La nutria, la desconocida inquilina de las marismas onubenses

Este mamífero habita en todas las marismas de la provincia de Huelva, desde Ayamonte a Doñana, además de tener presencia en el 90% la geografía onubense. El Paraje Natural Marismas del Odiel es uno de los espacios donde se ha detectado un incremento de la población estable, estando ésta tradicionalmente vinculada a unas condiciones medioambientales óptimas.

La nutria puebla la gran mayoría del territorio onubense. / Foto: www.lince.org.mx
La nutria puebla la gran mayoría del territorio onubense. / Foto: www.lince.org.mx

Ana Rodríguez. El Paraje Natural Marismas del Odiel es uno de los muchos enclaves de la provincia de Huelva en los que habita la nutria, un mamífero del que poco conocemos pero que lleva años poblando nuestras lagunas, arroyos, marismas y otras masas de agua a lo largo y ancho de la geografía onubense.

Podemos encontrarlas, además de en el citado Paraje, en zonas de marismas de los ríos Piedras, Carreras y Guadiana, que son también áreas protegidas que garantizan unas buenas condiciones para la vida de estos animales. Sin embargo, un estudio publicado en 2008 demostraba que las nutrias tenían presencia en el 90% de la provincia de Huelva, un dato a la vez curioso y desconocido.

El Paraje Natural Marismas del Odiel cuenta con varios ejemplares.
El Paraje Natural Marismas del Odiel cuenta con una población estable de nutrias.

El director de Marismas del Odiel, Enrique Martínez, afirma que “desde hace años hemos detectado la presencia de nutrias en los estuarios del Odiel y el Tinto. Se trata de una población estable, según muestreos de excrementos realizados en distintos puntos, como el Puente del Burro”. El experto apunta que esta población es cada vez más numerosa, una señal de que el nivel de protección del estuario ha mejorado en los últimos tiempos.




En esta misma línea, Francisco Blanco Garrido afirma que “Huelva es una de las mejores zonas en cuanto a presencia de nutrias de España”. Este onubense es doctor en Ciencias Ambientales, especializado en el estudio y conservación de los ecosistemas acuáticos y miembro del grupo de investigación Marismas y Playas de la Universidad de Huelva. Blanco destaca que la provincia onubense es una de las mejores zonas, junto con Cádiz, Portugal, Extremadura y Galicia para estos mamíferos, y donde se encuentran mejor distribuidos.

El ambientólogo Francisco Blanco.
El ambientólogo Francisco Blanco.

En 2008, el ambientólogo llevó a cabo una investigación a iniciativa particular y con la colaboración de la empresa especializada en el estudio, conservación y restauración de ecosistemas acuáticos Mediodes, de la que entonces era coordinador del Departamento de Fauna y Ecosistemas Acuáticos. Este proyecto, denominado ‘Ecología de la nutria en el Paraje Natural Marismas del Odiel’, se desarrolló en un año, durante el cual cada mes el equipo acudía a distintos puntos de este espacio en busca de señales que delataran la presencia de nutrias, ya fueran huellas, rastros o excrementos (estos últimos posteriormente eran analizados para descubrir de qué animales se alimentaban estos mamíferos).

Como Blanco explica “fue un estudio pionero porque nunca antes se había hecho algo así en España y menos en una zona de tantos contrastes: con marismas, al lado de un polígono industrial, de una capital con la concentración de habitantes que ello implica y además la zona de conservación medioambiental del Paraje”.

Los excrementos pueden ser analizados para saber cuál es la dieta de estos animales, además de evidenciar su presencia en una zona.
Los excrementos pueden ser analizados para saber cuál es la dieta de estos animales, además de evidenciar su presencia en una zona.

Tal vez influenciados por los contenidos televisivos, tradicionalmente hemos asociado las nutrias con zonas de montaña, sin embargo es un animal que vive en hábitats muy distintos: marismas, lagunas, ríos, arroyos… De hecho, en cualquiera que reúna tres condiciones indispensables: alimento, una masa de agua (ya sea dulce o salada) y agua dulce. 

Respecto a la dieta de la nutria, son mamíferos que, por lo general, ingieren fundamentalmente peces, aunque también crustáceos, como los cangrejos, y anfibios, como las ranas. La masa de agua la necesitan para moverse en ella y pescar y, finalmente, los puntos de agua dulce son esenciales para beber y para limpiarse el pelaje, acción que repiten con frecuencia a lo largo del día. “Su pelaje es como un traje de neopreno, les sirve para aislarlas del frío y que no pierdan el calor cuando se meten en el agua. Por eso, por la función que desempeña, deben tener el pelo en óptimas condiciones y se lo limpian en agua dulce, eliminando la sal, cuya acumulación provocaría una pérdida de esa capacidad aislante que posee”.

Huellas de nutria.
Huellas de nutria.

Por otro lado, las nutrias se consideran tradicionalmente un bioindicador de la calidad ambiental de un lugar, pues dependen para sobrevivir de la abundancia de presas y, si ésta existe, es porque las condiciones del enclave son relativamente buenas. “No obstante, esta afirmación tiene ciertos matices y sería arriesgado extrapolarla en sentido científico estricto”, puntualiza Blanco, quien destaca que también hay que saber si la presencia de las nutrias es un espacio es permanente o esporádica, un dato significativo a la hora de conocer el estado del mismo.

El momento en el que las nutrias comenzaron a poblar la marisma de Huelva es difícil de precisar según afirma el onubense. En los años 80 se llevó a cabo a nivel nacional un sondeo para conocer la población de estos mamíferos en territorio español y no se detectó ninguno, comenta el doctor en Ciencias Ambientales, en Marismas del Odiel. Sin embargo, ello pudo deberse a esa idea preconcebida de la que hablábamos antes, que asocia el hábitat de la nutria a otro tipo de enclaves, y que pudo llevar a que, en aquella época, o se descartara directamente la posibilidad de que vivieran en la marisma o no se mirara en este espacio con el detenimiento suficiente.

Blanco analizando el material en el laboratorio.
Blanco analizando el material en el laboratorio.

A partir de 1980 la población de nutrias comienza a recuperarse en la Península y a incrementarse su número. Para Francisco Blanco, lo más probable es que estos animales lleven aquí, en nuestras marismas, toda la vida, aunque bien es cierto que “ahora el nivel de conservación es bastante bueno porque podemos encontrarlas en todas las marismas de la provincia de Huelva, desde Ayamonte hasta la capital y entre ésta y Doñana”, explica el onubense.

Establecer el número de ejemplares de nutrias que se localizan en un área geográfica es bastante complicado porque son especialmente esquivas, todas se parecen mucho y hacer un conteo a ojo es casi imposible. Las técnicas que se emplean para conocer la presencia de este mamífero es la aplicada en 2008 en la investigación de Blanco, a saber, localizar sus huellas y heces.

A este respecto, actualmente existe una nueva metodología que la Estación Biológica de Doñana está llevando a la práctica con excelentes resultados. Se trata de obtener el ADN de la nutria a través de sus excrementos –para lo cual éstos deben de estar frescos-, un parámetro que permitiría distinguir sin ningún tipo de duda a una nutria de otra, así como contabilizar las que habitan en una zona. Este nuevo sistema se ha probado en un área aledaña a un embalse de la provincia de Córdoba, proceso en el que colaboró el ambientólogo onubense.

Las nutrias son huidizas, cualidad que comparten con otras especies de mamíferos carnívoros. Su carácter hace que sea muy difícil verlas, además de sus hábitos, pues cuando están más activas es en momentos crepusculares (amanecer y atardecer) y de noche. Sin embargo, cabe destacar que estos animales también se mueven por tierra y buscan caminos para desplazarse de una masa de agua a otra.

Las nutrias necesitan agua dulce para beber y limpiarse el pelaje.
Las nutrias necesitan agua dulce para beber y limpiarse el pelaje.

“Las nutrias son tímidas, pero a veces te encuentras con alguna sorpresa”, comenta el ambientólogo, ya que “son también bastante curiosas y, si te acercas a ellas con sigilo, ellas se aproximan a ti para ver qué estás haciendo. En alguna ocasión, he sorprendido a una mirándome fijamente desde el agua mientras cogía muestras”.

A partir de ahora, vayan bien atentos cuando acudan a lugares como Marismas del Odiel al amanecer o al final del día; a lo mejor tienen suerte y son de los afortunados que tienen la oportunidad de contemplar a estas inquilinas de nuestras aguas.




3 Responses to "La nutria, la desconocida inquilina de las marismas onubenses"

  1. juan   30 abril 2016 at 11:19 pm

    se estan viendo ultimamente en el muelle del tinto. varios pescadores las hemos visto y creo que no todos estan contentos, espero que alguno de estos no cometa ninguna barbaridad por alejar la pesca.

    Responder
  2. Antonio   31 marzo 2017 at 11:39 am

    Anoche estaba pescando en una playa en zahara de los atunes y vi una nutria que salía del monte y se metía en la playa con olas de 3 metros, no sabía que hubiera éstos animales también en agua salada por esta zona.

    Responder
  3. Fernando   4 noviembre 2018 at 6:32 pm

    Ayer día 3 de noviembre iba haciendo una ruta de BTT por la presa de los machos ( Cartaya) y cuando regresaba para Huelva justo por el túnel que cruza la A-92 me encontré una pareja de nutrias que al escuchar el ruido de la bici se escondieron en unas matas, no sabía lo que era hasta que le vi la cola larga y peluda, después de ver zorros,ciervos,jabatos ahora veo nutrias que provincia más rica en biodiversidad en raza de animales tenemos.

    Responder

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.