Un paseo por el Muelle de las Carabelas: Arte, Cultura y Artesanía

Hasta el 15 de septiembre, el Muelle de las Carabelas pone en valor la artesanía, la pintura y la naturaleza a través de diversos talleres y actividades vinculadas al Descubrimiento.

0
379
Comparte esta noticia

Jesús Ricca Molins. Un paseo por el Muelle de las Carabelas. El mes de agosto baña a Huelva con su particular clima, intenso y cruel en muchos casos para las personas que odiamos el calor, satisfactorio para todos aquellos que ansían sumergirse en nuestras bellas playas. Suena el teléfono, y tras una conversación amena y genial con un buen amigo y artista, acepto su invitación para acudir a uno de los lugares más especiales de mi querida provincia, el Muelle de las Carabelas donde, cada vez, el arte, la cultura y la historia se enraízan de manera más profunda.

Monumento a los Descubridores.

Mi transporte me deja ante el inmenso, bello y señero Monumento a los Descubridores. Qué mejor parada. Una vez allí, paseo a través de los amplios jardines que rodean el Monasterio de la Rábida. Me dejo seducir por la historia que se esconde en cada uno de los rincones que asoman llenos de vegetación.

Un lugar especial

No me detengo más y emprendo el paseo hacia el Muelle de las Carabelas. Enfilo la larga pasarela antes de llegar a mi destino, pero me permito detenerme ante el monumento a Washington Irving. La obra del escultor de la Palma, Martín Lagares, me reafirma que el talento de la tierra se respira en cada adoquín y en cada palmera, a todas horas.

Muelle de las Carabelas.

Llego a mi destino y no aviso a mi cita de que he llegado. Paseo por el inmenso Muelle de las Carabelas, escenario que además de albergar las replicas de las naves marineras, hace al visitante y al público local, participes del Descubrimiento. El espacio se ha evolucionado con los años y poco a poco alberga más actividades de variada índole, cada vez más asombroso. Su amplia oferta cultural y de ocio se ha completado con geniales teatralizaciones en vivo, talleres artísticos, visitas guiadas, y espectáculos de baile y animación.

Mientras el megáfono concierta a los interesados en las salas de proyecciones para disfrutar del audiovisual informativo sobre el Descubrimiento, me sumo a un grupo de turistas. Pasean a través de los tenderetes temáticos ubicados frente a la nao Santa María, ellos me ignoran.

Miguel Soto mostrando un cráneo de animal.
Ciencia y Naturaleza

Criaturas en botes de alcohol, plantas marinas, cráneos de animales y un centenar de dibujos anatómicos son la excusa del asombro ante el Taller del Naturalista. El sevillano Miguel Soto es el protagonista de este espacio. Este licenciado en Biología y Bellas Artes, al cual tengo el gusto de conocer desde hace largo tiempo gracias a sus bellísimas pinturas de gran formato en la que representa insectos de todo tipo, embelesa al público con sus explicaciones y con su amplia labor divulgativa.

Público siguiendo la explicación divulgativa del biólogo.

El taller ofrece una visión completa sobre las labores de los científicos y naturalistas del siglo XV, como el caso de Gonzalo Fernandez de Oviedo. Cómo su presencia en las diversas expediciones al Nuevo Mundo, inventariando y documentado las especies animales, fósiles y botánicas fueron de vital importancia para lo que estudiamos y conocemos actualmente.
El público insaciable observa y pregunta acerca de las pinturas y dibujos que Soto tiene sobre caballetes. Y es que el naturalista presenta las múltiples técnicas y formas de representar a los especímenes para su estudio, como el carboncillo o la sanguina.



Aprovecho que el grupo de turistas avanza en su recorrido para saludar efusivamente a Miguel. Este sevillano, además de su trabajo divulgativo, realiza trabajos de ilustración y pintura para diversas publicaciones científicas, casi ná.

Taller de pintura

Mi visita artístico-cultural continua. Saco mi cámara de fotos y saludo con entusiasmo al artista y buen amigo Carlos Dovao. Es el culpable de citarnos hoy en el Muelle de las Carabelas, de este paseo, lo cual es un verdadero placer. Nos conocemos desde hace varios años, e incluso hemos tenido ocasión de trabajar en varios proyectos conjuntos, además de los que aún planificamos.

Carlos Dovao bajo la atenta mirada de los visitantes.

Rápidamente, y tras pocos minutos de charla, Dovao vuelve a sus obligaciones, ya que como el pasado 2021, desarrolla el Taller del Pintor. El artista hace suyo el escenario del Muelle de las Carabelas y convierte su taller en un espectáculo verdaderamente atractivo.
Resguardados del calor, dos lienzos de grandes proporciones dan la bienvenida al visitante en un improvisado taller artístico en el cual, el graduado en Bellas Artes, docente y premiado creador onubense, pinta fragmentos de la historia del Descubrimiento.

El Descubrimiento es la temática.

Trasladar un estudio de pintura a un lugar así puede parecer complicado, aunque en un ambiente propicio para la creación como el Muelle, resulta inspirador y emblemático.
Los más pequeños se sorprenden al descubrir que Dovao usa de modelos a muchos de los actores y amigos que frecuentan el Muelle de las Carabelas. Caminan y actúan al mismo tiempo que el pintor llena la tela de colores malvas, grises y blancos, propios de la tormenta que acontece en su pintura de este año.

La simbiosis entre la pintura y la historia del Descubrimiento se respira muy profundamente en este lugar. Es inevitable no acordarse de los frescos que Daniel Vázquez Díaz regaló al Monasterio de la Rábida, y en los que condensó la gesta, la planificación y la partida del viaje hacia el Nuevo Mundo. 92 años después de tal hito, de nuevo, un artista de Huelva, tome el relevo del nervense para narrar su especial visión del acontecimiento. Me resulta ilusionante a mí, y a todos los niños y adultos que se suman a cada pincelada.

Elementos y referencias pictóricas.
Creación de pigmentos

Junto al caballete donde Carlos pinta, una amplia mesa de trabajo llama mi atención. Jugando a ser un turista más, pregunto acerca de ella, en la que abundan pigmentos, pinceles, y diversas imágenes de referencia donde se pueden leer grandes nombres de la pintura como Joaquín Sorolla o Moreno Carbonero. Y es que además de poder disfrutar de la sesión de arte en vivo por parte del pintor onubense, los asistentes también pueden descubrir cómo se fabrican los pigmentos necesarios para desarrollar una obra pictórica o cómo se realizan bocetos previos antes de llevar a la tela una gran pintura.

Es fascinante ver trabajar a Dovao en la segunda pieza sobre la travesía hacia el Nuevo Mundo, aunque el interés y emoción de los turistas a los cuales atiende y sorprende le hacen ralentizar la pincelada. Auguro una nueva gran obra, lo descubriremos el 15 de septiembre, fecha en la que estará finalizado.

Lo fotografío y lo dejo trabajar, el calor nos obligará a tomar algo en la cafetería del Muelle al final de su jornada. Mientras se merece disfrutar del éxito. Continuo visitando el pueblo indígena recreado y paso junto al taller de Antonio Dovao, el cual espero encontrarme en mi próxima visita, a ritmo de guitarra flamenca, del que es exponente de talento.

Noelia Arrincón enseñando a una pequeña.
Alfarería en directo

Guiado por un grupo de chicos que corretean y gritan ansiosos por ser el primero en participar de la actividad, llego al lugar donde se desarrolla el Taller de Alfarería. El espacio, minado de pequeñas vasijas y tarros en barro cocido está rebosante de niños que se sientan al torno junto a Noelia Arrincón. Es licenciada en Bellas Artes, gestora y comisaria de multitud de proyectos culturales. Me explica que esta demostración en vivo permite, no solo conocer la técnica, sino los diversos usos que los objetos en barro han tenido para las travesías marineras, como contenedores o para almacenar productos. Además, pone
en valor la actividad artesana de la alfarería, técnica que poco a poco esta cayendo en desuso.

El taller de alfarería es de los más divertidos.

Entre tanto, aprovecho para que me ponga al día de sus últimos trabajos y exposiciones, como el comisariado del stand de la Diputación de Huelva en ARCO Madrid 2022. Se muestra satisfecha de haber podido trabajar en este proyecto que tiene a Huelva y sus creadores como protagonistas. Además, no me olvido de preguntarle acerca del Encuentro Internacional de Arte Contemporáneo de Sevilla – ARTSevilla, proyecto que dirige desde 2015 y el cual aúna una programación cultural exquisita y en la que participan multitud de artistas de primer nivel.

Arrincón se desenvuelve con rapidez y humor ante la inquietud de los pequeños. Estos encuentran en la arcilla negra un motivo de diversión sin limites en un taller que año tras año atrae a más adeptos hacia esta milenaria técnica. Noelia está en plena acción.

El calor se esfuma y una leve masa de aire me permite tomar un refresco en la cafetería del Muelle, contento y ensimismado ante la avalancha de turistas que confluyen por todos los rincones del establecimiento. Es la hora, aprovecho mi privilegiada posición frente al patio de actuaciones, y es el actor Fernando Balbás “el Magnífico” el que pone la guinda de oro a una mañana gozosa. El público que disfruta del monólogo no pierde ojo de cada gesto de Balbás.
En ese instante, Dovao me llama… necesita un marinero más para su cuadro y desea que pose, cómo negarse. ¡A la aventura!

 

Un paseo por el Muelle de las Carabelas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here