María José Gutiérrez, una historiadora del arte en la capital irlandesa del salmón

0
17
María José Gutiérrez Fernández, historiadora del arte.
María José Gutiérrez Fernández, historiadora del arte.

Rosa Mora. Ser egiptóloga es uno de sus sueños, y quienes la conocen saben que trabajará duro hasta conseguirlo. De momento, la beasina María José Gutiérrez Fernández ya es graduada en Historia del Arte por la Universidad de Sevilla y acumula varias experiencias en diferentes excavaciones arqueológicas. Su pasión por la cultura egipcia es sabida por todos, también su deseo por conocer otros países e intercambiar vivencias con gente de costumbres dispares. Con la intención de adentrase en lo que considera “un paraíso para el arte y la cultura”, María José partió hace algo más de dos años hacia Italia. “En un principio sólo iba para estar cuatro meses y aprender un poco de italiano, pero finalmente me enamoré de la gente con la que vivía, de mi estilo de vida allí y, por supuesto, de toda Italia”, nos cuenta la onubense. “Diría –añade la historiadora del arte- que pasé el año y medio más feliz de mi vida”.

Desde el mes de septiembre reside en la ciudad irlandesa de Ballina.
Desde el mes de septiembre reside en la ciudad irlandesa de Ballina.

Durante su estancia en la ciudad italiana de Carpi, en Módena, María José trabajó como ‘au pair’, una experiencia que ahora repite, pero en Irlanda, concretamente reside desde el mes de septiembre en la localidad de Ballina, en lo que se conoce como el Condado de Mayo, el paraíso del salmón.

Para la joven beasina, vivir una experiencia en el extranjero es cien por cien recomendable. “Pasar una temporada fuera de la zona de confort debería ser una obligación. Te conoces a ti mismo y vives una experiencia inolvidable, tanto que suele enganchar”, asegura María José. A pesar de echar mucho de menos a familia y amigos, dice saber apreciar todo lo que residir en el exterior le aporta, “es conocer y aprender todo el tiempo sin parar, es hacer amigos de todo el mundo, es desenvolverte y saber de qué eres capaz, de desafiarte a ti mismo como persona una y otra vez. Me gusta esto”.

Su deseo es llegar a ser egiptóloga.
Su deseo es llegar a ser egiptóloga.

Huelva Buenas Noticias ha conversado con la joven, cuyo objetivo más próximo es seguir siendo feliz con lo que hace, “seguir disfrutando de todo y aprendiendo lenguas”.

– Irlanda no está siendo tu primera experiencia en el extranjero, tu primer destino fue Italia, ¿Qué te llevó a ese país?
– Italia es un paraíso para el arte y la cultura. En principio solo iba para estar cuatro meses y aprender un poco de italiano, pero finalmente me enamoré de la gente con la que vivía, de mi estilo de vida allí y por supuesto de toda Italia. Diría que pasé el año y medio más feliz de mi vida. La elección del país fue a raíz de haber estudiado Historia del Arte, y también por la lengua. Me apetecía mucho aprender algo de italiano, era una lengua que siempre me encantó.




Lo que más valora de sus experiencias en el extranjero es el hecho de hacer amigos de todo el mundo.
Lo que más valora de sus experiencias en el extranjero es el hecho de hacer amigos de todo el mundo.

– Allí trabajaste de ‘au-pair’, ¿Qué expectativas llevabas? ¿Se cumplieron?
– Fui de ‘au pair’ con la intención de aprender italiano, pero también por la idea de estar fuera de casa y conocer el país. Irte de ‘au pair’ no es ni mucho menos cuidar de niños todo el día. Tienes tiempo libre, conoces a muchísima gente y, por supuesto, haces amigos de cualquier parte del mundo. Mis expectativas se cumplieron todas. Pasaron los cuatro meses y volví a casa por un período corto de tiempo, después volví de nuevo a Italia.

– Para una historiadora del arte, vivir en Italia y tener la oportunidad de viajar por el país debe ser casi un sueño…
– Efectivamente fue así. Siendo ‘au pair’ encontraba la forma de aprender y, por supuesto viajar, y conocer cosas nuevas de forma continua y económica. Es por eso que volví a intentarlo de nuevo, ahora en Irlanda, y por ahora, está siendo genial.

En la catedral de Milán.
En la catedral de Milán.

– ¿Qué balance haces de aquella experiencia?
– Hacer un balance me resulta extraño. No puedo decir absolutamente nada malo. Es cierto que estás en otro país, que no conoces a nadie y que al principio tampoco hablaba nada. Siempre me gustó verme “entre la espada y la pared”, así aprendía sí o sí. Lo mejor de la experiencia no fue conocer el país como tal, fue la gente que me encontré por el camino. Un año y medio en los que me gané otra familia y amigos, amigos de verdad. De hecho, esta Navidad vuelvo al mismo sitio de visita. Echo mucho de menos todo aquello y sé que algún día volveré de nuevo.

– Y después de Italia, Irlanda… ¿A qué se debió el cambio de destino y por qué Irlanda?
– Irlanda se debió a que necesito aprender bien inglés. Mi idea en un futuro es poder estudiar Egiptología y, por supuesto, el inglés es totalmente necesario. Antes de decidirme por Irlanda tuve serias dudas. O este país, o Inglaterra, pero suelo dejarme llevar siempre, y me llamaba mucho la atención este sitio. Luego caí en el tópico de eso que dicen de que la gente en Inglaterra es muy fría y aquí son más “gentiles”. No sé si será cierto o no, pero de momento lo único que puedo decir es que estoy encantada con la gente de aquí. Siempre están dispuesto a ayudar aunque no te conozcan absolutamente de nada y siempre son muy amables, al menos desde mi punto de vista.

Junto a sus amigos de Beas, antes de mudarse a Irlanda.
Junto a sus amigos de Beas, antes de mudarse a Irlanda.

– Resides en Ballina, háblanos de tu nueva ciudad.
– Ballina pertenece al Condado de Mayo, y, a pesar de ser una ciudad pequeña, es bastante famosa por la pesca del salmón. Como en toda Irlanda, tiene su castillo, dólmenes y monasterios en ruinas, vestigios del pasado. Es una riqueza cultural enorme y disfruto mucho visitando los diversos lugares que esta nueva ciudad me ofrece.

– ¿Cómo es tu día a día?
– Mi nueva familia se compone de tres niños y su madre. Yo me encargo de los dos más pequeños. Tienen cinco y ocho años. Mi día a día es muy normal. Los llevo al colegio por la mañana a las 09.00 horas y no vuelven hasta las 15.00 horas. Todo el tiempo que ellos están fuera, es tiempo libre para mí. Cuando llegan hago la comida para los tres niños y poco más. Es todo muy ameno.

Lo que más echa de menos es su familia.
Lo que más echa de menos es su familia.

– Y tu tiempo de ocio, ¿En qué lo sueles emplear?
– Pues en mi tiempo libre entre semana suelo leer. Echaba de menos eso de perder la noción del tiempo con un libro en la mano. Y cuando tengo varios días libres seguidos, suelo viajar y conocer Irlanda.

– Por el momento, ¿Qué es lo que más te ha llamado la atención del país? 
– Pues los paisajes, son increíbles, como de cuentos y, por supuesto, la música.

De visita a la fábrica de Guinness en Irlanda.
De visita a la fábrica de Guinness en Irlanda.

– ¿Y algún aspecto al que crees que te será difícil adaptarte?
– Siendo del sur, adaptarme al clima irlandés me está costando mucho. Hace demasiado frío, pero nada que no se arregle con un buen chaquetón y un té tradicional bien caliente.

– ¿Cómo llevas el vivir desde hace algunos años lejos de Huelva?
– Pues sinceramente, echo de menos Huelva, y por supuesto Sevilla, pero vivir fuera me encanta. Es conocer y aprender todo el tiempo sin parar, es hacer amigos de todo el mundo, es desenvolverte y saber de qué eres capaz, de desafiarte a ti mismo como persona una y otra vez. Me gusta esto.

En sus planes de futuro está seguir aprendiendo y viajando.
En sus planes de futuro está seguir aprendiendo y viajando.

– ¿Lo que más añoras?
– A mi familia ante todo. Me pierdo muchas cosas. Bodas o nacimientos, entre otros eventos, pero gano muchas otras. Ahora con tanta tecnología, solo tenemos que pulsar un botón para ver a la otra persona y hablar todo el tiempo que queramos, que ayuda bastante. Mentiría si dijese que la comida no la echo de menos. En Italia puede que no porque se come muy bien, pero Irlanda es muy diferente. Nada que no se solucione aprendiendo a cocinar tus comidas favoritas.

– ¿Cuáles son tus planes de futuro?
– Pues sinceramente no lo sé, me dejaré llevar nuevamente y luego ya veremos. De lo que estoy segura es de que, por el momento, no tengo pensamiento de volver a España. Quiero seguir aprendiendo y conociendo, y tengo la mirada puesta en varios sitios ya, pero no hay nada decidido aún.

María José recomienda a todos los onubenses vivir una experiencia en el extranjero.
María José recomienda a todos los onubenses vivir una experiencia en el extranjero.

– ¿Sueños por cumplir?
– Seguir siendo feliz con lo que hago, seguir disfrutando de todo y seguir aprendiendo lenguas.

– ¿Qué mensaje mandarías a los onubenses? 
– Ya sea con una beca Erasmus, de au pair, de trabajo en prácticas, o lo que sea. Pasar una temporada fuera de la zona de confort debería ser una obligación. Te conoces a ti mismo y vives una experiencia inolvidable, tanto que suele enganchar. Es lo que me pasó a mí. Cuando estudiaba en Sevilla, pasaba los veranos fuera haciendo prácticas en arqueología, considerada por mí como opción crucial para aprender la profesión y, por supuesto, para conocer lugares nuevos y su historia. Luego llegó Italia, ahora Irlanda y luego ya veremos, pero no tengo pensado parar todavía.

Tras aprender italiano, su reto ahora es mejorar su inglés.
Tras aprender italiano, su reto ahora es mejorar su inglés.

– Gracias por todo, y a seguir con la aventura.
– Gracias a vosotros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here