La visita de Ramón y Cajal a la provincia de Huelva el año que ganó el Nobel

0
647
Fotografía de Santiago Ramón y Cajal y posiblemente el Doctor Robert Russell Ross en Riotinto. / Foto: Instituto Cajal.
El médico Ramón y Cajal.
El médico Santiago Ramón y Cajal.

HBN. Uno de los personajes histórico que la provincia de Huelva ha tenido el honor de acoger como huésped fue el eminente doctor Santiago Ramón y Cajal, quien visitó nuestra tierra a primeros de mayo del año 1906, seis escasos meses antes de que le fuera concedido el Premio Nobel de Medicina -compartido con el investigador italiano Camillo Golgi- por sus trabajos sobre las conexiones neuronales.

Ramón y Cajal fue invitado por los miembros del Departamento Médico de la Compañía inglesa de Río Tinto a conocer sus instalaciones, así como el entorno de la mina. De lo acontecido entonces tenemos noticia gracias al diario La Provincia, que recogió con detalle los pasos dados por el aragonés en tierra onubense. 

Dr. Mackay (izquierda) y Macdonald (derecha). / Foto: Emilio Romero.
Durante su estancia se entrevistó con el Dr. Mackay (izquierda). / Foto: Emilio Romero.

El ilustre médico, acompañado por su esposa, Silveria Fañanás García, habrían llegado a Huelva el día 30 de abril, yendo a la mañana siguiente a visitar el Hospital de la Compañía de Rio Tinto en Huelva, acompañado por los doctores Seras y Martínez Brea, y también la Clínica del doctor Mackay, conversando con este último sobre sus trabajos sobre el paludismo. Durante la visita al Hospital, el aragonés aprovechó también para asesorar a dos colegas, los médicos Jesús Chaparro y Leandro Pérez, en temas de gripe y silicosis.



Ramón y Cajal con los médicos de la Compañía de Río Tinto. / Foto: Archivo Histórico Minero de Riotinto ES.21049.AHMFRT_A-5_466.
Ramón y Cajal con los médicos de la Compañía de Río Tinto. / Foto: Archivo Histórico Minero de Riotinto ES.21049.AHMFRT_A-5_466.

El periódico La Provincia indica que la visita de Ramón y Cajal continuó con una excursión al Monasterio de La Rábida, donde llegaron en el tren a vapor de la Compañía Río Tinto, que había puesto a disposición de tan ilustre invitado. Asimismo, la pareja contempló las obras del muelle de Tharsis, entonces en construcción, y el muelle de Río Tinto, desde donde se podían apreciar las maniobras de carga y descarga de los buques que llegaban al puerto. Al parecer, Santiago quedó maravillado con la ría onubense, a la que profirió numerosos halagos.

A primera hora del 2 de mayo de 1906, el médico y su esposa fueron recogidos en el hotel donde se alojaban por los jefes de los centros médicos de la Compañía minera en Riotinto y Huelva, los doctores Ross y García López respectivamente. Nuevamente en tren, tomaron rumbo a las Minas de Riotinto, donde les esperaba W. Arthur Carlyle, director de la Río Tinto Company Limited (RTCL) por aquel entonces, para visitar el Hospital de la compañía, entonces ubicado en el Alto de la Mesa. 

Fotografía de Santiago Ramón y Cajal y posiblemente el Doctor Robert Russell Ross en Riotinto. / Foto: Instituto Cajal.
Fotografía de Santiago Ramón y Cajal y posiblemente el doctor Robert Russell Ross en Riotinto. / Foto: Instituto Cajal.

Durante su estancia en Riotinto, los miembros de la RTCL pusieron todo su empeño para que su invitado se marchara con un buen sabor de boca. De aquella visita se conservan un par de testimonios gráficos. Por un lado, una fotografía del Archivo Histórico Minero de Riotinto en la que aparece el Nobel con cinco médicos de la Compañía británica y, por otro, una imagen de Santiago, probablemente con el doctor Ross, jefe del departamento médico del Hospital Minero de la Compañía desde 1889 a 1927, visitando la antigua corta minera, que puede consultarse en el archivo del Instituto Cajal

Precisamente fue con Robert Russell Ross, quien fuera nombrado años más tarde, en 1921, Hijo Predilecto de Riotinto, con quien Ramón y Cajal departió en gran medida durante su visita. Este médico estaba haciendo grandes esfuerzos para controlar infecciones como la malaria, la viruela o el paludismo, muy comunes en la época, avances que a buen seguro salieron en la conversación que ambos científicos mantuvieron.

Imagen de la sala.
Imagen de la sala del Museo Minero que recrea cómo era el departamento médico de la Compañía.

Otro de los grandes atractivos y motivo por el que bien valía la pena desplazarse hasta Huelva, era admirar el aparato de Rayos X que los ingleses había logrado traer a su Hospital de Riotinto, el tercero que llegaba a España y que, como no, había llamado la atención de Ramón y Cajal. 

Tras su paso por la Cuenca, el Nobel y su esposa fueron trasladados a Niebla, donde cogerían el tren para ir a Sevilla y de allí regresar a Madrid, terminando de este modo una visita a la provincia onubense que ha pasado a la historia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here