Poetas de Huelva por la Paz

14 de Febrero

 

Mi Amor
Oh! Amor
¡Cuánta dicha cuando te veo!
¡Cuánto dolor cuando te vas!
Mi corazón por ti palpita
Sólo tú en el habitas.
Oh! Amor
¿Podrás amarme algún día?
¿Podrás amor…
¿Podrás…
Que yo te espero 
Que tu dicha es mi dicha
Que tu dolor es mi dolor
Que te espero amor
Que te espero. 
Oh! Amor. 

Esperanza Fidalgo León

 

De tu mano
Perdido y delirante,
hay noches que paseo
por las sutiles sendas de tu ser.
Y roturando a surcos
una tierra generosa y fértil,
tomo tu mano que se agarra
con mi mano para crear una raíz
insondable y honda.
Sueño que me da la hora
en el reloj de arena
de tu flexible cintura
mientras me atraes
hasta el final de tu camino.
Pero vuelvo a mi escenario descalzo,
con el hatillo de sueños vacío,
mediocre e incapaz de vencer
la tentación de decirte que te quiero,
siendo como eres
la mujer que idolatro y amo.
Diego Bardallo Méndez
Tus ojos
¿Qué tienen tus ojos
que cuando me miran
son como una ola,
y en su caracol me envuelve y me arrastra
al inmenso azul?
Son tus ojos, amor, como dos luceros
y cuando me buscan mis pupilas arden,
y ya no soy dueña de mis reacciones.
No sé qué brebaje inyectas en mí,
que en pocos minutos activas mi ser.
¡Ay amor mío! Tus ojos…mis ojos.
Inés Díaz Rengel

 

Inventarte
     Te prometo que seguiré esperando,
      quédate un poco más.
      Necesito el aroma de tu cuerpo en mis  
      mañanas, invento historias para 
      retenerte,
      quiero que el amanecer se convierta en  
      un milagro, quiero inventarte en cada 
      uno de mis días, hacerte visible tras el 
      sueño, y retener tu imagen en mi espacio
      de vida.
      Quédate un poco más……
Carmen Vázquez

 

Te quiero
Te quiero en este tiempo que no termina porque no existe contigo.
Te quiero en una balada de otoño prendida en las hojas de los sauces.
En un café para dos cuando la luz se marcha y llega el olor de la leña.
Muerta para darnos vida cuando todo parece destinado al olvido.
Te quiero viajando sin rumbo conmigo en un pájaro color ámbar.
En las horas que no han nacido y en el llanto de alegría.
En un barco que se aleja cantándole a las olas que quieren devolverlo a tierra.
Te quiero con tu bata de andar por casa sembrando fuego en los pasillos.
Te quiero en la oscuridad acompañada de cristales azules y de mosaicos,
Te quiero haciendo prisionera a la luna más rebelde.
Te quiero porque me llamas Arcángel y me has dado alas.
Te quiero en la más absoluta de mis certezas,
en el más profundo de mis miedos.
Te quiero con tu nombre entre las palabras más sangrantes de la vida.
Lejos de lo que nos hicieron creer que éramos,
Te quiero así, sin retoques, sin sumas ni restas.
En ti las matemáticas son perfectas y desbaratan
todas mis asignaturas pendientes.
Te quiero sin fronteras, mostrándome tu templo para que yo pueda pintarlo
con ese color que no tiene nombre y que ahora me viste de festivo,
aunque sea lunes por la mañana.
Gabriel G

 

Te acercas, y tu callada forma
me envuelve y me embriaga de ternura.
Y yo, solo te pido, que me ames.
Que me ames así, en sueños.
Con latidos secretos
abrazados a tus vertebras.
Porque hoy, ya no es ayer;
Suéñame, para que yo
pueda sobrevivir
en la magia de una sola palabra.
No precioso más
que mi nombre en tu boca.
Rosa Pazos

 

Eso es Amor
Si tus labios sienten sed de otros labios,
si tan sólo de ellos quieren beber.
Si el agua que buscan
sólo se halla en esos labios.
Si tu piel tan sólo
quiere el tacto de una piel
y esa piel es hermana de aquellos labios.
Si tu cuerpo se muere por un abrazo
y ese abrazo sólo es posible
entre los brazos anexos
a aquellos labios y aquella piel.
Si tu vacío interior sólo se llena
con el fulgor que su cuerpo desprende.
Si la soledad sólo se difumina
cuando su imagen hace sombra a la tuya.
Si las palabras te parecen huecas
si no las dice ella.
Si los silencios sólo habitan estrellas
cuando son compartidos por los dos.
Entonces…
…eso es amor.
José Luis Muñoz

 

Silencios que adormecen mis sentidos,
tan sólo por pensarte sin medida,
cómo ignorar
tantos instantes vividos,
cuando el mar de tu ausencia no se olvida…
Daré la fuerza y la luz de mi mirada,
al empuje de los vientos, la marea,
a los labios que me besen, a la nada.
Daré el placer de tantos tiempos que me llenan,
a la dulce sensación de amor y calma,
a mi ser que quiere dar en madrugadas,
tanto ser que tú jamás tuviste en cuenta…
Ingrid González.

 

Carta a mi Amor
Ya no te tengo, amor. Te fuiste sin despedirte
a un campo de cipreses en una tarde de frío.
Cuanta distancia amor entre tu mundo y el mío.
Te llevaste todos los besos,
todas las batallas que juntos compartimos
y me dejaste sola; el corazón desabrido.
Ganaste un palmo de tierra en la espesura del abismo.
Es larga la distancia amor
entre tu mundo y el mío.
Grito tu nombre en medio de la nada
y obtengo solo el quejido del viento,
la luz de un puñado de estrellas,
la tierra conmovida,
y el universo entero.
Entre tu mundo y el mío…todas las galaxias.
Loli González
Ámame
Ámame en silencio desmedido
de gritos y jadeos,
mientras bordan las olas a la luna
y se casa la brisa con la arena
Ámame con estrépito ruidoso
esta noche de gaviotas relucientes
que bailan rocanrol con las estrellas.
Ámame con fruición y complacencia
cuando llegue esta noche hasta tu alcoba
y tu cama se haga nido en mi presencia.
Ámame amor con tal deseo
que exploten los jugos celestiales
y se inunden los aires de lamentos
de lujuria detenida y, por momentos,
se detenga asombrado un instante
el reloj inexorable de mi tiempo
Javier Sánchez Durán
Mar de ausencias”

 

A RCR
Clarea la madrugada
después de estar toda la noche despierta
Clarea tu ensortijado pelo blanco
sin poesía.
Tus besos no llegan,
Solo el cantar perdido de la melancolía.
Y mientras yo enciendo
el azahar de la primavera,
tú haces una ecuación
de números de plata.
Y, sin embargo…
Clarea mi amor por ti
en tu sueño tranquilo.
María José Leblic

 

A RCR
Ya lo sé; eso de amar…
Cuento los besos uno a uno,
mido los abrazos con mis poros
y atiendo a la llamada de tus ojos.
Me estoy quedando transparente de tanto amarte.
Obedezco la voz del fondo que me indica
que debo pintar el cielo para orientarme,
diseñar un corazón sobre tu boca
y anunciar en las manos estos amores…
Debo decirlo.
Debo contarlo,
hablar de que tú me mandas cada día
un sol hecho ternura,
un rayo alboreado
y una paloma blanca
con una rosa en el pico
Manuel Vázquez
Un reloj sin tiempo.
Me ha llamado la atención una foto antigua
con un reloj sin tiempo,
donde apenas aguarda la nostalgia.
Vacío, a pesar de sus números.
En silencio, ajeno al paisano que cruza la calle,
la mujer del estanco, o las noticias que ofrecen a las tres.
Si alguien me preguntara qué fuiste para mí,
qué paso con lo nuestro,
si te amé, o si es verdad que jamás me quisiste.
Quizás esta foto antigua de un reloj sin agujas
cuente mejor que nadie y que nada aquella historia.
Ni siquiera un poema.
Ana Deacracia
¿A qué sonaban mis inviernos?
A mí corazón vacío,
a nostalgia, a soledad.
Pero un año después todo llegó en espiral
y volvió el amor para llenarme de vida.
Sus besos agarrados a mis labios,
sus manos llenándome de futuro,
su risa me regaló esperanza nueva.
Sólo te digo quédate conmigo para sentir
cada mañana tu aliento en mi boca
para decirle al mundo lo que te quiero,
para vivir un sueño de pasiones y recuerdos.
para caminar a tu lado despacio, sin prisas, juntos
para seguir caminando por la alfombra
de las hojas secas cuando nos llegue el otoño.
Paqui Aquino

 

El arco iris en sus ojos
El tenía todos los colores del arco iris en sus ojos,
era de luna plateada las melancólicas noches de otoño,
y se tornaban dorados de miel los húmedos inviernos,
cada primavera brotaban verdes miradas de naturaleza,
verdes como el romero y el pino,
como el enebro y la jara que acompañan los caminos,
y eran estanques azules reflejados desde el cielo
cuando llegaba el estío,
azules como el horizonte, como las algas azules,
como las olas del mar.
Manuela Lozano Pérez

 

Soñaba un cielo azul y tú a mi vera
pintando aquellas nubes de colores;
yo jugué con tu pelo sin temores
y a tu lado llegó la primavera.
Descubrir un remedio yo quisiera
que remedie mis miedos delatores
de esos seres que son conquistadores
convirtiéndote en triste pasajera.
Clases de aprendizaje permanente
yo transite desiertos de locura
y exploré la pasión constantemente.
Pero hoy, mi corazón ya por ventura
siente otra vez brotar como una fuente
diáfana, el amor y la ternura.
Adelaida Hidalgo Hidalgo
El primer Amor
Recuerdos de un amor intenso y puro,
susurros guardados entre secretos,
besos que lamiscan labios repletos
de un amor etéreo y prematuro.
Cuerpos desnudos bajo un cielo oscuro,
se acarician en silencio, muy quietos.
Acunados por gemidos discretos
sueñan que están a merced del futuro.
El tiempo se sumerge en el olvido,
borrando las huellas de un gran amor
que se cubre con un velo tupido.
Cansados de soportar el dolor,
los amantes vacilantes huyeron,
escapando de un falso desamor.
Lola Guevara

 

Ojos negros
Ojos negros
Aquellos negros ojos que me miraban,
con ternura, con deseo.
Aquellos ojos que me miran me
recuerdan el paso del tiempo.
La mirada sosegada, serena,
recorriendo mis emociones,
susurrando los instantes vividos.
¡Cuánto nos hemos amado!
La voz, el silencio,
la mirada, el eco expandiéndose,
el alma, energía hasta el universo.
Escucho tu voz interior,
mirándome con tus negros ojos,
percibiendo tu mirada,
irradiándose la mía.
Aquellos ojos que me siguen mirando,
no dejan de buscar los míos castaños,
hablándome con la mirada desde lejos,
en sueños y desde el infinito.
¡Eres mi inspiración!
Esos ojos negros me seguirán mirando,
uniendo su piel y mi piel,
acariciando su morena tez,
dibujando sus labios,
besándole al anochecer.
Los negros ojos miraron a los castaños,
los castaños ojos miraron a los negros,
emprendiendo una estela sin fin.
Mª Carmen Azaustre Lorenzo

 

14 de Febrero
Toda la dulzura,
la parte más sólida de la dulzura,
los ojos que me abres para descifrar nuestra mitología
de amarnos.
Esa toda tú, dulce para mis venas largas,
para los desarropos del temporal
y para los insomnios.
Tú, prendida a la luz que me hace
rey y me refleja un universo de alegorías
puras de amor.
Tú, mi placa solar, mi solarium,
mi alambique. Mi palmera; tú,
mi sombra del estío,
mi paraguas eterno
para mi eternizada vida contigo,
mi amor, te digo, te soy, me sostienes,
te preciso. Tú, amor, quien me empolva,
quien me engalana. Tú, amor,
mi butaca y mi cine,
mi consecuencia y mi capacidad,
mi amor en todas las palabras.
Ramón Llanes

 

Soy gota de agua que busca una simple
excusa para nacer en tu mejilla.
Voy viajando con tus alegrías y angustias,
con regusto. Este rato, esta noche
me siento
mano abierta,
trozo de pan,
copa de vino.
Estoy aquí, compartiendo todo, absolutamente todo
lo que estas sintiendo en este instante.
Es nuestro instante.
Sensación mágica,
duerme,
estoy aquí, ahí,
en el infinito.
Duerme, dormimos
¿sabes? ¡te quiero!
Pedro Javier Martín Pedrós
Romance del beso
Hay besos que llevan alma
son infinitos los besos,
son tan lindos como buenos.
Besos de madres son tiernos
llenan de calor el cuerpo.
Besos de amigos sinceros,
aunque no todos son bellos.
Besos de niños tan blancos,
muchos te los dan jugando.
Hay besos que tienen fuego,
incendian el universo.
Besos infieles, robados,
besos malos traicioneros.
Besos de calor y celos.
Hay besos que llevan el aire,
besos solitarios, ladrón,
por allí en la madrugada.
Besos que hablan en silencio.
Pero no habrá ningún beso
como el ruboroso beso,
aquel que nos robó el aliento.
Cristi Fernández
La Lluvia
Pensó que un día lluvioso
respondería a: es un día de perros,
pero se dio cuenta que puede haber
otra manera de disfrutar
de esos días grises.
Ella desearía ver llover tras el cristal
sintiéndose acurrucada entre los brazos
de ese amor que la hace
temblar de emoción,
con esa dulzura que le obliga a olvidar
los días nublados,
¿lejanía? ¿circunstancias? ¿tren tardío?
Ella se viste de ilusión
para la llegada
de ese amanecer jubiloso.
Y lo sigue esperando en el andén
cual “Penélope …
con su bolso de piel marrón”.
Rosario Gómez Marín
Amor exquisito
Suavemente una sensual mirada
se entrelaza con una tierna caricia
desencadenando una cascada
de sensaciones placenteras que envicia
y de manera suspicaz y taimada
siento que no se desperdicia.
A esto le llaman amor exquisito,
dulce manjar de El Jardín de las Delicias.
Sonali Chacón

 

Sensasiones
El amor vivido no termina,
se mezcla con otras caricias sentidas
que marcan cada poro de la piel,
que entrecortan la respiración 
y desbocan los latidos.
Se suma a nuevas palabras susurradas
que erizan vellos y entornan ojos,
a los sensuales y ansiados besos
que esperan labios entreabiertos 
y desatan la pasión.
Se une al fresco aroma de tu pelo,
perfumando cada estancia,
cada pliegue de tus sábanas,
cada brisa de tus mañanas.
No se pierden en el tiempo las sensaciones,
permanecen en tí para siempre
reviviendo cada momento,
recordando que antes también amaste.
Rosa Álvarez
Sonetos de Amor
Tu presencia es el agua en mi desierto
que empapa cada grano de mi arena,
como sangre que se desplaza en vena
para dar vida a lo que estaba yerto.
Formas vergel en este seco puerto
de mi varada nave, sin sirena
que proclame en el mar con su voz plena,
que la vida sin ti es desconcierto.
La rosa de los vientos no funciona
la brújula enloquece, es desconcierto
y el norte que yo busco es tu persona.
Se la estrella polar de mi momento,
márcame la salida de esta zona,
que sin ti es dolor y sufrimiento.
Cristobal Carrasco

 

Medio limón
El frío se esfuma tras tu mirada
como la luna el uno de febrero,
ascuas ardientes de un viejo brasero
parecen tus mejillas sonrojadas.
 
De tu sonrisa no añadiré nada,
atravesemos mares en crucero
sin timón navega nuestro velero
guiado siempre por tu gracia salada.
 
En este nuevo ciclo de sequía
nuestros sueños emanan humedad
como manantial de estación tardía.
Busquemos juntos la felicidad
dichoso por tener tu compañía
firmarda de aquí a la eternidad.
Gaspar Limón Silgado
Mercedes

Junta de Andalucía, día de Andalucía


Estilo dental


Aguas de Huelva


Las cosas del toro





Atlantic Copper

Ayuntamiento de palos de la frontera



Caja Rural hipoteca joven

Csif

Hospital Quirón

cepsa

Diputación de Huelva