”, reconoció Benabat. El equipo de Huelva ganó los dos partidos, por 3-1 y 3-0.



Benabat conversa con Milanov, en un momento del partido ante los italianos. / Foto: Huelva Información.
Benabat conversa con Milanov, en un momento del partido ante los italianos. / Foto: Huelva Información.

En los octavos de final se midió al Peikot Salo de Finlandia (victoria por 3-1 en ambos choques). Benabat recuerda que “Danny Pointe jugó en Finlandia el partido de su vida, lo metió todo”, y sobre todo “el viaje desde la capital hasta Salo, en enero, había nieve por todos lados. Pero lo que más me inquietó fue el momento del regreso, desde la ventanilla se veía como las máquinas quitaban la nieve de las alas del avión. No fue agradable”, dijo. Luego en el partido en casa “se refrendó nuestra a superioridad, aunque de todos modos fue un partido muy duro que, como en la ida comenzamos perdiendo”.

Y llegó el doble enfrentamiento con el potente Lube Banca Macerata italiano que, como se esperaba, impuso su ley ganó los dos partidos por 3-0. “Allí nos dieron una buena paliza. Era un gran equipo, que estaba peleando por la Liga italiana una de las más competitivas”, indicó Benabat, que confesó que “afrontamos el partido de vuelta sabiendo que era poco menos que imposible hacer nada. Pero fue un partido especial, ver lleno el pabellón Andrés Estrada es algo que no se me olvidará”.

El partido tenía un enorme valor pues era el último antes de la ‘final four’, un hito. “Sabiamos que no íbamos a pasar, pero había que dar el do de pecho por la gente que acudió al partido. Nuestra idea fue salir fuertes, apretar duro, hacerles largo el partido, tratar de sumar el primer set cuando menos para, de esa manera, viendo que ellos se estaban jugando la Liga a lo mejor se relajaban un poco y hacían cambios, pero no”, comentó el técnico.

“Salimos a dar guerra, a muerte, pero ellos se mostraron implacables. Recuerdo que tras perder el primer set, me fue al banquillo de ellos y le di la mano al entrenador, como queriendo dejar claro que ya habían ganado a ver si bajaban el pistón. ¡Qué va! Siguieron a lo suyo y ganaron los otros dos sets. Nos queda la tranquilidad de que peleamos, lo intentamos, pero eran muy buenos. Al final el público valoró nuestro esfuerzo, comprendiendo que hacer más era imposible”, apostilló.

Así tituló Huelva Información la crónica del partido.
Así tituló Huelva Información la crónica del partido.

Desde entonces el voleibol en Huelva fue decayendo, y en la actualidad Benabat entiende que es poco menos que imposible reverdecer esos laureles: “No veo que se den las condiciones necesarias para que vuelvan esos buenos tiempos”, sentenció, aunque dejó claro que “en Huelva sí hay buena materia prima en cuanto a jugadores, así ha sido a lo largo de la historia, y no sólo en voleibol, en muchas otras disciplinas”. Pero el problema, según apuntó, es que “ahora no hay un sistema deportivo en condiciones, vamos que no hay ni clubes”.

Ante esta situación evidente, al buen aficionado al voleibol sólo le queda la añoranza del tiempo pasado, que en este caso sí fue mejor.

Ficha técnica:
CV HUELVA: Óscar Villegas, Rubén Barba, José Luis Lobato, Danny Pointe, Miltcho Milanov, Antonio Saura -seis inicial-; Daniel Eugenio, David Garrido.
LUBE BANCA MACERATA: Simone Rosalba, Alessandro Fei, Slovodan Kovac, Marco Meoni, Yvailo Gabrilov, Juanjo Salvador -seis inicial-; Lorenzo Rambelli, Giuseppe Sorcinelli.
Parciales: 22-25 (26 minutos), 22-25 (19 minutos), 21-25 (16 minutos).
Árbitros: Wolfgang Schmidt y Michael Triller (Alemania).
Incidencias: Partido de vuelta de los cuartos de final de la Copa CEV disputado en el pabellón Andrés Estrada, que registró una sensacional entrada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here