Cuando el calor de los papás sana más que la mejor medicina del mundo

0
125
Imagen de los padres de Ghana realizando la técnica canguro que ha sido distribuida por Unicef. / Foto: Unicef Español.
Imagen de los padres de Ghana realizando la técnica canguro que ha sido distribuida por Unicef. / Foto: Unicef Español (© UNICEF/GHAA2015-04031/Quarmyne). Imagen difundida por Fátima Aburto.

Mari Paz Díaz. Unicef se hacía eco recientemente de esta fotografía en la que se veía a estos padres de Ghana utilizando la llamada técnica canguro, un método que brinda calor a los bebés prematuros, por medio del contacto de la piel sin necesidad de una incubadora. Una sencilla técnica cada vez más implantada a nivel mundial, que ha sido responsable de la mejora de la tasa de supervivencia de bebés con bajo peso al nacer, bien por ser neonato o, bien, por contar con algún problema. Y es que, frente a lo que se pensaba hace unos años, se ha demostrado que el contacto cercano con los padres ayuda a estabilizar la temperatura corporal de los bebés, y a estabilizar su ritmo cardíaco y su respiración, con lo que la mejoría en los pequeños es más que evidente. Este método favorece la lactancia materna, reduce el llanto, mejora los períodos de sueño y reduce la excitación, entre otros muchos beneficios. 

Loli ha podido comprobar los beneficios del método canguro con sus dos hijas gemelas, Marta y Adriana.
Loli ha podido comprobar los beneficios del método canguro con sus dos hijas gemelas, Marta y Adriana.

Lo sabe muy bien Loli Lorca Millares, una valverdeña de 42 años, madre de Marta y Adriana, dos gemelas preciosas que nacieron de forma prematura el pasado 3 de junio, con tan sólo 26 semanas. Unas niñas que, a pesar de ello, han podido pasar la Navidad en casa gracias a los beneficios de éste y otros cuidados. En concreto, Adriana nació con un kilo y Marta, con 690 gramos.



Esta familia valverdeña ya disfruta de sus pequeñas en casa.
Las dos pequeñas, con su hermano de 10 años.

Según nos cuenta Loli, “estamos muy contentos porque ya está todo bien. Tan sólo tienen que seguir una serie de controles. Pero la verdad es que cuando me dijeron que me tenían que hacer cesárea fue  muy difícil. Tras el parto, fue muy duro ver a las pequeñas en la UCI. Me dio mucha impresión. Y debo agradecer el trato que recibimos en esta unidad, donde nos encontramos con personas con una calidad humana extraordinaria, desde el médico, la psicóloga o las enfermeras, con Rafa, el coordinador, al frente, que es encantador. Todos tienen una gran generosidad, algo que se agradece mucho en estos momentos tan duros para los padres”.

Los papás de las gemelas estaban deseando tocarlas cuando estaban en el hospital.
Los papás de las gemelas estaban deseando tocarlas cuando estaban en el hospital.

Una experiencia que esta madre de Valverde del Camino aplaude enormemente. Y es que la forma de trabajar de la Unidad de Neonatos del Complejo Hospitalario de Huelva ha cambiado de forma radical en los últimos años. Si antes a los padres sólo se les permitía entrar a ver a sus hijos entre 15 y 30 minutos, en la actualidad pueden salir y entrar cuantas veces quieran durante las 24 horas del día. “Esta medida me pareció una maravilla -nos confiesa Loli- y, sobre todo, debo destacar el método canguro, que lo estuve haciendo con mis niñas y nos comentaron que era muy beneficioso para mis hijas, pero para nosotros, como padres, es inmejorable, porque estábamos deseando tocarlas”.



Imagen de la Unidad de Neonatos del Complejo Hospitalario de Huelva.
Imagen de la Unidad de Neonatos del Complejo Hospitalario de Huelva.

El caso de Loli es tan sólo uno de los muchos testimonios que se pueden recoger de la labor que se realiza desde la Unidad de Gestión Clínica de Pediatría del Complejo Hospitalario Universitario de Huelva, que, efectivamente, ha incorporado en el área neonatal del Hospital Juan Ramón Jiménez una novedosa línea de cuidados con una apertura permanente a los padres basándose en la evidencia científica, que demuestra que el contacto con el recién nacido afianza los vínculos emocionales familiares y protege el neurodesarrollo del bebé.

Ahora los padres pueden participar en las tareas diarias de cuidados del bebé.
Ahora los padres pueden participar en las tareas diarias de los cuidados del bebé.

Un programa de apertura en los cuidados dirigido a los padres de los menores recién nacidos y prematuros que se encuentran hospitalizados en la Unidad de Cuidados Intensivos y en Neonatología del Hospital Juan Ramón Jiménez y que ha supuesto un importante cambio cultural, tanto para los profesionales como para los progenitores, ya que estas unidades asistenciales, altamente especializadas y con horarios de visitas tradicionalmente muy restringidos, han pasado a ser unidades abiertas a los padres las 24 horas del día, invitándoles a la implicación y la participación activa en los cuidados de su bebé.



El método canguro tiene grandes beneficios para padres e hijos. / Foto: notiexpresate.com
El método canguro tiene grandes beneficios para padres e hijos. / Foto: notiexpresate.com

Tras su implantación, el balance tanto de los profesionales sanitarios como de los padres es más que positivo, ya que se ha potenciado el apego o vínculo madre-padre-hijo/a, reduciendo la ansiedad que supone tanto para el niño como para sus progenitores. En concreto, los padres pueden ahora colaborar o realizar tareas tan cotidianas en el cuidado del bebé como bañarlos, darle las tomas o acariciarlos y realizar el método canguro. Además, en todo momento, los padres reciben apoyo psicológico, que se dirige sobre todo a las madres, al ser las más afectadas.

Se ha conseguido humanizar esta unidad.
Se ha conseguido humanizar esta unidad.

La puesta en marcha de esta iniciativa se basa en las recomendaciones de un grupo de trabajo de profesionales de enfermería de la Unidad de Pediatría constituido para mejorar la atención sanitaria en el marco del Proyecto de Humanización de la Atención Perinatal de Andalucía. Previamente a su implantación, medio centenar de profesionales de la Unidad de Pediatría participaba en actividades formativas sobre competencias personales y sociales para la humanización de la atención sanitaria infantil y se ha elaborado una guía de acogida con información dirigida a los padres.

El supervisor de Pediatría, Rafael López conversa con una de las profesionales de la unidad.
El supervisor de Pediatría, Rafael López, conversa con una de las profesionales de la unidad.

Rafael López, coordinador del área de Neonatología del hospital Juan Ramón Jiménez, recuerda que el planteamiento en todas las UCIS hospitalarias es que no haya familiares, con un horario de visitas muy restringido de 15 minutos por la mañana y otros 15 por la tarde. Sin embargo, “en el Hospital Juan Ramón Jiménez estuvimos viendo cómo podíamos ampliar el horario de visitas, sobre todo a raíz de una experiencia propia que viví con mi hijo. Tuve la oportunidad de ver que era muy traumático. Así que se tomó la decisión de abrir la Unidad de Cuidados Intensivos las 24 horas al día para involucrar más a los padres en tareas propias del área de Enfermería, como puede ser lavar a los niños o darle las tomas. Era algo novedoso, así que se presentó un protocolo a la dirección del hospital con este objetivo”. En concreto, fue en mayo de 2014 cuando se puso en marcha.

Los enfermeros y enfermeras han cambiado totalmente su forma de trabajar, porque ahora los padres están a los pies de la incubadora.
Los enfermeros y enfermeras han cambiado totalmente su forma de trabajar, porque ahora los padres están a los pies de la incubadora.

Es cierto que Huelva no ha sido pionera en esta implantología, pero hay que tener en cuenta que no todos los hospitales tienen en marcha este tipo de programas. Entre otras cuestiones, porque no es fácil habilitar estas zonas de cuidados intensivos a las visitas abiertas. “Hemos cambiado totalmente la forma de trabajar, porque ahora los padres están a los pies de las incubadoras”, nos explica Rafael López.

Este año se ha elaborado un protocolo para la práctica del método canguro en Huelva.
Este año se ha elaborado un protocolo para la práctica del método canguro en Huelva.

En esa atención, los padres onubenses tienen muy presente el método canguro, de contacto piel con piel entre padres e hijos. Rafael López deja claro que “debemos pensar que los seres humanos somos animales y lo más natural para un bebé es estar con su madre, más que en una incubadora. El hecho de tenerlo entre tu pecho calentito es para ti una protección de tu capacidad de sentirse madre o padre y eso repercute en el vínculo de reconocer al niño. Para nosotros, técnicamente hablando, es complicado realizar esta práctica. Por este motivo, este año 2015 hemos elaborado un protocolo para realizar este método, evitando que el niño se desestabilice. Además, se ha elaborado una guía informativa para los padres, para los que es muy satisfactorio hacer un canguro”.

El balance es más que positivo.
El balance es más que positivo.

Después del esfuerzo para la adaptación, el balance realizado es muy positivo, tanto por parte de los padres como de los profesionales de la salud que trabajan aquí. Tal y como nos cuenta el coordinador, “nos ha permitido cambiar nuestra dinámica de trabajo, contando ahora con los padres para la atención y el cuidado de los bebés. Y es muy satisfactorio para todos los profesionales, porque es un reto conseguido, una mejora que ha sido difícil de conseguir, pero muy beneficioso para todos”.

La psicóloga Raquel Gómez atiende a las madres en esta unidad, que cuenta con apoyo psicológico.
La psicóloga Raquel Gómez atiende a las madres en esta unidad, que cuenta con apoyo psicológico.

Incluso, la doctora en Psicóloga Raquel Gómez Mecera, les ofreció a los profesionales de esta unidad una serie de cursos en los que adquirir nuevas habilidades sociales y formación para saber cómo afrontar estos cambios. Hay que tener en cuenta que los padres llegan a la UCI muy preocupados y tienen que tener un proceso de adaptación que debe ser comprendido por los facultativos.

Una labor que no tiene precio.
Una labor que no tiene precio.

Es más, desde la Universidad de Huelva se está realizando un estudio para saber el resultado de la implantación de los nuevos horarios. Y, en este sentido y para sorpresa del personal del hospital, hay ocasiones en la que los padres acuden menos que antes a ver a los niños, porque tienen plena confianza en el tratamiento y en los cuidados que están recibiendo por parte del personal del hospital, al conocerlos de primera mano. Es el resultado de que los padres hayan conseguido estar más relajados y se organizan sin necesidad de estar pendientes de un horario.

Con todo ello, la atención en el hospital onubense ha conseguido humanizarse aún más, permitiendo favorecer el desarrollo de padres e hijos de una forma natural. Una labor que no tiene precio y que viene a ratificar el dicho que afirma “como el amor de un padre o una madre, no hay nada”. A todos más que nunca, ¡Felices Fiestas!