Mini

El procurador, una figura muy desconocida pero clave en la administración de Justicia

Dominar las nuevas tecnologías para hacer frente al incremento de competencias que han tenido que asumir en los últimos tiempos ha sido uno de los mayores logros de este colectivo, que ahora posa su mirada en dos grandes retos: consolidar definitivamente la incompatibilidad con la Abogacía y conseguir la ejecución civil.

La decana del Colegio de Procuradores de Huelva, Inmaculada García González.
La decana del Colegio de Procuradores de Huelva, Inmaculada García González.

HBN. La Justicia es un universo en el que, hasta el más versado, puede llegar a perderse. De él conocemos el papel de los jueces, los abogados, los fiscales… ¿pero y los procuradores? Son piezas básicas para que esta maquinaria funcione, pero su labor es altamente desconocida por la mayoría de la sociedad.

Darles visibilidad y que se reconozca su papel en este entramado es uno de los objetivos que persigue en la actualidad el Colegio de Procuradores de Huelva, formado a día de hoy por 105 colegiados ejercientes y cinco no ejercientes. Esta institución debió fundarse en torno a principios del siglo XX, pues, aunque no se conservan datos fehacientes, los cuadros de sus primeros decanos datan de esta época, mientras que los estatutos más antiguos que se conservan se redactaron en 1954, siendo decano Juan Caballero Lama.

Al frente del Colegio se encuentra desde 2014 Inmaculada García González, quien además forma parte de la Comisión de Justicia Gratuita, Estatutos y Aranceles del Consejo General de Procuradores y de la Comisión Permanente y la Comisión Mixta con la Junta de Andalucía, ambos del Consejo Andaluz del Colegios de Procuradores.




La actual decana es procuradora desde 1990 y fue representante del Colegio onubense en la Comisión Provincial de Asistencia Jurídica Gratuita entre 1996 y 2013. A raíz de este nombramiento, entró a formar parte de su Junta de Gobierno, primero como vocal y, más tarde, como vicedecana en varias legislaturas, hasta que hace algo más de tres años y medio decidió presentarse a las últimas elecciones encabezando la lista. “Concurrimos en candidatura conjunta y única, con la pretensión de trabajar a favor de una profesión que pasaba por momentos de apuro con el Proyecto de Ley de Servicios y Colegios Profesionales sobre la mesa“, recuerda García. 

Reunión de los colegiados.
Reunión de los colegiados.

Un proyecto que, a día de hoy, sigue siendo uno de los mayores problemas a los que se enfrenta la entidad, pues esta controvertida iniciativa, explica la decana, “se encuentra parada por la inactividad política que hemos sufrido”.

Con esta Ley siempre en el horizonte, los mayores esfuerzos del Colegio de Procuradores en la actualidad se centran en realizar todas las reformas internas necesarias para su adaptación a los cambios legislativos de los últimos tiempos

Uno de ellos, sin duda, fue la entrada en vigor de la reforma 45 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, a raíz de la cual se puso en marcha el proyecto de papel cero a partir del 1 de enero de 2016. Ello ha supuesto un cambio radical en la figura del procurador, como bien apunta la decana, “no sólo por la modificación en nuestro sistema de trabajo, sino por las nuevas competencias otorgadas por la Ley, como es la facultad de certificación en los actos de comunicación. A partir de la reforma, podemos realizarlos sin necesidad de la asistencia de los testigos que, hasta ese momento, eran necesarios”.

Este Ley ha reforzado y ampliado las funciones de los procuradores, estableciendo nuevas atribuciones para estos profesionales, pero también ha supuesto un esfuerzo importante de adaptación por parte del colectivo en lo que a nuevas tecnologías se refiere. En este sentido, Inmaculada García afirma que los procurados “somos los operadores jurídicos más adaptados a las nuevas tecnologías que impone el sistema“, jugando además “un papel fundamental de colaboración con la Administración de Justicia”.

Otro factor a tener en cuenta es la estrecha relación entre abogados y procuradores, que siempre tienen que trabajar al unísono, pues en la mayoría de los procedimientos los dos profesionales son preceptivos: los primeros asumen la defensa jurídica y los segundos la representación técnica. En relación a este ‘matrimonio’ laboral, Inmaculada García pone de relieve que el mayor reto del colectivo “es la consolidación definitiva de la incompatibilidad con la Abogacía, así como conseguir para el colectivo de procuradores la ejecución civil“.

A esta lista de objetivos a alcanzar, la decana suma otra tarea, conseguir acercar esta profesión, como ya se ha señalado, muy desconocida, al ciudadano para que pueda apreciar la colaboración tan importante que los procuradores prestan a la Administración de Justicia. Una de las acciones que el Colegio proyecta en esta línea es la posibilidad de organizar en próximas fechas unas jornadas de puertas abiertas, a fin de acortar distancias y abrirse a la sociedad.

La decana junto al Comité Ejecutivo del Consejo General de Procuradores.
La decana junto al Comité Ejecutivo del Consejo General de Procuradores.

En la agenda del Colegio para los sucesivos meses, también encontramos otras actividades destacadas. “Tenemos en proyecto organizar una jornada formativa para presentar a los colegiados el nuevo portal de subastas creado por nuestro Consejo General, estando a la espera de la disposición, por parte del Consejo, para su concreción definitiva”, informa la decana.

Y es que la entidad se preocupa mucho por que sus colegiados estén siempre ‘actualizados’, siendo estos conocimientos los que les permitirán afrontar con mayor soltura las novedades y retos del sector. Así pues, el Colegio organiza jornadas formativas cuando se producen reformas legislativas que afectan a sus integrantes de forma directa, como, por ejemplo, las que llevaron a cabo en diciembre de 2015 sobre subasta electrónica. Asimismo, valiéndose de las nuevas tecnologías, notifican puntualmente a sus colegiados aquellos aspectos que supongan un cambio en la profesión.

Por otro lado, la institución está trabajando en nuevos proyectos, entre los que destaca la reciente creación del Servicio de Actos de comunicación organizado por Procuradores. “También hemos cambiado nuestro sistema de financiación, adaptándolo a las exigencias de la Comisión Nacional de Mercados y la Competencia y hemos suscrito convenio con el Consejo General de Procuradores para que nuestro Colegio sea Entidad Especializada en subastas y Depósitos”, apunta García González.

Por último, aunque la actividad estrella del Colegio es la organización del servicio de notificaciones, tanto telemáticas como en papel, la institución aspira a ser un referente en otras áreas, superando escollos y alcanzando retos que clarifiquen su figura al ciudadano y consoliden el papel que los procuradores realizan en la administración de Justicia, en la que, ahora más que nunca, su figura se ha hecho imprescindible.








One Response to "El procurador, una figura muy desconocida pero clave en la administración de Justicia"

  1. simoprocuradores   17 noviembre 2017 at 10:33 am

    Los procuradores tienen una figura clave en la administración de justicia, solo necesitan tener más visibilidad.

    Responder

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.