La onubense Marta Martín, enseñando por el mundo con el alma y el corazón en Huelva

Trabaja como maestra en la ciudad norteamericana de Albuquerque, tras una amplia experiencia formativa y profesional en distintos lugares del globo.

0
539

J.A. de Mora. En un lugar con una diferencia de tan solo dos grados de latitud de la de Huelva -poco más de doscientos kilómetros-, pero a 8.500 de distancia, la vida de la onubense Marta Martín discurre en la ciudad estadounidense de Albuquerque, en el estado de Nuevo México.

Lleva seis años allí en la etapa actual de un intenso e interesante periplo por el extranjero. Le va el calificativo de ‘onubense por el mundo’, sin ninguna objeción. No imaginaba, cuando correteaba por el centro de Huelva en los lugares de su colegio, las Agustinas, y en los juegos de las plazas de las Monjas o San Pedro, que se iría tan lejos. Tampoco, más cerca en el tiempo, cuando subía la cuesta del Conquero hacía el Femenino, instituto donde cursó el bachillerato.

Albuquerque es una ciudad estadounidense de algo más de medio millón de habitantes.

Pero sus palabras no transmiten esa lejanía, sino todo lo contrario. Inspira sensaciones de proximidad en el alma y el corazón, materializadas en los regresos a su tierra natal, ocasionales pero continuos, en cuanto tiene oportunidad. Uno de sus iconos espaciales es Punta Umbría, a la que acude todos los veranos.

Un apego al terruño de la onubense Marta Martín pero sobre todo a su gente. «En Huelva se encuentra toda mi familia y los amigos que aun conservo desde mi infancia y adolescencia. Algunos de ellos viven, como yo, en el extranjero por motivos laborales» -nos dice-.

Y como el ‘universo’ es justo esa afinidad con el lugar que le vio nacer ha terminado presentándole la sorpresa de aparecer en su vida una pareja que también es de Huelva, José Enrique Llerena, pero a la que conoció tan lejos de aquí.



La onubense Marta Martín, con un grupo de amigos en Monument Valley (Arizona).

Maestra vocacional y formada en la Universidad de Huelva, Marta Martín lleva la cultura y la forma onubense de ver la vida a entornos tan distintos, quizá tan complementarios. Es una de las muchas embajadoras y embajadores de Huelva que han desplegado alas para optar a desarrollos profesionales a los que quedándose aquí no habría probablemente accedido.

Las respuestas a la entrevista nos dibujan a una joven de Huelva inquieta, perseverante y vitalista. Valiente, decidida y trabajadora. Se percibe amante de su tierra pero con una perspectiva global. Deseosa de aprender y de enseñar como uno de los pilares de su felicidad. Ese circuito que permite una vida apasionante y que deja huella en los demás.



Greystones, primera ‘parada’ de la onubense Marta Martín.

El discurrir global de nuestra protagonista comienza en Irlanda, recién acabada la carrera. Allí trabajó de aupair. Se instaló con una familia en un pequeño pueblo llamado Greystones donde, a cambio de su trabajo, tenía la oportunidad de perfeccionar el inglés.

El hecho de haber salido tan joven de su casa y de la zona de confort le permitió, a partir de entonces, tener una visión amplia del mundo y le animó a seguir viajando y descubriendo lugares y personas diferentes. A ello han contribuido singularmente sus padres, de los que afirma «siempre han sido un gran punto de apoyo para mí. Me han ayudado y apoyado en todas mis decisiones y gracias a ellos he podido realizarme como persona, a nivel personal y profesional. Siempre me han animado a perseguir, con constancia y trabajo, aquello que me importa y me gusta«.

Había terminado la carrera de Psicopedagogía en Perugia (Italia) cuando se encontraba en el programa de estudiantes “Erasmus”. Viajar, conocer lugares y vocación docente. A Marta desde pequeña le ha gustado ser maestra. «Recuerdo cuando pequeña que jugaba con mis primos a enseñarles en una clase improvisada en la casa de campo que visitábamos los fines de semana. Es algo que siempre he querido ser

En Perugia (Italia) acabó Marta Psicopedagía.

Desde su primera salida de Huelva a Irlanda, la onubense Marta Martín aprendió a aprovechar las oportunidades que la vida le ofrecía. «A partir de esta experiencia tan positiva me trasladé a Malta donde estuve trabajando durante 4 años en una escuela donde los estudiantes, y sus familias, eran de diferentes países. La escuela contaba hasta 13 nacionalidades diferentes. Esta experiencia hizo que realmente me desarrollara como maestra ya que debía preparar mis clases de forma casi personal para adaptarme a los estudiantes de diferentes nacionalidades«.

Después de estos 4 años tuvo la oportunidad de trasladarse a EE. UU. gracias a un programa de intercambios de profesores perteneciente al Ministerio de Educación Cultura y Deporte. Su destino fue Nuevo México donde ha estado viviendo y trabajando, hasta la actualidad, los últimos 6 años.

Atiende amablemente a nuestras preguntas.

Marta con su pareja, José Enrique, en San Francisco.
-¿En qué ciudad vives? 

-Actualmente vivo en Albuquerque, New Mexico. Esta ciudad se hizo bastante conocida gracias a una serie televisiva llamada “Breakingbad”. El estado, New México está ubicado en la región Oeste del país,Limita al norte con Colorado, al noreste ,al este y sureste con Texas, al oeste con Arizona.

-¿Dónde trabajas? ¿Cuál es tu desempeño?

-Mi actual colegio se llama Christine Duncan Heritage Academy . Es un colegio dual. Los estudiantes reciben las clases en un 50% de inglés y 50% en castellano. Esta escuela tiene una mezcla muy rica de estudiantes de origen mexicanos y estudiantes de los que sus familias tienen mucho arraigo “norteamericano”. Esto hace que en la escuela haya una riqueza cultural bastante importante.

-Actualmente me encuentro desempeñando la labor de “intervencionista” en el área de matemáticas en la etapa de primaria,  aunque he trabajado durante los últimos 5 años en “Kinder” y PreKinder” lo que sería en España 2 y 3 de educación infantil.

-¿Cuáles son tus aspiraciones profesionales?

-Seguir formándome como maestra y aprendiendo, tanto de mis compañeros como de mis estudiantes, para mejorar en mi labor docente.

Impresionante imagen, en uno de los viajes de Marta, en Rocky Mountain National Park.
-¿Cómo es la vida cotidiana de la onubense Marta Martín? 

-Aunque es cierto que la jornada laboral en las escuelas estadounidense es más larga que en las españolas, 8 horas, siempre intento encontrar algo de tiempo para dedicarlo a hacer alguna actividad física o encontrarme con amigos.

-Los fines de semana y los días no laborales los suelo emplear en viajar y conocer algunos lugares tanto de Estados Unidos como de los países que se encuentran cerca de él como México, Canadá, Costa Rica, Panamá, Guatemala o Cuba entre otros.

-¿Cómo has vivido esta etapa pandémica?

-Al igual que en el resto de los países del mundo hemos tenido muchas restricciones y medidas de precaución en todos los lugares públicos. Quizás, la diferencia con España ha sido que nunca tuvimos toques de queda y que el acceso a las vacunas y pruebas del virus han sido bastante rápido, sencillo y siempre gratuitas.

Marta, rodeando una espectacular secoya en el Sequoia National Park.

-Debido a la pandemia no pude volver a Huelva durante 2 años. Eso es algo que me afectó a nivel emocional ya que en esos momentos de incertidumbre no pude estar cerca de mi familia. Aun así, pude aprovechar esta etapa para viajar por diferentes estados de EEUU y conocerlos más a fondo. Fue una gran experiencia personal poder visitar los grandes parques naturales de este país como Yellowstone, Bryce, Zio, SmokyMountains, Yosemite, el gran cañón del colorado, …entre otros. También tuve la oportunidad de visitar ciudades emblemáticas como Las vegas, Los ángeles, Miami, San Francisco, San Diego o Hawaii entre otras

-¿Cómo se ve Huelva desde donde vives?

-Pues reconozco que se ve muy pequeña en extensión, pero muy grande debido a la riqueza de su gente, gastronomía y lugares tan paradisiacos como sus playas y su sierra tan bonitas.

-¿Cómo nos ven a los españoles, según tu experiencia, los norteamericanos?

-Lo que más les llama la atención es nuestro acento al hablar. Suelen estar acostumbrados al acento del castellano que se habla en los países sudamericanos. Lesgusta conocer y saber de nuestra cultura y costumbres ya que casi todo lo que conocen son ciudades como Madrid o Barcelona y algún que otro tópico relacionado con la paella y los toros.

En el propio Albuquerque, en el Festival de Globos, junto a unos amigos.
-¿Crees que es correcta la percepción que tenemos nosotros de ellos?

-Al igual, este país es muy grande y dependiendo de la zona te vas a encontrar diferentes culturas. Las películas americanas han mostrado y exportado siempre al ciudadano americano de “Hollywood”, a la familia perfecta y con éxito que vive en barrio residencial con todas sus comodidades. Pero no es así. Al igual que en Europa y más concretamente en España, hay una multitud de casuística entre las familias que no siempre se corresponde con la que nos han “vendido”.

-Dependiendo del estado en el que vivas podrás encontrar personas más o menos sociables, pero nada que ver con lo que nosotros estamos acostumbrados en nuestra cultura. Por ejemplo, para quedar a tomar una cerveza tienes que planificarlo con días de antelación.

-¿Qué echa de menos de Huelva la onubense Marta Martín?

-Echo de menos la fantástica gastronomía de Huelva con sus choquitos fritos, las coquinas un buen pescado al horno. También el poder ir andando por la calle y pasear por un parque. La vida social de su gente, el poder ir a la playa y oler el mar, la luz que desprende el cielo de Huelva o ver un atardecer en la playa de Punta Umbría.

-¿Qué tendríamos que mejorar aquí según tu criterio?

-Aquí, en EEUU se valora mucho el esfuerzo personal de cada persona por mejorar en su trabajo. Realmente es un país en el que se valora a la persona trabajadora y, sobretodo, se la recompensa. Es una tierra de oportunidades en el que, si te lo propones y te esfuerzas puedes llegar a alcanzar objetivos y metas que en España serían imposibles.

-No veo bien que haya personas que tengan que abandonar su ciudad, su país para poder trabajar en aquello que le apasiona por falta de oportunidades.

-¿Vienes con frecuencia a Huelva?

-Siempre que puedo intento pasar las vacaciones de verano y Navidad en España. Me gusta disfrutar de mi familia y amigos en estos periodos vacacionales porque coincidimos en Huelva y podemos estar juntos después de tanto tiempo sin vernos.

-¿Imaginaste que tu vida se iría desenvolviendo tal como está sucediendo?

-No. Nunca pensé que pudiera acabar de maestra en EEUU, que visitara tantos lugares diferentes o conociera a tantas personas. Desde que tomé mi primera decisión de salir de casa dirección a Irlanda hasta ahora he tenido la suerte de vivir una vida muy feliz.

-¿Cuáles son tus ilusiones?

-Mi ilusión es volver a España en un tiempo y poder trabajar de maestra en un colegio. Establecerme y poder estar cerca de mi familia y amigos de una forma más constante y formar una familia.

-¿Qué te gustaría decir a la gente de Huelva?

-Que aprovechen las oportunidades que le ofrece la vida y que persigan sus sueños sin temor a fracasar o no conseguirlos. Les sugiero que viajen y conozcan diferentes culturas y se empapen de cada una de ellas. Y que disfruten y experimenten la vida en todos los sentidos.

-¿Volverás?

-Si, seguro que volveré, pero aún no sé cuando será exactamente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here