Ayuda de emergencia a Ucrania a través de Cruz Roja, Cáritas, Unicef y Acnur

La colaboración desde Huelva con las entidades que trabajan en el territorio de Ucrania es la mejor forma de canalizar la solidaridad y garantizar que la ayuda sea efectiva.

0
666
ucrania huelva
Comparte esta noticia

Redacción. La Diputación de Huelva ha destinado 40.000 euros para ayuda de emergencia a Ucrania a los proyectos de ayuda humanitaria que Cruz Roja, Cáritas, Unicef y Acnur están llevando a cabo para paliar la situación de emergencia en la que se encuentra la población ucraniana, tanto en el interior del país como en sus fronteras.

El diputado responsable de Cooperación Internacional, Salvador Gómez, ha indicado que estas cuatro entidades -que recibirán 10.000 euros cada una- “ya se encuentran trabajando en el territorio y son las que realmente conocen las necesidades de la población en cada momento. Creemos que es la forma de poder llegar con seguridad al mayor número de personas”. Gómez ha subrayado que la provincia de Huelva es “muy solidaria” y que, nada más estallar el conflicto, la Diputación convocó la Mesa de ayuda humanitaria para canalizar esa solidaridad de una forma ordenada y eficaz. En la Mesa, que se ha reunido este jueves, también se coordinará la acogida de personas ucranianas que lleguen a la provincia de Huelva, asegurando que se realice en el marco de la legalidad.

En la presentación de estas ayudas de emergencia han participado dos de las entidades beneficiarias. La coordinadora de Cruz Roja en Huelva, Charo Miranda, ha agradecido “la sensibilidad de la Diputación y la convocatoria de la Mesa para garantizar que las personan reciban la ayuda que necesitan”. Según ha explicado, la entidad tiene varias líneas de trabajo. En el territorio, la Federación Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja trabaja en coordinación con las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja de Ucrania y los países limítrofes, cubriendo las necesidades básicas: alimentos, acceso al agua, asistencia sanitaria, protección de personas refugiadas en países vecinos y restablecimiento de contactos familiares.

Cruz Roja también ofrece un servicio de búsqueda internacional, de manera que las personas ucranianas que están en España puedan ponerse en contacto para localizar a sus familias; la falta de información sobre ellas es una de las situaciones que mas estrés genera en las personas afectadas por la guerra, según apunta Miranda. En España la entidad realiza la primera acogida de las personas que llegan, asegurando el recorrido legal para garantizar todos los derechos que otorga la protección internacional. En este sentido, la coordinadora en Huelva ha asegurado que una de las formas de colaborar es el voluntariado con las personas refugiadas, “contribuyendo a que el tiempo que estén en nuestro país estén lo mejor posible”.

La directora en Huelva de Cáritas diocesana, Pilar Vizcaíno, ha señalado que la ayuda de la Diputación se canalizará a través de Cáritas Internacional para que llegue directamente al territorio, insistiendo en la importancia de la coordinación para que la solidaridad sea efectiva. En Ucrania Cáritas tiene once diócesis “alguna en puntos que han sido destruidos”. Entre las labores de ayuda humanitaria que realiza la entidad están la salida segura del país, alojamiento seguro, alimentación y kits de higiene, y “atención a las personas vulnerables que se están quedando atrás, como ancianos, discapacitados y enfermos”.

Por su parte, ACNUR cuenta actualmente con más de 120 trabajadores en el país, coordinando sus operaciones con organizaciones locales para ayudar a miles de personas desplazadas en el interior, especialmente con refugios, artículos básicos y servicios de protección. También está asistiendo a más de un millón de personas refugiadas de Ucrania en los países vecinos.

Y Unicef ha desarrollado un plan de contingencia modular y escalable para reforzar y ampliar la respuesta humanitaria: ampliar la preparación y respuesta ante emergencias en todo el país y brindar acceso a servicios esenciales a quienes se ven obligados a huir de sus hogares, salud, agua potable y saneamiento, protección infantil y social, suministros y logística y educación. 7,5 millones de niños están en riesgo y la mitad de los desplazados son niños.



Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here