David Herrero, del teatro a la pantalla con ‘Allí Abajo’ o ‘La voz dormida’

El actor David Herrero.
El actor David Herrero.

Ana Rodríguez. David Herrero Lorenzo es un actor onubense al que muchos conocerán por su gran labor como director del Aula de Teatro de la Universidad de Huelva, al frente de la cual estuvo entre 2008 y 2010. Una pincelada en su dilatada trayectoria profesional, muy centrada en las tablas, aunque también haya hecho sus pinitos en la televisión -serie Allí Abajo– y el cine –La voz dormida– y esté lleno de nuevos proyectos, como la grabación en abril de un corto dirigido por Jesús de Fariña o el estreno de la película Así que pasen cien años, de Mau Cardoso, en la que tiene un papel protagonista.

Los comienzos de David en el mundo de las artes escénicas se remontan a su niñez, cuando era alumno del colegio Giner de los Ríos. «Había clases de dramaturgia insertas en las propias asignaturas. Trabajábamos la música, el teatro, el ritmo, la expresión corporal… Tenían una metodología muy especial y participativa que me ayudó a desarrollar habilidades como la creatividad, la comunicación, el trabajo en equipo, etc. Aquello influyó en mí y generó ciertas inquietudes«, pone de relieve el actor.

Desde pequeño supo que lo suyo era la interpretación.
Desde pequeño supo que lo suyo era la interpretación.

En este sentido, su cercanía a la cultura fue una constante en la educación obligatoria del onubense, pues del Giner de los Ríos y su particular estilo de enseñanza, pasó al IES Alto Conquero, del que recuerda su ambiente familiar, su flexible metodología y que también fomentaban la participación y las actividades culturales.

David estudió Empresariales antes que Arte Dramático.
David estudió Empresariales antes que Arte Dramático.

Cuando tuvo edad para entrar en la universidad, David ya había tenido un acercamiento al teatro, tanto en el colegio como en el instituto, y era consciente del fuerte impulso de su lado artístico. Sin embargo, a la hora de la verdad la inseguridad hizo mella en él y, en lugar de inscribirse en Arte Dramático, lo hizo en Administración de Empresas. Pero la cabra tira al monte, así que el último año de carrera se apuntó al Aula de Teatro de la Universidad de Huelva, con la que representó Juegos prohibidos, de Alberto Miralles, durante una gira de siete meses. La experiencia lo marcó pues, como él mismo reconoce, «aquello fue como retomar lo que había dejado aparcado, el último impulso que me llevó a tomar la decisión de ser actor«.


Puerto de Huelva

David estudió Arte Dramático en Murcia.
David estudió en la ESAD de Murcia.

Y así lo hizo, nada más terminar Empresariales, y a pesar de ser el primer expediente de su promoción, David hizo la maleta y se marchó a Murcia, donde se matriculó en la Escuela Superior de Arte Dramático (ESAD). Allí pasó los siguientes cuatro años y medio de su vida, formándose como intérprete, rodeado de grandes profesionales como César Bernad, su gran maestro, que le enseñó a ver el teatro desde su perspectiva, con respeto pero sin miedo, a amar la profesión y sentirse libre delante del público. También en Murcia tuvo sus primeros contactos con las técnicas de teatro contemporáneo y las vanguardias de la mano de Concha Esteve: «ella nos abrió una puerta maravillosa, nos mostró otra forma de trabajar y expresar alejada de los tópicos. Nos concienció de que teníamos que coger ese testigo, el de la nueva generación».

David sabía que su futuro era ser actor.
El onubense también es formador en habilidades comunicativas.

Durante su estancia en ESAD, en la que también disfrutó de intercambios en Madrid y Valencia, el onubense no paró de hacer teatro y de poner en marcha multitud de proyectos. Con uno de ellos, Las Manos, de Yolanda Pallín, José Ramón Fernández y Javier García Yagüe, llegaron a ir de gira a Puerto Rico. También por entonces, en el Gran Teatro de Huelva representó La corbata, de Alfonso Paso.

En su último año en la Escuela, compaginó las clases con la realización del Máster Oficial en Danza y Artes del Movimiento de la Universidad San Antonio de Murcia y, ¡cosas de la vida!, nada más finalizar su formación, le ofrecieron dirigir el Aula de Teatro de la Universidad de Huelva, la misma que le había dado a él el último empujón para ser actor.

Ha dirigido dos cursos el Aula de Teatro de la UHU.
Ha dirigido durante dos cursos el Aula de Teatro de la UHU.

Fue una bonita experiencia que duró dos cursos, en los cuales llevó a escena dos textos de dramaturgos contemporáneos: La sangre, de Sergi Belbel y 24/7 de Yolanda Pallín, José Ramón Fernández y Javier García Yagüe. Aquí puede decirse que comenzó el compromiso de Herrero de contar historias actuales pues, como afirma, «un texto clásico puede hacerse actual porque habla de los grandes temas del ser humano. Yo soy un enamorado de los clásicos, pero el acercamiento al teatro y expresión contemporáneas debería estar al mismo nivel. Hoy día hay autores que escriben cosas maravillosas, un trabajo responsable y de calidad. En este tiempo nos corresponde hablar de temas de ahora, que nos pueden tocar y emocionar, obras ambientadas en situaciones actuales. El teatro hay que mostrarlo, y poner en vida textos contemporáneos es un compromiso personal. Hace que los actores se sientan identificados con el trabajo que están haciendo, algo comprometido en lo que creen y que les mueve. Ésta es mi estrategia para trabajar con los alumnos«.

Herrero apuesta por el teatro contemporáneo.
Herrero apuesta por el teatro contemporáneo.

En este sentido, La sangre es una obra que aborda, sin enjuiciar, el terrorismo y la extorsión, mientras que 24/7 ahondaba en la falta de expectativas de la juventud, en su situación de pérdida de valores y precariedad originada por la coyuntura socioeconómica. Textos muy ricos, que funcionaron muy bien cuando sus alumnos los llevaron a escena, aunque muy difíciles: «no les pido cosas fáciles porque pienso que el teatro está para hacer cosas maravillosas«, justifica el profesor onubense.

Aunque se encontraba muy a gusto, Herrero dejó el Aula de Teatro de la UHU por hacer realidad uno de sus grandes sueños, trabajar durante un año bajo los ojos de un gran maestro del teatro que sigue vivo y en activo, Philippe Gaulier. Gracias a una beca de la Consejería Cultura de la Junta de Andalucía, pudo estudiar en París con el artista francés, rodeado asimismo de multitud de actores llegados de todo el mundo para aprender del mejor. «Gaulier me hizo crecer como actor y descubrir cosas que no pensaba que era capaz de hacer», reconoce David.

El actor se metió en la piel de John Night
El actor se metió en la piel de Tonny Night.

Y de Francia a Reino Unido, donde el onubense pasó en 2012 unos meses con la compañía de la ciudad de Portsmouth The Groundling Theatre Company, representado Cabaret, the musical.

En los últimos años, David no ha parado de trabajar, intentando diversificar para poder dedicarse íntegramente a su profesión. Por ello, compagina sus facetas de formador en habilidades comunicativas, con la de actor y director. Actualmente dirige los Talleres Municipales de Teatro de Zalamea la Real y en Huelva trabaja con Diego Vázquez, de la empresa cultural Platalea, en numerosos espectáculos teatrales. Sin ir más lejos, en su tierra natal pudimos verlo el pasado verano dando vida al personaje de Tonny Night, maestro de ceremonias de los conciertos organizados en el Muelle de las Carabelas por la Diputación de Huelva dentro del ciclo ‘Las Noches del Muelle’ de 2015.

Pero por su profesión, el onubense está también muy vinculado a Madrid y Sevilla, ciudad ésta última en la que pertenece a dos compañías, ACTEATRO y Aaium Producciones. Con la primera ha estrenado Titus Andronicus de Shakespeare (interpreta a Aaron), obra con la que irán de gira este 2016 -harán parada en noviembre en el Gran Teatro de Huelva-, y con la segunda empezará un nuevo proyecto de creación en los próximos meses.

David en 'Allí Abajo'.
David en ‘Allí Abajo’.

Aunque su pasión sea el teatro, Herrero es un actor todoterreno y también ha metido cabeza en el mundo del audiovisual, un universo que aspira a controlar tan bien como el de las tablas. Así, hemos podido verlo en la televisión en la segunda temporada de la serie de Antena 3 Allí Abajo, con un personaje capitular de médico, y también ha sido protagonista de varios anuncios, los más recientes uno de ‘La Piara’ el pasado 2015 y otro spot de los Fondos Europeos ‘Unidos avanzamos mejor’ en 2013.

En el spot de Fondos Europeos de la Junta.
En el spot de Fondos Europeos de la Junta.

La carrera del onubense ha pasado asimismo por el cine, actuando, entre otros, en los cortos El incidente, de Jesús García y En familia, de Paco Ruiz y dando vida a un fusilado republicano en La voz dormida de Benito Zambrano. En 2015 grabó una cinta aún por estrenara sobre unos refugiados de la Guerra Civil escondidos en la Sierra. David se metía entonces en la piel de Julio, uno de los personajes protagonista de una de las cinco historias enlazadas que se cuentan en Así que pasen cien años, dirigida por Mau Cardoso.

David asegura que tiene previsto crear un nuevo espectáculo.
David asegura que tiene previsto crear un nuevo espectáculo.

Finalmente, en este plano el actor prepara la grabación a comienzos de abril del cortometraje 2X1, producido por Two Lovers y dirigido por Jesús de Fariña, un proyecto que le hace especial ilusión y que le permitirá tener la oportunidad de seguir perfeccionando sus dotes cinematográficas.

Pero David no para, en su cabeza bullen las ideas y necesita darles salida. Movido por ese impulso creativo que le empuja a escribir, el onubense ha creado sus propios espectáculos, con uno de los cuales, Psicoenergética, fue ganador del II Certamen de Teatro en Corto de la Universidad de Huelva. «En poco tiempo empezaré a crear otra pieza propia, porque los actores necesitamos mostrar nuestro trabajo y así liberar nuestra creatividad y estar en contacto con el público», señala el onubense.

En esta línea, su mayor deseo es acercar el teatro al gran público, quitarle ese punto burgués a las artes escénicas y ofrecer estos espectáculos de manera más cercana y accesible, logrando emocionar a los espectadores.

En suma, David Herrero es un actor polifacético y positivo, lleno de proyectos, que mira al futuro con optimismo, siendo su gran disposición y su amor a la interpretación los motores que lo han impulsado a convertirse en un gran profesional al que le queda mucha trayectoria por delante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mercedes
matsa
Hospital Quirón
Giahsa
Cocehu
Turismo Huelva
Aguas de Huelva
Las cosas del toro
Atlantic Copper
Ayuntamiento de palos de la frontera
Caja Rural hipoteca joven
cepsa
Diputación de Huelva