La nueva Iglesia parroquial de Cristo Sacerdote de Huelva abre sus puertas este viernes

El Obispo presidirá la celebración de la dedicación de la nueva Iglesia de las Adoratrices.

0
482
Iglesia parroquial de Cristo Sacerdote
La Iglesia parroquial de Cristo Sacerdote se ha inaugurado este año 2022.

Redacción. El obispo de Huelva, Mons. Santiago Gómez, presidirá mañana viernes, 25 de marzo, a las 19.30 horas, la celebración de la dedicación de la nueva Iglesia parroquial de Cristo Sacerdote de Huelva, que abrirá sus puertas para atender a la comunidad parroquial de la zona -Tres Ventanas, avenida de las Adoratrices, Huerto Paco, La Morana y parte del parque Moret y de la avenida de Andalucía-, una vez finalizadas unas obras de construcción del nuevo complejo parroquial, cuya bendición de los terrenos y colocación de la primera piedra fue el 8 de diciembre de 2020.

Precisamente, este pasado miércoles, 23 de marzo, la nueva Iglesia parroquial de Cristo Sacerdote recibió la visita de los miembros del Consejo Episcopal, encabezado por el Obispo de la diócesis, que conoció de primera mano sus instalaciones.

Interior del templo.

El párroco, Andrés Vázquez, ha destacado que «este sueño de ver el templo ya construido ha sido posible gracias a la ilusión y empeño de la comunidad parroquial, que ahora podrá seguir creciendo y ser atendida en un espacio más amplio que da mejor respuesta a las situaciones pastorales de hoy». Se trata de unas instalaciones que, junto al templo, contemplan el despacho parroquial, la sacristía, un espacio para Cáritas, para catequesis y reuniones, así como para la Hermandad de la Redención y almacén.

La celebración de dedicación del templo, que tendrá lugar en la tarde de este viernes, coincidiendo con el 56 aniversario de la fundación de la parroquia por el Venerable José María García Lahiguera, incorpora un rito solemne, del que destacan dos momentos al inicio de la celebración: el primero es la entrega de la iglesia al Sr. obispo por los delegados de quienes la edificaron; el segundo es la aspersión de la iglesia, de manera que el obispo bendice agua y rocía con ella al pueblo, que es el templo espiritual, y rocía también los muros de la iglesia y el altar.

Antes, el obispo y el párroco abrirán simbólicamente la puerta de entrada. Posteriormente, el obispo, los presbíteros concelebrantes, los diáconos y ministros precedidos por el crucífero recorriendo la nave de la iglesia se dirigirán a sus puestos en el presbiterio.

Tras la liturgia de la Palabra, las letanías de los santos y la colocación de las reliquias de San Manuel González y San Enrique de Ossó en el altar, se procederá a la oración de dedicación, unción, incensación, revestimiento e iluminación de la Iglesia, a la que seguirá la liturgia eucarística. Al finalizar la celebración se firmará el acta de la dedicación del nuevo templo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here