Cerca de 900 cuidadoras han sido formadas en los talleres de enfermería del hospital Vázquez Díaz

Redacción. Cerca de 900 cuidadoras y familiares de pacientes hospitalizados en la Unidad de Continuidad Asistencial del Hospital Vázquez Díaz han recibido formación en los ciclos de talleres organizados por profesionales de enfermería de esta unidad con la finalidad de dotarles de la información, conocimientos y habilidades necesarias que le ayuden a desarrollar de forma eficaz su papel de cuidadores.

Los pacientes atendidos en la Unidad de Continuidad Asistencial presentan un nivel de dependencia muy alto, son pluripatológicos y se encuentran en un estado sintomático continuo por su enfermedad, de modo que requieren ingresos frecuentes. El objetivo de esta unidad es precisamente canalizar la continuidad de la asistencia al paciente, intercalando estos ingresos cuando sea necesario de forma armónica con su evolución en el domicilio y la atención por los dispositivos de primaria.

En este contexto los talleres se plantean como una herramienta facilitadora de una atención integral al paciente incluyendo las necesidades de información y educación sanitaria, el apoyo psicológico y social, ofreciendo una atención personalizada en el seguimiento del paciente más allá de la asistencia sanitaria, de modo que los cuidadores aprendan y sean capaces de aplicar en la vida diaria los cuidados básicos necesarios para el mantenimiento de la calidad de vida de la persona cuidada.

Cada taller consta de cuatro sesiones formativas de contenido teórico-práctico, dedicadas en su mayor parte a los cuidados básicos del paciente en el domicilio. En la primera sesión se aborda la higiene del paciente, aseo e incontinencia; en la segunda la movilización, los cambios posturales y la prevención de caídas; y en la tercera la alimentación y nutrición, así como a la administración segura de la medicación.


Puerto de Huelva

El cuarto y último módulo se centra en la cuidadora. No podemos olvidar que el cuidado de la persona enferma le supone una gran carga física y emocional, estando sometida a un desgaste afectivo prolongado con relación a la evolución de la propia enfermedad, la aceptación del deterioro que sufre el paciente y la ayuda física prestada, de forma constante, al enfermo. Una relación de ayuda que puede terminar afectándole en diversos aspectos como la salud, la vida familiar, la actividad y el ocio.

Por ello, en este módulo se presta especial atención a la mejora de los autocuidados y la percepción de la autoestima de los cuidadores principales, formándoles en estrategias de afrontamiento saludables, facilitándoles la expresión de su situación y sentimientos respecto al rol de cuidadores y fomentando sus relaciones sociales y su capacidad de ofrecerse ayuda mutua. También se atiende en esta sesión a la mejora del nivel de información sobre los recursos socio-sanitarios de la zona que le pueden resultar de ayuda.

Esta experiencia resulta muy gratificante para los familiares y cuidadores principales que han mostrado un grado de satisfacción global de casi un 9 (en una escala del 1 al 10) en las encuestas de evaluación que realizan al terminar estos ciclos formativos, una elevada satisfacción que se ha venido manteniendo desde que estas prácticas iniciaran su andadura en el 2007, habiéndose realizado desde entonces un total de 125 talleres en el que han participado 885 personas.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mercedes
Ayuntamiento de Punta Umbría, feria de la gamba
matsa
Cocehu
Simposión caballos
Aguas de Huelva
Las cosas del toro
Atlantic Copper
Ayuntamiento de palos de la frontera
Caja Rural hipoteca joven
Csif
Hospital Quirón
cepsa
Diputación de Huelva