Mercedes

El diseñador onubense Alberto Vicente, uno de los ganadores del concurso ‘Emprende Lunares’

Gracias a este premio desfilará en la próxima edición de Simof, presentando su particular visión de la moda flamenca. Apasionado de la moda, lleva casi 15 años trabajando en ella, creando diseños para todo tipo de mujer y para cualquier evento o momento importante.

Alberto Vicente ha sido uno de los ganadores del concurso Emprende lunares.

C.M.T. El mundo de la moda es un ámbito muy competitivo, lleno de creadores y diseñadores de gran renombre que copan la mayoría de clientes en potencia. Es muy importante la originalidad y creatividad, pero lo cierto es que en el mundo en el que vivimos en el que impera la imagen, el marketing y la publicidad se tornan decisivos para que un diseñador llegue a la cima o se quede por el camino. Lo que está claro es que no todo está inventado, y en moda menos. Aunque veamos año tras año cómo vuelven a ponerse de moda prendas que tenemos en nuestro armario o un estilo que nos recuerda más a nuestros padres o abuelos, lo cierto es que siempre cambia y lo llevamos de otra manera. Ni que decir tiene que otro rasgo diferenciador de la moda con el paso de los años es la aplicación de la tecnología en las prendas y la innovación en tejidos y accesorios.

Dispone de su propio atelier en Huelva.

En este marco, nos encontramos en Huelva un gran número de diseñadores que luchan día a día por hacerse hueco en el mundo de la moda y por cumplir su sueño de vivir trabajando en su gran pasión. Como por ejemplo Alberto Vicente, un onubense de 33 años que lleva desde los 19 en el mundo de la moda, diseñando y cosiendo para que sus clientas luzcan bellas en sus eventos más importantes. Con su propio taller en Huelva capital (Paseo de la Independencia 55), este diseñador confecciona a medida y ofrece a sus clientas exclusividad, tan necesaria en eventos en los que se quiere destacar y se teme tanto el coincidir con alguien. En estos momentos se encuentra diseñando la colección de fiesta y novia del próximo año y en breve comenzará con la colección de moda flamenca. Aportando su propia visión de la moda, su principal objetivo es que cada mujer tenga su traje exclusivo, “una prenda que le haga sentir la más bella del universo”, nos cuenta el diseñador.

Es un apasionado de la moda flamenca.

El pasado mes de octubre, el diseñador fue uno de los 10 ganadores del concurso de la Fundación Cajasol ‘Emprende Lunares’, un proyecto dirigido a emprendedores de la moda flamenca que tiene como objetivo impulsar sus carreras dentro del mercado empresarial y que, entre otras recompensas, está el desfilar en Simof. El premio consiste en recibir un plan de formación en gestión empresarial de 20 horas lectivas, impartido por profesionales del sector, en el Instituto de Estudios Fundación Cajasol. Una formación especializada en moda flamenca, con una master class impartida por Rocío Montero, directora creativa de la firma Lina y un plan de promoción con un desfile individual en la Fundación Cajasol y un desfile colectivo en Simof. El próximo enero podremos ver al onubense en tierras sevillanas exponiendo en la nueva edición del Salón Internacional de Moda Flamenca, sus propuestas para la flamenca de 2020.




Un habitual de las principales pasarelas.

Alberto Vicente comienza en la moda de forma profesional con tan solo 19 años. Tras finalizar su preparación como patronista industrial, comienza con la creación de su primera colección en la que plasmó “viveza y alegría” a través de colores y volúmenes. Siempre ha sido un diseñador preocupado por estar al día en tendencias y aprender, hasta el punto que su última colección, llamada ‘Esencia’, fue diseñada y elaborada por él “hasta la última puntada”, como nos asegura el creador. Con dicha colección fue a Simof 2018, evento que significó un antes y un después para la firma onubense, ya que supuso para él un gran escaparate, un medio de difusión que le permitió llegar a otras ciudades y a un mayor número de clientes que acudieron a su taller atraídos por sus diseños. Defensor a ultranza de la pureza del traje de flamenca, protege su esencia y adorna sus vestidos con encajes y tiras bordadas que completan los tejidos y diseños que cuida y mima.

Está especializado en moda femenina, sobre todo, novias, invitadas y flamenca.

Encuentra la inspiración en cualquier detalle y es que su máxima es crear un diseño a la medida del cliente y al conocer a una persona sabe qué encajará exactamente con ella. Su trabajo atañe una gran responsabilidad también, ya que se encarga de vestir a novias, madrinas e invitadas, por lo que es escogido para un momento muy importante de la vida de sus clientas y debe estar a la altura: “la responsabilidad hace que diseñe y confeccione prendas especiales y únicas”. Comienza en este mundo solo diseñando y cosiendo moda flamenca hasta que llega un punto que siente la necesidad de ir más allá y crear para grandes eventos, además de formar parte de todo el proceso de elaboración de una prenda, pasando a no solo diseñar sino también a hacer patrones, cortar y coser, en definitiva, hacer por completo la prenda, aportando aún más exclusividad si cabe.

Presta su particular visión a la moda flamenca.

De momento se dedica a moda de señora y camisería de caballero por demanda, pero su intención es seguir mejorando y especializarse en moda femenina, donde más cómodo se siente. Calidad, diseño y seriedad son sus señas de identidad “Me considero una persona muy responsable con mi trabajo, ya que tengo la suerte de dedicarme a lo que siempre me apasionó”. El diseñador agradece a cada una de las clientas que forman parte de la historia de la casa de moda su confianza, ya que son las que pasean y lucen sus creaciones de forma única y elegante. Sus clientas más exigentes son las que hacen que cada día se supere.

Se esmera en cada detalle, su baza es la exclusividad.

No le gusta pensar a largo plazo, esa es la suerte de alguien que vive cada día un sueño al dedicarse a su gran pasión. Ahora se encuentra inmerso en los diseños de las colecciones de 2020, pensadas para una mujer fuerte y segura de sí misma. “Me apasiona el confeccionar vestidos únicos, ya que son piezas que jamás se repiten, además de que cada mujer requiere unas formas y unos colores determinados para realzar su potencial”. Cuando uno trabaja en lo que le apasiona se nota y es que “trabaja en lo que te gusta y nunca tendrás que trabajar”.







Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.