De Madrid a Almonte en bicicleta por una promesa a la Virgen del Rocío

Íñigo y Andrés ya han recorrido unos 600 kilómetros.
Íñigo y Andrés ya han recorrido unos 600 kilómetros.

Ana Rodríguez. El camino a El Rocío puede hacerse de mucha maneras. Hay peregrinos que eligen realizarlo a caballo, otros a pie o en carrozas y charrés. Sin embargo, y a pesar de que sea una práctica muy extendida en las peregrinaciones a Santiago de Compostela, no es nada habitual recorrer las arenas en bicicleta y llegar al santuario de la Reina de las Marismas sobre dos ruedas. Pero mañana, 5 de junio, dos madrileños van a conseguirlo; alcanzarán, después de varios días pedaleando, la aldea almonteña donde este fin de semana se celebra la universal romería del Rocío.

Íñigo le pide a la Virgen volver a estar junto a sus hijos.
Íñigo le pide a la Virgen volver a estar junto a sus hijos.

Poderosas son las razones que han llevado al empresario Íñigo Afán de Ribera y al arquitecto Andrés Lendiner, ambos de 43 años, a embarcarse en esta aventura que les ha llevado a cruzar España para postrarse a los pies de la Blanca Paloma. «Teníamos algo muy grande que pedirle a la Virgen y queríamos hacerlo de manera especial«, explica Íñigo después de ocho días de camino.

Este viaje no ha sido algo planeado, más bien todo lo contrario. A Íñigo le habían invitado a acudir a la romería onubense pero, por sus circunstancias personales, no le apetecía demasiado: «tengo un problema familiar fuerte con mis hijos. Ellos están en México y yo lo único que deseo es volver a verlos, tenerlos de vuelta, pero hasta el 18 de junio no podré hacer nada. Por eso decliné el ofrecimiento, porque no tenía ganas de fiesta».

Andrés, junto a su improvisado alojamiento.
Andrés, junto a su improvisado alojamiento.

Pero después de la negativa, Íñigo se puso a investigar sobre el Rocío, sobre la devoción a la Virgen, y creyó que sería buena idea que, en lugar de quedarse en casa dándole vueltas a la cabeza, bajar hasta Andalucía y hacerlo en bicicleta, dedicándole el camino a sus hijos y como ofrenda a la Blanca Paloma, para que le ayudara y pudiera volver muy pronto a encontrarse con ellos.


Puerto de Huelva

Para orientarse sólo han tenido la ayuda de un viejo mapa.
Para orientarse sólo han tenido la ayuda de un viejo mapa.

Una vez tomada la decisión, Íñigo, que nunca había montado en bicicleta más allá de lo que le enseñaron de pequeño para mantener el equilibrio, se puso en contacto con Andrés, amigo desde la infancia, más aficionado al ciclismo y conocedor de los pormenores que entraña recorrer largas distancias a pedales. «Él sabía qué llevar, así que el día antes de salir nos fuimos de compras y nos hicimos con todo lo necesario: el camping gas, la tienda de campaña, saco de dormir…» y lo más importante, la bicicleta, pues Íñigo ni siquiera tenía una antes de lanzarse a esta aventura.

Íñigo señala la indicación hacia el Rocío pintada en un árbol en Guadalupe, Extremadura.
Íñigo señala la indicación hacia el Rocío pintada en un árbol en Guadalupe, Extremadura.

Así pues, el pasado 27 de mayo, dos días después de tomar la decisión de emprender la peregrinación, los dos amigos se encontraban a las afueras de Madrid, con un viejo mapa como única guía. Desde Talavera de la Reina, y con su rudimentaria herramienta en papel, fueron bajando por las Cañadas Reales enlazando con caminos y rutas verdes, vías de tren en desuso y pidiendo indicaciones en los pueblos por los que pasaban. A los tres días, Ínigo y Andrés alcanzaron Mérida, después de varias jornadas durmiendo a la intemperie y en contacto directo con la naturaleza, rehuyendo de carreteras y asfalto.

Íñigo lleva conchas con el nombre de sus hijos en la bicicleta.
Íñigo lleva conchas con el nombre de sus hijos en la bicicleta.

En Extremadura entroncaron con la Ruta de la Plata, lo cual no fue nada sencillo porque, salvo pequeñas señales que comenzaban en Guadalupe, «había muchas indicaciones en dirección contraria, hacia el Norte, por el tema del Camino de Santiago, pero escasas hacia el Sur, hacia El Rocío», explica Afán de la Ribera. De hecho, en más de una ocasión se perdieron y acabaron «en campos llenos de vacas y toros», además «llegando a Sierra Morena nos equivocamos y tuvimos que cruzar 30 kilómetros de montaña para retomar el camino», explican los peregrinos madrileños de ascedencia andaluza.

Con la Hermandad del Rocío de Coria.
Con la Hermandad del Rocío de Coria.

El 3 de junio, Íñigo y Andrés llegaron a la provincia de Sevilla y se encontraron con la Hermandad del Rocío de Coria del Río en Santiponce, pues ésta había hecho ya su primer día de camino. «Conocimos a un grupo de gente del pueblo que nos atendió como reyes. Les contamos que veníamos de Madrid y rápidamente se corrió la voz y nos dieron comida, cervecita fresca… Fue increíble, las carretas, los trajes, las carretas con bueyes, cantando flamenco, el Simpecado… te empiezas a meter en el papel y sientes la cercanía del Rocío. Fue muy bonito y la gente muy maja», relata Andrés.

Andrés le pide a la Blanca Paloma encontrar a la mujer de su vida.
Andrés le pide a la Blanca Paloma encontrar a la mujer de su vida.

Lendiner, además de hacer el recorrido para apoyar la causa de su amigo, afirma que él también tiene una petición para la Virgen: «que me dé una mujer maravillosa. Que este año conozca a la futura madre de mis hijos».

Ruegos aparte, en total han sido ya casi 600 kilómetros, unos 60-70 al día, los que han recorrido ya estos dos madrileños, que tienen previsto alcanzar la aldea almonteña el jueves, 5 de junio, por la tarde-noche, tras tomarse este día 4 de descanso.

Ya queda menos para llegar al Rocío.
Ya queda menos para llegar al Rocío.

Según apunta Íñigo muy emocionado «para mí está siendo muy duro, tanto por la parte emocional como por la física, ya que no me he preparado para esto. En las noches durmiendo en el camino he sentido a la Virgen más que nunca porque, después de todo el día pedaleando, cuando caes agotado, hay un poder especial que te da fuerzas para seguir a la mañana siguiente. Cuando miles de personas van a peregrinar a un sitio, se genera una energía muy especial y esa fuerza se siente. Ojalá pueda tocar a la Virgen y pedirle que todo se solucione pronto y pueda ver a mis hijos. Este camino es una de las cosas más bonitas que he hecho en mi vida y me está llenando de una gran alegría que espero compartir cuando llegue a la aldea».

Así pues, sólo les queda una jornada para pisar por primera vez El Rocío y poder solicitar cara a cara a la Reina de las Marismas sus favores. Ella, como siempre hace, seguro que les escucha.

2 comentarios en «De Madrid a Almonte en bicicleta por una promesa a la Virgen del Rocío»

  1. Buenos días.
    Por casualidad no grabariais el trak de la ruta para poderlo hacer yo.
    Si lo teneis me lo podeis pasar?
    Gracias

  2. Enhorabuena peregrinos.Estoy segura de que la llegada a la Ermita y ver a la. Señora compensó todos los esfuerzos del camino. Ella os ayudará en todo lo que habéis pedido después de tantos sacrificios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mercedes
matsa
Junta de Andalucía impuestos
Hospital Quirón
Giahsa
Cocehu
Aguas de Huelva
Las cosas del toro
Atlantic Copper
Ayuntamiento de palos de la frontera
Caja Rural hipoteca joven
cepsa
Diputación de Huelva