La Huelva desconocida. La cerámica y el agua

Antonio Delgado Pinto nos trae una semana más cinco rincones poco conocidos de la provincia de Huelva.

1
244
La cerámica y el agua

Antonio Delgado Pinto. Huelva desconocida tiene por meta dar a conocer el patrimonio oculto de nuestra provincia. Lugares poco transitados y fotografiados o incluso abandonados que un día formaron parte de la vida cotidiana de las generaciones ya idas. Esta semana visitamos cinco lugares de la provincia de cerámica.

La cerámica, herencia árabe, ha sido parte indisoluble de los grandes momentos de la arquitectura andaluza. Muchos grandes ceramistas del siglo XX han trabajado en las mejores fábricas de Triana. Aunque estas empresas existían desde mucho antes, la Exposición Iberoamericana de 1929 significó el pistoletazo de salida hacia el resto de España, e incluso allende nuestras fronteras, de las cerámicas de Santa Ana, Mensaque Rodríguez, Vadillo Plata, Montero, … y tantas otras empresas sevillanas.

Traemos hoy hasta estas páginas cinco lugares que muestran la íntima relación del agua y la construcción cerámica. Excepto el Pozo de la Idea, construido a finales del siglo XVIII, las demás fuentes se enmarcan en los años centrales del siglo pasado.

Pozo de la Idea recientemente restaurado.

1. POZO DE LA IDEA, San Juan del Puerto

‘Este cuadro de azulejos es costeado por D. Pedro Casameyro, vecino del comercio de la ciudad de Sevilla y acendado en la villa de San Juan del Puerto, siendo alcalde de ella D. Ysidoro Toro. Año de 1845’ reza la inscripción cerámica que hay bajo el retablo de san Juan Bautista, realizado probablemente en esa misma fecha.



Al parecer no es la fuente pública más antigua del pueblo, pero yo diría que indiscutiblemente es la de mayor belleza. Su situación, en la salida de San Juan hacia Huelva, casi al pie de la antigua carretera, hace que sea muy visible para propios y extraños.

Retablo de San Juan y texto explicativo del siglo XVIII.

A pesar del indiscutible valor histórico y artístico del trabajo de azulejería y ladrillo visto de este monumento, restaurado recientemente, el retablo del siglo XVIII fue tiroteado a comienzos de la guerra civil en una muestra más de cómo la ideología y la incultura a veces mezclan sus actos.



El pozo desaparecido del albergue Tarín en 1993.

2. POZO DEL ALBERGUE DEL PADRE TARÍN. Bollullos Par del Condado

El Albergue del Padre Tarín se construyó en la primera mitad del siglo XX en lo que en aquella época eran las afueras del pueblo. Este albergue estaba compuesto por media docena de viviendas a los lados de una única calle interior que además servía de patio y zona de esparcimiento; al fondo de este pequeño patio de vecinos se levantaba este singular pozo de ladrillo visto con un retablo de la fábrica Mensaque Rodríguez, representando al padre Francisco Tarín, en su parte superior.

Retablo del padre Tarín cuando aún estaba sobre el pozo del albergue.

Antes de demolerlo, el Ayuntamiento tuvo el buen criterio de desmontar los azulejos y volver a montarlos después en la fachada de la pequeña urbanización que construyó en este mismo lugar, algo de lo que quizás podrían tomar nota otros ayuntamientos y administraciones públicas.

La fuente municipal número 1 está prácticamente debajo de la carretera.

3. FUENTES MUNICIPALES. El Campillo

Estas dos fuentes municipales están situadas al sur de El Campillo, no lejos del Matadero Municipal, edificio con el que comparten trabajo cerámico. En ninguno de los tres letreros he podido encontrar el nombre del fabricante, aunque los tres llevan el estilo y la marca indiscutible de cualquiera de las grandes fábricas trianeras de la primera mitad del siglo XX.

La fuente municipal número 2, recién restaurada, no está lejos de la anterior.

A mediados de los años sesenta del siglo pasado, se construyeron un total de ocho fuentes públicas para que los campilleros pudiesen abastecerse de agua potable. Estas dos y la conocida fuente de la calle Granada, recuperada hace poco tiempo, pertenecen a esa época.

Como puede verse en las fotografías, estos dos pequeños edificios, muy similares y muy cercanos entre sí, están en un estado de conservación muy distinto. Uno de ellos está bastante deteriorado, mientras que el otro parece haber gozado de una reciente restauración.

4. FUENTE DE SAN ANTONIO ABAD. Trigueros

Bajo parecidos criterios a las fuentes anteriores, se edificó también esta, a la que he bautizado Fuente de San Antonio Abad, en honor al retablo que la preside.

Está construida en el chaflán formado por la confluencia de las calles Juan Ramón Jiménez y Moguer, a base de ladrillo fino y azulejos. Si nos fijamos bien en la parte baja de su frontal aún podremos ver dónde iba encastrada la pileta, también hecha con el mismo tipo de ladrillos y desaparecida en la actualidad, y los tres grifos que surtían de agua a los vecinos de la zona.

Las piñas cerámicas situadas en la parte superior del monumento conectan con la arquitectura regionalista andaluza típica de la primera mitad del siglo XX.

cerámica
Escena de caza en la fuente del Tío Bartolo.

5. FUENTE DEL TÍO BARTOLO. Zalamea la Real

No he podido encontrar muchos datos sobre esta bonita fuente situada en un descuadre de la calle Ruiz Tatay de Zalamea la Real.

La fábrica de Antonio Vadillo Plata, creada en 1946, realizó esta escena de caza que preside la fuente, por lo que su construcción podemos datarla a partir de este año, aunque no mucho después.

Eloy Recio, Enrique Mármol o Antonio Cortés fueron tres de los grandes pintores que trabajaron en esta cerámica en esa época, por lo que cualquiera de ellos pudo haberla pintado.

El Ayuntamiento de la localidad quizá podría plantearse restaurar este bonito enclave, al menos para quitar las marcas que han quedado después de quitar los grifos.

1 Comentario

  1. Dos iconos muy atractivos e interesantes, lugares y emplazamientos sobre agua y sobre azulejos artística, haciendo alusión al aspecto cultural histórico no muy conocido por nosotros..
    Muy interesante.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here