La Soledad pone el broche de oro a la Semana Santa onubense con su Silencio

La Cruz de Guía en la calle. / Foto: Manu Rodríguez.
La Cruz de Guía en la calle. / Foto: Manu Rodríguez.

HBN. La Hermandad de Penitencia y Cofradía de Nazarenos de Nuestra Señora en su Soledad ha vuelto a ser la encargada, un Viernes Santo más, de poner el broche de oro a la Semana de Pasión onubense. Eso sí, con un retraso de unos 40 minutos, como el resto de hermandades de la jornada, para permitir así que La Fe pudiera pasar por Carrera Oficial. De este modo, la cofradía iniciaba sobre las 20.40 horas su estación de penitencia con la sobriedad que la caracteriza, escuchándose a su paso sólo el rachear de sus costaleros marcando el son al andar. No olvidemos que esta hermandad es conocida como ‘Silencio’ por la ausencia de acompañamiento musical.

Desde el interior de la Parroquia de la Concepción comenzaba a salir el cuerpo de nazarenos que, con su cirio al cuadril, iluminan el caminar de la Soledad del Silencio. En un respetuoso silencio, característica y sobrenombre popular por el que se conoce a esta cofradía, la Virgen de la Soledad, obra anonima del siglo XVI y una de las grandes tallas de la Semana Santa onubense fue avanzando.

Procesionan unos cien nazarenos con esta hermandad. / Foto: Manu Rodríguez.
Procesionan unos cien nazarenos con esta hermandad. / Foto: Manu Rodríguez.

En total, son unos 105 hermanos, de los 378 que tiene la cofradía, los que procesionan en esta hermandad, ataviados con túnica de cola en color negro,  morrión de sarga verde y cinturón ancho de esparto, un hábito que recuerda la antigua procesión de la Virgen de los Dolores de la Vera+Cruz, procesión que la hermandad rescató en la tarde del Viernes Santo.

Y es que los orígenes de la cofradía se remontan al seno de la Hermandad del Nazareno, en 1937, protagonizando su primera salida procesional la madrugada del Viernes Santo de aquel año. No fue, no obstante, hasta el año 1944 cuando se constituyó oficialmente como Hermandad de Penitencia. En 1962, alumnos del colegio Madre Dios y de la comunidad de Javieres se inscribieron como hermanos, por mediación del Padre Laraña, iniciándose así la vinculación de la cofradía con la comunidad jesuita. Como muestra de su pasado “morao”, los manigueteros del paso de Nuestra Señora en su Soledad portan el hábito primitivo.


Puerto de Huelva

La procesión hace su salida desde La Concepción. / Foto: Manu Rodríguez.
La procesión hace su salida desde La Concepción. / Foto: Manu Rodríguez.

Pasados pocos minutos desde que comenzara su caminar la cruz de guía hacía su salida el precioso paso de misterio, de talla clásica y completamente dorado. Lucía el paso varios estrenos que presenta esta hermandad este año 2017, como ha sido la cruz arbórea del paso, obra de Francisco Cumbreras Trufero, un pañuelo compuesto de una manteleta de tul bordada del siglo XIX, un juego de manguitos de guipur, así como dos cuellos de encaje Richelieu y Chantilly, todos de finales del siglo XIX. También portan un juego de bisuterías de talco y joyas de plata de principios del siglo XX, una saya bordada en oro sobre terciopelo negro de bordado cordobés del siglo XVIII restaurada y compuesta por Pedro Ceada Salguero y un sudario de encajes de tul de rejilla bordado del siglo XIX.

Una buena lista de novedades que se suman a los proyectos futuros de la Hermandad, pues de cara a los próximos cuatro años, quieren adquirir una peana dorada para el paso de misterio, elaborar dos sayas para la Virgen, una de las cuales ya está muy adelantada, y terminar de dorar los costeros del paso

Detalle de La Soledad. / Foto: Manu Rodríguez.
Detalle de La Soledad. / Foto: Manu Rodríguez.

Sobre el paso, la Soledad situada sobre una peana dorada al pie de la cruz vacía. Sobre sus sienes la corona de plata dorada de Ramón León Peñuela, saya de terciopelo negro con bordados en oro y su magnífico manto de salida, con los bordados más antiguos que procesionan por la Semana Santa onubense. En sus manos, los clavos y la corona de espina plateada, procedente de la antigua imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno, Hermandad de la que nació como filial y con la que aun guarda fuertes lazos de unión, como hemos apuntado.

Cierre de la Semana Santa onubense. / Foto: Manu Rodríguez.
Cierre de la Semana Santa onubense. / Foto: Manu Rodríguez.

Juan Manuel Cruz, hermano mayor de la Soledad desde 2013, habiendo renovado en el cargo este pasado 20 de enero, adelanta, además, que la cofradía ha alquilado un local en el Molino de la Vega para guardar el paso y enseres del mismo, a fin de ganar espacio en la casa hermandad de la calle Miguel Redondo para disfrute de los hermanos.

En suma, la Virgen de la Soledad cierra el desfile procesional de Huelva con el llanto por la muerte de su hijo, poniendo la seriedad, sencillez y silencio de sus nazarenos la guinda a la Semana Mayor onubense, con un gran sabor cofrade clásico y con grandes piezas de patrimonio que ponen un magnífico punto y final a la Carrera Oficial.

Galería gráfica de la salida de La Soledad (Fotografías: Manu Rodríguez): 



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mercedes
Ayuntamiento de Punta Umbría, feria de la gamba
matsa
Cocehu
Simposión caballos
Aguas de Huelva
Las cosas del toro
Atlantic Copper
Ayuntamiento de palos de la frontera
Caja Rural hipoteca joven
Csif
Hospital Quirón
cepsa
Diputación de Huelva