Luís Anes, la pasión por formar buenas personas

El onubense, reconocido entre 100 mejores maestros del mundo, es nominado al premio Buena Gente de Huelva 2022.

0
515
Comparte esta noticia

RFB. Como si fueran sus hijos, para Luís Anes educar a los alumnos que pasan por su camino es mucho más que enseñar conocimientos y aptitudes… se ve claro que el propósito es formar a buenas personas. Considera no solo compatible, sino imprescindible, la conjunción de la formación académica, el desarrollo de los talentos, con aprendizajes emocionales, de empatía y motivación.

La huella del maestro es de las que nunca se borra en nuestras vidas. Seguro que cada uno de nosotros tiene marcada la experiencia de un profesor especial. Y por lo que se percibe Luís, que ya tiene un recorrido, ha debido influir de forma mágica en esa maravillosa etapa infantil de muchísimos niños.

El curso próximo Anes será docente en el CEIP San Fernando de Huelva.

No hay mas riqueza para nuestra sociedad que contar en el ámbito docente con buenas personas. Y así llega nominado Luís Anes a premio Buena Gente de Huelva 2022. Un maestro buena gente que es reconocido por su buena condición trasladada a algo fundamental para él en la vida, la relación con sus niños del cole.

Esa tremenda responsabilidad que es dar la mano a los pequeños para que desde las aulas vayan creciendo en relaciones, actitudes, para que vayan conociendo, puede asumirse de muchas formas. Los padres depositan sus mayores tesoros otorgando una confianza de un valor incalculable en el maestro. Y Luís ha aceptado ese reto con una mente abierta y generosa, con el entusiasmo por bandera y el agradecimiento por que el destino le haya situado en lo que para él se exterioriza como una rotunda vocación.

Luís se crió en el Barrio de La Orden y la Cinta.

Luís es un chico normal de Huelva que se ha hecho grande como maestro -un gran maestro- y que incluso está reconocido por ello internacionalmente. Lejos o no tanto quedan sus correrías y juegos de calle en La Orden. Ese aprendizaje y desarrollo al aire libre, viviendo mil aventuras por el Parque Moret, las laderas del Conquero o La Cinta.

Fue a la guardería Disneylandia, de modo que desde la cocina su madre le podía lanzar algún juguete -aún recuerda su camión azul de plástico y sus ruedas saliendo despedidas por el patio, nos comenta riendo-. Estudió en el colegio San Leandro y después en el instituto I.B. La Orden, cuando aún era prefabricado y «si te empujaban podías acabar dentro de una columna. En esa época ya sabía qué tipo de maestro quería ser y cuál no, esa época es irrepetible y recuerdas con cariño a muchísimos docentes. Eso mientras no fantaseaba con ser futbolista gracias a que mi padre me llevaba, desde muy pequeño, a ver partidos del Olimpic en campos de tierra mientras comíamos un paquete de piñones que vendían siempre en la entrada». Se diplomó por Magisterio (Lengua Extranjera) y luego se licenció en Humanidades, ambas por la Universidad de Huelva.

Con su mujer, Inma, al lado de la cabina inglesa de la Casa del Guarda.

La enseñanza en su familia es una constante. «Mi hermano es maestro, mis cuñados, tengo tíos, primos… ¡Incluso mi mujer es maestra! He compartido con ella los últimos 8 cursos por distintos colegios. No es el caso de mis padres, pero sí me enseñaron a ser buena persona, íntegro, respetuoso y honrado. Me enseñaron el valor del esfuerzo y el poder de la Educación para guiarnos por el camino correcto dentro de realidades y entornos no demasiado favorables para ello«.



-¿Cómo te enteraste que habías sido nominado a Buena Gente de Huelva? ¿Que pensaste?

-Tengo una página educativa en Facebook ‘Maestro Luis Anes’, aprovecho para invitaros a visitarla, donde junto a otras plataformas realizo publicaciones con prácticas del aula, reflexiones, noticias, materiales… Ese día había publicado un ‘post’ sobre el ajedrez como recurso pedagógico; en los comentarios me comenzaron a felicitar por esta nominación sin saber yo a qué se referían. Me pasaron un enlace y al entrar me llevé una sorpresa y alegría inmensas. Me siento muy honrado y emocionado como onubense, como maestro y como persona. Sentirte querido en tu tierra, es algo maravilloso. Sentir que el factor humano es básico en nuestra labor docente, y se reconoce, es imprescindible.

Imagen con sus alumnos el último día de clase de este curso pasado.

-¿Qué opinas sobre el resto de nominados? ¿Conoces a alguno?

-En primer lugar, darle la enhorabuena a todos, son bien merecedores de esa nominación. Igualmente, todos ellos son también merecedores de ganarlo como buena gente de Huelva. Para mí es un orgullo, no sólo estar nominado, sino compartir dicha nominación con ellos. Yo soy un maestro en su aula, intentando hacerlo lo mejor que puede.

-Quiero destacar a Nicolás Capelo. Desde aquí, mando un abrazo enorme a su familia y amigos. Es una gran pérdida también para Huelva, gran persona y artista. Hermoso homenaje el que Huelva Buenas Noticias y la Fundación Cajasol le brindan. Estará con nosotros para siempre, y deja un legado enorme en Huelva.

Luís admira y reconoce los valores de los otros nominados a Buena Gente de Huelva.

-Respecto al resto de nominados, conocía a varios y he descubierto a otros gracias a este premio. Por ejemplo, gracias a vuestra bonita entrevista, he tenido la oportunidad de conocer mejor al párroco Teodoro Bernal, maravillosa labor de servicio que realiza literalmente salvando vidas. José Julián, Luisa y Leni también llevan a cabo una gran labor con las personas en situación de vulnerabilidad. ¿Quién no se ha tomado una cervecita fresquita con una tapa de ensaladilla en ‘Los cuartelillos’ y ha conocido a Juan? Igualmente Jesús, Javier, Ana, Cinta, Merlina, Vicente, Manoli, ‘Franky’ y Celes llevan su hermosa calidad humana a distintos sectores y ámbitos de Huelva.

-¿Cómo andamos de buenas gentes en Huelva?

-Huelva es una tierra de buenas personas. Los onubenses somos, por naturaleza, personas cercanas, amables y alegres. Como podemos ver en los nominados de esta edición, al igual que en las anteriores, cada rincón de Huelva está lleno de buena gente. Si preguntas a los turistas qué cosas le gustan más de nuestra tierra, entre ellas estará seguramente la gente y su buen trato.

Dando un paseo junto a Inma, durante la entrevista.

-Es en los momentos más difíciles, y estamos pasando uno muy difícil en plena pandemia, cuando florece la mejor versión de cada uno. Huelva ha sido ejemplo de resiliencia, empatía y solidaridad.

-¿Tienes algún modelo de verdadera buena persona que te haya marcado en la vida?

-He conocido en mi vida a muchas personas maravillosas. El primer ejemplo lo tengo en mis padres, Isabel y Eusebio, de quienes estoy muy orgulloso. Sé que puede sonar ventajoso desde el punto de vista de un hijo, pero tengo unos padres maravillosos cargados de buenos valores como la humildad, la honestidad y el respeto por los demás. Mi abuelo, Juan, a quien le debo la capacidad de resiliencia necesaria ante las dificultades de la vida. Si con ellos tuve la suerte de crecer, igual suerte tengo con la piedra angular de mi vida, mi mujer Inma. Puedo resumirlo en que junto a ella, soy mejor persona y me da el equilibrio necesario. Les debo muchísimo en el maravilloso camino de la vida, afortunado de andarlo junto a ellos, y son mi mejor modelo.

Nuestro protagonista se siente muy influenciado por gente buena a su alrededor.

-Más allá de la cercanía de la familia, he conocido personalmente algunas personas más conocidas como el Papa Juan Pablo II o Vicente Ferrer, donde intercambiar apenas unas palabras con ellos es una experiencia que te cambia y te ilumina. Pero mi modelo de buena gente no se queda en el plano individual, sino en la esperanza y vivencias del colectivo. Solo se llega más rápido, pero juntos llegaremos más lejos.

-¿Cuales son los valores que más admiras en las personas?

-Son muchos los valores que creo positivos y admiro. Por un lado sumaría la honradez junto a la humildad, naturalidad y cercanía. En este mundo nadie es más que nadie; y si alguien tiene un puesto de responsabilidad, es para servir a los demás y no a sí mismo.

-La sinceridad también está escrita en letras mayúsculas. ¡No me gustan nada las mentiras! Ojo, la sinceridad junto a la empatía, si no estaríamos hablando simplemente de crueldad. La capacidad de ponerte en el lugar de los demás, de entender y conocer cómo se sienten. Es la mejor forma de pasar del ‘yo’ al ‘nosotros’. Este mundo necesita muchísima empatía.

El entusiasmo optimista y la actitud positiva, estados que cultiva Luís Anes.

-La actitud positiva, el optimismo, el entusiasmo en lo que se hace  y la alegría marcan, a menudo, la diferencia. Lo que marca a menudo el mundo que te rodea, es tu manera de ser. En esta vida, existen dramas como una grave enfermedad o la pérdida de un ser querido, y es inevitable estar triste. Pero si no es un drama, tenemos el poder de decidir ser alegres. Va ligado a la capacidad de resiliencia; no son las dificultades sino tu forma de afrontarlas. El optimismo, con los pies en el suelo, siempre te va a dar más que el pesimismo. Y si, además, aderezamos esa alegría con el sentido del humor, la mayoría de problemas no desaparecen pero sí que empequeñecen.

-Pufff, podría estar hablando de muchísimos valores que admiro en las personas, si es que hay muchísimas más posibilidades de ser buena gente que de ser mala persona.

-¿Qué te ilusiona más en esta etapa de tu vida?

-Bueno, a mis 45 años uno ya se siente en ese momento de la vida que ves las cosas con una buena experiencia que antes no tenías, pero sigues con muchísima energía para las siguientes dos terceras partes restantes que aún te quedan por recorrer -me gusta ser optimista en mis expectativas de vida, jejeje-.

-Me ilusiona lo más importante, ser feliz junto a las personas que quieres, junto a las personas que te rodean. Y para ser feliz necesitas verles felices. Disfrutar cuanto puedas junto a ellos, exprimir la vida en su compañía porque ésta nunca va hacia atrás, sólo hacia adelante. A veces se nos olvida que lo más importante, siempre, debe ser lo más importante.

-Me ilusiona poder sumar por mejorar la Educación, creo que es esencial para lograr un mundo mejor, y eso es lo que más me ilusiona. La Educación es la clave para acabar con los mayores problemas que tiene el mundo. Siempre digo que no trabajo como maestro, sino que soy maestro y es una labor antes que una profesión. Disfruto dando clases, y encima me pagan. Comencé por vocación y continuo por pasión hacia la docencia. Niños y niñas no sólo son importantes por quienes serán en el futuro, que lo son; sino que ya son importantes en el presente y tienen mucho que hacer y decir. Es importantísima la labor conjunta junto a las familias. No sólo debemos dejar un mundo mejor para niños y niñas, sino que también debemos dejar mejores niños y niñas para el mundo.

Enhorabuena, Luís, y a seguir creando cantera de buenas gentes.

 

 

Premios Buena Gente de Huelva 2022. Fundación Cajasol. Huelva Buenas Noticias.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here