El cuadro misterioso que está en el Museo de Huelva

Atardecer en la Ría de Huelva.

J.A. de Mora. Entre un rico conjunto de obras pictóricas y escultóricas y joyas arqueológicas, muchas de las cuales verdaderamente pueden fascinarnos, hay en el Museo de Huelva un cuadro especial, misterioso, que no puede dejar a uno indiferente. Es ‘Atardecer en la Ría de Huelva‘, de Antonio de la Torre y López, realizado en 1905.

El pintor murciano, nacido en 1862, residió y trabajó durante unos años en nuestra capital, a principios del siglo XX. Llegó a Huelva en 1904 con su mujer, Enriqueta Ortigosa, desde Málaga, de donde ella era natural. En la Escuela de Bellas Artes malagueña se había formado el artista. No tenían hijos, y decidieron situar su domicilio en el Paseo Santa Fe, en el número 18. Era cerca del lugar al que venía a trabajar, el instituto de bachillerato onubense, que se encontraba en la calle Méndez Núñez.

Antigua Academia de Pintura de Huelva, que tuvo origen en la docencia de Antonio de la Torre.

Le antecedían varios premios en exposiciones nacionales de Bellas Artes y un reconocimiento en el mundo del Arte. Al poco tiempo, seducido por ese Museo del Atardecer de nuestra Ría -como la califica Manuel Garrido Palacios-, y sus bellos ocasos, llevó al pincel la impresionante imagen de este cuadro que combina belleza y misterio.

Antonio de la Torre en febrero del año en el que pintó el referido cuadro, auspiciado por el Ayuntamiento, había iniciado la academia artística que conduciría al cabo del tiempo al Museo de Bellas Artes de Huelva, precedente del actual Museo Provincial. Cuando esa institución se erigió en la calle Rico -1921- ya de la Torre había fallecido. Suponemos por alguna enfermedad que le hizo retornar en sus últimos días a su tierra natal.


Puerto de Huelva

‘El último viaje del Temeraire’, de William Turner.

Otro artista, en este caso contemporáneo, el escritor Manuel Garrido Palacios hace unos días comentaba en redes sociales la singularidad del cuadro de de la Torre. Lo hacía en estos términos:

«Los Museos son una de mis pasiones. Nombro aquí el de una ciudad que amo, Huelva, sur de España, que tiene, entre otras joyas, este cuadro de Antonio de la Torre, Atardecer en la ría, que me atrae poderosamente por sí mismo y porque me recuerda a William Turner, que tiene en la British Gallery, londinense El último viaje, de cuando El Temerario es remolcado a dique seco para su desguace. He llevado a visitantes ingleses a verlo, que, sin importar que hayamos coincidido en esta apreciación, van a publicar un estudio sobre el mismo. La ría, con Bacuta al fondo, es un Museo del Atardecer al dar tan bellos ocasos de este sur de Europa, distintos cada día, a cual más hermoso».

El ‘Temeraire‘ fue un navío de línea británico que luchó en la batalla de Trafalgar. Fue muy afectado, quedando tan solo con el palo de mesana y toda la arboladura destrozada. Tras repararse volvió a navegar y terminó desguazándose en 1838. La pintura de Turner inmortaliza la última travesía, remolcado, hasta su final. Este barco ha sido un referente popular en la historia y en las artes, siendo objeto de numerosos relatos y poesías.

La Playa, de Antonio de la Torre.

El misterioso ‘Atardecer en la Ría de Huelva’ del museo onubense es un cuadro que sorprende porque tiene por protagonista un barco de vela desarbolado. Aparece como si hubiese sido el vencido herido de un combate entre navíos. La obra de Turner no tiene la misma descripción. Pero ese concepto de remolque con el fondo de ocaso puede producir una sensación similar a la de nuestro buque, ya fondeado, con lo que parece un muelle a su popa y varias barcas descargando enseres del mismo.

La clave está en el bauprés -el palo que sobresale de la proa-. Transmite la idea de que antes la embarcación gozaba de una arboladura completa, con sus jarcias firmes y de labor. Estas y las velas le permitirían ser libre y navegar por los mares sin ataduras. Es curioso, y de ahí el misterio, que la pintura refleje con factura impresionista los colores del atardecer onubense y el pintor haya elegido ese barco y en esas condiciones tan singulares.

Antonio de la Torre tiene obras que forman parte de las colecciones del Museo del Prado y del Banco de España, entre otras. Precisamente ‘La Playa’, que está en el Prado y fue un trabajo laureado, también contempla una embarcación, más pequeña, desarbolada.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mercedes

Junta de Andalucía, día de Andalucía

 holea música cofrade


Estilo dental


Aguas de Huelva


Las cosas del toro





Atlantic Copper

Ayuntamiento de palos de la frontera



Caja Rural hipoteca joven

Csif

Hospital Quirón

cepsa

Diputación de Huelva