Onubenses por el mundo

Adriana y Ángel, una pareja de onubenses que viajaron a Alemania para lograr su independencia

Tras pasar por varias localidades alemanas, desde hace un mes residen en Bielefeld.

0
459

Cristina Morales. Adriana Victoria Vázquez Del Pino y Ángel Rodríguez Romero son una pareja de onubenses de 22 años que decidieron hacer las maletas y probar suerte en Alemania.

Adriana nació en Huelva, aunque ha vivido en varios municipios de la provincia junto a su madre y sus hermanos. En 2014 volvió a Huelva y, un año después, en 2015, conoció a Ángel. Adriana terminó sus estudios de cocina en el colegio Virgen de Belén en el 2017 y comenzó a trabajar en el sector de la hostelería. Hasta que en 2019 le salió una oferta de trabajo en una heladería en Bamberg (Bayern, Alemania), donde estuvo 4 meses tras los que volvió a Huelva.

Por su parte, Ángel nació en Huelva también. Siempre ha vivido en la capital y estudió en el CEIP Reyes católicos y SAFA Funcadia sus estudios de electricidad y electrónica. Hasta que en 2020 se fue junto a Adriana a Osterode Am Harz (Baja Sajonia, Alemania) a trabajar a una lavandería industrial. Hablamos con la pareja de «Onubenses por el Mundo» para que nos cuenten más sobre su aventura en el extranjero.

– ¿Por qué decidisteis iros fuera?
– Nos decidimos a irnos ya que no encontrábamos la oportunidad que queríamos de poder ser independientes y tener un trabajo fijo.

– ¿Cuánto tiempo lleváis fuera de España?
– Actualmente llevamos 6 meses en Alemania, pero no es la primera vez que estamos aquí.



– ¿Dónde vivís? ¿Cómo es esta ciudad?
– Vivimos en Bielefeld desde hace 1 mes, antes vivíamos Detmold, pero por motivos de transporte tuvimos que irnos de allí, ya que nos cogía muy lejos de nuestro trabajo. La ciudad donde vivimos es bastante grande y bonita. No es raro el pasear y encontrarte a gente hispanohablante, aquí la gente es casi toda muy amable.

– ¿Cómo es vivir ahí? ¿Es muy diferente a España?
– Vivir aquí es un continuo estrés, pero a la vez tranquilo. Amanece a las 5 de la mañana y a las 16.00 es como si fueran las 12 de la noche. En cuanto a sus costumbres, son diferentes. Ellos por ejemplo almuerzan a las 12 de la mañana y alrededor de las 18.00 ya están cenando. Aún no nos acostumbramos a sus horarios.



– ¿Cómo vivisteis la pandemia?
– La verdad que muy mal. Yo me fui con mi madre en enero de 2020 a Osterode a empezar a trabajar y teníamos planeado que Ángel viniese en marzo aquí a poder empezar a trabajar, pero nos cogió todo esto de la pandemia y para nosotros fue un verdadero infierno y quebradero de cabeza.

– ¿Qué estás haciendo en estos momentos?
– Ahora mismo trabajamos en una fábrica de electrodomésticos alemanes bastante conocido, Miele. Nos encargamos de quitar las etiquetas y pegatinas de las cajas donde meten las piezas para los electrodomésticos.

– ¿Es tu primera estancia en el extranjero?
– Como dije antes no, yo trabajé en 2019 en una heladería en Bamberg (Bayern) al sur de Alemania. Después trabajamos en 2020 en una lavandería industrial (Osterode am harz) al norte de Alemania.

– ¿Cuál es tu balance de la experiencia por ahora?
– La verdad es que estamos bastante felices y contentos de estar consiguiendo lo que queremos. Al principio ha sido difícil, ya que cuando llegamos a nuestra antigua casa no teníamos ni un colchón donde dormir, hemos tenido que empezar todo de 0.

– ¿Te has marcado algún nuevo objetivo o reto?
– Para mi el auténtico reto de estar aquí es poder aprender de una vez el idioma, es bastante complicado, pero poco a poco estamos progresando.

– ¿Qué piensan vuestras familias y amigos de esta aventura?
– Ellos están felices de que hagamos lo que nos hace feliz a nosotros, todos nos apoyan. Aunque tengo la suerte de tener a mi madre y mi hermano a 40 km de donde vivo (Adriana).

– ¿Cuáles son vuestros planes futuros?
– Por ahora queremos terminar de amueblar nuestra casa y quedarnos aquí a vivir, no se qué nos deparará el futuro y el día de mañana.

– ¿Pensáis volver a España, a Huelva, en breve?
– Por ahora no, ni siquiera de vacaciones, ya que tenemos pensadas otras cosas.

– ¿Qué es lo que más echáis de menos de tu tierra?
– Lo que más echamos de menos es a nuestros familiares y amigos, y también nuestra gastronomía.

– Para terminar: un mensaje a vuestros paisanos.
– Adriana: Les diría a todos que nunca rechacen la oportunidad de poder vivir experiencias nuevas y que no se rindan nunca, que si se lo plantean pueden conseguir los objetivos que quieran.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here