Aparecen tres esculturas gigantes de cabezas de indígenas enterradas bajo el Monumento del IV Centenario del Descubrimiento en La Rábida

7
1140
Imagen de las tres esculturas cuando fueron halladas bajo el Monumento en La Rábida. / Foto: David Alez.
Comparte esta noticia
Imagen de las tres esculturas halladas bajo el Monumento en La Rábida. / Foto: David Alez.
Imagen de las tres esculturas halladas bajo el Monumento en La Rábida. / Foto: Daniel Alez.

HBN. Las obras de restauración del Monumento conmemorativo del IV Centenario del Descubrimiento de América situado en La Rábida han puesto al descubierto un hallazgo que ha sorprendido a todos. Se trata de tres esculturas de piedra de grandes dimensiones que representan las cabezas de tres indígenas, figuras que estaban enterradas bajo la base de la emblemática Columna.

La existencia de estas esculturas era desconocida hasta ahora en Huelva. / Foto: David Alez.
La existencia de estas esculturas era desconocida hasta ahora en Huelva. / Foto: Daniel Alez.

La primera reacción ante el hallazgo –desvelado a Huelva Buenas Noticias por miembros del grupo ‘Ayer y Hoy: Huelva y sus Pueblos’, como sucede con Daniel Alez- ha sido de sorpresa. En primer lugar, porque en Huelva nunca se había oído hablar de estas esculturas. Y, segundo, ante la curiosidad de conocer su procedencia.

En este sentido, tal y como apunta el onubense Rafael Muñoz, todo parece indicar que estas cabezas formaban parte del diseño original de la Columna conmemorativa, declarada Bien de Interés Cultural en marzo de 2008. En concreto, estarían situadas en un principio en el tercio inferior del fuste.

Imagen del diseño original de la Columna, donde podrían haberse situado estas cabezas. / Foto: Rafael Muñoz.
Imagen del diseño original de la Columna, donde podrían haberse situado estas cabezas. / Foto: Rafael Muñoz.

Sin embargo, el proyecto original del monumento nunca llegó a completarse debido al escaso presupuesto y por falta de tiempo ante el deseo de inaugurarlo el 12 de octubre de 1892. Estos hechos provocaron que su construcción se realizara en un tiempo récord, con lo que la edificación se hizo con carencias y con materiales de peor calidad de los previstos en un principio. Una característica que dio lugar a que con el tiempo se deteriorase tanto y que pudo ser la causa de que al final no llegaran a colocarse las cabezas de los indígenas, como era la intención del proyecto original, o que se retiraran una vez puestas, un dato que no se ha podido confirmar todavía.

La Columna fue inaugurada el 12 de octubre de 1892. / Foto: IPCE.
La Columna fue inaugurada el 12 de octubre de 1892. / Foto: IPCE.

Así, la Columna inaugurada en 1892 difiere mucho del diseño original que aparece en La Ilustración Española Hispanoamericana. Y, en aquella época, en casos como éste, es decir, cuando se descartaba material en un monumento, era costumbre enterrar las piezas en el mismo lugar, como pudo suceder en 1892 en La Rábida.

Según apunta la catedrática de Historia María Antonia Peña, el autor de las esculturas no parece que fuera Ricardo Velázquez, el arquitecto responsable del proyecto, sino Carlo Nicoli (1843-1915), un escultor neoclásico natural de Carrara que visitó en octubre de 1891, junto a Sundheim y Velázquez, la fábrica de mármol de Peguerillas -propiedad del propio Sundheim- para elegir los bloques del material con el que se construyeron las imágenes.

La estatua de 'Garibaldi' en Carrara es obra de Nicoli.
La estatua de ‘Garibaldi’ en Carrara es obra de Nicoli.

Nicoli realizó varios trabajos en España a finales del siglo XIX, como la estatua de Cervantes en Alcalá de Henares, proyectos que demuestran que era bastante propenso al colosalismo, lo que confirmaría que fue el autor de los indígenas encontrados ahora en Huelva. Este artista pudo llegar a la provincia onubense de la mano de Sundheim, que años atrás había enviado hasta Carrara a Teodoro Blum para conocer la forma de trabajar de Nicoli.



Los onubenses piden que las imágenes sean restauradas y expuestas. / Foto: David Alez.
Los onubenses piden que las imágenes sean restauradas y expuestas. / Foto: Daniel Alez.

Destino de la figuras. Tras la aparición de las esculturas, son muchas las voces que han solicitado una intervención inmediata ante un hallazgo de un valor histórico y patrimonial incalculable, por lo que consideran que las imágenes deben ser restauradas y, posteriormente, trasladadas para su puesta en valor. En este sentido, apuntan que deben ser custodiadas en algún centro cultural onubense, como podría ser el Museo Provincial de Huelva o, incluso, un espacio expositivo del entorno rabideño, donde podrían situarse junto a otros elementos alusivos al monumento o que han pertenecido al mismo con anterioridad.

Las esculturas están ahora en el Parque Celestino Mutis. / Foto: David Alez.
Las esculturas están ahora en el Parque Celestino Mutis. / Foto: Daniel Alez.

Por el momento, las esculturas se encuentran en el Parque Celestino Mutis de La Rábida, por lo que parece que lo ideal es que se expongan en un lugar donde puedan ser visitadas por todos aquellos que quieran admirarlas.

Algunos onubenses, así mismo, han denunciado que ante el desconocimiento existente, las esculturas podrían haber tenido un final trágico, como otros materiales originales del monumento, como ha sucedido con otros bloques de mármol de la escombrera de Fuenteheridos, el mismo material utilizado para pavimentar el Banco de España, el Palacio Real y la Biblioteca Nacional de Madrid. Un final que, afortunadamente, se ha evitado en el caso de estas esculturas.

Capitel del que se desconoce su destino actual. / Foto: Rafael Muñoz.
Capitel del que se desconoce su destino actual. / Foto: Rafael Muñoz.

No ha sido así. Pero ahora surgen incógnitas ante la posible existencia de otras esculturas que hubieran formado parte en su día del proyecto. Figuras de las que, por el momento, se desconoce su paradero. De hecho, hay que recordar que la Columna ha tenido tres cruces anteriormente o piezas hoy en día desconocidas, como un capitel (ver fotografía adjunta).

Los trabajos continúan en La Rábida.
Las figuras han sido descubiertas por los operarios mientras se rehabilitaba la Columna del IV Centenario.

Al parecer, las imágenes han sido descubiertas por los operarios que estaban realizando la rehabilitación. Fue un jardinero de La Rábida el que dio la voz de alarma sobre la importancia de las esculturas y el que intermedió para que fueran depositadas en el Celestino Mutis.

La idea de construir el monumento surge en el marco de la rehabilitación del Monasterio de La Rábida. / Foto: IPCE.
La idea de construir el monumento surge en el marco de la rehabilitación del Monasterio de La Rábida. / Foto: IPCE.

Descripción de la Columna del IV Centenario del Descubrimiento de América. Según recoge el Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico (IAPH), el monumento comenzó a construirse en 1891, aunque se inauguró un año más tarde, coincidiendo con el IV Centenario del Descubrimiento de América. La iniciativa de su construcción se remonta a finales de 1875, cuando el presidente de la Diputación de Huelva, Antonio González Ciézar, expone la idea de abrir una suscripción popular para recaudar fondos para su construcción en homenaje a los participantes en el Descubrimiento. Una idea que surge a raíz de la restauración del Monasterio de La Rábida, auspiciado por los duques de Montpensier (1854-56) y finalizada justo en los actos del IV Centenario del Descubrimiento.

La Columna ha sido restaurada en diversas ocasiones.
La Columna ha sido restaurada en diversas ocasiones.

El presupuesto alcanzado con la suscripción popular fue de 100.000 pesetas. El arquitecto responsable del proyecto fue Ricardo Velázquez Bosco, que también se encargó de las obras y restauración del entorno. Velázquez Bosco también fue el autor del Palacio de Cristal del Retiro de Madrid. El monumento fue restaurado posteriormente. La primera vez la realiza Feduchi hacia 1948 y, posteriormente, entre los años 1963 y 1967.

Inauguración de la Columna, celebrada el pasado 31 de julio.
Inauguración de la Columna, celebrada el pasado 31 de julio.

La rehabilitación definitiva fue inaugurada el pasado 31 de julio de este año 2014 a raíz de un acuerdo suscrito en noviembre de 2009 entre la Diputación de Huelva y el Ministerio de Fomento. Un proyecto que ha contado con un presupuesto de 2’5 millones de euros.

El monumento conmemorativo del IV Centenario tiene una altura total de 54,90 metros, una vez colocados la corona, el orbe y la cruz, elementos que aparecían coronando el monumento original y que se fueron perdiendo en sucesivas remodelaciones.

Imagen actual del monumento.
Imagen actual del monumento.

La intervención llevada a cabo ha contemplado tanto la reedificación de la columna como la restauración de su basamento, y para ello, planteaba la sustitución de la estructura portante, la ejecución de una nueva cimentación, la limpieza y consolidación del revestimiento pétreo y la recuperación de diversos elementos ornamentales.

Estas últimas actuaciones han sido realizadas por la Constructora San José, encargada de proyectos tan destacados como la rehabilitación del Museo de El Prado o una nueva pista del Aeropuerto Barajas. El autor del proyecto ha sido el arquitecto Pedro Rodríguez Pérez, siendo los directores de la obra los arquitectos María Luisa Marín, Pedro Rodríguez y Manuel C. Botija Gallego.

Ahora, la aparición de estas esculturas de indígenas abre un nuevo debate sobre la necesidad de proteger y conservar un patrimonio onubense de carácter único.

7 Comentarios

  1. Felicitaciones por el artículo. Al respecto de estas cuestiones, quisiera añadir un artículo de el periódico El Liberal, de 4 de agosto de 1892, digitalizado en la BNE, enlace:
    http://hemerotecadigital.bne.es/issue.vm?id=0001223827&page=1&search=%22monumento+a+colon%22+%22rabida%22&lang=es

    El artículo se titula «Las fiestas de Huelva», y, entre otras cuestiones, se hace una descripción precisa del Monumento a Colon; dice textualmente:

    «El capitel, que ha de ser verdaderamente grandioso, construírase (sic) según las noticias, en Sevilla; Lo formarán tres telamones que representan otros tantos indios, los cuales inclinados, como bajo el peso de su carga, siendo como de tres metros de altura cada figura,sostienen el enaccio, sobre el que penderá el globo, coronando a este la cruz»

    En un párrafo anterior, aclara que se utilizan, para la construcción del Monumento, 600 metros de mármol de la cantera de Fuenteheridos.
    Amén de estas cuestiones, el artículo describe la restauración del Convento por el Sr Velazquez.
    Al hilo de estas cuestiones, creo que es un artículo a tener en cuenta, por ello aporto el enlace.
    Un saludo.

  2. Y hoy los visitantes al Muelle de las Carabelas, parque Celestino Mutis,..se marchan decepcionados a sus lugares de origen.
    Creo que nos falta mucho sentido lógico. Es lunes, pero puente, además celebramos la fiesta de La Hispanidad, queremos ser patrimonio de… Queremos fomentar el turismo,.. La gente que se va hoy decepcionada difícilmente hablará bien de Huelva.

  3. ¿Decepcionada por qué?¿Qué tiene de malo el entorno de la Rábida? Hace una semana estuve allí, con ingleses y quedaron encantados y sorprendidos por todo aquello. Y sí, de acuerdo, siempre se pueden mejorar muchas cosas

  4. Supongo que Manuela se refiere a que se van decepcionados porque es lunes y los lunes cierran los monumentos. Ya me ha pasado en alguna ocasión de lunes festivos de acompañar a amigos y encontrar los monumentos cerrados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here