La moguereña Ana Moreno conquista el Himalaya en una aventura en solitario por Nepal

0
526
En el templo construido sobre el lugar de nacimiento de Siddhartha Gautama (Buda), Lumbini, declarado Patrimonio de la Humanidad, en Nepal.
La moguereña Ana Moreno, en uno de sus recientes viajes.
La moguereña Ana Moreno, en uno de sus viajes.

Mari Paz Díaz. Viajar es uno de los mayores placeres que nos ha proporcionado la globalización. El mundo se ha convertido en un lugar accesible, sea cual sea la distancia. Una cuestión que piensa aprovechar la joven moguereña Ana del Carmen Moreno Olivera, que, con sus 27 años, puede presumir de haber visitado varios países en diferentes continentes. Eso sí, hace unos días, se ha enfrentado a una de sus mayores aventuras: viajar sola a Nepal con el objetivo de ver amanecer desde el Himalaya. Un reto que ha superado con creces y que, asegura, es una de las experiencias más fantásticas de su vida. 

Realizando tareas de laboratorio en el año 2011.
Realizando tareas de laboratorio en el año 2011.

Una hazaña que, a muchos, puede impresionar, más aún, porque viene unida a una trayectoria profesional cargada de desafíos. Porque Ana Moreno, después de licenciarse en Biología en la Universidad de Sevilla en el año 2012, decidió marcharse a Madrid para realizar un Máster en Investigación Farmacológica. Un posgrado tras el que consiguió un trabajo por unos meses en el Instituto de Biomedicina de Sevilla (IBiS). Después regresó a Moguer, desde donde estuvo buscando trabajo por toda España, pero sin éxito. 

Trabaja en el Trinity College de Dublín, al tiempo que se ha sacado la Licenciatura de Bioquímica. / Foto: tripadvisor.
Trabaja en el Trinity College de Dublín, al tiempo que se ha sacado la Licenciatura de Bioquímica. / Foto: tripadvisor.

Por ello, en septiembre de 2014 se fue a vivir a Dublín con la intención de encontrar un empleo, aprovechando, además, que allí estaba viviendo su hermano Rubén. Y lo logró. En la capital de Irlanda consiguió trabajo en un proyecto de Google, desde el que, después, pasó a Google Maps, empresa internacional en la que estuvo trabajando alrededor de un año. Así fue hasta que consiguió su puesto actual en la Universidad Trinity College de Dublín, donde Ana es asistente de investigación en un laboratorio del Departamento de Inmunología. En esta universidad, esta onubense está desarrollando diferentes proyectos de investigación, entre los que se encuentra un estudio, en colaboración con una empresa farmacéutica, centrado en la búsqueda de compuestos que produzcan la activación de un tipo de células del sistema inmune que atacan el cáncer.



Siente auténtica pasión por viajar. En la imagen, en la Torres Petronas, en Kuala Lumpur.
Siente auténtica pasión por viajar. En la imagen, en la Torres Petronas, en Kuala Lumpur.

Una interesante actividad profesional que ha estado compaginando, además, con la realización de la Licenciatura en Bioquímica, estudios que acaba de terminar de forma satisfactoria. En total, tres años y tres meses viviendo en Dublín, una residencia desde la que también ha incentivado su pasión por viajar. Su curiosidad por conocer el mundo no tiene límites, un interés, en parte, alimentado por su hermano Rubén Moreno que, por el momento, ya ha realizado dos vueltas por el mundo, tal y como nos contó en Huelva Buena Noticias

En una playa de El Nido, Palawan, Filipinas, junto a su hermano Rubén Moreno.
En una playa de El Nido, Palawan, Filipinas, junto a su hermano Rubén Moreno.

[Para las personas que quieran conocer la historia de su hermano Rubén Moreno, pueden hacerlo en estas dos entrevistas: 
La segunda vuelta al mundo del onubense Rubén Moreno

Rubén Moreno, un moguereño que vive en Túnez después de dar la vuelta al mundo]

Acaba de viajar en solitario en Nepal. En la imagen, con aprendices de monjes budistas en Bhaktapur, ciudad declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.
Acaba de viajar en solitario a Nepal. En la imagen, con aprendices de monjes budistas en Bhaktapur, ciudad declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

En cualquier caso, Ana Moreno, como hemos comentado, después de recorrer varios países, hace unos días decidía marcharse a Nepal con el objetivo de ver amanecer desde el Himalaya. Toda una experiencia que ha querido compartir con los lectores de HBN. 

-Ana, acabas de regresar de tu aventura en solitario en Nepal. ¿En qué ha consistido?

En Estupa de Boudhanath, Katmandú, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.
En Estupa de Boudhanath, Katmandú, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

-Me he colgado una mochila con menos de 10 kilos y he visitado durante dos semanas Katmandú, Lumbini, -donde nació Siddhartha Gautama, Buddha-, Pokhara, -donde se inicia la mayoría de rutas hacia la región del Annapurna del Himalaya- y, finalmente, Bhaktapur y Lalitpur. En total, he visitado seis de los siete conjuntos monumentales del valle de Katmandú, declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. En estos lugares, he hecho senderismo por la región de Annapurna, llegando a los 3.210 metros de altitud, y visitando el lugar de nacimiento de Buddha. Para moverme por Nepal siempre he usado transporte local y me he alojado en hostales de mochileros y casas de huéspedes en las montañas. De esta forma, se conocen otros viajeros con tus mismas inquietudes y nepalíes a los que les puedes preguntar y conocer la situación del país de primera mano.

Asegura que viajar sola es muy recomendable. en la imagen, en los puentes en la ruta de senderismo, cerca de Tikhedhunga.
Asegura que viajar sola es muy recomendable. En la imagen, en los puentes en la ruta de senderismo, cerca de Tikhedhunga.

-¿Cuál es el balance de tu experiencia?
-El balance es positivo al 100%. Al ir en solitario se conoce muchísima gente y me ha sorprendido la cantidad de gente que viaja sola, incluyendo chicas. La verdad es que nunca te sientes solo, siempre hay alguien con quien hablar y compartir parte del camino o visitas turísticas. Por poner un ejemplo, cuando estuve haciendo senderismo, conocí a una pareja suizo-americana con los que estuve andando un rato y cuando vimos una cascada nos metimos dentro. A mí sola no se me hubiera ocurrido.

El momento más especial del viaje ha sido ver amanecer en Poon Hill, Ghorepani, a 3.210 metros de altitud. En la imagen, acompañada por David S., otro viajero.
El momento más especial del viaje ha sido ver amanecer en Poon Hill, Ghorepani, a 3.210 metros de altitud. En la imagen, acompañada por David S., otro viajero.

-¿Cuál ha sido el momento más especial del viaje?
-Sin duda, ver el amanecer en el Himalaya y la experiencia de hacer senderismo de noche. Fue maravilloso ver cómo se iluminaban poco a poco montañas de más de 7.000 y 8.000 metros a tu alrededor. Eso sí, me llevó dos intentos, porque la primera mañana estaba todo nublado y no pudimos ver nada. Pero, el segundo día estuvo despejado y fue increíble. Igualmente, ese día hice amigos: dos hermanos americanos y un asturiano.

Con el cartel de Poon Hill, Ghorepani.
Con el cartel de Poon Hill, Ghorepani.

-¿Y el más duro?
-Lo más duro ha sido ver la pobreza del país. Encima, saber que el terremoto de 2015 los derrumbó aún más, pero, aun así, salen adelante y ves a mucha gente reconstruyendo sus casas. Pero el daño en los templos es muy visible, aparte de que no están cuidados.

En el templo construido sobre el lugar de nacimiento de Siddhartha Gautama (Buda), Lumbini, declarado Patrimonio de la Humanidad, en Nepal.
En el templo construido sobre el lugar de nacimiento de Siddhartha Gautama (Buda), Lumbini, declarado Patrimonio de la Humanidad, en Nepal.

-¿Cuáles han sido las motivaciones que te han llevado a hacer este viaje?
-Mi principal motivación al visitar Nepal era volver a Asia y desconectar de la vida que llevamos en Europa. Nepal también combina cultura y naturaleza, y a la vez es conocido por ser un país muy seguro, por lo que era perfecto para mi primer viaje en solitario. He querido hacerlo en solitario, porque así se conoce a mucha más gente y a uno mismo. Te sientes libre, puedes visitar o descansar cuando te apetezca y se vive más intensamente.

Ha sido un viaje de total aventura, con poca preparación previa. En la foto, en el Templo dorado (Patan, Nepal).
Ha sido un viaje de total aventura, con poca preparación previa. En la foto, en el Templo Dorado (Patan, Nepal).

 -¿No has tenido reparo en ir en solitario? ¿Cómo se prepara un viaje así?
-Pues la verdad es que no. Tenía muchas ganas de ir sola y ver cómo era la experiencia. Y de preparación… Creo que ha sido el viaje menos preparado que he hecho. Quería que fuese una aventura e ir visitando según me recomendasen y por el tiempo que tenía. Además, estuve trabajando y estudiando muchísimo para terminar la carrera, así que cuando terminé el examen, a cinco días de despegar, lo único que tenía era el vuelo y la ropa de senderismo, porque tenía claro que iría a ver el Himalaya. El día antes de volar reservé la primera noche de hostal, busqué en internet cómo ir desde el aeropuerto a la ciudad y me descargué guías de Nepal para leer en el avión y tener cierta idea de qué visitar. Nada más. El resto, a la aventura.

Con sus padres, su hermano Rubén y su cuñada Carmen en el Templo de Zeus, en  Atenas, en el inicio de la vuelta al mundo de su hermano.
Con sus padres, su hermano Rubén y su cuñada Carmen en el Templo de Zeus, en Atenas, en el inicio de la vuelta al mundo de su hermano.

-¿Qué piensa tu familia y amigos de este viaje?
-Pues mis padres, como es normal, se preocuparon un poco, pero creo que con las aventuras de mi hermano ya están algo acostumbrados. Y mis amigos, igualmente sorprendidos. Mucha gente no esperaba que fuera en solitario.

Anteriormente había viajado por diferentes países. en la imagen, en Toronto Islands, Canadá.
Anteriormente había viajado por diferentes países, como en esta foto, tomada en Toronto Islands, Canadá.

-¿A qué lugares habías viajado hasta ahora?
-Hasta ahora, había viajado un poco por Europa y, cuando mi hermano Rubén y su novia Carmen estaban dando la vuelta al mundo, me uní a su aventura en Grecia y después en Filipinas. Durante mi estancia en Filipinas me enseñaron mucho sobre cómo viajar y también visité Kuala Lumpur y Estambul. Posteriormente, realicé otros viajes por Sri Lanka, Toronto (Canadá), Barbados y Kirguistán, aunque siempre fui acompañada por mi ex pareja y/o amigos.

En Manglares en Palawan, Filipinas, con su hermano Rubén y su cuñada Carmen.
En Manglares, en Palawan, Filipinas, con su hermano Rubén y su cuñada Carmen.

-Parece que estás siguiendo un poco los pasos de tu hermano Rubén…
-Es quien me ha dado el ejemplo. Vivo en la misma ciudad en la que él vivió, ya que quería salir de España y fue más fácil al tenerlo ahí. Siempre me ha gustado viajar, pero hasta que no empecé a trabajar en Dublín no he tenido la posibilidad de hacerlo. Y, se podría decir, que mi hermano me ha enseñado el camino y a perder el miedo de viajar a culturas totalmente diferentes. Sin su ayuda, seguramente, no habría llegado donde estoy. Además, mi familia ya acepta mucho mejor este tipo de viajes y sé que mi hermano y su novia me animan y apoyan.

En el futuro, quiere vivir otra experiencia similar sola. En la imagne, en la Mezquita Santa Sofía, en Estambul.
En el futuro, quiere vivir otra experiencia similar sola. En la imagen, en la Mezquita Santa Sofía, en Estambul.

-¿Estás pensando ya en vivir otra experiencia similar?
-Sin duda alguna. Aunque ahora tengo reservado un viaje a Cuba en octubre con mis padres, en un futuro me gustaría seguir viajando sola y quién sabe si una aventura como las de mi hermano.

Nos recomienda viajar para conocer otras culturasl. En el Cañón Skazka, en Kirguistán.
Nos recomienda viajar para conocer otras culturas. Aquí, en el Cañón Skazka, en Kirguistán.

-¿Algún mensaje final a los onubenses?  
-Les diría que si tienen la oportunidad aprovechen y viajen por una cultura totalmente diferente, que no vayan con todo organizado y se dejen llevar por las recomendaciones de locales u otros viajeros que conozcan durante su aventura. Este tipo de viajes te hacen valorar lo bien que vivimos en Europa y te das cuenta de que no necesitas ni la mitad de lo que tienes. El otro día vi esta frase por internet y me hizo pensar sobre el tipo de vida que lleva mucha gente: “Vivimos en un mundo donde gastamos dinero que no tenemos, en cosas que no necesitamos, para impresionar a gente a la que no le importamos”. Nada más, solo que hay que ser más feliz y odiar menos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here