Juanjo García del Hoyo, raigambre onubense entre números, pesca, historia y reivindicación

RFB. En una ciudad con lugareños donde lo más común es que se tenga, como máximo, padres o abuelos ‘autóctonos’, Juan José García del Hoyo atesora un perfil singular, con muchísimas más generaciones atrás de arraigo en Huelva. Su personalidad inconformista se une a esa raigambre y las más que justas razones para demandar la reversión de un proceso de empequeñecimiento relativo de nuestra provincia y capital respecto a lo que ocurre fuera, en otras ciudades, en otras provincias. El resultado es que este catedrático de la Universidad de Huelva es una de las voces autorizadas más críticas de la vieja Onuba, y que no se calla, defendiendo posiciones con la solidez de los argumentos.

Una charla en el Templete. / Fotograma: Edith-HBN.

Nos vemos en la Plaza de las Monjas, en el templete. El lugar lo ha escogido él porque le resulta emblemático, personal y colectivamente, al ser donde se concentraron nada menos que treinta mil onubenses para reivindicar facultades hace treinta y cinco años, centros universitarios dignos, ni mejores ni peores que los de otros emplazamientos.

Comenta García del Hoyo, en ese sentido, que «el 3 de marzo de 1988 fue un día muy especial. Entonces yo llevaba ya tres años liado con la idea de la transformación de los centros universitarios de Huelva que formaban parte de la Universidad de Sevilla en facultades, para dignificarlos. Tuvimos tres años de movilizaciones, de manifestaciones, de presencia en medios de comunicación tratando de convencer a la opinión pública onubense. Y el 3 de marzo fue tan especial porque demostró que la población de Huelva se había concienciado de la importancia para ella de nuestra reivindicación«.

Nuestro interlocutor lleva 35 años como profesor universitario. / Fotograma: Edith-HBN.

Juanjo en aquellas fechas era estudiante de 5º de la Licenciatura de Ciencias Empresariales. Le preguntamos la razón de esa orientación académica. Nos cuenta que empezó Física en Sevilla, pero las entonces pocas salidas profesionales de la carrera y la dureza extrema de los estudios para tan poca expectativa le desanimaron, optando por volverse a Huelva a estudiar algo que también le atraía.


Puerto de Huelva

Ahondamos en la cuestión y sobre el definitivo camino de profesor universitario que cogió nos dice que la docencia era algo que también le gustaba desde joven. Y el meterse en el proceso de transformación de los centros universitarios de Huelva, y antes también con el conflicto de los Estatutos de la Universidad de Sevilla, le hizo sentirse aún más atraído por el mundo universitario. Además –señala- “siempre me ha gustado la investigación, las técnicas cuantitativas. El año de Física me vino muy bien en ese sentido, porque era muy fuerte en matemáticas”.

La cita forma parte de la serie ‘Piezas Clave‘ de la Universidad de Huelva, que estamos desarrollando con motivo del trigésimo aniversario de la misma y que en estas líneas comporta un resumen de la producción audiovisual original.

El Templete de la plaza de las Monjas le evoca al 3 de marzo de 1988. / Fotograma: Edith-HBN.

La versatilidad de este profesor y la implicación en los problemas de la sociedad onubense, con mentalidad aplicada, le confieren una condición muy interesante y especial en términos de transferencia. Formalmente, en esta línea, fue en su momento presidente del Consejo Económico y Social de la provincia.

Aún siendo economista es un apasionado de la historia, de la protohistoria y particularmente de la de Huelva. Le preguntamos, estando en la plaza de las Monjas, sobre lo que opina de la realidad arqueológica de este espacio, y esa proximidad del puerto tartésico recientemente descubierto.

Nos dice que “prácticamente toda esta zona, desde el edificio antiguo de Hacienda hasta la calle Méndez Nuñez, posiblemente hasta la calle Puerto, era el puerto del primer milenio antes de Cristo. Siglo VII, siglo XVI a.d.C. hasta el siglo I, cuando la Onuba Aestuaria tiene su etapa de explendor. Luego decayó un poco, pero siguió teniendo importancia. En los siglos III y IV hay industrias del salazón, pero es verdad que la extracción de minerales va decreciendo progresivamente al hilo del decaimiento de la economía del imperio romano. Pero, bueno, todavía en el siglo VIII hay empresarios.

Más allá de su perfil de economista, es un profundo conocedor de la historia onubense. / Fotograma: Edith-HBN.

Por ejemplo, el único santo que tenemos en Huelva, que es un santo reconocido por la Iglesia Ortodoxa Griega, no por la Católica Romana, San Dúnala, era un empresario de origen hispano-godo o hispano-romano que vivía en Saltés. Era cristiano, tenía su base de salazón y se había enriquecido mucho. Y el Califa de Córdoba lo mandó de embajador a Roma. Allí abandonó la vida mundana, disolvió su séquito y se fue peregrinando a los Santos Lugares.  Pasó por Constantinopla teniendo contacto con el emperador y luego, de camino a su destino falleció en un asalto.

La actividad y riqueza de este onubense de la Isla de Saltés demuestra que esa dinámica de producción y exportación de salazones, que había sido la base de la economía tartésica y turdetana, seguía siendo importante mil años después».

Está convencido García del Hoyo del decanato occidental de Huelva como ciudad. “Los fenicios, según los escritos clásicos,  intentaron primero asentarse en Saltés y hacen un oráculo a Melkart. Pero tenían riesgo porque estaban demasiado cerca de una población importante que estaba aquí, en lo que hoy es Huelva. Entonces se van hacia Cádiz. ¿Por qué? Porque ellos estaban siempre acostumbrados a asentar colonias en islas, minimizando peligros alrededor. Por eso está claro que Cádiz, aun teniendo esplendor, siempre es posterior a nuestra ciudad.

La plaza de las Monjas, con el ajetreo habitual, desde el lugar de la entrevista. / Fotograma: Edith-HBN.

Aquí mismo, en la calle Méndez Núñez arriba, cuando hicieron un edificio comprobaron que había estratos en ocho metros de profundidad con viviendas labradas en la piedra, en areniscas labradas como sillares. Después hay dos estratos más de piedra de pizarra de poca calidad, y un estrato, a medio metro o un metro, romano. ¿Eso que significa? Que había una ciudad con un poderío económico muy importante –tratar la piedra y labrarla lo indica- en el siglo VII siglo VIII a.C. Desde entonces era una ciudad con mucho poderío económico.

Los yacimientos que se encontraron en la zona donde está el edificio Coliseo también eran muy relevantes. Había incluso un templo griego, unos almacenes fenicios, y además las ánforas de cerámica llenas de cañaíllas, porque era un producto de exportación importante para sacar el tinte para la púrpura. Venían los fenicios aquí a comerciar y una de las cosas que se llevaban era precisamente la púrpura. Era muy apreciada porque constituía el tinte que llevaban los ropajes de los reyes».

Considera, sin reservas, a Huelva como la ciudad más antigua de Occidente. / Fotograma: Edith-HBN.

Nos trasmite el profesor García del Hoyo con magnetismo la idea de que la actividad económica y comercial de aquella Huelva antigua era impresionante. Por una parte la extracción de metales autóctonos, que se sumaba a la importación de estaño del norte atlántico europeo para mezclarlos y producir el bronce. Este a su vez se exportaba. “Claro –añade- cuando se sustituye el bronce por el hierro aquel va perdiendo poder, va perdiendo salida. Con lo cual a los habitantes de este lugar no les queda más remedio que reconvertirse y naturalmente ese segundo sector que se desarrolla es el de los productos pesqueros.

Y nos encontramos con una importante industria de exportación de salazones. Primero atún en salmuera, que desde época cartaginesa se exportaba a todo el Mediterráneo. Las ánforas que llevaban el producto se marcaban con sellos. Por eso sabemos que hasta en el Mar Negro se han encontrado cerámicas producidas en la ría de Huelva».

Siempre le atrajo el mundo de la pesca onubense. / Fotograma: Edith-HBN.

Es catedrático de Métodos Cuantitativos y su tesis y muchos de sus artículos e investigaciones han girado en torno a la pesca, en particular a la de Huelva. Nos cuenta que «me metí en la pesca primero porque era de Huelva. Me gustaba el ambiente de los puertos de Punta Umbría, El Terrón o El Rompido. Visitaba a los pescadores y siempre me atrajo la actividad. Luego mi director de Tesis me enseñó un modelo estadístico novedoso que se había aplicado a otros ámbitos, y surgió la oportunidad de usarlo para la pesca.

Me dediqué a evaluar la biomasa de peces con series de capturas y de esfuerzos de la flota pesquera. Ello me obligó a realizar un importante análisis histórico y cada vez fui apasionándome más. Busqué mucha información del pasado, archivos, documentos, y al final conseguí un importante bagaje de información y documentación«.

Le preguntamos a García del Hoyo también sobre la valoración que hace precisamente del sector pesquero onubense, de su trayectoria y situación actual. Afirma que «la pesca en Huelva ha seguido la misma tónica que en el resto de la Unión Europea. Los caladeros más relevantes eran los que estaban cerca pero después había una flota de gran altura que faenaba en Marruecos y en caladeros más meridionales de África. Los países fueron ampliando su zona económica exclusiva y encarecieron las licencias, de modo que la actividad perdió rentabilidad y se encaminaba al abandono.

Considera que hay que descartar los localismos en nuestra costa. / Fotograma: Edith-HBN.

En su momento el stock de capital invertido en la pesca en Huelva fue impresionante y luego la caída, a partir del año 1987, fue exponencial. Ahora mismo quedan treinta barcos, que son de mediana dimensión, cuando en su momento tuvimos unos doscientos cincuenta barcos con el doble de dimensión que estos. Aún así, la población andaluza que tiene más pescadores es Isla Cristina, pero es que la segunda es Huelva capital. Seguimos teniendo numerosos tripulantes de embarcaciones, en sociedades mixtas, embarcados en pesqueros gallegos y de otros lugares, que son resultado de esa importante historia reciente que hemos tenido en este sector, con una gran flota congeladora«.

Juanjo García del Hoyo cree que en nuestra costa debemos seguir potenciando las marcas vinculadas a este sector. Entiende que hay que superar los localismos de nuestras poblaciones costeras. Apunta que «si conseguimos aunar esfuerzos entre los distintos municipios del litoral se pueden conseguir cosas importantes. Por ejemplo, hasta hace seis años apenas había captura de pulpos. Ahora mismo hay una flota dedicada exclusivamente al cefalópodo que está obteniendo casi un tercio de las capturas totales de pulpo en España.

La plaza de las Monjas, testigo de la charla con García del Hoyo. / Fotograma: Edith-HBN.

Aquí hay mayoristas gallegos que tienen naves no identificadas donde adquieren pulpo, lo envían a Galicia y allí lo envasan como pulpos de las Rías Baixas. También es verdad que hay empresas, por ejemplo en Isla Cristina, que están exportando 300 o 400 toneladas al año a Estados Unidos«.

Encontrándonos en ‘temporada electoral’ le preguntamos que deberíamos pedir o reclamar a un político para que se avance en Huelva. De entrada advierte que «es complicado pedir a un político que sacrifique su carrera en aras de un beneficio para la sociedad. Hará alguna cosita, pero no demasiado. En Huelva, en los últimos veinte años, nos hemos quedado muy atrás. Estamos fuera de todo. Cuando uno sale de aquí y se mueve por Sevilla, por Madrid, por Valencia, o incluso capitales comparables con la nuestra, es que vemos claramente que nos hemos quedado atrás. No hay tranvías, no hay buenas conexiones ferroviarias, no tenemos aeropuerto… estamos muy atrás.

Estamos perdiendo renta familiar disponible a marchas forzadas. Hemos perdido prácticamente un 20% de la renta en los últimos veinte años, es una burrada. El problema es que eso no se debe a que seamos más tontos, que seamos más torpes, no no, se debe a decisiones políticas, que marginan a esta provincia. Porque la lucha por los presupuestos públicos es brutal. Claro, en Málaga o en Sevilla tienen más poder…»

Considera al respecto una corresponsabilidad de los gobiernos estatales y autonómicos, de todos los partidos políticos que los han ocupado y ocupan.

Le gustaría más inconformismo en la Universidad de Huelva. / Fotograma: Edith-HBN.

Volviendo a la Universidad, Juanjo García del Hoyo piensa que debería ser una fuente de cuestionamiento, de reivindicación. Y que ha ido imperando el conformismo. “Es verdad que hay edades para todo. Hay poca gente que con cincuenta, sesenta años, siga pensando igual que cuando tenía veinticinco. Yo siento que no he cambiado mucho. Creo que sigo siendo muy radical en mis planteamientos. Si hago un diagnóstico y creo que es verdadero no voy a transigir por nada. Y bueno, quizá en la Universidad ese sentido crítico se esté abandonando por un posicionamiento más pragmático, más concentrado en hacer carreras universitarias, en sexenios, en artículos, frente a un papel que debe ser fundamental para la Universidad, que es ser motor de cambio en la sociedad. Y aquí se ha perdido«.

En el horizonte García del Hoyo está ilusionado con varios proyectos de libros y publicar dos o tres artículos más. Si pudiera trasladar un mensaje a la sociedad onubense en su conjunto nos indica que «les diría que nos mirásemos menos el ombligo, que observáramos cómo va el resto de España, como va creciendo, como va cambiando, que inversiones se hace fuera y vean que no se hace en Huelva. Que sea consciente de esa brecha que se está ahondando entre nuestra provincia, entre nuestra ciudad y el resto de España, que es muy muy profunda.

A ver si somos capaces todos de clamar de una vez por todas un cambio en la situación,

Considera injusto el trato para con Huelva de los gobiernos nacional y autonómico. / Fotograma: Edith-HBN.

saliendo a la calle y reclamando un trato justo con nuestra provincia, porque hasta ahora estamos abandonados. Voy a poner dos ejemplos. El más sencillo ¿como se puede tener un hospital terminado en Lepe, un Share desde el año 2018 o 2016, que se va a tardar ocho años en hacer un tramo de carretera de un kilómetro y medio? Pasándose la pelota un partido político a otro, una administración a otra durante ocho años, y en medio una pandemia, en la zona más poblada de la provincia de Huelva. Es una aberración.

Trata de fundamentar sus opiniones en datos objetivos. / Fotograma: Edith-HBN.

Y después ya el tema de la alta velocidad… Se va el último gobierno y dos meses antes presenta un estudio informativo. Luego este gobierno en seis meses resuelve el estudio informativo, y desde entonces está parado en el ministerio correspondiente. ¿Para qué? ¿para decir no lo hago en esta legislatura, el que venga detrás que lo haga? Una vez hice un estudio sobre la evolución de la alta velocidad en España en función de la provincia de residencia de los que tenían que tomar decisiones al respecto. Y casualmente en esos lugares se disparaba la inversión».

Confía Juanjo en que las nuevas generaciones sean algo más reivindicativas que las que hemos tenido en los últimos veinte años.

Entrevista completa:

 

 

 

 

Juanjo García del Hoyo, Universidad de Huelva, historia, números, raigambre onubense.

 



1 comentario en «Juanjo García del Hoyo, raigambre onubense entre números, pesca, historia y reivindicación»

  1. Me gusta mucho, este formato de entrevistas, creo que es un acierto.
    Estoy muy de acuerdo con la opinión de Juanjo. Creo que es un onubense ejemplar, con un C.V. envidiable.
    Le sigo desde hace muchos años y, en mi opinión, necesitamos muchos más, como él, para sacar adelante a nuestra olvidada Provincia.
    Enhorabuena, Moncho. (Muchas más, como esta!.)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mercedes

Junta de Andalucía, día de Andalucía

 holea música cofrade


Estilo dental


Aguas de Huelva


Las cosas del toro





Atlantic Copper

Ayuntamiento de palos de la frontera



Caja Rural hipoteca joven

Csif

Hospital Quirón

cepsa

Diputación de Huelva